domingo, 11 de octubre de 2009

EL GUERRERO DE MIS SUEÑOS(CAPITULO11)



Mariella apretó los ojos hasta que le dolieron, pero se mantuvo quieta, esperando el dolor, notando la respiración del hombre que amaba acelerarse por momentos.

- Khons- murmuró- ¿a qué esperas?-abrió los ojos dispuesta a verlo una ultima vez, se fijó en aquella boca que le sonreía, en aquellos ojos verdes que brillaban cambiando de color una y otra vez, se alejó aterrada - tú, tú no eres él.
- No estúpida- una voz espectral retumbó haciéndola dar unos pasos hacía atrás- no entiendes que no te quiere, él no vendrá, estas sola Mariella, estas sola y estas muerta.

Serami se alzó en todo su esplendor ante ella, tenía el cuerpo de mujer, de una bella mujer de cabellera rubia platino que caía por sus hombros, iba desnuda mostrando unos perfectos senos, un vientre plano y unas... Dios, aquella mujer no tenía piernas, a partir de sus caderas redondeadas partía una cola larga e inmensa de serpiente, con escamas negras y brillantes, Mariella alzó la cabeza y los fijó en sus ojos, eran azules, de un tono tan claro que parecían transparentes y sus pupilas eran horizontales, como las de un carnero, ahogó un grito, Serami abrió la boca y una larga, oscura y bífida lengua silbó entre sus dientes puntiagudos, Mariella se tapó la boca, al sentir las arcadas. Aquello se acercaba reptando lentamente hasta ella, Serami alzó la mano derecha, unas largas y curvas uñas aparecieron de repente, Mariella se apartó girándose, aquella mano alcanzó su brazo, clavándose en su tierna carne, Mariella gritó por el dolor, se tambaleó, pero siguió de pie.

Cuando Khons regresó cargado con todas las armas que pudo encontrar en su arsenal personal, vio que Eleazar zarandeaba a Mariella tratando inútilmente de sacarla de aquel sueño, vio una nueva marca en su brazo, Eleazar seguía agitándola con desesperación, de repente, una descarga eléctrica le separó de su lado, estrellándolo contra la pared, trató de levantarse, pero algo o alguien invisible, lo mantenía apretado contra el muro de acero. Khons soltó las armas, corrió hasta ella y la abrazó.

- Eso no sirve de nada Khons- dijo Eleazar mirando los cuchillos, pistolas… esparcidas por el suelo y tratando inútilmente de ponerse en pie.
- Creo que sé como ayudarla- contestó Khons.- he estado pensando en todo lo que me has dicho estos días, y creo que hay una manera.
- ¿Cómo?- preguntó Eleazar sorprendido- ¿Cuál?
- Mariella cariño, sé como ayudarte, por favor escúchame -la apretaba contra él mientras la mecía lentamente- sueña conmigo, déjame entrar en tu sueño Mariella, llévame contigo, entre los dos lo conseguiremos.

Mariella, se sentía débil, estaba perdiendo mucha sangre, se agarró el brazo sin dejar de mirar a Serami que seguía reptando hacía ella, mientras su asquerosa lengua salía una y otra vez de su boca. Los oídos se le llenaron de una voz grave y profunda que la llamaba, se estaba volviendo loca, sacudió la cabeza tratando de alejar aquella voz de hombre, tenía que concentrarse en Serami, pero esa voz la seguía llamando por su nombre una y otra vez, aquello era más de lo que podía soportar.

- Acaba conmigo de una vez -sollozó-, mátame si es lo que quieres.
- Lo haré -contestó Serami-, pero he esperado tanto, que me gustaría jugar un poco antes.
Por favor -murmuró al ver esas garras acercarse a ella, se tapó la cara con el brazo-, por favor Khons. Ayúdame.

