martes, 18 de mayo de 2010

CONQUISTADO POR UN SUEÑO. PRÓLOGO


Prólogo


Highlands.

Aldair dejó atrás las tierras de su amigo, ahora en el castillo Dà Teintean todo estaba en orden. Brianna, la dulce y cabezota pelirroja venida de tierras lejanas, había sabido domesticar al gran Lobo Niall McInroy hasta hacerlo comer de su mano. Sí, a aquellos dos les esperaba una vida feliz porque el amor que se profesaban el uno por el otro, aunque tarde y a través de sufrimientos y maldades, se impuso fortificándose día a día. Se alegraba sinceramente por los dos, por Niall porque más que un amigo era un hermano, y por Brianna debía admitir que se sintió atraído por ella nada más verla, mas al saber de quien se trataba, el fuego que la delicada esposa de su amigo encendía en él, se apagó sin dejar ningún rescoldo, convirtiéndose en una amistad incondicional. Y puestos a ser sinceros, lo cierto es que ni aceptando la vil propuesta de Liam la habría conseguido, el amor de Brianna por su esposo era tan sólido, que nada ni nadie lo quebrantaría jamás, y a su vez era tan amada, que Niall, como ya le advirtió en su momento, no hubiese dudado en pasarlo por la espada, si tocaba uno solo de sus cabellos.

Cabalgó incansablemente durante tres días y dos noches por las salvajes tierras de las Highlands, deteniéndose únicamente para comer cualquier cosa de la que portaba consigo y dar un descanso al animal, aprovechando esos momentos para dar una pequeña cabezada apoyado contra el tronco de algún árbol, estaba ansioso por regresar, tardó mucho en marcharse,  pero no podía dejar Dà Teintean sin presenciar el juicio de aquellos dos traidores. Se colocó bien el tartán con los colores de su clan para protegerse del frío, tenía las piernas heladas en la zona que su kilt dejaba al descubierto y los dedos, que agarraban las riendas de su caballo, entumecidos. El cruel invierno estaba muy cerca, los gélidos vientos que enredaban su cabello y golpeaban su cuerpo, eran pruebas evidentes de ello. Tiró suavemente de las tiras de cuero para detener su montura, observó las colinas que escondían como gigantes tras sus espaldas a su hogar, una hora o tal vez dos y estaría con los suyos. Tras aquellas oscuras montañas teñidas de verde, esperaba su pueblo desde hacia semanas, lleno de esperanza, una ilusión que él mataría de un plumazo, volvía a casa sí, pero con las manos vacías. Una fuerte ventisca lo sacó de sus pensamientos, azuzó a Dúshlán(1) poniéndolo al galope, tenía prisa por llegar, después de todo, no iba a solucionar nada retrasando las malas noticias de las que era portador.

Ceann-uidhe(2) apareció ante sus ojos como un coloso, sus dos torres recortaban el nublado cielo, su silueta oscura a orillas del lago le daba un aspecto casi fantasmal, como augurando lo que estaba por venir. Aunque era más de media tarde se podía ver actividad a las puertas del castillo, en algunas de las casitas de tejado de paja, el humo del fuego que caldeaba sus hogares salía por sus estrechas chimeneas y las velas para alumbrarse desprendían destellos por las pequeñas ventanas, bajó la colina tan deprisa como pudo, a pesar de saber que todos se apenarían por las nuevas que traía, deseaba una buena jarra de cerveza tibia y sentarse junto a un buena lumbre para calentar su aterido cuerpo.
  
Descendió del caballo de un salto y le entregó el animal a uno de los muchachos para que lo alimentara y le diera un buen cepillado, el soberbio equino de pelaje negro como la noche, bufaba por el esfuerzo y su piel brillaba por el sudor que se convertía en volutas de vapor con el frío.
  
La puerta del castillo se abrió, un anciano de cabello blanco y espalda encorvada, tendió los brazos hacia él, Aldair subió los escalones que los separaban y se fundió en un largo abrazo con el hombre.

