martes, 8 de junio de 2010

CONQUISTADO POR UN SUEÑO CAPÍTULO 6



Tras devorar 3/4 de pizza y beberse 3 latas de cerveza Aldair se sentía satisfecho, esa extraña comida no estaba mal, aunque no podía compararse con un buen asado de jabalí o venado. Se repantigó en el sofá y estiró las piernas mientras Liana se puso en pie y comenzó a recoger los restos de la cena. Esa mujer era realmente fascinante, demasiado alta, demasiado mordaz y demasiado hermosa como para que ningún hombre la hubiese reclamado para él. Quizá fuese por su cabello, porque ¿quién se iba a creer eso de que no había encontrado a alguien a quien querer? Era una verdadera lastima, sin duda con ese color su melena luciría preciosa cayendo por su espalda hasta más abajo de la cintura, no le costaba imaginarla desnuda con ese pelo cubriendo sus pechos. Sería fácil llevar a cabo su tarea de seducción y cumplir la promesa realizada a su padre, decidió al verla dirigirse a la cocina cargada con los platos y regresar con un paño.



Mientras tiraba las miguillas que quedó de la pizza a la basura, se rió al recordar como se tuvo que abalanzar a por ella como si le fuera la vida, pues ese hombre no comía engullía. Había dejado reposar la cabeza en el respaldo relajada. Un minuto después sus ojos se encontraron, sintió como su estomago se encogía por los nervios al ver el calor que desprendían los verdes iris que se le asemejaron a los de un gran felino, incapaz de soportarlo se incorporó y se dispuso a ordenar. Ahora ya fresca y recuperada, regresó para limpiar la mesa.


—Bueno esto ya está listo —suspiró una vez la volvió a ver brillante—. Debes estar agotado, buscaré un sitio donde puedas dormir.


— ¿No poseéis un lecho? —alzó las cejas sorprendido.


— Por Dios, hablas como si hubieses salido de una novela de Shakespeare —sonrió divertida por su vocabulario— pues si tengo uno pero resulta que es lecho, así que está descartado, quizá… sí, el sofá pudiera servir.


—Como gustéis. Mas ¿quién es ese Shakespeare que habéis nombrado antes?


—Willy es un amiguete mío muy simpático, aunque un poco anticuado. Pues decidido, ¿te apetecería tomar un baño? —preguntó poniéndose en pie.


—Sí me placería mucho sobre todo si es con vos —dijo repasándola con la mirada— pero no he visto ningún río o arroyo en las cercanías, os ayudaré a cargar los cubos para llenar la tina.


—Que generoso por tu parte— masculló poniendo los ojos en blanco—, pero tengo un aseo bastante bonito, no es muy grande ni lujoso, pero me dio para poner una ducha— aclaró—. Ven, te lo mostraré.


Aldair la siguió por el pasillo hasta una habitación al fondo, era pequeña tal y como le había dicho y con cosas que no había visto en su vida, un sillón blanco fijado a la pared, una jofaina ancha con un extraño artilugio que ella abrió y por donde surgía el agua con fluidez y un ridículo habitáculo con una inusitada tela plagada de estrellitas de colores que le dijo que se llamaba ducha, alargó el brazo hacia la pared y giró otro mecanismo provocando que el agua manase desde arriba desapareciendo por un agujero en el suelo. Quedó sin habla ante semejante muestra de magia.


Después de hacer que el líquido cesase de brotar, la vio dirigirse a un armario para regresar con unos lienzos en la mano.


—Toma, son toallas limpias —señaló la grifería— este es para el agua caliente este para la fría. Ah y cierra la cortina no me gustaría que me inundaras el piso.


—Y vos ¿no desearíais compartir el baño conmigo? —interrogó pícaramente.


—Sigue soñando guapo —contestó antes de salir ocultando la tonta sonrisa que dibujaron sus labios.


Tan pronto como ella salió, Aldair se desvistió y se introdujo en ese estrecho cuarto, tal como la vio hacer giró una de aquellas cosas y comenzó a llover de nuevo, gritó y maldijo como un loco cuando el agua le abrasó la piel.


Liana sacó un par de sábanas limpias del armario y las llevó al salón, se disponía a extenderlas sobre el sofá cuando un aullido desgarrador le perforó los tímpanos. Echó a correr aterrada, tropezó con la esquina de la mesa y soltó un exabrupto, llegó cojeando al baño, descorrió la cortina sin pensarlo y el golpe del vapor la hizo retirar la cara, cuando volvió a mirar lo encontró con la espalda pegada a los azulejos y los ojos desorbitados.


