sábado, 7 de noviembre de 2009

CONQUISTADO POR LA PASIÓN (CAPÍTULO6)


Niall se revolvió en la cama y golpeó el almohadón tratando de encontrar una postura cómoda. Desde hacía dos noches no lograba conciliar el sueño, cada vez que cerraba los ojos, en su mente aparecía la escena que se había producido en el salón. No podía dejar de ver la mirada de ella, tan fría, tan llena de odio…, pero lo que verdaderamente le llegó al alma fue ver el reproche, o peor aún la censura en los ojos de su gente.
Maldición, él no era culpable de que Liam la hubiese golpeado, se giró nuevamente en la cama, pero era inútil, no lograría dormir, apartó las pieles, saltó del lecho y tras ponerse el kilt abandonó apresuradamente la habitación.

Anduvo sin rumbo por el oscuro corredor, cuando de repente se detuvo y alzó la vista, se encontró frente a la puerta de su esposa, tras unos segundos de vacilación alargó la mano, la abrió y entró en el dormitorio. Se acercó despacio, Brianna estaba tumbada de costado y dormía profundamente, tenía la espalda al descubierto y la larga herida cubierta por una densa crema.

Se sentó con suavidad en la cama, tratando de no despertarla, sus ojos fueron atraídos hacia su rojo y espeso pelo, recogido por delante del hombro, un mechón se había escapado y no pudo evitar enredarlo entre sus dedos, lo lió alrededor del índice, era tan sedoso, ¿sería su blanca piel igual de suave?, necesitó comprobarlo, soltó con calma el mechón depositándolo nuevamente sobre el hombro y alargó la mano hacía ella, pero acabó retirándola antes de rozarla siquiera. "¿Qué diablos estás haciendo?" se recriminó a sí mismo poniéndose en pie, ahí estaba ella, con la espalda marcada y él excitándose sólo con pensar en tocar su piel. Cuando Brianna se removió en sueños, apartó la mirada de ella y salió de la estancia con el mismo sigilo con el que entró.

Brianna despertó asustada y con un grito atrapado en su garganta, se incorporó y miró a su alrededor, gracias a la tenue luz del día que despuntaba, pudo ver que, como siempre, estaba sola. Trató de calmarse. No recordaba su sueño, pero el corazón le latía salvajemente y su cuerpo estaba tembloroso y cubierto por un sudor frío. Necesitaba salir y sentir como el aire fresco acariciaba su piel.

Se levantó, humedeció un paño y lo pasó por su cuerpo para refrescarse un poco y se vistió rápidamente, dejó escapar un leve quejido cuando la tela rozó su espalda, la herida se encontraba mucho mejor, gracias a la crema que su madre- una excelente curandera- le enseñó a hacer de niña, apenas le dolía, excepto cuando la ropa le rozaba, echó los hombros hacia atrás, para evitarlo y salió al corredor. Al pasar junto a las cocinas recordó la conversación que unos días antes tuvo con Margaret, le habló de un estanque donde podría darse un baño y nadar. Abandonó el castillo antes de que los habitantes se levantaran para sus quehaceres diarios y se perdió entre las sombras. Caminó con una sonrisa en los labios, la idea de nadar era muy tentadora, a ella le encantaba, en su hogar, iba a menudo con su hermano Duncan al lago, pero desde que estaba en Dà Teintean no había vuelto a hacerlo. Echaba de menos a su familia, su casa, su antigua vida...

Pronto se vio rodeada por una gran cantidad de enormes robles y espléndidos alerces, un sendero apareció ante ella y al final de él, rodeado por una gran cantidad de arbustos y helechos, apareció el estanque.

