viernes, 4 de junio de 2010

CONQUISTADO POR UN SUEÑO-CAPÍTULO 5



Apoyada en el marco de la cocina, observó como el hombre que estaba sentado en el sofá daba pequeños brincos en él. No pudo evitar sonreír, tan infantil para unas cosas y tan grande para otras, se mordió el labio inferior al recordar lo verdaderamente grandioso que era bajo ese kilt, sacudió la cabeza intentando sacarse ese pensamiento de encima.

Durante el silencioso e incómodo trayecto a casa no pudo quitarse la sensación de que estaba cometiendo una tontería al llevarlo consigo, vale que le hubiera atropellado un poco y que quizá pudiera haber muerto, pero al final no le pasó nada –por lo menos físicamente, ya que en lo mental parecía estar algo tocado-, así que tenía que haberse ido dejándole allí, Maldito problema que arrastraba desde niña y es que nunca supo decir que no cando alguien la miraban con ojitos lastimeros o le pedía ayuda; y él parecía tan perdido e indefenso... “Algún día Liana, te meterás en un buen lío por ser así” se dio varios golpecitos en la frente con el dedo índice para reafirmarlo.

Recordó su constante cara de sorpresa mientras viajaban en el coche, como se pegaba a la ventanilla mirándolo todo boquiabierto, tuvo que regañarle un par de veces para que dejara de tironear del cinturón en su afán de volverse para mirar lo que dejaba atrás, sonrió con sus exclamaciones y rió literalmente cuando puso la radio y él se quedó con los ojos muy abiertos al escuchar la música, aunque se tuvo que poner de nuevo seria cuando empezó a darle golpes insistiendo que quería ver a los enanos cantores.

Al llegar al edificio descendió al garaje y después de aparcar se dirigieron al ascensor, aún se reía mentalmente cuando él la sujetó contra su cuerpo al ver las puertas de acero abrirse como por arte de magia. Su cara era todo un poema mientras trataba de convencerlo que no pasaba nada y que en el elevador subirían más deprisa a su casa. Tras varios minutos de ruegos y explicaciones por fin consiguieron entrar en la cabina, en cuanto pulsó el botón y comenzaron a moverse, se vio rodeada por unos férreos brazos y notando en su trasero algo en lo que ahora mismo no quería pensar, se abanicó vehemente con la mano. Se giró decidida a preparar algo para cenar y así alimentar su estómago y no sólo esa mente calenturienta que poseía.


Mientras saltaba en ese insólito y blando mueble, comprobando que tenía resistencia para cuando regresase hablar sobre él y que le hiciesen uno igual, observó la estancia donde se encontraba, todo le resultaba desconocido, las telas que tapaban las ventanas y colgaban hasta el suelo de madera, el aparato negro que descansaba sobre una balda, o las pinturas guardadas tras un cristal que mostraban distintas personas, en realidad todo era demasiado diferente en aquella época en la que se encontraba. Los edificios eran enormes y grises, la gente caminaba deprisa y no se saludaban, los caminos antes pedregosos ahora eran de un color oscuro y liso, las carretas y los caballos habían sido sustituidos por muchos carros metálicos de diferentes formas y colores.
Aunque reconocía que el milenario Edimburgo conservaba su natural encanto y que aquellas maquinas que circulaban sobre ruedas eran mucho más veloces que sus jamelgos, en nada se parecía a su tierra, todo tranquilidad, con inmensos bosques y donde la gente se hacía de querer, algo que le resultaba difícil de fuese posible aquí con el volumen de personas que iban de un lado para otro, como si el mundo entero se hubiese concentrado en dicho lugar. Dios, recién terminaba de llegar y cuanto la echaba de menos. Pero ahora que había localizado su objetivo regresaría a la tranquilidad de su clan y estaba vez, con la maldición fuera de sus vidas.

