jueves, 12 de noviembre de 2009

CONQUISTADO POR LA PASIÓN (CAPÍTULO8)


El alboroto que llegaba desde el pasillo sacó a Brianna de sus pensamientos, se encaminó hasta la puerta para ver que estaba ocurriendo. Algunas mujeres corrían con premura, portando velas, toallas y ropa de cama entre sus brazos.

-¿Qué sucede? -preguntó a una de ellas, que llevaba una jofaina y una jarra con agua.
-Acaba de llegar una visita, señora -contestó la mujer apresurada-, un amigo del Laird, estamos disponiendo un cuarto.

Brianna regresó a su alcoba, se aseó y cambió su vestido por uno limpio, cepilló y trenzó su pelo y se dispuso a bajar, a pesar de que nadie le advirtiera de la llegada de esa visita, era la señora del castillo y si había un invitado entre sus muros, debía ofrecerle una bienvenida como era debido. Le brindaría comida y cerveza fresca si nadie lo había hecho ya. Iba tan concentrada en lo que debía hacer, que no se percató del hombre que se acercaba hasta ella.

Aldair se dirigía a sus aposentos, no precisaba que lo acompañasen, conocía la fortaleza, Niall y él eran amigos desde niños, pasó semanas enteras allí, correteando entre aquellas piedras, disfrutando de los juegos y de la compañía de Aidan y Niall.

Se detuvo en seco cuando la vio. Una hermosa mujer caminaba en su dirección, pero no parecía haberse percatado de su presencia. Era menuda, iba ataviada con una túnica blanca con ribetes rojos en su cuello y en las mangas, un fino cinturón descansaba sobre sus redondeadas caderas, una trenza gruesa y roja como el fuego le caía sobre el hombro hasta la estrecha cintura, sus senos se apretaban contra la tela del vestido, una punzada de deseo lo recorrió. ¿Quién era esa encantadora ninfa?

Brianna alzó la vista, sobresaltándose ante el hombre que estaba frente a ella mirándola fijamente, una exclamación escapó de su boca. Observó al desconocido, era alto, casi tanto como su esposo, el pelo castaño le caía sobre unos hombros anchos y fuertes igual que sus brazos , su torso estaba surcado por unos definidos músculos lo mismo que su vientre, se fijó en la cicatriz que había en su costado derecho y que le llegaba cerca del ombligo, no supo identificar el colorido rojo, verde y amarillo de su kilt, sus piernas abiertas dejaban a la vista unas poderosas pantorrillas, levantó la cabeza lentamente, su cuello era fuerte y una vena latía incesantemente en él, su mentón cuadrado, unos labios generosos, una nariz perfecta, y unos ojos verdes..., abrió los suyos y dio un paso atrás, unos ojos verdes de un tono claro y que lanzaban fuego, se alejó dando otro paso atrás asustada.

-Señora -Aldair se acercó lentamente acortando la distancia, deslumbrado por la belleza de aquella mujer -, mi nombre es Aldair McRea, a vuestro servicio.
-Yo... -le tembló todo el cuerpo al ver como la miraba, desprendía el mismo ardor que la de Niall en el estanque -, Brianna, mi nombre… es… Brianna.
Brianna – murmuró Aldair cerrando los ojos y aspirando el suave aroma a flores que desprendía, era preciosa y olía como los ángeles.

La sujetó por la cintura, la apretó contra él y la besó. Brianna se agarró a sus antebrazos sorprendida, su piel estaba caliente y sus músculos eran sólidos bajo sus dedos. Sintió sus labios presionar sobre los de ella, cerró los ojos y abrió la boca, la lengua de él buscó la suya, con timidez fue a su encuentro.

Aldair sólo sabia que necesitaba besarla, tenerla entre sus brazos, la sujetó con más fuerza y la besó profundamente, notó su tensión, la presión de sus dedos y como poco a poco fue relajándose entre sus brazos, disfrutó del calor que desprendía su cuerpo, de la calidez de su boca.

