martes, 19 de enero de 2010

OLAS SALVAJES

Aquí tenéis el siguiente relato,
que junto con el de Mariola,
ganó el 2º premio, algo de lo
que estamos muy orgullosas.

Espero que disfrutéis con su lectura.







No recuerdo un momento de mi vida, en el que cada vez que mirase al mar desde las alturas de ese acantilado, no sintiese la necesidad irrefrenable de saltar y hundirme en las profundidades de sus hermosas y coléricas aguas. No es que quisiera suicidarme, ni mucho menos, pero había algo que me atraía profundamente y durantes varios minutos, me quedaba observando, sin apenas pestañear, como las olas chocaban contra las numerosas y afiladas rocas. Siempre hacía eso, mirar, pero ese día sin embargo, mientras el viento jugaba con mi largo pelo negro, no pude evitar dar un paso hacia adelante, mi pie derecho quedó suspendido en el aire, debajo de él no había nada donde apoyarlo, impulsé mi cuerpo hacia delante, pero algo me sujetó con fuerza y me echó para atrás. Debido a la impresión, me quedé sin aire durante un breve espacio de tiempo, ¡por los sagrados dioses!, un poco más y hubiese caído, ¿es que me había vuelto loca? Comencé a respirar de nuevo, bajé la vista al notar que algo me sujetaba fuertemente de la cintura, quedé sorprendida al ver que estaba siendo abrazada por unos vigorosos brazos, percibí que mi espalda reposaba sobre un duro pecho y que los fuertes latidos de él rebotaban contra mí, produciéndome un cosquilleo a lo largo de la columna, que se intensificaron cuando le oí hablar.

-¿Estás bien? –preguntó con una voz ronca y sensual.

Yo sólo pude asentir con la cabeza, me había quedado sin voz.

-Bien, ahora ¿me puedes decir que tonterías estabas a punto de hacer?, ¿no te das cuenta que hubieses muerto?
-¿Cómo te atreves?

El cambio de un tono de voz a otro, me hizo reaccionar, ¿quién se había creído para echarme a mí la bronca? Desprendí, no sin gran esfuerzo, sus brazos de mi cintura y me di la vuelta dispuesta a ponerle en su sitio, pero, ¡maldita sea!, volví a quedarme sin voz. Era el hombre más hermoso que había visto en mi vida, y mira que eso era difícil, porque si de algo se caracteriza mi raza es por su belleza, pero ahí estaba ese hombre perfecto, tenía le pelo largo y liso, pero tan rubio que parecía blanco, los ojos -tan azules y claros como su cabello-, parecía que podían llegar a leerme el alma, poseía una nariz recta, una mandíbula poderosa y unos labios jugosos, que provocaban ser besados. Esos mismos labios se curvaron hacia arriba en una sonrisa burlona, alcé la vista, para comprobar que la sonrisa también había llegado hasta sus ojos. Mi corazón empezó a palpitar con fuerza. Y seguí sin poder hablar.

Llevaba años viéndola asomarse al acantilado, la había visto crecer y transformarse en la belleza que era ahora, pero siempre la había observado de lejos, nunca me había atrevido acercarme a ella y no por falta de ganas, porque mi cuerpo y mi corazón se morían por la necesidad de tocarla, pero temía hacerlo. Hoy había sido distinto a los otros días, su pensamiento vino a mí con una fuerza desgarradora, salí del agua transformándome en humano -dotándome de piernas-, y rogué por llegar a tiempo. Cuando la pude sujetar y apartarla de ahí, fue cuando pude comenzar a respirar con normalidad. La abracé fuertemente contra mi cuerpo y no pude evitar gritarle cuando me confirmó que estaba bien, en mi vida me había asustado tanto, y es que si la hubiese llegado a perder, sé que mi vida hubiese carecido de importancia. Cuando se dio la vuelta, me quedé paralizado, si de lejos era hermosa, de cerca no había palabras para describirla, su rostro era la perfección absoluta y sus bellos ojos grises se quedaron clavados en mi corazón para siempre. Sonreí al darme cuenta que yo también le había impresionado. Un dulce aroma flotó ante mí, introduciéndose a través de mis fosas nasales y haciéndome enloquecer de deseo, tenía que ser mía, pero para siempre, ahora que me había acercado a ella, nadie podría jamás separarme de su lado.

-¿Quién eres?, ¿cómo te llamas? –necesitaba saberlo todo de ella.
-Yo… -carraspeó para lograr hacer salir su voz-, me llamo Adayantzi y soy… -dudó en decírselo, porque quizá eso haría que él huyese, pero entre ellos no podía existir la mentira-, soy la hija del Archiduque de Nestor.
-Siempre supe que hacía bien en llamarte mi princesa –vio como ella frunció el ceño-. Yo siempre he estado allí abajo, viéndote asomarte por el acantilado y deseando acercarme a ti-, la miró seriamente-, pero no de la manera que tenías pensado hacer.
-No sé que me pasó, quizá lo hice porque sabía que estabas ahí y quería unirme a ti –confesó ruborizándose y apartando la mirada.

Me acerqué a ella,y mientras con un brazo la acercaba a mi cuerpo, con la otra mano acaricié su mejilla, obligándola a mirarme.

-Quizás no, estoy seguro de eso, ambos nos pertenecemos –acerqué mis labios a los de ella-, somos compañeros-, la besé suavemente-, para siempre.

Mi lengua la probó en lentos lametones, mordisqueé su labio inferior, haciendo que ella abriese los labios, la besé apasionadamente, llenándola con mi lengua y aspirando el gemido de placer que salió de ella. Tenía que seguir saboreándola e impregnarme del olor tan delicioso que emanaba su cuerpo. Mi mano rozó uno de sus pechos y cuando ella gimió, solté a regañadientes su embriagadora boca y la miré, las llamas de pasión que vi reflejado en sus grisáceos ojos me lo confirmaron, pero necesitaba oírselo decir.

-Eres mía, Adayantzi, dilo.
-Soy tuya, igual que tú eres mío, para siempre.

Volví a capturar su boca. Podía oír como las olas golpeaban salvajemente las rocas, igual que su corazón lo hacía contra mi pecho. Por fin sabía lo que era estar en el paraíso, y lo mejor es que siempre estaría en él, con Adayantzi, mi compañera del alma, mi amada.

4 comentarios:

Yrex Dionisius dijo...

Ya les he dicho lo mucho que me gustaron estos relatos y lo vuelvo a repetir...

ME GUSTARON
ME ENCANTARON
ME FASCINARON

jejeje... creo que ya quedó claro...

Besos enormes

Johan dijo...

Vaaaale, un sireno y una princesa?? es que ustedes de verdad quieren que me tire desde un quinto piso?!!! Mas corta venas(romantico) imposible!!! Un amor utópico durante años, que en tan solo un paso se vuelve inmortal!! Waaaa, estuvo hermoso!!
Siempre escriben estos relatos?! No tenia idea!, hubieran avisado chicas, no tenia nocion de lo que me perdia!
Si tienen algun otro guardado bajo la manga, publiquenlo siiii?? O~O

ana dijo...

señor de donde sacan esas descripciones de tios buenos asi una hace que tenga un orgsmo imaginandose al tio y ana cara verde de envidia de imaginarse a la tia con el me matan de lo buenas que son un beso

Ade dijo...

Muchas gracias chicas, siempre ahí, apoyando.
Así da gusto.
Os quiero.

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você