martes, 25 de mayo de 2010

CONQUISTADO POR UN SUEÑO (CAPÍTULO 2)





—¡Diablos! —golpeó con el puño la mesa haciendo oscilar peligrosamente la jarra de cerveza. Se masajeó la nuca al sentir un dolor agudo traspasarle las vértebras, no sabía cuanto tiempo llevaba durmiendo recostado sobre la tabla cuando despertó de forma abrupta, para estudiar la estancia y reconocer el mobiliario, las viejas paredes y el olor a rancio que lo rodeaba. ¿Por qué continuaba todavía allí? Unos instantes antes sintió su cuerpo vibrar ante la invocación del rubí arrastrándole hacia su resplandeciente luz carmesí y de repente todo se esfumó, como si nada hubiese pasado. ¿O quizá fue todo un sueño? Uno demasiado intenso como para ignorarlo.

Se cubrió la cara con las manos desesperado, no sólo estaba cansado de esta larga espera, sino que el ver día a día las tristes expresiones de su gente lo estaba matando, necesitaba que todo terminase de una maldita vez y devolverles la ilusión que perdieron tanto tiempo atrás. Echaba de menos la antigua alegría de su pueblo.
Oyó como se acercaban unos pasos familiares, no se molestó en ocultar su pesar, ya que con esa persona tan querida no le era necesario disimular.

— ¿Os encontráis mal, hijo mío?
—Padre… —se descubrió el rostro, apoyándose pesadamente contra el alto respaldo de la silla—, ¿Cuándo terminará esta pesadilla?, anhelo desesperadamente despertar y descubrir que volvemos a ser lo que éramos antaño.
—Sed paciente Aldair, algún día ese deseo será una realidad.
— ¿Cuántos siglos más tendrán que pasar para que eso suceda? —preguntó exasperado echándose hacia delante-, ha pasado tanto tiempo desde la última vez… ¿Me pedís paciencia cuando los días se hacen interminables?— aprisionó la jarra entre los largos dedos hasta que los nudillos palidecieron— ¿cuando la impotencia es tan aguda y enervante?
—Tengo fe en vos, Aldair. Confiad que la próxima vez será la definitiva y lograreis que el clan McRea vuelva a ser el que siempre fue.
—Os juro que así será —sus ojos destellaron de resolución-, no volveré a defraudaros padre. En cuanto surja una nueva oportunidad, os aseguro que no dudaré en blandir mi espada si se trata de un hombre y se niega a devolver lo que por derecho nos pertenece y si se trata de una mujer…,

Por un momento su mente regresó al pasado, al día que apareció de pronto en aquel cuarto frente a la hermosa dama de cabello dorado, que acariciaba el medallón con adoración. Recordó la desazón que se apoderó de él y como —tras apaciguarla por el susto inicial que provocó su inesperada aparición— sin pensar le rogó que se lo devolviese. Ella se lo negó las temidas 3 veces sin apenas pestañear y aprisionando avariciosamente contra su pecho la codiciada joya. Un instante antes de desvanecerse como un fantasma, para regresar con las manos vacías y el corazón sangrando de tristeza, alcanzó a ver la traviesa carita de una niña que lo contemplaba boquiabierta a través de la estrecha apertura de la puerta. Sus ojos se encontraron y para su asombro la pequeña le sonrió logrando frenar con ese simple gesto el goteo de su apenado órgano. Había evocado esa escena en demasiadas ocasiones, tantas, que las ganas de gritar a los cuatro vientos su necedad por no haber sabido encauzar el tema como era debido se agudizaba cada día más.

-Os aseguro que si se trata de una mujer, no erraré de nuevo —afirmó con total seguridad echando los hombros atrás—, no dejaré que la impaciencia me domine de nuevo. En esta ocasión prevalecerá la astucia sobre la ansiedad, la embaucaré aunque para ello tenga que llegar a seducirla si es menester, mentiré, pero el medallón me será entregado por propia voluntad.
-Tened cuidado, hijo mío –sonrió ladinamente-, podríais quedar atrapado bajo vuestra propia artimaña.
-Jajaja, no padre, aún no ha nacido la hembra que consiga aprisionarme con sus encantos.

