viernes, 25 de junio de 2010

CONQUISTADO POR UN SUEÑO-CAPÍTULO 9 - 2ª PARTE



Liana observó el rostro de Aldair y pudo ver la desilusión y el deseo reflejados en él al mismo tiempo, a la vez que su corazón latía desbocado bajo la palma que todavía mantenía sobre su pecho.

-Ni lo intentes -musitó al verle dar un paso atrás. Poniéndose de puntillas y cerrando los puños sobre la suave camisa que llevaba puesta, tiró de él hacía ella enlazando los brazos al cuello-. Bésame.

En el mismo instante que volvió a sentir la ardiente boca de Aldair posarse sobre la suya y con la lengua trazar su labio inferior, supo que no pararía. Lo había deseado desde el mismo instante en que sus ojos se posaron en él, se había convertido en su fantasía..., a la mierda con el angelito bueno de su conciencia que no hacía más que fastidiarla advirtiéndole que lo que hacía estaba mal, le deseaba e iba a tenerlo, así que mentalmente le dio una patada en el culo al querubín mandándolo de vuelta al cielo.
Dejó escapar un suspiro y él aprovechó ese momento para introducirse en su tibia cavidad, rozando sus dientes y paladar con la sinuosa lengua, le enredó los dedos en el pelo y profundizando el beso se apretó más a él amoldándose a lo largo del fibroso cuerpo.

Un estremecimiento recorrió su columna cuando Liana le reclamó ansiosa, sentirla pegada a él y la miel de sus labios saturándole los sentidos le despertaron un hambre salvaje e insaciable. Su sangre hervía ante la necesidad de percibir esa satinada piel sobre la suya, por el anhelo de poseerla y fundirse en ella.
Doblegado ante la pasión que lo consumía la soltó un instante para sacarse aquella prenda que oprimía su torso, incapaz de perder un segundo con aquellas redondas piezas que la cerraban tiró impaciente rasgándola, los pequeños botones salieron despedidos en todas direcciones, lo mismo que los jirones de tela en los que se convirtieron su camisa. Alargó los brazos hacia ella que lo miraba con la cabeza ladeada y mordiéndose el labio inferior, casi se ahoga cuando la vio negar lentamente. El corazón le empezó a latir de nuevo al ver como Liana se agarraba el borde de la camiseta subiéndola pausadamente, dejando poco a poco al descubierto su tersa piel.

Cuando lo vio dar un paso atrás y alejarse de ella estuvo a punto de protestar a voz en grito de desesperación, pero cuando ante sus ojos él se arrancó la camisa a tiras casi lo hace de alegría, mas ante aquella muestra de masculinidad la garganta se le secó de golpe, dejándola sin voz. Deslizó la vista por aquel torso perfecto y no dudó cuando percibió la pasión que reflejaba su mirada, quería sentir aquel cuerpo duro sobre el suyo. Sin darle tregua comenzó a quitarse la ropa, iba a hacerlo con rapidez para disfrutar de su calor cuanto antes, pero al percatarse del brillo de sus pupilas decidió deleitarse un poco más con el fuego que desprendían calentando su piel.

Aldair contempló la redondez de su ombligo, la silueta de sus costillas y jadeó cuando sus senos aparecieron ante él cubiertos por una liviana prenda, había visto esas diminutas telas esa mañana en algunos de esos grandes ventanales y aunque debía admitir que le llamaron mucho la atención, verlo puesto en ella casi le hizo perder el escaso control que tenía, cogió aire para poder hablar.

-La diosa Cliodhna debió reencarnarse en vos, Liana -con dedos temblorosos dibujó el borde del sujetador de encaje negro, provocando escalofríos en la piel de ella-. No encuentro otra explicación para semejante beldad.
-Si yo soy una diosa, tú debes ser un dios -replicó tragando saliva ante la sensual caricia-, semejante a los que suben las de SokAly y que fluyen de sus escritos.
-Os aseguro que sólo soy un hombre, uno que anhela enterrarse en vos.
-Vaya, directo al grano –le rodeó la nuca con las manos y lo atrajo hacia sí-, pues no sabes como me alegra que pensemos los dos lo mismo-, le mordió el carnoso labio inferior, provocando que Aldair cayese sobre ella con un gemido devorando su boca.