Sonriendo, se desvistió y se metió en él, un delicioso escalofrío la recorrió cuando el agua helada lamió su piel. El estanque no era muy profundo, pero si lo suficiente para sus propósitos. Cerró los ojos y se sumergió por completo. Cuando volvió a la superficie rió feliz, por un momento se quedó inmóvil, casi había olvidado de como era el sonido de su propia risa, se puso en pie, levantó los brazos hacia el cielo y comenzó a dar vueltas riendo sin parar, se sentía libre por primera vez, desde que estaba con los McInroy. Comenzó a nadar a lo largo del estanque. Cuando los primeros rayos del sol se filtraron entre los árboles, decidió flotar, cerró los ojos y disfrutó de su calor sobre la piel.

No pudo volver a la cama, así que decidió que lo mejor era dar un paseo a caballo, un sonido extraño llegó a sus oídos, desmontó y corrió a ocultarse tras los arbustos, se puso alerta, tal vez se trataba de alguna incursión.
Una muchacha estaba de pie con el agua hasta la cintura y reía.
Ese sonido le cautivó. Cuando ella se dio la vuelta girando sobre sus pies y alzando los brazos, pudo ver su rostro. ¡Brianna! La visión de su cuerpo desnudo le inflamó la sangre haciendo que su pulso se acelerara y su respiración se agitara. Nunca antes había visto algo tan hermoso. Cuando ella comenzó a nadar, se incorporó y sigilosamente se acercó más para poder seguir observándola.

Cuando se dejó flotar pudo contemplar de nuevo su cuerpo, su pelo ondulaba a su alrededor, algunos mechones se pegaban a su cremosa piel, sus redondeados pechos, mostraban unos pezones rosados y erectos, sus ojos se deslizaron por su vientre quedando atrapados en los rizos oscuros que anidaban entre sus largas piernas. Tragó saliva, su miembro que ya estaba duro como una roca, palpitó bajo su kilt. Ardía loco de deseo, ansiaba reunirse con ella, acariciar esos senos turgentes que se alzaban al cielo, cerrar la boca sobre aquellos pezones enhiestos, enterrar la cara entre aquellos rizos y deleitarse con su aroma y con su sabor.
Envidió a los rayos de sol que comenzaban a acariciar su cuerpo, quería que fuesen sus manos las que recorrieran aquella piel, se moría de ganas por tocarla, llevó la mano a su palpitante y dolorosa erección, se desvistió y con cuidado se deslizó en el agua sin hacer ruido.
Brianna se incorporó asustada perdiendo el equilibrio, cuando él apareció de repente justo a su lado, la asió con rapidez, sin decir una palabra la envolvió entre sus brazos y la atrajo hasta su cuerpo, ella, sobresaltada, se apoyó en su poderoso pecho, Niall, sin apartar la vista de sus enormes ojos, colocó una mano en su cintura y la otra en su nuca, mientras acercaba su boca a la de ella, Brianna se fijó en el destello extraño de su mirada, ya no era azul como el cielo, ahora era del color de la amatista y brillaba con igual intensidad.
La besó con violencia presionando sus labios sobre los de ella, buscando con su lengua el interior de su boca, pero Brianna los tenía firmemente apretados.
Trató de separarse, empujándole y golpeándole el pecho, logrando que él interrumpiese el beso, pero no la distancia que necesitaba poner entre sus cuerpos.
-¿Os hice daño? -preguntó al recordar la herida de su espalda.
-No -susurró con la respiración agitada.
-Bien -bajó la vista lentamente, posándola en sus tersos y erguidos pechos-. Sois muy hermosa.
-Soltad...
Ahogó sus palabras besándola con suavidad, su lengua se deslizó por su labio inferior antes de introducirla en la boca de Brianna, saboreándola a placer, disfrutando de su calidez, buscándola, deseando que respondiera a sus caricias. Cerró los ojos sorprendida, no sólo porque era su primer beso y por la ternura de Niall, sino por el extraño calor que le consumía las entrañas, haciendo que su cuerpo ardiera allí donde la tocaba o la miraba. Se agarró a su espalda pegándose a su cuerpo.