— ¿Estás bien? —preguntó preocupada.


—Quema.


-Mierda –alargó la mano y la apartó rápidamente cuando también se escaldó, con cautela graduó la temperatura con los mandos hasta dejarla tibia— ya está prueba ahora.


Temeroso y dubitativo estiró el brazo y comprobó que en efecto tenía razón. Liana lo observó meterse bajo el chorro, deslizó la vista por ese escultural cuerpo deleitándose con esa perfecta musculatura, lo cierto es que el tipo parecía sacado de una revista para chicas con aquellos pectorales, aquel vientre que se asemejaba a una tableta de chocolate, aquel... ”Oh, Dios, ¿qué estás haciendo Liana?” se giró rápidamente, “tienes que evitar la tentación” pensó mientras su mente se ponía en marchar al imaginar el tamaño que adquiriría semejante atributo cuando estuviera excitado. La rojez cubrió su rostro al escuchar la estruendosa carcajada de Aldair, señal inequívoca de que la había estado observando mientras ella recorría su cuerpo.
—No os imaginé tan gazmoña —comentó entre risas.


—Y no lo soy —recalcó ofendida—, es sólo que no hay nada interesante que ver.


—No es eso lo que me pareció apreciar en vuestras ladinas pupilas hace unos segundos —afirmó todavía con el rastro de humor en su voz. La vio poner las manos en las caderas y resoplar ruidosamente— Liana.


— ¿Qué? –demandó secamente.


—Ya podéis mirar.


— ¿Te has tapado?


—Comprobadlo vos misma... si os atrevéis –susurró jocosamente.


Pero ¿qué se había creído ese grandullón? A ella nadie la llamaba cobarde. Se revolvió para encontrarse de frente con una ancha espalda que terminaba en el trasero más impresionante que hubiese visto nunca.

 
— ¿Tenéis jabón?


—Eh... ah..., sí claro —sin darse cuenta de lo que hacía alargó el brazo hacia la pequeña rinconera. La vergüenza de haber sido pillada in fraganti volvió a invadirla al darse cuenta de lo cerca que estaba de él. Tomó el gel y se lo tendió rápidamente—. Ten.


Aldair examinó la botella morada que sostenía en la mano, se encogió de hombros y comenzó a restregarla por su antebrazo, gruñó por lo rasposo que era y por su rigidez. Iba a decirle que aquello no servía para nada cuando ella se adelantó.


— ¿Qué estás haciendo?— inquirió parpadeando sin apenas cerrar la boca.


—Enjabonándome, ¿no veis?—, se lo mostró volteándose.


—Dame —le arrebató el frasco, lo destapó y vertió un poco en su palma, estiró la mano y la posó en su pecho— es así, no puedes usarlo si no abres la botella.


Aguantó la respiración cuando percibió la caricia sobre él, Se le secó la boca cuando la pequeña palma se deslizó por su tórax hacia su hombro derecho y de allí pasó al otro. El vapor, el olor a lilas y la suavidad de sus movimientos comenzaron a excitarlo, cubrió con su enorme mano la de ella y la fue deslizando lentamente desde el centro del esternón hacia abajo. Clavó los ojos en ella que a su vez lo miraba sin pestañear, siguió descendiendo sin soltarla hasta el abdomen, cuando ella tironeo para alejarse.


—Vale, veo que has aprendido —le dio la espalda totalmente sofocada— cuando acabes estaré en el salón.


Liana abandonó el cuarto de baño con la respiración acelerada, el corazón a mil por hora y el cuerpo ardiendo, fue hasta la cocina, abrió el congelador y metió la cabeza dentro, dio un par de bocanadas tratando de calmarse, “Dios Liana ¿en qué estabas pensando?” se recriminó a si misma “no lo conoces y encima es más raro que un perro verde” cierto, pero raro y todo el tío estaba para comérselo.
Veinte minutos después, descalzo, con el cabello chorreando y una toalla alrededor de las caderas apareció ante ella. Liana tuvo que sujetarse la barbilla para que la mandíbula no le cayera al suelo. Sin decir una palabra se sentó en el sofá dejando buena porción de sus formidables muslos al aire. Aquello era poco menos que insoportable pues tenía que hacer esfuerzos sobrehumanos para controlar sus ojos que parecían tener vida propia y se negaban a obedecerla.


—Toma —le ofreció un pantalón de chándal gris— no es de tu talla, pero no tengo otra cosa y no puedes dormir con tu kilt.


—No os preocupéis —cogió la prenda y la dejó a su lado— siempre lo hago desnudo.


—No puedes dormir en cueros —farfulló.