Curvó una mano en sus nalgas acercándola más a él, presionando la sólida erección contra su pelvis y restregándose contra ella una y otra vez haciéndola partícipe de su excitación. Absorbió el jadeo de Liana mientras con la otra mano aprisionaba su pecho y jugueteaba con el erecto pezón. Tenía que averiguar si también sabían al elixir de los dioses.
Dejó escapar un gruñido de frustración cuando intentó arrebatarle la oscura prenda que le escondían aquellos senos que ansiaba probar y que se resistía estoicamente a sus asaltos. La suave risa de Liana le hizo apartar las temblorosas manos sin haber conseguido su meta. Nervioso dio un paso atrás. Parpadeó confuso cuando la vio llevar los brazos atrás y un instante después aquella barrera caía al suelo. Clavó los ojos en los turgentes pechos coronados por enhiestos y rosados pezones.

-Definitivamente, sois una diosa -murmuró antes de bajar la cabeza y succionar uno de sus rígidos montículos-.  Deliciosa, sabéis a almíbar.

Liana jadeó arqueando la espalda mientras sus dedos se deslizaban por su espeso pelo acercándolo más a ella. Él la chupaba y mordisqueaba lamiendo la aureola con languidez antes de volver a succionarlos con ansía. Ese hombre estaba haciendo estragos en su cuerpo, pero maldita si pensaba protestar. Notaba como los pezones se hinchaban bajo la caliente boca, deseosa de más presionó su cabeza para acercarlo todo lo posible a ella, retorciéndose a la vez que exhalaba un fuerte gemido. Se abrazó a la ancha espalda dejando las marcas de sus uñas en la abrasadora piel cuando un electrizante ardor la recorrió entera, sintió como el tejido de su ropa interior se empapaba. Apenas si había empezado a tocarla y estaba a punto de tener el mayor el orgasmo de su vida. Las manos de Aldair se desplazaron por sus costados y caderas hacia las piernas, acariciaron sus muslos y ascendieron enganchando el borde de la falda, pausadamente la fue arrastrando hasta dejarla enroscada en la cintura.
Se quejó ruidosamente cuando con un último lametazo se separó de ella.

-Joder, Aldair –masculló agitadamente intentando aproximarle de nuevo.
-Eso será en breve, amor –susurró bajo una leve carcajada-, pero ahora necesito veros-, dirigió su vista hacia abajo-. Por los dioses de la noche...