Sus labios se deslizaron por su mandíbula hasta su cuello, Brianna echó la cabeza hacía atrás con los ojos cerrados disfrutando de aquella nueva sensación. Niall movió una mano hasta llegar a uno de los pechos, rozó con la punta del pulgar su erecto pezón haciéndola estremecerse, apretándose más contra él. Alzó la vista para mirarla, tenía las mejillas sonrosadas y los labios ligeramente abiertos, era la imagen misma del placer. Ardía por la excitación y el deseo de poseerla, pero tenía que saborearla un poco más. Llevó sus labios al otro pecho y rodeó con su boca el terso pezón lamiéndolo suavemente.

Brianna gimió y se retorció entre sus brazos, arqueó la espalda ofreciéndole sus senos, jamás imaginó que la boca de un hombre fuese tan caliente, que pudiese despertar esas sensaciones en ella. "Está mal" le gritó su mente; “Un poco más”, le exigió su cuerpo. Su noche de bodas, el rostro de su amante, el doloroso y humillante latigazo que la marcó por vida…, aparecieron en su cabeza. Tenía que pararlo.
Intentó separarse, pero él la sujetaba con fuerza, comenzó a empujarle, a retorcerse para liberarse de su abrazo. Niall la acercó mas a su cuerpo mostrándole la magnitud de su excitación antes de devorarle la boca con un apasionado beso. Debía alejarse de él. Sus dientes se cerraron alrededor de la lengua invasora. Se apartó soltando un exabrupto y la miró enfurecido.

-¿Por qué hicisteis eso? – gruñó llevándose la mano a la boca.
-Al parecer era el único modo de liberarme de vos - replicó sin apenas aliento, alzando la barbilla orgullosa.
-Creí que estabais disfrutando tanto como yo -le dijo con voz ronca mientras la recorría con lujuria.
-Os equivocáis -le dio la espalda para evitar su ardiente mirada -. Marchaos.
-¿Y dejaros sola? - preguntó mientras posaba las manos en sus hombros desnudos y le susurraba al oído, - ¿después de probar el sabor de vuestros labios?, ¿después de catar la dulzura de vuestra piel?, nunca muchacha.
Brianna se separó bruscamente, girándose ofendida.

-Entonces me iré yo.
Se dio la vuelta y comenzó a caminar hasta la ribera, pero no bien había dado un par de pasos, cuando unos fuertes brazos la alzaron en vilo.
-¿Que estáis haciendo? -gritó indignada.
-Dije que no os iba a dejar sola, ¿lo recordáis? - contestó con una sonrisa ladeada –, así que os acompaño.
La depositó con calma en la orilla, junto a su ropa y permaneció a su lado, mirándola con ojos hambrientos.
-¿Podríais daros la vuelta para que pueda vestirme? –preguntó cubriéndose con su cabello y sus manos.
-La vista es demasiado bella para perdérmela, señora.

Lo fulminó con la mirada y apretó los dientes con rabia. Sin embargo y a pesar de la vergüenza que sentía, no pudo evitar fijarse en su magnífico cuerpo, los rizos oscuros de su amplio pecho estaban salpicados de pequeñas gotas de agua, que resbalaban hacía su firme vientre, su mirada descansó en su hinchada y enorme virilidad, erguida y lista para atacar, un escalofrío le recorrió la columna y un extraño fuego se instaló en su vientre. Alzó la mirada hasta su rostro, y se encontró con unos ojos brillantes y una amplia sonrisa. Se sonrojó hasta la raíz del cabello al sentirse descubierta, retiró la mirada, cuando él con un leve movimiento, y arqueando una oscura ceja, señaló su vestido, desafiándola a vestirse. "Maldito bastardo", si pensaba que iba a suplicar estaba muy equivocado, tragándose su pudor, bajó los brazos despacio y se agachó, mostrándole su cuerpo sin reparos, para recoger su ropa.