Un enorme fría traspasó a Khons, una fuerza sobrehumana se la arrancó de los brazos, trató de sujetarla, pero algo lo lanzó lejos de ella, el golpe de su cabeza contra el suelo lo dejó aturdido, trató de levantarse un gemido de dolor escapó de sus labios antes de verlo todo borroso. No se rindió, a pesar del dolor y la vista nublada se puso en pie, y trató de acercarse a ella, miró desconcertado a la cama pero ya no estaba, aquello no era su casa era una especie de bosque de árboles viejos y retorcidos, una brisa helada lo hizo estremecerse, aquel lugar le era vagamente familiar, había estado allí, alguien lo había llevado. Se volvió de golpe al ver que alguien lo llamaba, una sonrisa acudió a su rostro, al ver a Mariella alargar sus brazos hacía él, corrió hacia ella, apenas los separaban poco más de un metro cuando se detuvo en seco. Un mal presentimiento le erizó la piel, era un guerrero acostumbrado a estar atento a todos los detalles, un ruido, un silencio, cualquier pequeña cosa podía salvarle o costarle la vida. La recorrió con la mirada, sus perfectas piernas, sus caderas redondeadas, su vientre plano, sus senos redondos con aquellos pezones tostados que lo volvían loco cuando se erguían en su boca, su cuello esbelto, su cabello cayendo suavemente por los hombros, aquellos labios entreabiertos dispuestos para ser besados una y otra vez, aquellos grandes y preciosos ojos que lo miraban…, aquellos ojos que lo estaban mirando con frialdad, dio un paso atrás.

- ¡No! -dio otro paso atrás-, tú no eres Mariella.

Un ensordecedor siseo rasgó el aire, la preciosa mujer que aparecía ante él se transformó en un ser horrible en cuestión de segundos, mitad mujer, mitad serpiente, Serami se apoyó en su cola y trató de darle un zarpazo, Khons se apartó librándose en el último momento.

- Estúpido -siseó-, te di la oportunidad y la dejaste escapar.
- ¿Dónde está? –gritó mirando fijamente los ojos de aquel ser-. ¿Qué le has hecho?
- Aún nada, mírala -Serami señaló hasta donde Mariella estaba sentada encogida, Khons corrió hacia ella, poniéndose delante, utilizando su cuerpo como escudo-, ¿acaso crees que me la puedes arrebatar?
- Lo intentaré -rugió él-, lucharé contigo.
- ¿Luchar? -la risa de Serami hizo estremecerse a Mariella, él permaneció impasible.
- Sé que hay una manera de acabar con esto –dijo Khons -, dime cual es.
- Demasiado tarde -rió Serami ondulando su cuerpo-, fue tan fácil con ella, ha estado tan sola durante su vida, pocos se han preocupado por ella, su hermano la quiere, sí, pero tardó en darse cuenta, su padre sencillamente la sacrificó, ni su madre no fue capaz de vivir por ella- observó a Mariella temblando y sonrió satisfecha-: Estúpida muchacha, viniste a esté mundo a estar sola, no fuiste capaz de salvarte, porque nadie jamás te quiso de verdad.
- Déjala en paz -gritó Khons, cuando Serami comenzó a moverse de nuevo-, no te acerques a ella.
- Ella es mía -ante los ojos de ambos, Serami se fue transformando, una y otra vez en su madre, en su hermano, su padre, ella misma de niña, tomó el aspecto de Khons y acabó por quedarse con la forma de un apuesto hombre de rasgos diabólicamente perfectos -. Es mía, haré lo que me plazca con ella, tal vez la mate sin contemplaciones, tal vez la haga suplicarme una y otra vez que acabe con ella, o tal vez siga con este cuerpo un poco más y la haga conocer el placer de los hombres, pero te aseguro que antes que la luna brille de nuevo para los humanos, estará muerta.
- ¡No! -el grito de Mariella rompió el aire mezclado con la risa tétrica de Serami.
- Espera -, tenía que pensar, ganar unos minutos más, pero un manto rojo cubrió los ojos de Khons, estaba furioso e impotente, veía a aquella bruja torturar a Mariella sin poder hacer nada-, su hermano la quiere, te pidió ocupar su lugar.
- Sí el muy estúpido- hizo una mueca de asco- me pidió, me ordenó…, yo soy Serami, a mí no se me pide, ni se me ordena nada, se me ofrece- soltó una carcajada- pagó su insolencia, como pagaras tú si no te alejas.
-De acuerdo- tomó aire, acababa de tomar una decisión importante, la más importante de su vida, y si aquella maldita semidiosa no había mentido, acababa de encontrar la solución, sólo esperaba no estar equivocado, era la única oportunidad de Mariella- De acuerdo.
-Bien, guerrero –sonrió satisfecha Serami mostrando su lengua bífida una vez más-, eres listo, retírate en paz, después de todo esto no te incumbe.
- Yo no he dicho que me voy -volvió la cara hasta Mariella que seguía temblando y llorando, luego enfrentó a Serami-. De hecho me quedo.
- No, Khons vete -le suplicó Mariella con la voz ahogada-, vete por favor.
- Hazle caso imbecil -susurró Serami desde detrás de él, rodeando con aquella cola el cuerpo de Mariella, fue enroscándose poco a poco, apretando cada anillo suavemente haciendo que el aire tardara cada vez más en llegar a sus pulmones-. Vete, aún estás a tiempo ¿acaso crees que puedes vencerme?
- Escúchame, bicho inmundo -Khons sacó el cuchillo de su cintura.
- ¿Me vas a matar con eso?- la carcajada fue tan fuerte que los anillos apretaron el frágil cuerpo de Mariella con más fuerza.
- Serami, hagamos un trato- tomó el cuchillo y lo apoyó en su muñeca, miró a Mariella, estaba pálida, abría la boca tratando de coger aire rápidamente, mientras hundía los dedos en aquella piel viscosa en un intento inútil por soltarse, tenía que actuar con rapidez-, quieres una vida, bien, te OFREZCO la mía por la suya.
- ¡No! -gritó Serami, apretando su mortal abrazo.
- ¿Tienes miedo? -preguntó Khons, pasando el cuchillo por su vena, la sangre manó rápidamente, cayendo en un hilillo hasta el suelo -, te doy mi vida, pero déjala irse.
- ¡No!- silbó la lengua entre los dientes – he esperado mucho tiempo para esto.
- Mírame Serami- Khons llevó el cuchillo hasta su otro brazo, cortando muy despacio, haciendo que su sangre brotara- no te pido, no te suplico, te ofrezco, es lo que querías un sacrificio, bien aquí lo tienes, déjala ir.
- Estúpido, estúpido -gritó Serami antes de desaparecer ante los ojos de Khons convertida en una pestilente nube de humo amarillo, Mariella que había perdido la consciencia un rato antes cayó al suelo, corrió hasta ella y la abrazó cubriéndola con su cuerpo, un segundo después, su consciencia también desapareció.