Tapado tras una diáfana gasa, se encontraba otro tejido igual de impúdico que el de arriba, pero tan diminuto que apenas cubría la deseada entrada a conquistar. La sangre rugió a través de sus venas inflamando aún más su miembro, presionando dolorosamente tras la cremallera del incómodo pantalón. Alzó la vista y la seductora sonrisa que lucía lo acabó de inflamar, se abalanzó sobre ella, rasgó salvajemente la transparente tela y la otra prenda corrió la misma suerte yendo a parar cerca de la camisa. Llevó la mano hacia el húmedo montículo y lo acarició sin dejar de vigilar la lujuriosa mirada de Liana, que cerró los ojos dejando escapar un ronco gemido cuando tanteó con uno de sus dedos entre los pliegues hinchados, lo introdujo dentro de ella moviéndolo en círculos, frotando las paredes de su vagina. Apretó los dientes con fuerza al escuchar su jadeo, lo que más deseaba era sustituir su mano por su erecto miembro dentro de esa ardiente cavidad, tragó saliva cuando ella se frotó contra él, esperaría, guardaría sus ansias hasta que sollozara entre sus brazos, hasta que gritara su nombre envuelta en los temblores del clímax. Cuando sintió el aliento de la agitada respiración de Liana sobre su hombro, alojó otro dedo más en su interior y los curvó, entrando y saliendo enfebrecidamente mientras ella se retorcía de placer, retuvo el aire en los pulmones cuando sus paredes internas los atraparon una y otra vez. Notó las uñas clavarse en su espalda cuando rozó el centro de su ser. Con un grito ahogado ella echó la cabeza hacia atrás hasta dejarla apoyada contra la pared, se inclinó hacia delante y deslizó la lengua por el esbelto cuello antes de fijar los ojos en sus labios entreabiertos por los que escapaban leves gimoteos. Aceleró el frotamiento del hinchado clítoris con el pulgar para prolongar su goce, reteniendo avariciosamente en sus retinas esa imagen de Liana tan sensual, sonrosada y totalmente abandonada a los placeres. Su necesidad por hacerla suya de una vez por todas se desbordó y su verga, que llevaba rato presionando dolorosamente contra su pernera pidiendo alivio, le reclamó alarmantemente. Con dedos temblorosos trató de abrir el cierre del pantalón, pero por más que lo intentó el maldito continuamente se le resistía.
Estaba a punto de soltar una maldición cuando la suave palma de ella acarició su palpitante erección por encima de la tela, cerró los párpados resollando ante tan súbito deleite. Tironeó de la prenda en un vano intento de arrancársela mientras detenía la caricia agarrándola por la muñeca.

-Si seguís tocándome me derramaré como un muchacho dentro de estos pantalones del infierno -aclaró con un gruñido al ver las dudas reflejadas en el resplandeciente rostro, sin cejar de luchar con la resistente botonadura.
-Déjame a mí –musitó sin aliento al percatarse de la gruesa silueta que resaltaba en la entrepierna.

Con dedos ágiles lo desabrochó y bajó la cremallera con lentitud sin desprender la mirada de la de él, quedó atrapada en el círculo de sus brazos cuando con un siseo los estiró para apoyar las palmas contra la pared haciendo resaltar la flexible musculatura, mordiéndose el labio inferior deslizó la vista por aquel espléndido torso -que se contraía debido a la alterada respiración de Aldair- deseosa de tener entre las manos el tesoro que él escondía entre sus piernas.
La sorpresa fue mayúscula cuando por la falta de slip la “cosita” saltó inquieta y lacrimosa buscando consuelo. La boca se le hizo agua y por primera vez en su vida se alegró que una compra hubiese sido una banalidad. Deseosa de apreciarlo en todo su esplendor tiró sin ninguna contemplación del pantalón hacia abajo.

-Madre mía... está visto que ganas en las distancias cortas –dijo boquiabierta-, esto es estar bien dotado.
-¿Eso supone un inconveniente para vos? –preguntó dejando caer la cabeza en el hueco de su cuello y depositando unos besos calientes en él.
-No creo, cuando me lo propongo puedo llegar a ser muy elástica -contestó sonriendo-, ¿te animas a comprobarlo?
-Contad conmi... -resolló impactado cuando la cálida palma se cerró a su alrededor-, conmigo.

Liana saboreó el momento de acariciar esa soberbia longitud, pues le parecía imposible que la fantasía que le había acosado nada más conocerle se estuviese haciendo realidad. Su dedo capturó la gota que sobresalía extendiéndola a lo largo de la palpitante cabeza. Aldair masculló su nombre roncamente.
Enardecida ante la reacción que le provocaba su contacto, cerró los puños en torno suyo y con firmeza comenzó a masturbarlo.

-Oh, señor...
-Señor, no -las comisuras de sus labios se alzaron hacia arriba cuando él emitió un agónico gemido al rozarle suavemente con las uñas-, Liana.