Con deliberada lentitud comenzó a cubrirse, percibiendo como él seguía todos sus movimientos y el estaño calor resurgió en su interior. Cuando acabó, alzó la vista y se quedó paralizada, los ojos de Niall centelleaban como antorchas y quemaban como tal, respiraba agitadamente, cuando comenzó a acercarse a ella, sintió miedo, parecía un animal salvaje dispuesto a devorar a su presa, dio un paso atrás pero él la apresó entre sus brazos, atrayéndola a su enorme y desnudo cuerpo.

-¡No! -le gritó, apartando la cara para evitar el beso y poniéndole las manos en el pecho para impedir el acercamiento.
-¿No? -preguntó irónicamente-. Soy vuestro esposo y se hará lo que yo quiera y cuando yo quiera.
-Tendréis que forzarme entonces -dijo con la barbilla en alto. –Otra vez.

Estuvo tentado a hacerlo, tumbarla en el suelo y poseerla, verla vestirse con esa calma lo enervó, incrementando en él el deseo de enterrarse dentro de ella y saciarse una y otra vez, de aquel cuerpo ahora oculto. Pero el recuerdo de aquella noche y su orgullosa altivez le impidieron hacerlo, la soltó a regañadientes. Brianna comenzó a alejarse de él.

-No recuerdo haberos dado permiso para que os marchéis.- recalcó abriendo las piernas y descansando sus manos en las caderas.

Ella se giró para enfrentarlo y se encontró ante el dios celta Cernunnos, del que tanto hablaba su difunta madre, viril, majestuoso, dispuesto para dar y recibir placer, se le secó la boca ante la magnifica imagen que ofrecía su esposo. Se retorció las manos y esperó a ver que decía algo más, pero él recorrió su cuerpo con lascivia, suspiró profundamente y se dio la vuelta dirección al estanque, se detuvo en la orilla, volteó la cabeza para mirarla una vez más y le dijo con voz grave.

-No os mováis de ahí -acto seguido se zambulló en las tranquilas y frías aguas.

CONTINUARÁ...

12 comentarios:

Maria dijo...

Diossss,cuando iba leyendo lo del estanque,ya me iba imaginando lo q iba a suceder.y por supuesto no me defraudo......aunque Brianna,es reacia al Neanderthal q tiene como marido,su cuerpo le esta diciendo otra cosa totalmente distinta....y no se lo reprocho eh...cualquiera sentiria lo mismo que siente ella,al ver q ese hombre esta ahi delante de ella........Mariaaa,Mariaaaa,recuerdas q lo odias eh....pero les digo otra cosita,no se puede decir q sea un odio muy grande ya jajajjajajajjajjajajaj.......Me voy a dar una duchita...caliente eh,q aki en Canarias empieza a ser frio jajajajjaja
Un besote a las dos!!!!!

pd:como siempre las dejo con mi duda....pa' cuando el proximo?mañana?

Anónimo dijo...

mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm........ quiero gritar, pq ese dios tiene q ser tan bruto ¬¬ menudo desperdicio


firiel

mara dijo...

0__0 Valla!!! Niall se fijó por fin en lo que tiene al lado jejejejejeje

Entiendo que Brianna lo rechazase a pesar que está como un queso -¬¬ Buuueeeeeeno cómo una montaña de queso.Pero en mi opinión Niall tendría que sudar tinta china para ganarse el favor de su señora mujer despues de como lo ha tratado.Y creo que Brianna no me defraudará.Bueno de momento ja ja ja ja ja .

Me encanto el babeo de Niall por Brianna y el de ella tambien .Esto va a ser una guerra de voluntades.

Sois las mejores. XOXO.

Anónimo dijo...

la verdad es que no se como hizo Bri para resistirse!!!!
Niall ya se esta ablandando dentro de poco ya ni se acuerda de esa rubia insulsa jajaja
la verdad chicas me quedo con ganas de mas!!!
realmente muy buen capitulo!!!
les mando un beso a todas!