Eleazar se levantó despacio, le dolían todos los músculos del cuerpo, había soportado varias descargas eléctricas desde que se vio arrastrado a la pared, que le quemaron la piel, pero eso era lo de menos, en poco tiempo estaría bien, se acercó a la cama donde Mariella permanecía tumbada, si aquello que lo apresaba y lo mantenía inmóvil lo había liberado era señal que todo había acabado, sólo rogaba que su hermana no hubiese sufrido mucho, Khons estaba a su lado, abrazado a ella.

Se quedó mirando fijamente a su hermana, al parecer Serami no se ensañó con ella, o tal vez Mariella no habría soportado el dolor que le hubiera infligido durante mucho tiempo, Khons abrió los ojos sobresaltándolo, se levantó en silencio.

- Déjala dormir tranquila –se incorporó y fue hasta el sofá.
- ¿No está muerta? -preguntó esperanzado Eleazar mientras seguía con pasos cansados a su amigo.
- No –miró hasta la cama nuevamente-, está dolorida, cansada, asustada, pero está bien.
- ¿Cómo lo conseguiste? -preguntó dejándose caer a su lado.
- Me ofrecí a ocupar su lugar -contestó cansado.
- Yo lo hice una vez, le pedí a Serami que me dejase ocupar su lugar -dijo Eleazar sorprendido, se levantó la camisa dejándole ver una espalda cubierta por unas extrañas cicatrices-, sólo conseguí esto.

Khons se fijó en aquellas marcas, que parecían quemaduras en forma de estrella, alzó la vista y no dijo nada, recostó la cabeza en el respaldo del sillón y cerró los ojos, estaba muy cansado, pero sobre todo, estaba desconcertado, había ofrecido su vida por Mariella y volvería hacerlo una y otra vez, no le hubiese importado morir en su lugar. Supo que tenía que hacer, tan pronto como Serami habló, sólo el amor podría salvar a Mariella, un hombre desquiciado por el odio y los celos la condenó y el amor de un hombre la salvó. ¡No!, él no la amaba, aquello no era posible, sí la amaba, era inútil negárselo, la amaba casi desde la conoció. Recordó el dolor que sintió cuando supo que la perdía, el terror de verla herida. Santo Cielo, estaba perdidamente enamorado de ella, tan enamorado que no dudó en sacrificarse por ella. Pero aquello no podía ser, era imposible, completamente imposible.