El antiguo Laird meneó la cabeza condescendientemente de un lado a otro, puede que aún no hubiese nacido, pero quizá  en el lugar donde estaba seguro que pronto sería reclamado, existiese esa mujer. Rezaba diariamente para que el medallón fuese restituido al clan y que por fin todos fuesen liberados de ese conjuro que pesaba sobre ellos. Pero sobre todo, deseaba que su hijo pudiese desembarazarse de esa dolorosa conciencia que cargaba sobre sus espaldas y que a duras penas soportaba. Merecía ser feliz.


-Hogar, dulce hogar –murmuró entre dientes, tamborileando los dedos sobre la palanca de cambios.

Estaba desquiciada tras una eternidad retenida en el atasco en el que se vio sorprendida sin previo aviso. Si no fuese por los dichosos coches que le amargaban la existencia, Edimburgo sería la ciudad perfecta. Que hipócrita eres, Liana pensó sonriendo, ahí estaba ella, protestando por algo sin lo que no podría sobrevivir, ya que no sabría que hacer sin su adorado C30. La de horas extras que tuvo que trabajar en ese apestoso almacén -aguantando las miradas lascivas de sus compañeros, sus soeces bromas y el acoso mal disimulado de su jefe-, para ahorrar el suficiente dinero y poder comprárselo de segunda mano, ya que uno nuevo con su boyante economía estaba fuera de su alcance. Desde el mismo momento que se sentó tras el volante supo que el sacrificio mereció la pena, era un placer conducir a su “guerrero plateado”, porque ese era el apodo con el que bautizó a su vehículo y aunque sabía que era ridículo llamarle de esa manera, siempre seguía el ejemplo de su tía Henrietta: “Con tu vida haz lo que te de la gana, que nadie te diga lo contrario”, y dicho y hecho.

Puso en marcha el coche para volver a parar a los pocos metros.

Iba a echar mucho de menos a su querida tía, así como sus extensas y variadas historias. No creía que nadie en el mundo fuese capaz de amar tanto la magia como ella y aunque todo eso había desaparecido, siempre atesoraría en su mente sus maravillosos relatos y guardaría como si de un tesoro se tratase las posesiones que le legó.

Miró fijamente la caja que descansaba en el asiento del copiloto, era extraño, pero desde que acarició el hermoso medallón tenía un hormigueo constante en las yemas de los dedos y las ganas de volver a sostenerlo entre ellos no desaparecían.

Alargó una mano hacia el estuche, lo destapó y rozó la suave bolsita de terciopelo antes de cogerla, desató el cordón volcando el contenido sobre su palma y lo que tenía que haber sido una fría joya, sorprendentemente resultó estar templada sobre su piel. Delineó con el dedo índice las inscripciones, ¿Qué significarían aquellas palabras? —se preguntó prosiguiendo con el recorrido de las letras rodeando continuamente el gran rubí. Sugestionada por su templanza acabó acariciándolo con delicadeza como se fuese un ser vivo necesitado de ternura. Percibió como la temperatura de la piedra aumentaba rápidamente, igual que el día anterior junto al lago, pero esta vez no pudo apartarla. Estaba fascinada, hipnotizada con el refulgir de los pequeños rayos carmesí que parecían bailar dentro de la gema. Una corriente eléctrica atravesó su dedo y subió por el brazo produciéndole un cosquilleo que la hizo estremecerse de arriba a abajo.

El ensordecedor pitido de un coche rompió la ensoñación en la que quedó atrapada, parpadeó confusa varias veces, miró hacia delante, la carretera estaba despejada y a través del espejo interior observó como el conductor del vehículo que tenía detrás gesticulaba con una mano, mientras con la otra tocaba repetidamente el claxon.

—Que poca paciencia tiene la gente —suspiró exageradamente, pasó la cadena de oro por la cabeza y dejó descansar el medallón sobre su pecho—. ¡Qué ya va, joder! Tranquilo.