Las sedosas caricias lo estaban empujando hacia el cielo y aunque el volar resultaba enloquecedoramente placentero, prefería que ella le acompañase en el deleitoso ascenso, casi al límite de su aguante la agarró de las muñecas y la alejó de él.
Sin separar la vista de ella, se agachó lo suficiente para despojarse de sus botas, luego a puntapiés se sacó los pantalones y los envió lejos. Recorrió el cuerpo de Liana hambriento, la destrozada fina gasa que cubrían las torneadas piernas, la falda por la cintura, sus pechos desnudos llamándole a gritos, sintió endurecerse un poco más si eso era posible.
Ardiendo por los cuatro costados la empujó hasta dejarla apoyada contra la pared antes de rodearla con un brazo y elevarla del suelo. Jadeó cuando ella le ciñó la cintura con las piernas dándole total libertad para que la poseyera, resollando guió el lloroso miembro hasta su rociada entrada y con un poderoso movimiento de caderas se clavó en su interior. Casi cae rendido de rodillas cuando el acuoso terciopelo de su cavidad lo rodeó.

Gritó extasiada al sentir el ansiado grosor dentro de ella, clavando sin piedad las uñas en sus amplios hombros. Se abrazó a él mientras su cuerpo se dilataba para que le invadiera profundamente.
Aldair se retiró con enloquecedora lentitud y volvió a penetrarla de igual manera. Con cada larga y pausada estocada, la necesidad que tenía de él se acrecentaba hasta extremos antes desconocidos para ella. Dudaba que fuese capaz de sobrevivir a semejante placer, pero no le cabía duda que encontrarían su cadáver con una amplía y satisfecha sonrisa reflejada en su rostro. Un imprevisible orgasmo la barrió como una portentosa tormenta cuando fue embestida por su pujante erección, cayendo desmadejada entre sus brazos como una muñeca de trapo, repitiendo su nombre entre sollozos.

Aldair no pudo seguir por más tiempo con esos sosegados embates, arremetió con fuerza en su sedosidad incapaz de parar y perdiendo el control al escucharla clamar su nombre, se dejó llevar por el explosivo clímax.
Señor, no recordaba haber sentido nunca nada tan desgarrador.
Con la respiración aún por recobrar, se separó para contemplar su ruborizado rostro, tenía los labios hinchados y cuando sus párpados se elevaron pesadamente y le miró, supo que nada volvería a ser igual.
Un avaro pensamiento hizo mella en él al recordar lo fácilmente que se deslizó dentro de ella, quería haber sido el primero en probarla y en llenarse los oídos con sus embriagadores gemidos, mas a pesar de que no le hubiese donado el regalo de su doncellez, la verdad se abrió paso en su alma.
Esa mujer era suya.
Se obligó a retirarse, la dejó de pie y sin dejar de abrazarla acarició la sudorosa mejilla con los nudillos.

-Debo confesaros, señora, que nunca pensé que las mujeres de esta época fuesen tan fogosas.
-Debo confesarte –bromeó siguiéndole la corriente-, que para lo mayor que eres no creí que se te diera tan bien esto.
-¿Me estáis llamando viejo? –entrecerró los ojos.
-¿Yo? -rió-, eres tú el que se empeña en hacerme creer que tienes un montón de siglos sobre tus espaldas.
-Muchacha, sois única para enfriar un apasionado momento –replicó alzando una ceja-, hasta ahora no había pensado en ello.
-Quizá no debería decirlo porque podría inflar tu ego –pasó un dedo a lo largo de su tórax, quedó hipnotizada por la ondulación de los músculos bajo su tenue caricia, se detuvo trazando lentos círculos sobre el pezón-, pero ya quisieran muchos jóvenes-, se lo pellizcó provocando que él bufase-, tener...

No pudo seguir hablado, Aldair cubrió su boca con un beso arrollador y la atrajo de nuevo a su cuerpo, suspiró sorprendida cuando su flaccidez recuperó vigor y presionó con firmeza sobre ella. Rompió el beso riéndose.