Andy

virtualmar dijo...

Que buen capítulo!!!

Me encantó la actitud de Brianna! Niall tiene que aprender a valorarla, está acostumbrado a que tiene todo lo que quiere.

chicas, esta historia atrapa, no me pierdo ningún capítulo!!! Son geniales!!! Besos

Sabry Sandal dijo...

Tremendo capi el de hoy, amigas!!

Me encantó como cayó redondito el cavernícola!!

Aunque Bri no se doblega... pobre!! Le está costando horrores no sucumbir a los placeres que promete ese cuerpecito torneado, musculoso y... Oh my God... Pero me gusta la actitud de nuestra chica, bien, bri, go, go, go!!

En fin, ustedes, perversas, me han dejado ansiosa con esa escenita en el bosquecillo...

ME-EN-CAN-TÓ!!

Cariños, nenus!!

Ade dijo...

Hay que ver como me hacéis reir con vuestros comentarios, sois únicas.

-María, lo de "del odio al amor hay un sólo paso" no se puede negar que es verdad, estás a puntito de caer, te veo en el precipicio, así que... sujétate fuerte o caerás.

¿Una duchita calentita después de eso?
No hay nada como meter la cabeza en el congelador, hace efecto, mira que Mariola y yo lo hemos probado, jajajajaja.

El próximo capítulo el martes.

-Anónimo Firiel, sé que desde que viste su tableta de chocolate no te lo puedes quitar de la cabeza, no lo niegues.

-Mara, adoro el queso, y si encima es una montaña, mejor que mejor, jeje.
Ambos tienen carácter y todavía queda muuucho por leer.

Gracias por lo de: sois las mejores, al final nos lo vamos a creer.

-Anónimo Andy, nosotras tampoco entendemos como pudo resistirse a Niall, es incomprensible ¿verdad?

-Virtual, me parece estupendo que no te pierdas ningún capítulo.
Gracias por lo de geniales.

-Sabry, que Brianna es fuerte, no se puede discutir, yo, la verdad, no sé si hubiese resistido. Ufff, es que Niall es mucho Niall.
Me gustó eso de: bien Bri, go, go,go!!

Gracias a todas por seguir ahí, al pie del cañón.

MARIBEL dijo...

Brianna, campeona por resistirse a ese hombreton... Nial se lo tiene demasiado creido... tiene que arrastrarse para ganarse el cariño de una chica como ella...
Y como tengo un sentido del sacrificio muy desarollado me ofrezco volutaria para enseñar a ese bruto como ser un buen chico... ^^
Y nada de decir que ya estais ahi para eso... mirad el resultado, lo teneis muy consetido...

Besazos chicas...

Mariola dijo...

Gracias por comentar y de manera tan divertida además.

Bueno Ade dijo todo lo que había que decir, así que yo añadiré solamente, que si llego a estar en lugar de Brianna, este capitulo seria larguisiiiiiimoooooo, ya me encargaría yo de eso, arrugados como garbanzos saldríamos del agua.

Por cierto Maribel, agradecemos tu espiritu de sacrificio, en serio, pero APARTA TUS MANOS DE NIALL.
Yo seguiré consintiendolo por mucho que no os guste el resultado jajajaja.

Un besazo enorme para todas.

PD: Sí Ade, lo del congelador funciona.

Ade dijo...

Maribel, siempre me asombra tu sentido de sacrificio,
pero...que casualidad que siempre es con hombres que están como una montaña de queso, un poco sospechoso ¿no te parece? Hmmmm.

Por cierto ¿todavía no te has dado cuenta que nos gusta mimarle? Y eso que le hemos puesto delante a una mujer de carácter

MARIBEL dijo...

Un dia os pillaré con la guardia baja y lo consiguiré... jejejej

judith dijo...

Hay d elo que me he perdido que beso

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você