Dejó de brincar al recordar cuando ella se dirigió a los establos, no garaje, se corrigió y después lo condujo hacia una habitación de puertas metálicas que se abrieron como por ensalmo. La risa brotó de ella una vez más cuando la sujetó contra su cuerpo para protegerla y evitar ser atrapados en su interior. Debería haberse ofendido por su burla, pero ante su seguridad la siguió dentro de aquel cajón que Liana puso en movimiento con un solo dedo, aprovechando la ocasión para volver a abrazarla, porque si de algo podía presumir era de no dejar pasar oportunidad alguna con ninguna hembra y mucho más si era hermosa.
Tras abandonar aquel "ascensor" lo guió por un diminuto corredor hasta su hogar, al parecer ahora muchas personas habitaban un mismo castillo separados por muros y puertas a las que llamaban casas.
Una nueva conmoción se apoderó de él, cuando al entrar en su morada ella deslizó la mano por la pared y la luz inundó todo. Era como si el sol estuviera encerrado en la pequeña bola blanquecina que colgaba del techo.  Sin decir una palabra la siguió por el pasillo de paredes verde pálido hasta donde estaba ahora, Liana sonrió advirtiéndole que no rompiera nada y desapareció por una de las puertas dejándolo sólo, sin saber que hacer se acercó hasta un largo sillón, al sentarse en él y verlo tan mullido, decidió comprobar su fortaleza. Era divertido saltar sobre su trasero tal como hacía cuando era niño en su cama. Un suave cosquilleo en la nuca le hizo dejar de observar el lugar y girarse, para descubrirla justo en el instante en que ella desaparecía en el interior de esa otra estancia. Se puso en pie y fue tras ella. Sus labios se curvaron ante la magnífica panorámica de sus posaderas apretada contra los pantalones.

Al entrar a la cocina fue directa a la nevera, no se asombró de la desértica que estaba, seguro que si en ese momento decía algo en voz alta el eco se lo devolvería, abrió la boca para confirmar esa teoría.

-¿Qué estáis buscando ahí dentro? –preguntó un curioso Aldair asomándose por encima de ella hacia la fría caja de luz a su lado.

Se incorporó tan deprisa que se golpeó la cabeza con una de las bandejas del frigorífico, se giró llevándose una mano a la dolorida parte y otra al corazón intentando aplacar los desbocados latidos de su corazón.

-¿Quieres matarme o qué?
-Nunca se me pasó por la mente acabar con vuestra vida –aseveró con seriedad acortando los pocos centímetros que los separaba.
-Joder, tampoco hace falta ponerse tan serio, es una manera de hablar –contestó divertida ante su preocupación.
-Decidme ¿qué significado tiene esa palabra que tanto repetís? –demandó relajándose al verla sonreír.
-¿Joder? –le vio asentir-. ¿Pretendes hacerme creer que no lo sabes?-, esta vez él se encogió de hombros-, pues... significa varias cosas, puede ser un sinónimo de molestar, o bien una expresión parecida al maldita sea o también... -Liana carraspeó-, copular.

Aunque su expresión se mantuvo imperturbable, los ojos de Aldair chispearon divertidos. Acercó los labios a su oído.

-Si queréis copular conmigo no tenéis más que decirlo, os aseguro que será un placer complaceros.

Liana se estremeció al notar su cálido aliento rozando su oreja, incapaz de moverse mientras por su cabeza pasaban mil escenas donde él efectivamente lo hacía realidad, dejó de soñar al percibir los dientes de él capturando el sensible lóbulo.

-Hecha el freno don gigoló –espetó empujándole-, me gusta que corra el aire con los desconocidos y tú lo eres, así que no se te ocurra volver a tomarte tantas libertades conmigo.
-Disculpadme damisela, mas la culpa no fue mía, la responsable fue la cópula que puso mi cuerpo en acción -afirmó guiñándole un ojo.
-Ya, pues dile a tu cuerpo que se calme o no volverá a fornicar jamás.

Se alejó nerviosa dando un par de pasos hacia atrás y se volvió para coger un vaso del armario.

-¿Qué quieres de beber?
-Una buena jarra de cerveza saciaría, por ahora –ese precioso trasero cautivó de nuevo sus sentidos-, mi sed.
-Has tenido suerte, hay unas latas en la nevera –confirmó tratando de obviar el sensual tono de su voz.
-¿Latas? ¿Nevera? –preguntó elevando una ceja.

Liana suspiró resignada, estaba visto que le esperaban largas horas como profesora, “Estarás contenta mamá, al fin lograste que tu niña fuese maestra”. Tras bajar la vista del techo, se dio la vuelta y se acercó al frigorífico.

-Esto es una nevera –dijo señalándola como si fuera una azafata de un concurso televisivo-, y esto es una lata de cerveza-, subrayó cogiendo una y poniéndosela tan cerca de la cara que Aldair bizqueó para poder verla bien-, y se abre así-, al tirar de la lengüeta un poco de espuma se derramó en su mano.