-Sí, ya quisieran muchos jóvenes –afirmó con los ojos brillando de deleite ante lo que estaba por venir-. ¡Madre mía! Eres todo un campeón.

Su risa se cortó de golpe cuando Aldair la alzó de nuevo y de una potente estocada la penetró. Ella le abrazó envolviendo una vez más las piernas alrededor de su cintura y gimió cuando sin dejar de besarla se puso en marcha hacia el dormitorio, desencadenando con el movimiento un ramalazo de placer que la recorrió entera dejándola temblando. La depositó sobre la cama y con toda la delicadeza que era capaz se tumbó sobre ella, que se aferraba fieramente a él.

Aldair dejó escapar el aire entre los apretados dientes cuando se arqueó tomándole más profundamente. Con lentas acometidas él comenzó a ondularse  aumentando el ritmo poco a poco, enviando una ola de placer detrás de otra a su enfebrecido cuerpo.

-No dejéis de mirarme, Liana –farfulló-, me gusta ver vuestras negras pupilas cuando alcancéis el cielo.

Con esfuerzo le obedeció y al ver sus candentes iris posados sobre ella, los músculos de su vientre se contrajeron por el devastador orgasmo.

-Sí... oh, sí... –sollozó con la voz rota cuando su cuerpo empezó a sacudirse con la fuerza de la culminación.

Envuelto por la neblina de la pasión la agarró por las nalgas y la alzó más hacia él aumentando la cadencia de sus embestidas mientras las sedosas paredes internas lo aprisionaban y sus convulsiones lo acercaban a la gloria. Con un ronco resoplido se sacudió unas pocas veces en su interior hasta quedar inerte sobre una trémula Liana. Sepultó el rostro en el cuello sudoroso bañándolo de besos mientras se regulaba su respiración y unas pocas fuerzas regresaban a él, las justas para rodar a un lado arrastrándola consigo bajo el cobijo de su abrazo.

-Me habéis llevado al paraíso –depositó un beso sobre su frente-. Nunca pensé que la muerte pudiese ser tan dulce.
-Amén –restregó la mejilla contra su torso y jugueteó con uno de sus ásperos pelos.

Se mantuvieron en silencio durante unos minutos, cada uno sumergido dentro de sus pensamientos.
Liana estaba desconcertada con su proceder, era la primera vez que se acostaba con un desconocido y uno medio loco además, no sólo por su forma de hablar, sino porque decía venir del pasado, “dejad que los chiflados se acerquen a mí” pensó intentando no reírse, porque si todos eran como este les daría la bienvenida con los brazos abiertos; otra novedad es que no sólo tuvo que conformarse con un único orgasmo, sino que disfrutó de tres arrolladoras, intensas y magníficas culminaciones, donde incluso le pareció vislumbrar al angelito que con tan poca sutiliza expulsó de su hombro.
Miró de soslayo hacia el hombre que la acurrucaba entre sus brazos y que permanecía con los ojos cerrados, era muy guapo y un excelente amante, un poquito raro, si, pero encantador y tierno. Si no tenía cuidado, se podría hacer adicta a este escocés.

 Continuará...

21 comentarios:

krlitalabeba dijo...

primeraaaaa

krlitalabeba dijo...

jejejej chicas superrr bueno el capitulooo de verdad la pasion entre ellos ya no se va a pagar =P ponen a volar la imaginacion y bastantee y mas con este capitulooo



saluditosss y espero por el otro a ver ahora aldair que va haacer cuando le cuente lod e la piedra porq ya no la olvida xD


SALUDOSS MARIOLA Y ADE

Ade dijo...

Krlita, imaginación tenemos de sobra, pero es que no hay nada como tirar de los recuerdos de días atrás, jejej.

pepis dijo...

chikkkkkas que me he quedado muda y tieza de la impresion al leer el cap. ahora si voy a necesitar las pastillitas jiji ...
buenisimo el cap. que pasen un lindo fin de semana se me cuidan y
!!! Que imaginacion !!!!! waoooooo. !!!viva la imaginacion !!! besitos.