Metió la primera y arrancó antes de que el “paciente hombre” sufriese un infarto.
De repente, la respiración se le aceleró al advertir el calor traspasar la blusa introduciéndose en su interior, en su mente veía claramente como esos cálidos rayos atravesándole la piel, los pulmones y se adherían en el corazón rodeándolo con su ardiente luz. Los latidos aumentaron hasta tener la sensación de que le explotaría. Boqueó para tomar aire y parpadeó intentando despejar la nublada visión. En el estado de ansiedad que se encontraba debía parar y relajarse un poco o acabaría teniendo un accidente, vio el desvío a la derecha y sin pensarlo ni poner los intermitentes dio un volantazo para tomarlo, llevándose otro pitido de recuerdo.

Por entre la bruma que se había instalado ante sus ojos vio al hombre que apareció de la nada parado en la carretera, pisó a fondo el pedal del freno para evitar el atropello, pero no pudo evitar el impacto que lo lanzó al suelo unos metros más allá.


— ¡Oh, Dios mío! —gritó horrorizada bajando del coche blanca como el papel y rezando mientras se acercaba hasta él con las piernas temblando por el miedo—.Por favor, que no le haya pasado nada, prometo no comer más chocolate, pero por favor..., que esté vivo.

Se arrodilló junto al cuerpo inmóvil y aproximó una trémula mano hasta su cuello, expulsó el aliento que había retenido en su garganta al encontrar el pulso, aunque lento ahí estaba lo que era una buena señal. Miró alrededor buscando ayuda aunque no divisó un alma en aquel solitario camino. Fue a echar mano del bolso para coger el móvil y llamar a una ambulancia, cuando se dio cuenta que este se encontraba dentro de su guerrero plateado.

— ¡Mierda! —se giró al tiempo que se levantaba, pero se quedó en cuclillas cuando agarraron su muñeca dolorosamente, volteó la cabeza para ver al poseedor de semejante fuerza y literalmente se le cayó la mandíbula cuando se encontró ante los ojos con la tonalidad de uno de los verdes más bonitos que nunca tuvo el placer de contemplar y que centellearon al dirigirse hacia su colgante.

—Sois vos... —susurró con la voz rasposa antes de volver a caer inconsciente.

Continuará...

15 comentarios:

Sandra dijo...

de verdad, de verdad de la buena que me voy a enamorar de esos ojillos verdes.
Fuera de broma, ¿habéis pensado en intentar publicar vuestras historias? creo que son muy buenas

Iris dijo...

Bien, ya se encontraron. Ya estoy deseando ver a Aldair en acción. Estoy de acuerdo con Sandra, esta historia deberíais publicarla, esta y todas las demás. Estoy segura que alguna editorial se interesaría en ella.

Un beso

Sabry Sandal ( Voy a domicilio, no dudes en comunicarte conmigo, Aldair =D Llamame!!) dijo...

Wiii, el encuentro!!

Cómo será ir plácidamete manejando tu coche (Ok, ella no iba plácidamente, si no al borde de un colapso, jeje)y de repente, booom! Encontrarte con que casi matas a un muñequito como Aldair? Ya casi puedo visualizarlo... Yo me apuntaba para la respiración boca a boca, jajaj... qué, no me digan que eso tampoco se vale?!

Me muero por ver como interactúan estos dos... y si necesitan enseñarle a Aldair las costumbres modernas... pues yo me apunto para ser su mentora, que más da...

Feliz semana, chicas, besitos!

Bonnie dijo...

Me muero por ver como sigue, si ya se, soy una impaciente, no tengo remedio, pero es que no me aguanto, ¿un adelanto podría ser? jejejeje.

Fantástico capitulo, me encanto.

Besitos...

Bonnie.

Maria dijo...

oh dios mio,dios mio!!! dejenme cuidarlo,prometo q lo devolvere sano y salvo.......
Que primer encuentro mas fantastico....vamos a ver como lo va a tratar ella,ya q si veo el mas minimo desprecio a ese bombon,ni Ade ni Mariola,haran q lo secuestre pa' cuidarlo como se merece........Es mejor q lo adore como lo estoy adorando,antes de q salga mi vena asesina y macabra¿no?.....siiii,adivinaron,estoy en tratamiento y me he vuelto muy dulce y benevola(risita demoniaca)

Citu dijo...

Que encuentro sigan chicas

KaRoL ScAnDiu dijo...