Aldair presumía que esa muchacha se estaba riendo de él y eso desconcertantemente le gustaba, era la primera vez que una hembra le trataba con tan poca falta de respeto y lo que debería enfurecerle, le divertía. Sospechaba que el tiempo que tardase en convencerla para que le entregase el medallón sería realmente placentero, disfrutaría no sólo con su mal genio, sino descubriendo que más había en su interior y sin duda quedaría  complacido con lo que hallase, pues ya sólo el demostrar tanta confianza como para llevarle con ella, le hacía intuir que Liana merecía la pena. Se le secó la boca cuando la observó llevar la mano mojada a los labios y con un lametón limpiar los restos de cerveza. Tragó saliva ruidosamente dejando volar su imaginación. Sí, definitivamente sería muy placentero.

-Aquí tienes tu bebida y tu vaso –cuando él agarró ambas cosas, fue hacia el teléfono-. ¿De qué te apetece la pizza?-, tuvo que guardarse un suspiro al ver la cara con que la miraba-, vale, ya veo que no tienes idea de que te hablo-, Aldair asintió-. Ummm, tienes pinta de que te guste la carne y por tu tamaño-, le examinó pausadamente de arriba abajo-, lo haces en enormes cantidades. Marchando una pizza familiar de carne picada, pollo y bacón, te gustará-, afirmó antes de darse la vuelta para llamar.

Aldair repasó su figura fijándose en cada una de sus curvas tranquilamente aprovechando que le daba la espalda, sin duda Liana era una belleza a la que no le importaría seducir para conseguir la preciada joya. Sonriendo ante su buena fortuna la dejó hablando con ese objeto pegado a su oreja y se fue hacia el salón, se sentó de nuevo en el enorme sillón y deslizó la palma por la tersa tela que lo cubría deleitándose con su tacto, sin duda tenía que aprender muchas cosas, todo era nuevo e insólito para él.
Dejó de pensar cuando la oyó acercarse.

-Listo –Liana se sentó a su lado y le dio un sorbo a su refresco-, en media hora podremos cenar. ¿Qué te apetece hacer mientras esperamos?-, Aldair arqueó una ceja de forma sugerente-. Olvida la pregunta.
-¿Os placería hablarme de vos?
-¿De mí?
-Así es –se puso de lado, dobló la pierna derecha sobre el asiento y apoyó el codo en el respaldo.
-Pues... tengo 27 años –comenzó a decir tras unos segundos de dudas.
-¿Y vuestro esposo?
-No estoy casada.
-¿Tan mayor y no estáis desposada? ¿Es que los hombres en esta época son todos ciegos? –inquirió desconcertado.
-Alto ahí –levantó una mano frente a su rostro-, en primer lugar no soy mayor, en segundo lugar si no estoy casada es porque todavía no apareció el hombre al que quiera lo suficiente como para soportar sus tonterías y en tercer lugar si quieres que te hable de mí ¡deja de interrumpirme!
-Os pido disculpas –musitó con un deje de diversión en la voz-. Continuad.
-¿Por dónde iba? Ah, sí... 27 años –masculló fulminándole con la mirada, recibiendo a cambio una ancha sonrisa-, trabajo en un banco, mis padres murieron en un accidente hace 5 años y desde entonces-, dudó si seguir hablando o no, pero sus verdes y sinceros iris le empujaron a ello-, estoy sola, excepto por unos pocos familiares, unos primos con los que apenas tengo trato y mi tia Henrietta...-, su voz se fue apagando hasta llegar a callarse.

Aldair alargó una mano y le acarició lentamente la nuca. Liana se levantó regresando enseguida con un gran libro, se sentó de nuevo rozándole la rodilla con su muslo y le mostró unas pinturas diminutas.

-Mi tia Henrietta –señaló a una mujer mayor que reía feliz.
-La queréis mucho ¿cierto?
-Sí –susurró-, pero ya no está conmigo, ella...-, las lágrimas comenzaron a fluir deslizándose por sus mejillas descontroladamente.
-Liana -la abrazó y la apretó firmemente contra sí.