Citu dijo...

Ay como no se va hacer adicta Aldair si yo tambien lo soy es que ese hombre estan lindo. Sigan chicas buen fin de semana

Zeta dijo...

Uff que alguien traiga hielo! Ya tocaba que Liana aceptara sus ganas de probar a Aldair, pero no imagine que fuera tan debastador.
Me voy a pasar todo el verano buscando un musculitos loco de Tierras Altas^^
Besos y pasar buen fin de semana :)

Ana Catalina dijo...

Hola, hola... Woooo!!! pero que capi más hot hot jajaja... no podía dejar de leer y me muero por saber en que pararán estós 2 jajaja... Besos :)

[M]orrigan dijo...

:O me h kedad o con la asi >> :O
voy a leerm todo lo k m h perdido .

Iris dijo...

Que os puedo decir. Me he quedado como dice Morrigan, entiendo que es con la boca abierta. Me he reído, con los dioses que suben las de Sokaly, y después ya no he podido reír más porqué estaba intentando respirar con normalidad, jeje.

Chicas me ha encantado este capítulo.

Espero el siguiente con muchas ganas, como siempre.

Besos y que tengáis buen fin de semana.

KaRoL ScAnDiu dijo...

AAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHH... sabia yo que no pararían;DDDD... ha estado sensual, hermoso... bueno, q espero el siguiente;D... kisses mis queridas;D

Macu Marrero dijo...

Hola soy Aldair y os presento a mi campeón jajajjaaj. Que bueno y que risa lo de la patada al angelito. Menuda la Liana. ¿En quien os habréis inspirado?

Johan dijo...

PLOP!!! no bromeo cuando digo que casi me caigo de la silla cuando lei lo de los dioses de sokaly!!!, yo toda concentrada, metida completamente en el deliciozo pastel de chocolate que estos dos se estaban devorando, y bam! me quede petrificado cuando lo lei!! es que ustedes realmente no se de donde sacan tanta imagination!!.
En fin solo me queda decir ALELUYA!! URRA! Tiren los fuegos artificiales, que por fin termino la espera! y que final! Brujillas, con doble partida, bueno tres para liana jaja XD, Lo que mas me mato de la risa sin duda la patada en el culo pal angelito!! es que esta chica, siempre me deja sin palabras! Y la ropa echa jirones, WOW, sin duda, hasta el momento el mejor capi!!!
Pero eso no me hace olvidar, el trastero que quedara cuando ambos pueden hacer funcionar las neuronas nuevamente, aldi con su mision-rescate-medallon, y liana con su querubin de vuelta, ufff, que trabajo chicas.
Besotes!! espero el prox.sigan el mismo patron eso si XDD, buen finde!

veronik dijo...

Chicas ahora si me sorprendieron con este capitulo, creo q lo voy a imprimir y enmarcar para ponerlo en mi cabecera jajaja..wow sabia q la pasion no tardaba en llegar pero esto chicas wow wow wow cuando les digo q como escritoras han ido avanzando hoy me acabo de dar cuenta q me quedo corta en halagos...jejeje sigan asi chicas q esperamos mas como hoy yeiiiii

PD. pasando lista (ya se me olvidaba por andar distraida jejej) un besaso

Ade dijo...

Que risa al leer vuestros comentarios, geniales.

-Veronik, si tienes impresora ve comprando tinta porque imprimirás unos cuantos más. Oye, también se lo puedes mandar a tu novio y así se inspira, jajajaja.

-Johan, yo no sé si fue porque ganó España anoche (que nervios más malos que pasé viendo el partido de fútbol, pero...¡¡¡Arriba España!!) o porque por fin hubo escenita y los chicos se nos desfogaron, pero tela la de cohetes y petardos que tiraron.
Lo de SokAly fue un puntazo ¿a qué si? Que encima se juntó con lo del querubín, jajaja.

