domingo, 26 de julio de 2009

DÉJAME

Dime que me amas aunque sea mentira, dime que me quieres aunque sepa que no es verdad. Miénteme mi vida, con palabras bonitas que ya no sientes y yo creeré.

Déjame ilusionarme con los recuerdos del ayer, creyendo que aún es posible regresar a tus abrazos pasados.

Déjame seguir soñando con levantarme a tu lado, con acariciar la seda de tu cabello mientras tú duermes soñando con él.

Y cuando te vayas a refugiarte en sus brazos, cuando corras a encontrarte con él, no me despiertes cariño, déjame soñar que vas a volver.

domingo, 19 de julio de 2009

SUEÑOS DE AMOR HUNDIDOS

Desde niña te soñé y desde niña te esperaba, no sabía como eras, el color de tus ojos o de tu cabello, pero tampoco importaba, ya te quería sin conocerte, te sentía sin tocarte y te veía sin verte.

Toda una vida esperé y un día a la vuelta del camino de lleno topé contigo, con el cabello tan negro como una noche sin luna y con los ojos de plata, tan sólo con mirarte supe que eras tú lo que tanto había esperado.

Tu cuerpo era un pecado y gustosa pequé contigo, algunas lunas te tuve y pensado que eras mío me emborraché de ti con todos mis sentidos, me envolví en tu abrazo de suave seda dorada, nadie era más feliz ni más afortunada.

Pero un día el mar te alejó de mí, envolviéndote en sus redes de blanca espuma. Luchaste valientemente tratando de defenderte mas los grilletes de la muerte ya adornaban tus muñecas haciendo presa tu vida.

Cada noche vuelvo al mar y le pregunto a la luna si algún día regresaras para envolverme en tu abrazo, ella me mira y se calla no sabe darme respuesta mientras se baña en las aguas causantes de mi tristeza?.


No quiero saber de ti por el resto de mis días, eres dulce como miel y amargo como veneno ¿Por qué me dejaste sentirte, sí ibas a herirme de muerte? ¿Por qué me vestiste de rosas y hoy me vistes de duelo?

PRIMERA NOVELA DEL BLOG





Elisa es una dulce y sexy muchacha que enfrenta una vida dura y solitaria, tiene un trabajo que no le gusta y apenas le alcanza para sobrevivir, pero su destino cambia drásticamente el día que es atacada en un callejón y un extraño hombre la salva de sus perseguidores y se convierte en su protector, pero nada es lo que parece, hay misterios que Elisa deberá enfrentar, ¿Estará preparada para la verdad? Ella sabe que es valiente pero hay cosas que la mente humana no puede aceptar fácilmente como el hecho de estar enamorada de un no muerto que puede encender la lujuria de una santa.


Tanek es un vampiro de dos metros más hermoso que un ángel y sexy como el demonio, carga a sus espaldas la mayor de las tragedias, él se mantiene alejado de los humanos y de las mujeres en especial hasta que se encuentra salvando la vida de una y a partir de ese momento tendrá que reunir todo su coraje y determinación para mantener las distancias… hasta que su superior le pide un favor ¿Podrá llevarlo a cabo sin involucrarse?

Introdúcete en el mundo de Elisa y Tanek dos seres diferentes unidos por el amor, recorre su apasionante historia plagada de peligros y sorpresas, sus enemigos son crueles y están a punto de destruirlos, sólo la unión hará la fuerza.

Jugando con el destino1.doc

Creative Commons License
Jugando con el Destino by Mariola is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.

sábado, 18 de julio de 2009

AMOR DE HOMBRE

Todo mi mundo se hizo añicos en el mismo instante en que fijé mis ojos en los suyos, verdes como el jade, mi corazón comenzó a bombear tan fuerte que pensé que se me saldría del pecho, envuelta en una túnica escarlata, con el pelo negro ondeando al viento parecía una diosa de un mundo fantástico, cuando me sonrió supe que estaba perdido, que nada volvería a ser como antes.

Tendí mi mano hacía ella, era mi sueño hecho realidad, rodeada de ese aura divina que la hacía irresistible a mis ojos, era bella simplemente perfecta y ella lo sabía, supo desde el primer momento que me tenía a sus pies y que no opondría resistencia alguna por seguirla hasta donde quisiera llevarme.

- Te amo- murmuré, aún sin conocer su nombre- Te amo.
- ¿Me amas?- su voz era tan dulce como una caricia, tanto que me estremecí por el simple placer de oírla hablar.
- Si, te amo- repetí, era lo único que era capaz de decir, caminé con paso tranquilo hasta ella, necesitado por tocarla, por sentir el calor de su piel en mis manos.
- Vete- me dijo dándose la vuelta para marcharse- aléjate, este no es tu sitio. Ya volveremos a vernos.
- No puedo- dije desesperado- no me abandones.

Ella alzó sus elegantes manos hasta mi torso desnudo, no tenían la calidez que esperaba, más bien estaban frías, pero era un frío agradable que me llegó hasta la columna despertando aún más mi necesidad de ella.