Niall dejó a una disgustada Muriel en el salón, se encaminó hacía los aposentos de Aldair para ver si estaba dispuesto todo a su gusto, lo vislumbró al final del corredor, abrazando y besando a una muchacha, meneó la cabeza ligeramente mientras una pequeña sonrisa curvaba sus labios, su amigo era un hombre apuesto, que apenas llevase unos minutos en el castillo y ya hubiese conseguido una mujer que calentase su cama, no le supuso una sorpresa, asintió satisfecho. Se le borró la sonrisa cuando vio como Aldair enredaba la gruesa trenza roja alrededor de su mano, para seguir besando a aquella hembra. Una rabia fría e implacable lo poseyó, cerró los puños clavándose las uñas en las palmas mientras su sangre bullía por la furia. Maldita fuera, su esposa besaba con abandono a su amigo, que la envolvía entre sus brazos.

-¡Soltadla! -el grito le salió desde lo más profundo de sus entrañas.

Brianna se separó del abrazo con brusquedad, un grito escapó de su garganta llevándose las manos a la boca, Aldair se posicionó delante de ella para protegerla.

-¿Qué ocurre? -él le lanzó una de sus socarronas sonrisas.

Niall avanzó enfurecido hasta ellos, agarró el brazo de Brianna y la sacó de detrás de Aldair de un tirón, la ira que destilaban sus ojos hizo que se encogiese aterrorizada, apretaba con tanta fuerza los dedos en su tierna carne que creía que iba a romperle los huesos, pero mantuvo la boca cerrada.

-Id a vuestro cuarto –exigió-, luego hablaré con vos.
-Pero... -Brianna alzó los hombros en un alarde de valentía.
-¡Ahora! -, vio lágrimas en sus ojos, lo que le encolerizó aún más.
-Ya basta -intervino Aldair.
-¡Ahora Brianna! –repitió soltándola bruscamente, ella se dio la vuelta y echó a correr por el pasillo, con la vista nublada por el llanto.
-¿Os habéis vuelto loco? –preguntó Aldair incrédulo por la escena que acababa de presenciar-, es sólo una muchacha y la habéis asustado.
-Jamás -Niall lo amenazó cerrando el puño frente a su rostro-. Jamás volváis a rozar un solo cabello a mí esposa.
-¿Vuestra esposa? -susurró abriendo los ojos desconcertado, sin poder creer lo que le dijo.

Aldair estaba tan sorprendido por lo que acababa de descubrir, que no se percató cuando Niall giró sobre sus pasos y desapareció entre las sombras. Tardó unos segundos en asimilar la noticia y darse cuenta que había besado a la señora del castillo. ¿Cuándo se habría celebrado el enlace?, ¿por qué accedió a casarse con aquella mujer estando enamorado de Muriel?, se mesó el cabello y caminó pensativo a sus aposentos, a pesar de los años que conocía a Niall, nunca antes le había visto así por una mujer, si hasta por un momento pensó que le haría tragar su puño, claro que si él tuviese a esa hermosa mujer por esposa, no permitiría que nadie la mirase siquiera. De repente, un extraño pensamiento cruzó por su mente y sin poderlo evitar, una carcajada salió con fuerza de su pecho e inundó el solitario pasillo.