- Yo no le pedí, estaba dispuesto a morir en su lugar -le enseñó las heridas todavía abiertas de sus muñecas al asombrado Eleazar, cerró los ojos y apoyó la cabeza en el respaldo-, y lo hubiera hecho.
- Khons -Eleazar se dio cuenta del dolor que se reflejaba en el rostro de su amigo-, ¿qué ocurre, hay algo que no me has contado?
- Nada -se levantó y se dirigió al baño antes de entrar se volvió-, en cuanto tu hermana se encuentre mejor, quiero que te la lleves de mi casa, no quiero volver a verla nunca más.


CONTINUARÁ...

10 comentarios:

Ade dijo...

Que tensión Mariola, me voy a tener que tomar una tila para relajarme.

A la malvada (eso es muy suave para lo que de verdad pienso de ella) de Serami le salió el tiro por la culata, el que Khons se ofreciera en lugar de Mariella, sin obligar y sin amenazar, estando dispuesto a morir por ella, eso si que no se lo esperaba ¡TOMA, TOMA, TOMA!

Pero ¿qué le pasa a ese hombre?, por fin admite que está enamorado de ella, y le pide a su hermano (por cierto, si Eleazar necesita mimitos por lo de las cicatrices en la espalda, aquí estoy yo)que se la lleve en cuanto despierte.
¿Qué es lo que tiene en la cabeza?

bitter sweet simphony dijo...

todo lo bonito lo arrukina

quiero q te la lleves... si será bruto

en fin, muy lindo capi, obviando lo último claro está XD

Anónimo dijo...

HOOOOOOOO !!! Que bonito ha sido.
Khons reconociendo que la ama y dando su vida por ella.

Hummmmmmmm!!! Sospecho el trato que ha hecho Khons con la bruja ¬¬

Te vas directa y de cabeza a la manga
Tú sabes ¿no? ^_^

Os quiero chicas.

mara dijo...

La de antes soy yo. Se me olvidó poner nombre. ^-^

judith dijo...

Pobre Kons no puede dejarla ir así, la ma lo reconocio debe luchar por ella

MHARLUY dijo...

Queeeeeeeeeeeeeee me puedes decir que miercoles le pasa a Khons para actuar de esa manera yo se que debe de estar austado al darse cuenta de que esta enamorado de ella pero igual como va a pedirle que se valla y ahora a esperar que subas el proximo cap que horroooooooooor

MARIBEL dijo...

¿¿Que le pasaaaa????
Lo que necesita este chico es alguien como yo que le explique de que van estas cosas del corazon para que lo tenga un poco mas claro. ^^ Y ya sabes que soy muuuy buena explicando con el idioma de los sordo mudos, mis manos son muy veloces...

Estoy deseando saber mas...

besos

JM dijo...

Como te gusta, estas disfrutando como una condenada no lo niegues.

espero que el jueves aclares algo más o que te animes y me pases la historia antes si?

un beso.

Mariola dijo...

Primero gracias a todos por comentar, a lo que lo hacen aquí que me encanta y a los que lo hacen en el chat. Ahora vayamos por partes:

Ade si ya sabía que te prestarías voluntaria para cuidar a Eleazar, que buena persona eres y exaltada XD jajajaja.

Firiel me alegro que te haya gustado el capi, pero no insultes a Khons pobre.

Anonimo(Mara) Dios que la mala soy yo, mira que querer ahogarme en la Manga, tendrá que ser por la noche jajajaja, me alegro que te gustara, yo tambien te quiero un monton.

Judith gracias por comentar nunca dije que Khons fuera perfecto.

Mharluy jajajaja, te digo como a Judith Khons no es perfecto, o tal vez sí, pero bueno el jueves está cerca. Un besazo.

Maribel jajajaja, no esperaba menos de tí, pero no te preocupes por él, está en buenas manos jajajaja. Un besazo.

JM siiiiiii estoy disfrutando pero todavía podría disfrutar más. En cuanto lo de aclarar el jueves no sé que pasará, la vida es impredecible, y lo de pasarte la historia, pues No, jajajaja. Bessooossss.

MARIBEL dijo...

Mariola...
*imaginame chasqueando con la lengua*
Ya estamos otra vez con la exclusividad. Mira a Norman, es tan feliz como Heidi corriendo en la pradera.

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você