-Aldair, hijo mío -murmuró separándole de él para mirarlo-, por fin estáis de vuelta en vuestro hogar.
-Padre -se fijó en los azules y cansados ojos de su progenitor, en su rostro surcado por las arrugas de los años y los pesares.
-Pasad y calentad vuestro cuerpo, hijo.
-Tenemos que hablar -se quedó parado-, no os traigo buenas noticias.
-Comed y bebed primero, las noticias serán las mismas después de que hayáis descansado.



La gente se fue reuniendo en el gran salón, Aldair levantó la vista del plato hacia aquellos hombres y mujeres que lo contemplaban expectantes y en silencio. Un murmullo fue llenando la estancia cuando los tres viejos y nobles druidas, vestidos con largas túnicas blancas, hicieron acto de presencia. Sus largas y canosas cabelleras caían lacias sobre sus espaldas, sus cuerpos retorcidos y encorvados por los años se movían con dificultad, pero sus añiles ojos brillaban con la osadía de quien se sabe poderoso, nadie habló, hasta que los tres hombres estuvieron sentados cerca del hogar.

-Vuestro pueblo espera -dijo el más anciano, mientras llevaba sus curvadas manos al calor del fuego-, hablad Aldair McRea. ¿Habéis traído el medallón?
-No -se puso en pie, un grito ahogado surgió de algunas gargantas-, lo lamento, pero no lo conseguí.
-Explicaos, ya que según nuestras noticias estaba en tierras de los McInroy.
-Y así es -asintió-, ahora yace en el fondo del río que las atraviesa, un vasallo de Niall lo arrojó allí como acto de venganza hacia mi. Lo busqué, junto con mi amigo y algunos de sus hombres, pasamos largas horas sumergidos en sus frías aguas, mas no pudimos hallarlo.

Los tres hombres juntaron sus cabezas y hablaron entre susurros para que nadie pudiese escucharles. Aldair recorrió con la mirada a cada uno de los presentes, todos tenían los ojos clavados en él, las distintas expresiones que reflejaban sus rostros iban desde el desdén hasta la suspicacia, aunque los que más, evidenciaban una insondable tristeza. Les había decepcionado, defraudó a aquellos a los que debía proteger, una profunda vergüenza le atravesó el cuerpo y se dejó caer en la silla vencido.

Los tres ancianos se irguieron, se dirigieron con paso cansado hasta la gran mesa, el más joven, o quizá el más viejo, abrió el puño y dejó caer su contenido, las pequeñas piedras golpearon la madera, emitiendo un extraño sonido al chocar unas contra otras.

-Las runas han hablado –declaró solemnemente leyendo los variados símbolos esparcidos frente a ellos-. El cauce del destino se ha visto interrumpido. Hasta que no encontréis el medallón y lo devolváis a sus legítimos dueños, el tiempo avanzará tan lentamente que los años serán días y las horas míseros segundos. Está en vuestras manos acabar con la maldición que ha caído sobre todos nosotros, Aldair McRea.
-Pero eso es imposible -apoyó las manos sobre la mesa y se levantó-, os dije que yace en el fondo de un helado río, que no fui capaz de encontrarlo.
-La voluntad de los dioses se ha manifestado –profirió otro de ellos golpeando con el cayado el suelo-, no los desafíes, invocadlos y pedid que os guíen en vuestra nueva misión.
-¿Por qué yo? -murmuró cayendo derrotado sobre la silla-. ¿Por qué echáis sobre mis espaldas esta carga?
-Así está escrito -afirmó el otro hombre.

Los tres druidas se volvieron al unísono, arrastrando los pies lentamente hacia la salida, justo en el umbral, uno de ellos se giró.

