sábado, 14 de noviembre de 2009

CONQUISTADO POR LA PASIÓN (CAPÍTULO 9)





Brianna se paseaba nerviosa retorciéndose las manos, mientras miraba continuamente a la puerta de su alcoba, él iba a entrar de un momento a otro, estaba segura, se lo advirtió y por la furia que reflejaba su cara, no dudó de ello. El miedo le atenazó el estómago y la angustia por lo que él podría hacerle la hizo temblar de pánico, ¿qué le haría esta vez ese salvaje sin escrúpulos?, ¿la golpearía?, ¿la encerraría?, un sollozo escapó de sus labios pensando en toda clase de torturas, él podría hacerle cualquier cosa, incluso matarla y estaría en su derecho.
La puerta se abrió de un empellón, ella alzó los ojos llenos de terror y los clavó en los de su marido, un extraño brillo violeta refulgía en ellos.

Aunque trató de calmarse, Niall entró en el cuarto furioso, iba dispuesto a exigirle una explicación, pero se detuvo al ver el terror y la palidez de su rostro, cerró la puerta tras de sí y le recorrió el cuerpo con la vista, se retorcía las manos nerviosa. Advirtió como su miembro se alzaba al recordar lo que se ocultaba debajo de aquel recatado atuendo.

-Señor -murmuró suavemente mientras daba un paso atrás-, lo que visteis...
-Callad -dijo acercándose a ella hasta que apenas los separaban unos centímetros-, de eso hablaremos después.

Alzó una mano para acariciar aquella pálida piel, pretendía borrar el miedo de su hermoso semblante, pero ella se encogió y trató de cubrirse la cara con las manos, Niall se detuvo incrédulo ¿creía que iba a golpearla?, ¿qué clase de hombre pensaba esa mujer que era él?

-Maldita sea -exclamó agarrándola por las muñecas y atrayéndola hasta él, bajó la cabeza y buscó sus labios con violencia.


Brianna ahogó un gritó cuando lo vio alzar la mano hacía su rostro, cerró los ojos y se cubrió esperando el golpe que nunca llegó, sus grandes manos la atraparon y la acercaron hasta su duro cuerpo, sintió sus labios presionar sobre los suyos, su lengua tanteando su comisura, sus manos acariciando su nuca y su cintura. El calor fue llenando cada una de sus células poco a poco y entreabrió los labios dándole un total acceso a su boca, gimió cuando le acarició el paladar, cuando su lengua rozó la suya, y lo buscó, tímidamente imitó los movimientos que él hacía, enlazándola, rozándola, lamiéndola. Sus pezones se endurecieron al instante y el roce con la tela del vestido le resultó insoportable, se frotó contra él tratando de aliviar el ansia que la consumía. Niall la sujetó por las nalgas con ambas manos mientras profundizaba el beso, haciéndole sentir contra su vientre su gruesa e hinchada verga, fue subiendo la mano lentamente por su costado hasta aprisionar su seno en ella, Brianna abrió los ojos cuando lo apretó suavemente, pero volvió a abandonarse al beso aferrándose a su espalda, jadeó cuando el pulgar de él rozó su dolorido pezón por encima de la tela y se arqueó buscando más.

Niall se estaba volviendo loco, ella lo estaba volviendo loco, esperaba su rechazo, pero no aquella apasionada respuesta por su parte, cuando sintió su suaves labios abrirse bajo los suyos y sus tímidas caricias, creyó que se iba a verter como un muchacho inexperto. Lo llenó de satisfacción que Brianna no supiese besar, que fuera tan inocente como un recién nacido y que temblase en sus brazos como una hoja. Su deseo aumentó varios grados cuando la sintió frotarse contra él, con sólo tocarla por encima del vestido había conseguido prácticamente llevarlo al límite, pero él era un guerrero y se aferraba a su autocontrol con uñas y dientes. La quería desnuda, entre sus brazos, retorciéndose debajo de su cuerpo, quería hundirse en ella hasta el fondo, oírla gemir su nombre y entonces, sólo entonces derramaría su simiente. La separó de su cuerpo, los ojos de Brianna estaban turbios, velados por el deseo que a él también lo consumía.

-Soltaos el cabello -dijo con voz ronca.