Brianna se encerró en su alcoba, estaba muy avergonzada, no pretendía responder al beso de ese tal Aldair, cuando él la atrajo hasta su cuerpo, debió separarlo de un empellón, pero la curiosidad por saber si lo que sintió con Niall en el estanque era algo que siempre pasaba cuando un hombre besaba a una mujer, fue superior a ella y para su desconcierto descubrió que no era así. Le gustó como Aldair McRea la tocó y apretó contra él, como deslizó la lengua en su boca…, pero su cuerpo no había ardido en llamas, su piel no se encendió con su contacto, no faltó el aire en sus pulmones, ni su entrepierna se había humedecido anhelando que él siguiera tocándola, como cuando su esposo la tomó entre sus brazos y la besó. Se paseó inquieta por su habitación, ¿por qué le afectaban tanto las caricias de Niall y tan poco las de Aldair? La respuesta se abrió paso en su mente como un vendaval, deseo, se detuvo en seco, había oído a las muchachas, entre risas tontas hablar de él, aunque nunca hasta aquel momento lo había sentido. Dios Santo, deseaba a su esposo. Negó con la cabeza, era imposible, ¿cómo podía desear a un hombre que la odiaba, que tenía a otra mujer ocupando su lugar?, ¿un hombre que la humillaba constantemente sin ningún pesar?, no alcanzaba a comprenderlo, pero la realidad era que no le importaría volver a sentir todo aquello de nuevo.

Niall recorría la muralla con largas y fuertes zancadas, debía atemperarse antes de visitar a su esposa o sencillamente la estrangularía. ¿Cómo osó a hacer algo así? Maldita sea, estaba en brazos de Aldair, entregada a su beso, cuando a él, que era su dueño y señor, le negó lo que por derecho le pertenecía e incluso tuvo la audacia de morderlo. Volvió a cerrar los puños y la cólera inundó su cuerpo, ¿es qué aquella mujer no sabía a quien pertenecía para comportarse como una vulgar buscona? Por todos los demonios, a él le importaba bien poco Brianna, y por mucho que lo hubiese excitado el verla desnuda en el estanque, como una diosa pagana con los brazos alzados al cielo, por mucho que esa imagen no cesase de perseguirlo, manteniéndolo excitado y dolorido, no le iba a consentir que se burlara de él. Una suave brisa le acarició el rostro, cerró los ojos y respiró hondo, expulsó el aire lentamente, cuando los abrió se encaminó con paso decidido al interior del castillo. Con él no jugaba nadie, y más le valía a esa pequeña insolente hacerse a la idea de una vez por todas, si en algo apreciaba su vida.
CONTINUARÁ...

12 comentarios:

Mariola dijo...

Hola chicas, aquí el nuevo capítulo, esta vez un poco más largo para que no se nos enfaden.

Espero que les guste, y a Mara y Maribel, veo perfecto que lloreis y lo intenteis, pero os aviso ya que es en balde, Aldair McRea se ve pero no se toca, es propiedad privada jajajajaja.

Por cierto Mara ¿egoistonas nosotras? como puedes decir eso, puede que posesivas pero no egoistonas y otra cosa más, yo no soy sargentona que lo sepas, hace tiempo ascendí a capitana general, jajajaja. Un besazo.

Yrex Dionisius dijo...

excelente capìtulo, estoy feliz de la reaccion de ese maldito de Niall... por cierto, es excelente que dejes en claro marioly que ladair no se puede tocar, obviamente por que no pienso compartirlo con nadie... esos deliciosos atributos escondidos debajo del kilt son propiedad de yrex, si señor!

besitos chicas y como siempre MA_RA_VI_LLO_SO

Yrex Dionisius dijo...

Pero que dedos los mìos... lo volverè a escribir para que quede bien claro

Aldair McRea es propiedad de Yrex Dionisius

estàn advertidas, no se le anden insinuando eh?

mara dijo...

HAAAAAAAAA!!!! Es el primer capitulo que no sufro y disfruto ja ja ja ja ja ja. Chicas ¿Se merece o no se merece Aldair un club de fans? jajaja.
A ver que se le ha pasado por la mente para hacer sufrir a Niall ¬¬

Al cenutrio de Niall le pican los celos jejeje. Me da pena Muriel
¿que hara ahora que los dos estan por Brianna? Me encanta la escena en que Niall sale a tomar aire muerto de celos ."Respiro hondo y espulsó el aire lentamente" Cuchaloooooo !!! Haciendo yoga ja ja ja ja ja.