- ¿Qué quieres de mí?- susurró sin dejar de mirarme y de tocarme.
- Quiero estar siempre contigo- respondí embriagado por el torrente de deseo que recorría mis venas como una manada de potros salvajes- siempre.
- ¿Qué me darás a cambio?- preguntó.
- Todo lo que tengo, todo lo que soy- exclamé desesperado para que no me abandonara.
- Si eso es lo que quieres, que así sea- me tomó de la mano y me llevó con ella, mientras me decía- el siempre es muy efímero.

Nos amamos noche y día en un lecho de negras sábanas de seda, su cuerpo era mi hogar, mi templo, mi mundo…, ella respondía a mis caricias como si nos conociéramos de
siempre, como si supiera que era lo que necesitaba, en sus brazos supe que era la felicidad.

- ¿Me amas?- le pregunté una noche mientras acariciaba su nívea piel.
- Si- me respondió- te amo y te reclamo para mí.
- Ya soy…- ella posó sus fríos dedos sobre mi boca, acallándome.
- Es tiempo de separarnos- dijo besando mis labios con dulzura.- antes de estar juntos.
- No me dejes- supliqué- por favor, no me dejes.
- No soy yo quien se va- por primera vez sus ojos adquirieron un brillo que hizo que un escalofrío me sacudiera por completo- ha llegado tu momento.

Sentí como sus manos se introducían en mi pecho y sin miramientos me arrancaban el corazón, no sentí dolor, ella me lo mostró triunfante, sin dejar de mirarme fijamente hasta que dejó de latir, mis ojos se abrieron desmesuradamente pero no fui capaz de emitir una sola palabra.

Me desperté sobresaltado, con las sábanas enrolladas en mi cuerpo y un sudor frío envolviéndome por completo, llevé las manos a mi pecho tratando de encontrar la herida, pero no había nada, un sueño tan sólo había sido un sueño, un sollozo me hizo levantar la vista, no estaba solo, una joven rubia de ojos azules me miraba y lloraba sin consuelo, alguien la acompañaba una pareja de ancianos y algunas personas más que me miraban con dolor, les hablé pero no me escuchaban, traté de levantarme pero era completamente imposible, estaba paralizado, grité y grité pero no me hacían caso ¿Qué estaba pasándome? El pánico se apoderó de mí.

Fijé la vista al fondo de la habitación, alguien más permanecía escondido entre las sombras, dio unos pasos hasta mi, iba envuelta en una capa oscura que la ocultaba por completo, de pronto la capucha cayó hacía atrás, mostrándome los ojos verdes jade más hermosos que jamás hubiese podido ver, sonreí, ella estaba allí conmigo, tal vez seguía dormido, si eso era, se acercó a mi lado, una cadavérica mano me acarició la mejilla.

- ¿Quién eres?- le pregunté sabiendo la respuesta de antemano.
- Soy la Muerte - me contestó.
- ¿Qué haces aquí?
- He venido a reclamar lo que me pertenece- su voz seguía siendo la más dulce que jamás había escuchado.- he venido a reclamarte a ti, mi amor.
- ¿Mi amor?- me sorprendió que me llamará por ese apelativo cariñoso- yo pensé que tu no…
- ¿Ya no me amas?- me preguntó tristemente.
- Si te amo- afirmé sin dudarlo- ¿y tú?
- Soy una mujer- sonrió con ternura- una mujer que vaga sola por el mundo, rechazada y odiada por todos, una mujer que tiene anhelos y sueños como todas, una mujer que desea…
- ¿Qué deseas?- alcé las manos para acariciar su mejilla y arrastrar la lágrima que rodaba por ella.
- Tu amor de hombre- me dijo.

No hicieron falta más palabras entre nosotros, acuné su rostro entre mis manos y la bes
é, había yacido en los dulces brazos de La Muerte, la hice mía y yo fui suyo, creando entre ambos lazos de amor irrompibles, tal vez perdí la vida, pero encontré algo precioso a su lado, el amor verdadero que sólo puede dar una mujer verdaderamente enamorada.






CARTA A MI PADRE


Querido papá:

Quiero darte las gracias por haber sido mi amigo, mi confidente, mi paño de lágrimas, mi consejero y mi luz en los momentos tristes; gracias por tantas veces que me has tendido la mano y me has empujado para que siguiera adelante.

Gracias por todos los años de lucha y sacrificios para que fuera feliz, por ese amor incondicional aún cuando muchas de las veces no lo mereciera, pero sobretodo gracias por ser un gran hombre, mi padre.

Te juro, por que sé que allí donde estés no cejaras en tu afán de cuidarme y protegerme, que lucharé cada día de mi vida para que siempre te sientas orgulloso de la “niña de tus ojos”.

Te quiero, apenas te has ido y ya te estoy extrañando y añorando, eras el centro de mi universo y te has marchado para no regresar. Te amo, nunca nadie podrá matar este amor que con tesón y cariño supiste crear y mantener a lo largo de los años sin desfallecer, ese amor fuerte e irrompible que permanecerá intacto a través del tiempo, y aunque ya no estés conmigo, jamás te dejaré marchar de mi corazón.
Antes de despedirme quiero pedirte un ultimo favor, sé lo que te gustan los perros, así que cuida de Zora, te la encargo, sin duda estará en las mejores manos.

Un beso papá.

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você