— ¿Os ofende? —preguntó irónicamente.


—Relájate chaval, ya te dije que no tenías nada interesante que enseñar, además, no eres el primer hombre que veo en pelotas.


—Si vos lo decís —curvó los labios en una sonrisa socarrona—, mas aseguraría que parecéis de nuevo sofocada.


—Debes estar soñando— dijo poniendo los brazos en jarras— y deja de hablarme así.


— ¿Así como?


—Como si vinieras de otro siglo y fueras un caballero del pasado —explicó irritada.


—Vengo del pasado, mi señora. Vos me habéis traído.


—Vale, ponte el kilt —ordenó— nos volvemos al hospital, ese medico tiene que verte, a pesar de lo que dijera estas fatal.


—Vos me habéis llamado —insistió.


—Sí claro ¿y como lo hice?


—A través del medallón —la seriedad de sus palabras y la forma en que mirada brilló al decirlo la hicieron dar un paso atrás— si me lo mostráis os puedo explicar como.


Aunque dudosa, Liana fue a por el bolso donde había guardado la joya y regresó con ella. Tomándola por la cadena la balanceó frente a él sin perder detalle de cómo su rostro se transformaba paulatinamente, sus ojos se achicaron, su boca se convirtió en una fina línea y su respiración se volvió pesada.
—Sentaos.


—Estoy bien de pie, ahora explícame ese cuento de las llamadas al más allá, al pasado o como narices se diga.


— ¿Veis esté rubí? —asintió—, vos me invocasteis a través de él cuando vuestros dedos se deslizaron por su fría belleza.


— ¿Y tengo que creerme eso?


—No os miento.


—Genial, esto es fantástico, tengo un loco en mi casa, un pirado que se cree un highlander de no sé cuantos siglos atrás —trastabilló al verlo ponerse de pie, furioso como un animal salvaje.


— ¡No os miento! —pasó a su lado y fue hasta el álbum de fotos que ella le había enseñado mientras esperaban la cena, lo desplegó buscando en él una pintura en la que había reparado anteriormente y de la que no dijo nada esperando el momento oportuno, cuando la encontró se lo llevó, mostrándole una foto antigua en la que se veía a una niña pequeña sentada en una gran silla, dos adultos sonreían detrás, señaló a la mujer—, ella me conjuró antes y esta –apuntó a la niña— me conoce, llamadla inmediatamente y traedla a mi presencia os podrá confirmar la veracidad de mis palabras.


A Liana le parecía divertida la situación, él allí tirándole los tejos descaradamente y ella esquivándolo, la verdad que el tal Aldair era un maestro en poner la directa e ir al grano y aunque le hacía gracia la forma de hablarle estaba dispuesta a seguirle la corriente, pero bien es cierto que comenzaba a preocuparle su insistencia en lo de la "llamada", por lo tanto lo mejor sería que lo volvieran a revisar. Al ver la seriedad con que continuaba con lo mismo y ante la seguridad mostrada al decirle que lo podría demostrar, dudó pero al final recogió el medallón y se lo mostró tal como él pedía. Total no tenia nada que perder y se quedaría mucho más conforme cuando lo tuviera que dejar en el hospital. Cuando le contó lo del rubí y como había llegado hasta ella, estuvo a punto de reírse, lo mismo pensaba que era una idiota o algo por el estilo y que por eso creía sus tonterías, decidió fingir durante un rato y continuó escuchando sus desvaríos.


Sí, la verdad que el tío tenía gracia y labia, pero nunca esperó que él se levantara como un resorte, cogiera el libro de fotografías y le mostrara una instantánea de su difunta tía. Ese hecho le rasgó el alma, ella le contó lo que adoraba a esa adorable señora, como la echaba de menos y Aldair estaba usando aquella información para herirla ¿Cómo se atrevía? Sintió ganas de abofetearse por imbécil, pero muchas más de golpearlo ante semejante acto de vileza.


Así que sin pensarlo estrelló su palma contra aquel rostro que la miraba triunfante.


El bofetón le cruzó la cara dejándolo estupefacto, pero sus reflejos de guerrero le hicieron asirle la muñeca para evitar otro golpe. Las soeces palabras que estaban listas para salir, murieron en la garganta cuando contempló las lágrimas rodando por sus pálidas mejillas, deshizo su agarre y alargó los dedos para enjugar el silencioso llanto, pero antes siquiera que pudiera rozarla Liana se apartó de él asqueada.


—Eso ha sido cruel —sollozó— te he ofrecido mi ayuda, te he abierto mi casa, no espero que me lo agradezcas, pero al menos no te burles de mi dolor.