Cuando su cuerpo empezó a estremecerse por los fuertes sollozos, su corazón se entristeció y deseó tener el poder de retirarle ese dolor, no la quería así, la quería altanera, burlona y regañándole como hasta ahora.

-No lloréis, ya no estáis sola, me tenéis a mí –se escuchó decir y lo inaudito era que esas palabras que brotaron de su boca fueron sinceras.

 Continuará...

18 comentarios:

Sandra dijo...

ohhhh, que tierno y que dulce y que divertido. La escena de la nevera ha sido muy gráfica, me la he imaginado y todo, y la del ascensor... ay esta mente calenturienta. quiero más....

Iris dijo...

Estoy de acuerdo con Sandra, que graciosos es ver como descubre todo, me lo imagino mirando todo lo desconocido con los ojos muy abiertos. Fue muy tierno cuando la consoló. Lo de los enanos cantores, fue... y cuando ella se fue al establo, no corrijo al garaje, y los carros metálicos, o personas viviendo en el mismo castillo. En fin que nos estáis divirtiendo de lo lindo. Aldair ya me ganó con ese gesto que tuvo con ella de consolarla, me gusto cuando le mordió la oreja, en fin todo.

Espero el siguiente con muchiiiiisiiiimas ganas.

Un beso y que tengáis buen fin de semana

Sabry Sandal dijo...

Que risa con lo de los enanos cantores!!

Chicas, se nota que la estan pasando bomba mientras escriben esta historia, que por cierto, con cada capi es como si estuviera viendo todo en una pantalla de tv... lo veo todo tan clarito!!

Esperando con ansias el proximo, porque parece que las cosas comienzan a calentarse =D un besito para todas!

Bonnie dijo...

Me lo he pasado super bien, la escena del frigorífico ha sido...Dios hasta yo sentí el golpe, jajajaja.
Pobrecito, verla ahí con una cosa pegada a la oreja y hablando con ella, debe de pensar que estamos locos, jajajaj, un poquito si la verdad.
Me encanta esta historia, la haces tan real con tus descripciones...

Seguid así, lo hacéis genial..
BEsitos a las dos y por favor cuidaros mucho ¿si?
PD: ¿un adelanto no podría ser no? vale, vale, vale , ya lo se, no no se puede,jejejeje.

Bonnie.

KaRoL ScAnDiu dijo...

Me encanta este lnguaje tan clasico y elegante que usáis en los dialogos, digno de la mejores novelas romanticas que he leído...soys maravillosas;D kisses mis queridas;D

Citu dijo...

Ay pobrecito, me encanto el capitulo les deseo un buen fin de semana

Vero (mex) dijo...

estoy deacuerdo con todas las chicas aki, veo cada capitulo como si estuviera ahi, niñas se van superando a cada historia y las felicito y wow no dejo de reirme con las nuevas ocurrencias jajajaaj pasando lista...un beso

Macu Marrero dijo...

uy que caloooo. A ver cuando poneis una foto de un maromo tatuado hasta las cejas para seguir inspirándome mientras leo. Besos chicas

pepis dijo...

waooo el cap. tenia de todo me he reido y hasta se me aguaron los ojos ... que tierno Aldahir me encanta es una chuleria de hombre chikkkkas en su pais hay hombres asi ? me mudo hoy mismo jiji .Pobrecita Liana esta tan solita .mientras mas leo mas quieroooooooooooo . waoooo escriben muy bien me han tenido atrapada con sus historias desde hace uffffffffffff muchas gracias se me cuidan besitos.

Lea dijo...

jajajaja me reí mucho con eso de los enanos cantores.

y lo de la copula ni te cuento!Muy bueno!

y que tierno como la abraza cuando se pone triste por lo de su tia..

esperare al proximo.

Muaks

Maria dijo...

wowww,woowww,y mas wowwww........Las demas historias veustras me hgan encantado¡¡lo saben!! pero me han hecho sufrir de lo lindo y sacar mi otro lado q no sabia q tenia(de verdad,soy una persona de lo mas angelical) y con ésta........veran mi lado bueno,amable,y repito angelical...es q no tiene nada q haga aflorar el lado sangriento....¡¡¡me encanta!!!

He disfrutado como una enana de este cap.,tanto en los momentos q él descubria los nuevos y "raros"obejtos q se iba encontrando a su paso,como por ese momento q desprende fuego......

(Aqui veran un emoticono bailando feliz)

Sigan asi niñas mias!!!