Hola mis queridas, tenéis un regalo Especial PARA TI en el blog, ven a buscarlo, espero que te guste querida;D

http://deseoyoscuridad.blogspot.com/2010/05/regalos-especiales-para-personas.html

Vero (mex) dijo...

Pasando lista chicas, wow ya extrañaba estos comentarios que siempre te sacan una sonrisa en especial a Sabry jajajaj.... que decir del capitulo salvo q me quedo con ganas de mas pero ni modo 3dias mas (snif) besos

krlitalabeba dijo...

Y COMO LO PROMETIDO ES DEUDA =) AKII ESTOY SIGUIENDO SU HISTORIAAAA JEJEJE DIOS YA ME MATA ESOS OJOS VERDE POR A TENER QUE PELEAR Y DE ACUERDO CON IRIS LES RECOMIENDO DE VERDAD LLEVENLO A UNA EDITORIAL ES QUE ENGANCHA MUCHO LA HISTORIAAAAAA SON BUENISIMAS ESCRIBIENDO Y ME DEJAN CON GANAS DE MAS Y MAS YO LAS APOYO AKI EN VENEZUELA


GRACIAS ADE Y MARIOLA POR OTRO CAPITULOOOO ♥ SALUDOSSS

Mariola (Ay pobres ilusas ni hartas de vino soltamos a Aldair) dijo...

Hola chicas, muchisimas gracias por sus comentarios, no os podeis ni imaginar la ilusión y la emoción que nos produce leerlos. Sois la leche.

Como digo siempre y sé que soy repetitiva, nosotros somos simples aficionadas, pero nos encanta que a vosotras os parezcamos mejores de lo que somos. Gracias de corazon.

Sandra es que esos ojillos o más bien ojazos son..., bueno y no solo los ojos el conjunto en general jajaja.

Iris prontito los veras en acción a ver que te parecen.

Jajaja, Sabryyy tranquila mujer que ya nos encargamos nosotras de enseñarle lo que tiene que saber y un poquito más, menudas somos verdad Ade? pero agradecemos el ofrecimiento.

Hola Bonnie impaciente jajaja, me alegro que te guste.

Maria guapa jajaja, que bueno que estas en tratamiento, a ver cuanto tarda tu otro yo en tomar posesión de ti jajaja, que miedo me das.

Citu, gracias por pasarte el viernes más.

Karol nos encantó el regalo, es fantastico. Muchas gracias guapa.

Vero que bien que sigas pasando lista, y si el bolero dice que 20 años no es nada, 3 días ni te cuento. Un beso.

Karlitalabeba, ay seguro escribí el nombre mal, asi que te pido perdon jajaja. Muchas gracias por seguirnos y nos alegra que te enganche la historia. besos

Muchisimas gracias de nuevo a todas, un besazo enorme para cada una.

Tinkerbell dijo...

Valla encontronazo jaja, claro que la pero parte se la a llebado el que es quien a sido atropellado madre mia me encanto el capi, siento haber tardado en leer tanto pero mañana estoy aqui para leer el siguiente besitos

Andy dijo...

Que aficionadas ni aficionadas chicas ustedes son realmente buenas!!!! dejen de menospreciarse!!!vuelvo hoy a las andadas y tengo que rezongarlas...que cosa jeje Exelente capitulo pero son muy egoistas todas queremos un pedacito de aladir porfi porfi!!!Beso grande y espero con ansias el proximo capitulo!!!

Lea dijo...

bueno, ya lo he leido y este aldair me parece que se va a meter muchos problemas si lleva a cabo todo lo que le ha dicho a su padre...

además me parece que ha confundido a Liana con la mujer que no le quiso dar el medallon años atras...

Mañana leo el tres.

Muaks

Ani dijo...

que emoción!!!!! el encuentro... son una pasada vuestros relatos, ahora miro los mios y me da verguenza :_( jaja
sigo con el siguiente ^^
besos

AKASHA BOWMAN. dijo...

Artistas de la pluma, fue una pena haberos encontrado con 9 capítulos de retraso, pero lo bueno de esto es que al menos me evito la espera jajajajaja
voy a por el 3

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você