-Una cosa más, podéis luchar por conseguir el medallón, incluso matar por él si lo posee un varón –guardó silencio durante unos segundos-. Si por el contrario está en posesión de un niño o de una mujer, deberá entregároslo por deseo propio y si os lo niega tres veces retornareis a la aldea, solo, y hasta que no cambie de manos, no podréis volver a intentarlo. No lo olvidéis, la joya sagrada jamás debe ser manchada con la sangre de un inocente o de una hembra, si eso sucediera, todos y cada uno de los miembros del clan McRea sufriremos terribles enfermedades que se cebarán en nuestros cuerpos antes que la divina Morrigan(3)tenga a bien acogernos en sus negras alas.
-Pero ¿cómo…?
-No os preocupéis por eso –lo acalló a la vez que levantaba su envejecida mano-, él os encontrará a vos.

Cuando aquellos ancianos abandonaron la sala, un terrible dolor se propagó por el pecho de Aldair, dejándolo casi sin respiración, creyó morir al descubrir como su gente abandonaban la estancia con la cabeza gacha y los hombros encogidos, sólo su padre permanecía a su lado.

-Lo conseguiréis, hijo mío -murmuró-, tened fe.
-Padre -las lágrimas surgieron de sus ojos-, temo fallaros.
-Jamás podréis defraudarme -lo tomó por los hombros-, vuestra nobleza y vuestro valor han sido siempre mi orgullo y sé que lucharéis hasta vuestro último aliento para devolvernos aquello que nos fue robado vilmente.
-Vuestras palabras han logrado sosegar mi alma, os lo agradezco.
-Ahora os dejaré solo, necesitáis descansar –palmoteó su espalda con cariño-. Levantad la cabeza, que nuestro pueblo vea la casta de su próximo señor y no desfalleced muchacho, tal vez no sea fácil el camino pero al final encontraréis vuestra justa recompensa.

Aldair observó como su padre desaparecía con pasos cansinos, elevando la vista juró que nunca permitiría que sintiese vergüenza de él, conseguiría ese medallón, aunque en ello le fuese la vida. Se sentó  y tomó su jarra de cerveza, dio un largo trago y se perdió en sus pensamientos. Cansado, enfadado y sobre todo ansioso por saber que le depararía el fututo, se irguió para ir a sus aposentos, se detuvo al percibir algo bajo su pie, se agachó para descubrir que se trataba de una de las pequeñas runas,  la recogió observando con interés el símbolo grabado en ella, no dominaba su lectura, pero si sabía lo suficiente para  comprender que se trataba de Kano, que estaba relacionado con el fuego que se generaba a través del sacrificio y del fuego que se desprendía de las pasiones. Sonrió, que a partir de ahora en su vida habría mucho sacrificio, no le resultaba sorprendente, pero ¿pasión? Era en lo último que podía pensar en estos momentos, su meta era conseguir la joya, lo demás, carecía de importancia. A pesar de todo, aprisionó la pequeña piedra en un fuerte puño y se marchó con paso decidido.



(1)Dúshlán: Desafío en gaélico.
(2)Ceann-uidhe: Destino en gaélico. 
(3)Morrigan: Diosa celta de la muerte que se transforma en cuervo.


Continuará... 

14 comentarios:

Adela/Mariola (SokAly) dijo...

Tal como anunciamos hace unos días hoy comenzamos con una nueva novela.

Aquí tienen el prologo de "CONQUISTADO POR UN SUEÑO", la historia de Aldair McRea.

Esperamos que os guste y la disfruten y que al mismo tiempo sepan disculpar nuestros errores, somos unas simples aficionadas, pero eso sí, cada uno de nuestros escritos están hechos con el corazón.

Os damos las gracias por las muestras de apoyo y ojala no os sintáis defraudadas.

Un beso enorme.

Adela y Mariola.

Sandra dijo...

con las historias que lleváis escritas ya, de simples aficionadas nada. Ya tenéis un grado más.
Y defraudar ¿a quién? todo lo contrario, es digno de elogiar el trabajo que hacéis (que no es fácil)

un besote a las dos. Espero ansiosa el próximo capítulo ¡, el viernes ración doble de postre (el vuestro y el de Iris)

Iris dijo...

Ade, ahora entiendo por qué me decías que Aldair no era como Niall, y es que el es un hombre sensible, esas lágrimas que no le importó derramar ante su padre, lo demuestra. Me a encantado el momento con los druidas, y apostaría a que se en el cuello en donde cuelga ese medallon, jeje.
Estoy ya deseando que llegue el viernes.

