domingo, 8 de septiembre de 2013

DOS SUEÑOS, DOS HISTORIAS.



TRAS UNA ILUSIÓN (Ade)

Nada podía haberme preparado para lo que vi al abrir la puerta que llevaba al gimnasio, dos espléndidos y sudorosos cuerpos masculinos se contorsionaban al ritmo de complicados y contundentes golpes, que sin duda habría aniquilado a un humano. Mis retinas siguieron el movimiento de los grandes músculos esculpidos en sus desnudos torsos y brazos haciendo que la respiración se me atascase en la garganta al imaginarme pegada y rodeada por ellos. Los dedos me hormiguearon cuando deslicé la vista por las caderas posándola en las firmes nalgas. Soltando el aire despacio eché a andar empapándome del calor que desprendían hasta situarme entre ambos aprovechando uno de sus giros.

Alcé una temblorosa palma dejándola descansar contra el estómago del vampiro que tenía frente a mí.

—¿Estás segura hembra?

El sonido grave del rey vibró a lo largo de mi piel impidiéndome gesticular palabra. Como respuesta lo acaricié subiendo por los hombros para terminar enredando las falanges en el largo pelo tras su nuca, a la vez que llevaba la mano libre hacia atrás llamando al rubio guerrero.

—Si que lo está —afirmó Throe extendiendo húmedos besos por mi cuello.

Buscando el ansiado contacto tiré del oscuro cabello y cuando mis labios fueron aprisionados aspiré su lengua con codicia.

—Oh, si —gemí fuerte cuando sus dientes me mordisquearon y la pelvis rotó sobre mi trasero.

Una queda risa me hizo abrir los ojos provocando que una vergüenza terrible me abrumase.
 —¿Otra vez pensando en las musarañas? —requirió una burlona voz.








QUIMERA (Mariola)

Tumbada en la cama aprieto los muslos para mitigar el deseo que empieza a nacer al recordar. Solo fue un sueño, uno tan vívido que aún percibo el calor del poderoso macho a mí alrededor, el tacto acerado y sedoso de su enorme verga en mis dedos, el sabor de su esencia llenándome el paladar. Ahogo un jadeo al rememorar como su daga rasgó mi ropa y el frío filo del metal acarició peligrosamente mi piel antes que su lengua serpenteara por mis pezones descendiendo por mi vientre, arañando, lastimando, mordiendo, para devorar el palpitante centro de mí ser. Mis manos se zambullen bajo las sábanas buscando aplacar la lujuria creciente al evocar al guerrero entre mis piernas, el empuje salvaje de sus caderas contra mi pelvis, los envites rudos, las caricias hirientes al tiempo que mis uñas se hincaban en sus omóplatos rasgando su espalda. Gimo contra la almohada con el primer temblor, un rostro con la muerte escrita en él y una sonrisa sardónica aparece nítidamente entre el velo del orgasmo, unos iris crueles me observan satisfechos desde más allá de la realidad, antes de comenzar a desvanecerse.

—Sanguinario —murmuro en vano tratando de retenerle.

Me levanto confusa mas apenas doy unos pasos cuando mis retinas quedan presas en el reflejo de mi cuerpo desnudo en el espejo, obviando el resto de marcas mis ojos se prenden de las dos punzadas gemelas que destacan en mi ingle izquierda.


—Mía —reverbera una voz grave en la soledad del cuarto.

2 comentarios:

Laura dijo...

Mmmm q interesantes y buenos se ven esos relatos chicas,seran nuevas historias ojala q siiii,
saludos y se cuidan mucho!!!

Citu dijo...

Uy me encantaron los dos relatos, les mando un gran abrazo y me gusto volver a leerles

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você