—No me burlo de vos, os lo prometo. —aseguró compungido.


— ¡Esa niña era mi tía Herrietta!


—Yo no s…


—Vete a dormir— se apartó las lágrimas de un manotazo—, hazlo antes de que me arrepienta y te mande a la calle.


—Liana –susurró al verla alejarse.


—Déjame en paz ¿si?— lo miró por encima del hombro— espero que duermas bien y que mañana cuando me despierte hayas desaparecido de mi casa y de mi vida. Para siempre.


Aldair se dejó caer en el sillón desmoralizado y entristecido, se acarició la mejilla donde le pegó, bajó la vista hacia donde reposaba el álbum abierto y contempló la pintura, si esa niña era…, alzó los ojos y los clavó en la puerta tras la cual Liana había desaparecido. Ahora se daba cuenta del daño que le causó sin querer ya que no estaba dentro de sus planes provocarle dolor. Ojala le diera el medallón pronto o sin duda no sería la última vez que la viera llorar.


Continuará...

18 comentarios:

Bonnie dijo...

Dios Ade, Mariola me dejasteis con la boca abierta, la escena de la ducha a sido...mas jabón? Dios me podía imaginar todo según iba leyendo, el pobre restregandose la botellas entera creyendo que eso haría espuma, debe de estar super liado y la otra que no se cree nada? ya quiero saber como sigue, pero a diferencia de otras veces no os pediré un adelanto ¿ que porque? porque como se que no me lo ...a no espera , que Ade es muy buena y seguro que me dará un cachito de adelanto, ¿ a que si ADe? jajaja.
Cuidaros mucho mis niñas, besitos...

Bonnie,

Ade dijo...

¿Buena yo? Jajaja, que confundida está conmigo, si yo soy la otra brujilla que regenta el blog.
Espera, si que soy buena... cuando duermo, jeje.

krlitalabeba dijo...

Superrr sexy y hot el capitulo la verdad que lo sigo diciendo q hacne volar la imaginacion y esa parte de la bañera buehhhhhh sin palabras

Y ando de acuerdo q BONNIE un adelantico no mata a nadie jejej =)



SALUDOSSSSSS Y ♥ FANS DE SUS HISTORIAS Y SU BLOG 100%

Iris dijo...

La escena de la ducha a sido, jeje, el vio el bote de gel y dijo, pedazo de jabón, jeje. Si yo fuera Liana ya habría sucumbido. Pobre Aldair, se a quedado abatido, como iba a saber el pobre que la niña de la foto era la querida tía de Liana, si hasta yo pensaba que aquella niña era la propia Liana.

Espero el siguiente.

Besos

Citu dijo...

Uy aldair si quita el hipo, que lindo que es me encnata como se lleva Liana

Sabry Sandal dijo...

Ajá!!

Pobre Liana... no debe ser fácil aguantar semejante tentación... a estas alturas, yo en su lugar, no hubiese dejado nada de él, arrrggghhhhh!! Ni las migajas!!

Muy bueno, chicas, muy dinámico este capi, esta bueno ver como Aldie - Sí, sí, Aldie - se pone con cada nuevo descubrimiento que hace, jeje!

Un gran beso, mis niñas, saludos a todas!

Mariola dijo...

Hola chicas, como me alegro que os haya gustado el capi de hoy.

Ummmm ese Aldair.

Muy bonito Bonnie así que Ade es buena y yo una bruja malvada no? Ahora que pensaba darte un adelanto.
Jajaja, un beso.

Krlitabeba, gracias por tus palabras linda. Un beso

Ay Iris, si viniendo de nosotras la niña podía ser cualquiera, hasta la del Exorcista.

Citu, hola guapa sí que Aldi tiene un puntito o más bien un puntazo jajaja.

Ade ni cuando duermes primi no trates de confundir al personal. Que mira que si me ofrecen una cantidad razonable "canto". Jajaja.

Muchas gracias a todas por pasar a leer y por vuestro apoyo.

Mariola.

PD: Ade repartiré contigo los beneficios, pensaré los porcentajes con detenimiento, jajaja comprate otra pamela para ir a programa de Ana Rosa jajajaja.

Maria dijo...

Me he reido lo q he querido.........y despues me dicen q no reparten a ese hombre?????

Chicas quien se une a mi pa' raptarlo???? Acepto sugerencias eh!!!