Felicidades chicas, este sera otro de vuestros éxitos, y os lo dice la lechuza, jeje.

Besos

Maria dijo...

Bueno,bueno,bueno........uhmmmmm,muy buen prologo(es q ya solamente con él,hace q nos enganche la historia)pero no se......me parecio demasiado sensible Aldair......ay diosss q prometi portarme bien y no ser bruja...nada,nada...q de momento me esta gustando..pero si fuera por puntos empezaria a ganar Niall......q me voy,q me voy....

Un besazo niñas.

Citu dijo...

Que prologo , ya ando de ojitos brillosos por el lindo de Aldair sigan chicas.

pepis dijo...

wao que puedo decir muy bueno ha estado el prologo y ese machazo de Aldahir me encantaaaaa , es un hombrotote y ala vez tan sensible ohhhhhhhhhhhh !! estoy suspirando jiji. definitivamente me encanta ese hombre y la historia tiene pinta que va ha estar buenisimaaaaaaaa , aqui estoy esperando el viernes ujuuu . chikkkka escribes re bien gracias. besitos :)

Sandra dijo...

muy buen prologo, realmente logra enganchar.

Esperaré con ansias los siguientes capis.

Bonnie dijo...

Contar conmigo todas las semanas , meses y...AÑOS, chicas esta fenomenal, ya se que soy una impaciente, me caracterizo por eso ,jjejejeje, pero quiero leer mas, lo siento no me puedo aguantar.
Genial capitulo, aunque mas geniales son sus autoras, que de simple aficionadas nada, SOIS TODAS UNAS ESCRITORAS:

Besitos gordos para las dos.

Bonnie.

Ade dijo...

Despues de ver tantos y tan buenos comentarios, se me calmaron un poco los nervios, pero estos volverán el viernes y el siguiente martes y el próximo viernes y así hasta que lleguemos al final.

El farmaceútico me va a conocer a base de bien porque iré cada 2 x 3 a comprar valeriana. Hmmm, pues no creáis que me va a venir bien, porque el buen hombre no está nada mal. Así que gracias por comentar y por alegrarme la vista con el de la farmacia, jeje.


VERO (MEX): como mañana es tu cumpleaños, estate atenta que tendremos un regalito para ti.

BESOS PARA TODO EL MUNDO.

Fuyumi Ayugai dijo...

wow
acabo de terminar y me quede con ganas de mas
felicidades chicas
sera una graaan historia
saludos!
(pd escriban mas lo ruego quedo genial)

Sabry Sandal dijo...

Me encanta, Aldair!! Creo que
él y yo nos vamos a llevar "requetebien" (Sigo fundiendo palabras, sip.)

Yo creo que me gusta que él sea así de sencible y no como el animal de Niall, además despues de todo, el tipo está deprimido, siente que defraudó a todo su clan, por favor!. Mmmmhhh, veremos, veremos.

Y a diferencia de Marie, yo no prometo portarme bien, le voy a echar las manos encima a "Aldie" en la primera oportunidad que tenga!!

Señoritas, genial prólogo, hasta el viernes!

Mariola (Aviso: Aldair ya tiene dueñas, las chicas de SokAly) dijo...

Hola chicas, muchísimas gracias a todas por vuestros comentarios y ánimos que faltan nos hacen con estos nervios que tenemos.

Me alegro que os haya gustado el prologo a ver si el resto es igual y seguís enganchadas jajajaja.

Un besazo para todas y el viernes el primer capítulo.

PD: Lo de que ya tiene dueña me obligo a ponerlo Aldair, soy inocente así que no me ataquen mucho.

Besos
Mariola.

Tinkerbell dijo...

Me encanto la historia estoy deseosa de leer mas avísame cuando publiques, y muchísimas gracias por los premios.

Besos

cruel05 dijo...

donde puedo encontrar la continucion de esta historia es que ya me eh leido la primera y estoy deseando leer esta

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você