-Macu, ya ves que ni en las escenas serias podemos dejar de bromear.
Aunque el angelito no opina lo mismo, ¡pedazo moratón el que tiene en el culete! Jeje.

-Karol, imposible que parasen esta vez, llevaban ya mucho tiempo "escocidos". Que bueno que te pareciese sensual y hermoso.

-Iris, esos dioses nuestros se merecían el honor de ser nombrados ¿no te parece? Además que quedó muy bien (viva la modestia).
Menos mal que no te me asfixiaste, no sé que haríamos sin ti.

-]M]orrigan, me alegro de verte por estos lares. Espero que disfrutases con la lectura de los capítulos anteriores tanto (o parecido) como con este.

-Ana Catalina, mira que avisé que llegado el momento deberíais tener a mano un buen ventilador. Y no te me mueras o te quedarás sin saber que pasará con ellos.

-Zeta, si encuentras un musculito loco de las Tierras Altas procura que tenga un amigo y me le traes para acá, que aunque ya tengo a alguien del que tomar ideas para plasmarlas aquí, no estaría mal que fuese con un escocés, sería la bomba. Uffff.

-Citu, imposible no hacerse adicta a Aldair y más después de este capi¿verdad?

-Pepis ¿te has quedado tieza? Jajajajaj, menos mal que no ocurrió lo mismo con tus dedos porque nos hubiésemos quedado sin tu comentario.
Y como le dije a Krlita, imaginación hay, pero no hay nada como la vida misma ;-)

Muy bien fin de semana a tod@s y gracias como siempre por comentar y estar aquí con nosotras, leyendo nuestras locuras y perdiendo peso por sudar tanto al leer y ver ciertas cosas, jeje.
BESOS ENORMES.

Ani dijo...

al fin!!!!! ya tardaban eh!!! me ha encantado este capituloooo, uf, casi me vuelvo loca yo tb jijij soy estupendas chicas, vuestras historias son maravillosas!!!:D
bss

AKASHA BOWMAN. dijo...

Lo prometido es deuda chicas, asi que aquí estoy puesta al día y preparada para continuar con la lectura, porque ya estoy enganchada.

Un relato apasionante en todas sus dimensiones, y una forma de narrar atrayente y fascinante.

Saludos y nos leemos

Ade dijo...

-Ani, sabía que te ibas a emocionar con este capítulo, anda que no le tenías tú ganas ni ná ¿verdad?

-Akasha, gracias por leernos, por quedarte engancha y por tus palabras.

Besos.

Adela/Mariola (SokAly) dijo...

Hola a todas y también a ti que sé que sigues la historia aunque no comentes jajaja, me encanta cuando la discutes conmigo tratando de sonsacarme algo.

Como digo siempre, muchísimas gracias por vuestros divertidos e interesantes comentarios. Ya veo que este capítulo os ha gustado, ummm por que será?


Como ya vi que mi primi os agradeció una a una y yo estoy de acuerdo con sus palabras sólo me resta agradeceros el apoyo que nos brindáis día a día, no sé que haríamos sin todas vosotr@s.

Un besazo enorme.

Andy dijo...

Espectacular!!!! que puedo decir la heladera no es suficiente me voy directo al frezzer!!! me encanto y los toques de humor en un capitulo tan sensual lo hace mas especial!!! chicas se han superado a si mismas!!!

besos y espero con ansias el proximo capitulo!

Maria dijo...

Oh my Goooodddd!!!!!!

Fantastico cap.el guiño de sokaly y la patadita al angelito hizo que sonriera en estas horas medias chungas

Un bs

Sandra dijo...

por fin hubo temita, y madre mia tres nada menos, menudo portento. Lo de los dioses de sokaly, muy bueno.. Voy a por el siguiente capi

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você