Brianna tomó su larga trenza y empezó a deshacerla con dedos temblorosos, Niall la observaba con la respiración acelerada, cuando por fin quedó suelto, él acarició sus suaves mechones y los peinó. Volvió a besarla con codicia, ella le respondió con más decisión, sus ardientes labios recorrieron su mandíbula y descendieron por su terso cuello. Le bajó la tela de sus hombros y depositó cálidos besos en ellos, lamió sus clavículas y con las manos fue apartando la tela de su vestido, depositando cálidos besos en cada porción de piel que quedaba al descubierto. Brianna gimió cuando él rodeó con la lengua uno de sus pezones, alzó la espalda buscando su boca, sus huesos estaban blandos y en su mente no había más que la necesidad de que él siguiera haciéndole aquello, su universo se centraba en el placer que él le estaba proporcionando, era lo único que importaba.

Niall acabó de desvestirla, devoró el bello cuerpo de su esposa, cada curva, cada porción de piel, fijó sus ojos en los rojizos rizos que se encontraban entre sus apretados muslos, su dolorido miembro palpitó en su entrepierna, se arrancó el kilt y lo lanzó al suelo junto al vestido.
La alzó en volandas y la depositó en la cama, Brianna se quejó al sentir el roce en su espalda y Niall rápidamente la puso de costado, se tumbó despacio junto a ella. Lamió el pulso que latía en su garganta y la oyó gemir. Bajó la mano hasta su muslo y pasó lentamente las yemas de los dedos, casi sin rozarla, ella se estremeció abrazándose a su espalda y recorriéndola suavemente con las uñas, haciendo que sus fuertes músculos se tensaran.

-Abrid las piernas -dijo con la voz rota por el deseo.

Brianna estaba tan abandonada al placer que apenas podía respirar, le gustaba tocarlo, sentir su calor, como se tensaban sus músculos cuando le acariciaba la espalda, era tan maravilloso lo que estaba sintiendo que parecía irreal. Cerró los ojos para disfrutar de todo aquello y no se permitió abrirlos por temor a estar soñando.

La voz de Niall le llegaba lejana, como una caricia, "abrid las piernas", cuando consiguió entender su mensaje, se tensó, todo su cuerpo se reveló ante la orden, el placer se esfumó dejando paso al pánico al recordar que eso mismo ya se lo había pedido una vez. El dolor, Dios Santo, no podría soportarlo otra vez, por mucho que deseara a Niall sería incapaz de aguantar ese dolor tan intenso. Sus músculos se pusieron tan rígidos que aunque quería apartarlo, le fue imposible mover las manos.
-No... -sollozó-, no... puedo.

Niall buscó sus ojos, todo destello de pasión y deseo habían desaparecido de ellos, Brianna estaba inmóvil, las pequeñas manos se crispaban en su espalda clavándole las uñas, estaba asustada y él conocía la causa, la brutalidad con que la había tomado la noche de sus esponsales.

-No os haré daño -musitó antes de besarla, ella no reaccionó, se dejó besar y tocar.

Niall comenzó a incorporarse, no la quería así, fría y atemorizada. ¡Por todos los diablos!, lo que más deseaba en ese momento era poseerla, pero no iba a forzarla, no después de haberla sentido entregarse a sus besos y temblar entre sus brazos, Brianna era apasionada y él quería esa pasión, no se conformaría con menos.

Brianna lo vio levantarse, sus manos se deslizaron por sus anchos hombros mientras se separaba de ella. Dudó, su cabeza deseaba que se alejara, pero su cuerpo necesitaba que se quedara. Le había dicho que no le haría daño y ella estaba dispuesta a creerlo, si le había mentido jamás volvería a tocarla, por muy placentero que fueran sus besos y sus caricias. Posó con indecisión la mano sobre su espalda, deteniéndole con ese gesto.

-¿Lo juráis? -preguntó titubeante.
-Os lo juro -giró la cabeza percibiendo la lucha interior que ella mantenía-. Confiad en mí.