Pero no se pq algo se me descontrolo cuando vi llorar a Liana...y ese fiinal"no seria la primera vez que la viera llorar"

Marioooolaaaa,,,,Adeeeeee...cuidadin,cuidadin...

un besote

pd: Me tengo q acordar de tomarme las pastillas..me tengo que acordar de tomarme las pastillas........jajajjajajaja

Sandra dijo...

María yo me uno para el rapto je je

Esta historia me está gustando mucho más que la primera, la escena de la ducha, el sofa... no falta detalle. Es super fácil imaginar la escena mientras voy leyendo.

Ay, ¿cuando se van a dar un besito? o bueno algo más...

Ani dijo...

que risas me he echado jajaja buenisimo este capitulo... no quiero ni imaginarme cuando le pegue un morreo con lengua como va a reaccionar este Aldair jaja le dará algo!!! ^^
bss

Tinkerbell dijo...

hay por dios que mal rato me habéis puesto mala chicas que me lo imaginado al detalle joe jajajaja y que triste el final jo este chico la caga sin querer madre mia

Besotes

Johan dijo...

Comence con dolor de estomago de tanta risa y ahora termina mas bajoneada que pez en pecera!! T-T, aldi porque no piensas antes de hablar mi niño!!! no podias explicarle con calma las cosas a la chica, noooo es que tenias que explotar haciendo uso de tu version yosoymacho e ir y zamparle toda la verdad en la cara y hacerla llorar!!! me suena que liana no es del tipo sensiblezca no?? uff y ahora lo hecho con todas sus petacas a al calle!!! Pero no puedo culparlo de nada a el, despues de todas ustedes dos son las que escriben puras maldades para mi parejita!!! y por ahi als llamaban ambales cuando son unas brujillas!! quiero verlos juntos! T-T
Pero por otra parte no puedo olvidar de todas las escenas de comedia, solo de acordarme cuando liana mete la cabeza al frezer! por dios!!! casi me caigo de la silla! o cuando encuentra a aldair en una esquina de la ducha porque le tiene miedo al agua porque quema! que es un highlander por dios, que mata con espadas y mide como dos metros teniendo miedo de la ducha??!!! sin comentarios.... Jajaj XD.
La cachetada ya me la esperaba tarde o temprano en la historia, no les dije yo que em encantaba esta chica parecia tener un caracter?, no se queda con las palabars en la boca! ya me imagino, de seguro nunca ninguna mujer le habia dicho siquiera que no y ahora un va y le deja senda marca de mano, jaja XD.
Bueno bueno mejor me largo, se cuidan queridas! Besotes! y no me hagan sufrir a mi parejita!!, ooo por cierto, si si ya se que es muy pronto para preguntar, pero aparecera alguna mujer incordio a la que pueda atacar y maldecir?? :3, ya saben una muriel version 2? jojo

Vero (mex) dijo...

Todavia no puedo borrar la imagen de la ducha, acabo de agregar una fantasia mas jejej...y esa foto wow se parece a mi novio...pero en mis sueños jajajajajaj...chicas pasando lista nos leemos el viernes besos

Bouganvilla dijo...

¡Ay qué gracia la escena de la ducha!
Iris me ha explicado lo de los hignlanders.
¡Me gusta!
Voy a seguir curioseando,
besitos bouganvilleros.

Ade dijo...

Como me gusta ver lo mucho que estáis disfrutando con esta lectura y no os preocupéis que pronto tendréis beso.

Besos.

pepis dijo...

Dios como me he reido con el cap. .pobrecito Aldahir se quemo con el agua caliente es que ya me lo imagino casi llorando en la esquina de la ducha ,el pobrecito con el cuero quemado por el agua ...
de verdad que el hombre traga (come ) como una llaga mala jiji.
Chikkkkas si van a compartir yo me uno pero a ver que parte me ha de tocar ?
yo creo que tambien voy a tomar pastillas en los proximos cap. para bajar mi presion arterial pues esta historia cada vez se pone mejorrrrrrrrrrrrrr ... y promete muchas subidas de tension arterial , palpitciones , sudoracion ecxesiba y muchas cosas mas ...solo hay que ver la foto de Aldahir y imaginarse lo que nos cuenta la historia y en definitiva voy ha tener que correr donde el medico por mis pastillitas jijiji.me encanto el cap. son una belleza gracias.

Lea dijo...

lindo capitulo!! me reí mucho cuando aldair comenzó a lavarse con la botella de jabon sin abrir!! jajajajaja

Cuando tenga otro huequito me leo el siguiente.XD

AKASHA BOWMAN. dijo...

Embelesada, así estoy, y me río un montón con el choque generacional y temporal de la historia.
Pobre Aldair, más desorientado que un pulpo en un garaje.
Sigo

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você