Ade dijo...

Veo que los enanos cantores tuvieron éxito, pues no os perdáis su próxima gira, os aseguró que arrasarán, jajaja.

Gracias por dedicarnos un tiempo de vuestras vidas a leernos y si de verdad estamos consiguiendo que como mínimo sonriáis, es que hemos conseguimos nuestro propósito.

Vamos a ver si la cosa sigue igual, por lo menos en engancharos y en haceros disfrutar.

Miles de besos para todas.

Ade

Lara Dark dijo...

Hola Ade!!!

Aqui me paso a dejar comentario..jeje. Yo estoy peor q vos..apenas tengo tiempo para todo entre las clases ,mis clases, los trabajos practicos y demas... fundidaaaa!!!. Aun asi me doy un tiempito para leer tus historias solo q no he comentado jejeje asi que te lo comento ahora.


Me encanta!!! encima me imagino las escenas y todo... los enanos cantores jajaja como me rei con eso.
hummm me parece que cuando llegue el de la pizza se arma la grande o tal vez no.

Besitosss!!! nos seguimos leyendo y como me dijiste mejor tarde q nunca ^^

Ani dijo...

que simpatico Aldair jaja pobrecita, le va a tener q enseñar mucho mucho ;)
y que tierno al final.. ayyy, como la consuela ^^
buen fin de semana chicassss
bss y gracias por el premio :)

Tinkerbell dijo...

Que capitulazo por dios lo que me has echo reír... aldair necesita bien poco para irse a la cama que facilon jaja y el momento nevera y sofá increíble enserio me eh reído lo que nunca gracias por el buen rato, y luego la parte romántica por dios no estas sola me tienes a mi joe paso de la risa al llanto hay..

Besitos

Mariola dijo...

Hola chicas, antes que nada agradecer como siempre vuestros simpáticos comentarios. Os juro que estoy partiéndome de risa con algunos jajaja.

Me alegro que os vaya gustando esta historia que Ade y yo hacemos con tanta ilusión. Sí es verdad que nos reímos mucho y lo pasamos bien, sobre todo a la hora de corregir y cuando se me va la pinza verdad primi?

Bueno como Ade ya ha dicho todo, a mi sólo me resta agradecer una vez más vuestro apoyo que es muy importante para nosotras. Muchísimas gracias de corazón, se las quiere.

Mariola.

PD: Esperamos que os vayan gustando las imagenes que van acompañando cada capítulo.

PD 2: Por cierto Bonnie no quieres un adelanto? pues ahí tienes uno, el martes veras un poquito más a Aldair.

Besazos.

Johan dijo...

Vale llego de ultima, y con bien poquito tiempo... pero llegue, que decir! me uno a los enanitos cantores y al joder, dios! me rei mas que el infierno!!!, pero sin duda la parte que me mato mato de la risa, fue cuando le dijo que tenia pinta de que le gustara la carne y que por su tamaño..... Jaja Y cuando mi niño estaba saltando en el sillon!, casi me parto de la ternura es que solo aldi puede sera tan dulce!!!, pero esos malos pensamiento, uff, lo transforman en superhot XD
Por cierto me encanta la forma en la que van relatando poco a poco la diferencias entre la epoca de el y la de ella, y como él las va descubriendo, como con "las puertas metalicas" es que no puede ser mas buena pa' la risa las situaciones que crean!, lastima que aproveche tan bien las oportunidades el chico!!!!
Ahora solo espero desesperada el siguiente escena luego del "no estais sola", este chico va demasiado rapido incluso para mi sanidad mental T-T
En fin, besotes brujillas! esperando el proximo como siempre!
Ooo me acorde de cuando la llamo vieja por no estar casada a los 27 XD

krlitalabeba dijo...

OMG!!!!!!! HAY QUE VER Q HACEN VOLAR LA IMAGINACION EN ESTE CAPITULOOOO =)

SUPER BUENOOOO EL MOMENTO DE LA NEVERA LA VERDAD QUE ESTA HISTORIA S ES SUPERRR BUENAAA LLEGUE TARDE EN LEERLA PERO Q IMPORTA MEJOR TARDE Q NUNK =)


SALUDOSSSSS LA VERDAD AMOO A Aldair =) BUENAAA SEMANA Y ESPERO HOY POR EL NUEVO CAPITULO

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você