Volvió a tumbarse a su lado, tomando con delicadeza su rostro entre las manos, la besó despacio, con calma, notó como el cálido cuerpo de ella se relajaba de nuevo, como volvía a ser maleable bajo su boca. Le iba a costar la vida misma contenerse, mantener el salvaje deseo que lo consumía a raya, pero lo haría por ella, lo haría por ambos. Lentamente sus dedos recorrieron la sedosa piel de su pierna, su boca descendió por su cuello y su hombro hasta su pecho, lo atrapó delicadamente, demorándose en lamer el precioso y endurecido pezón, Brianna clavó las uñas en la espalda, retorciéndose junto a él. Vacilante acarició sus rojizos rizos y ella le respondió abriéndose un poco, Niall cogió con suavidad su pierna derecha y la colocó encima de su cadera para tener mejor acceso, fue abriéndose paso, con toda la calma que era capaz, entre los pliegues de su sexo, jadeó al sentir su humedad en los dedos, masajeó su clítoris en pequeños círculos lentamente, ella alzó las caderas contra sus ásperos dedos y se abrió más a él mordiéndose los labios para controlar el grito que escapaba de su garganta.

-¿Os gusta? -su voz era tan ronca que apenas la reconoció.
-Sí... sí -balbuceó mientras el largo dedo corazón de él se introducía en ella-. Oh...Dios.

Su resistencia estaba llegando al final, no podía esperar mucho más, estaba lista para recibirlo y él necesitaba entrar en Brianna.
La acercó más y giró con ella, poniéndola a horcajadas encima de él.
Lo miró sorprendida y con la respiración entrecortada.
La alzó un poco, tomó su miembro con la mano y lo guió hasta la húmeda y ardiente entrada, sujetó sus caderas y la guió hacia abajo, presionando y penetrándola apenas unos centímetros, apretó los dientes mientras pequeñas gotas de sudor perlaban su frente, y empujó un poco más.

Brianna apretó los ojos con fuerza, preparándose para sentir el dolor, pero este nunca llegó, sintió una leve presión y como aquella parte de su cuerpo se dilataba para recibirlo, al principio fue una sensación extraña y de pronto necesitó más, bajó las caderas introduciéndolo más en su cuerpo, él volvió a lanzar un envite algo más fuerte esta vez, se sintió llena. Se removió inquieta cuando Niall retrocedió, pero en un instante la llenó de nuevo. Agarrada por sus caderas, mientras él alzaba y retiraba las suyas encontraron la cadencia que pronto los tuvo a ambos gimiendo. Niall ahuecó una mano sobre uno de sus pechos, deslizando el pulgar sobre su erecto pezón, la otra la dirigió hacia su hinchado centro, frotándolo mientras Brianna lo cabalgaba gimiendo. Se vio envuelta de pronto en una espiral que la arrastraba, que tiraba de ella, comenzó a temblar descontroladamente cuando oleadas de placer la recorrieron desde el mismo centro de su ser expandiéndose por todo su cuerpo, dejándola débil. Gimió cuando Brianna llegó a la cima arrastrándolo con ella, se arqueó violentamente y se derramó en su interior gritando su nombre.

Se dejó caer sin fuerzas sobre el pecho de él, alzó la cabeza cuando logró regular su respiración, encontrándose con su sonriente mirada.

Niall miraba embelesado a su esposa, con el cabello revuelto y la piel sonrosada era la imagen misma de la satisfacción. Nunca pensó que las cosas serían de ese modo, cuando la penetró sintió la seda de su interior, apretándolo una y otra vez hasta acabar vaciándolo por completo.
Brianna levantó la mano y le acarició la cicatriz que cruzaba su mejilla.

-¿Os encontráis bien? -preguntó perdiéndose en sus brillantes ojos.
-Sí -contestó estremeciéndose al sentir sus dedos sobre su piel.
-¿Os hice daño? -depositó un besó en su frente.
-No -sonrió-, fue... fue bonito.
-¿Bonito? -soltó una carcajada-, yo diría que fue algo más que bonito señora.
-Para mí fue bonito -murmuró enredando los dedos entre el vello oscuro de su pecho, sintiéndolo temblar-, la otra vez fue horrible...
-Olvidaos de la otra vez Brianna -le interrumpió atrapándole la mano-, estaba borracho y yo...
-Esposo -la miró, en sus ojos refulgía ese brillo que la fascinaba y la asustaba al mismo tiempo.
-¿Sí? -preguntó mientras se llenaba la mano con uno de sus pechos.
-¿Podríamos volver a hacerlo otra vez? –se sonrojó de pies a cabeza.

Con una sonrisa burlona la liberó de su abrazo, la alzó y de una potente embestida la llenó por completo.


CONTINUARÁ...

9 comentarios:

MARIBEL dijo...