Os habeís superado en este capitulo.
Nos hablamos generalas.
Besos .

bitter sweet simphony dijo...

yo sabía, aldair sos un dios..... yo sabía, yo sabía...
ahí va el bruto creyéndose amo y señor, engañándola como quiere, pero no permitiéndole hacer lo mismo....


no come y no deja comer... esperando ansiosa el próximo capítulo

Sabry Sandal dijo...

Al fin ese cavernícola probó su propia maldita medicina!!

Aunque creo q Bri debería haberse relajado y gozado un poco más en los brazos del amiguito (ok, ya entendí q no son hermanos, jejej)

Me muero de curiosidad por saber como sigue esto XD

Besitos, nenas!!

virtualmar dijo...

jaja! cómo disfruté de este capítulo!!! Si se hace un club de fan de Aldair yo me incluyo!

Me encantó que Brianna haya aprovechado el beso... jaja!

Gracias por incluir en la historia a Aldair... y que por fin Niall la está pagando...

Este capítulo estuvo GENIAL!!!!

Besotes chicas!!!

Ade dijo...

-Hay que ver Yrex, no desaprovechas ninguna oportunidad.
Pues que sepas que ni escribiéndolo bien, Aldair McRea jamás de los jamases será tuyo, es SÓLO de Mariola y mío, pero para que veas lo generosas que somos, te permitiremos observarle de lejos, jajaja.

-Mara, sabía que disfrutarías con este capítulo, tenía yo esa sensación.
Pero ¿por qué te extraña que Niall practique yoga?, ¿todavía no te has dado cuenta que lo sabe hacer todo, absolutamente todo y encima bien?, bueno, ya lo comprobarás.

-Firiel, Aldair como mínimo, es el rey de los Dioses.

-Sabry, yo tampoco entiendo como Bri no agarró con más fuerza a Aldair y aprovechó ese momento, si es que estas mujeres de la edad media...

-Virtual, yo ya lo dejé clarito, si se hace un club de fans yo seré la Presidenta.

Besos a todas y gracias por leer y comentar

Mariola dijo...

Muy bien dicho Ade, que bien hablas y que bien dejas las cosas claras, jajajaja.

Estoy contentisima que os guste Aldair, aunque como bien ha dicho Ade se ve pero no se toca, así os manteneis alejadas de Niall, ese sí que es el rey de los Dioses.

En cuanto a Brianna, pues yo que sé, para mi que la chica es un poco lela no? tener a un hombre como Aldair y no aprovecharlo, en fin ella sabrá.

Gracias a todas por leer y comentar. Besazos.

MARIBEL dijo...

Llego tarde... pero que gusto me dio leer este capitulo... Sabia que este chico (no confundamos, me refiero a Aldair) era perfecto. No solo echó al garete la intención de Naill de retozar con la mosquita muerta, sino que le provoca unos celos enfermizos al besar a Brianna... jejeje...
Lo siento... LO QUIERO!!!!!
¿Por ahí han llamado a Niall cenutrio??? jajajajaja... le va que ni pintado...

Besotes chicas

Maria dijo...

Llego tarde lo siento!

Ohhhhhhhh my good!!!!!!! q buen escarmiento,hacia Niall,q buen comportamiento de Alasdair y Brianna y q buenisima reaccion de Niall¡¡¡¡¡¡se lo merece leñe!!! Por una vez me senti realmente contenta y feliz con este capitulo.....leñe,q Niall se lo merecia,desde hace ya muxisimo tiempo y esos celos wowwww¡¡¡me encantaron!!!

Un besote

pd:ohhhhhhhh nos hicieron caso a nosotras las ansiosas,este capitulo la verdad q fue grandito jajajja.
a ver si mañana me da tiempo de leer el cap.9........es q ahora no puedo ainsssssssss

judith dijo...

Aldair es tan sexy ojala Nialls aprenda algo de él

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você