Ayyy... dios... la carne es debil.
Mi chica ha caido en brazos del cenutrio... pero, al menos, este se ha portado como un campeon. Menos mal.
¿Y ahora qué pasara con la mosquita muerta? No creo que se quede de brazos cruzados.
Lo que tiene que hacer Niall es mandarla a la conchinchina a buscar gamusinos con Liam y quedarse él con Brianna...

Y yo me quedo con Aldair, para que no haya confusión... jejejejejej... Y este cuento se acabó... Ya esta, tengo todos los cabos atados...

bitter sweet simphony dijo...

tenía que caer... bueno en defensa de bri, arto que soportó... pero ese bruto sigue sin gustarme


pero fue lindo


tomate esa, muriel, cara de mosquita muerta XD jajajjaja

Mara dijo...

Estoy de acuerdo con Maribel la carne es debil...............y la cara dura ja ja ja .No en serio el cenutrio se comporto.

Hay Bitter y Maribel no digais eso pobrecita. Despues de que ella y el cenutrio se supone que estan enamorados ahora se va con su mujer.Que es lo que tiene que hacer.Me da pena es una victima.
aunque lo cierto es que sabemos bien poco de ella.

Yo tambien me quedo con Aldair ¬¬ Es tan tierno ^_^ Haissssssss!!!!

Ciao chicas.XOXO:

Yrex Dionisius dijo...

Muriel es una $%#& definitivamente no me cae bien, no la soporto nononononono...

Mi querida Brianna cayó en la tentación con ese tonto de Niall, por lo menos ahora si se comportó como un caballero...

Me gusta el rumbo que va tomando todo esto, pero definitivamente no me agrada saber que no me puedo quedar con Aldair... ustedes lo acaparan todo no es justo...

Besos chicas

Espero con ansias el siguiente capítulo!! aunque seguramente me va a hacer enojar...

Maria dijo...

...............sin palabras,sin palabras,bueno siiiii

en este momento no odio a Niall,lo contrario¡¡¡¡¡¡¡¡¡lo adoro!!!!!!!
Fue sensible con Brianna,hizo q esa union fuera maravillosa y linda....Si,si q entiendo q Brianna este cayendo bajo su hechizo,cualquiera,no.
Ahora como en el proximo cap.cambie de nuevo al Neanderthal de los primeros capitulo,y q siempre este al ladito de la mosquita muerta¡¡¡¡¡¡me van a oir mi grito q lanzo desde aqui,desde Tenerife jejejejejje

Chicas,las quiero,me estan haciendo disfrutar leyendo un libro por internet,es con ustedes mi 2º vez..pero èste sin dudarlo y no desmereciendo los anteriores,el q mas me ha atrapado.

Un besote a las dos

Sabry Sandal dijo...

Muy buen encuentro apasionado, chikis...

Pero tengo el extraño presentimiento de que las cosas se van a poner feas... la rubia insípida no se quedará con los brazos cruzados, verdad??

Besos, corazones!!

Andy dijo...

Hay mi dios!!! que capitulo chicas!!! yo sabia que Niall no es tan necio como aparenta jajajaja
Muriel no me parece ninguna victima para mi se esta aprobechando de Niall!!!
Bien por Bri se merecia un momento de felicidad pero Niall es bastante testarudo y va aseguir pensando que esta enamorado de esa presunta mosquita muerta.... bueno chicas espero con ansias el proximo capitulo!!!

Y chicas me uno al club de fans de Aldair creo que se merece un libro propio!!!

Ade dijo...

Como disfruto con todas vuestras suposiciones, algunas acertadas y otras ni de lejos se les parece, pero... ¿quién de vosotras es la que tiene razón? ¿eh?
Vaís a tener que esperar, lo siento.

Muchas gracias por seguirnos, disfrutar leyendo nuestra historia y por comentar, que para las que tenéis blog, sabéis lo importante que es eso.

Miles de besos.

Mariola dijo...

Primero y como siempre muchas gracias por vuestros comentarios.

Me encanta ver las vueltas que le dais a la cabeza, jajajaja si hasta Maribel ya acabó con la novela y todo jajajaja con tal de quedarse con Aldair lo que haga falta no?

Como bien dice Ade a saber lo que puede salir de estas cabecitas perversas nuestras, ni nosotras mismas estamos muy seguras a veces.

Y os aviso de nuevo, ALDAIR MCREA NO SE TOCA, es nuestrooooo igual que NIALL, ya sabeis eso de quien parte y reparte....

Besazos y muchas gracias de nuevo por seguirnos.

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você