martes, 13 de julio de 2010

-CONQUISTADO POR UN SUEÑO — CAPÍTULO 12 (2ª parte)-








Liana caminó por las calles abarrotadas de turistas sin rumbo fijo hasta que sintió que ya no tenía fuerzas para seguir andando, cruzó Waverly Bridge y descendió hacia Princess Street Gardens, dejó atrás el ennegrecido Scott Monument y paseó observando a la gente y los muchos monumentos que decoraban el grandioso jardín. Llevaba toda una vida viviendo allí y era la primera vez que era consciente de la cantidad de estatuas que adornaban cada rincón del parque. Pasó de largo por el quiosco de música y por fin encontró un solitario banco bajo un enorme y frondoso roble.

Respiró profundamente intentando serenarse y así evitar ponerse a bramar como una loca para quitarse el agobio que la oprimían las costillas. Repasó lo acontecido en su apartamento, las palabras, los gritos y su súbita escapada. Quizá había reaccionado de manera impulsiva, pero se sintió tan mal cuando le oyó decir: Os amo. Con que facilidad había dicho aquellas palabras que tanto significarían para ella si fueran ciertas. La sensación de ser utilizada como aquella primera vez y haber sido un mero objeto entre sus manos para poder apoderarse de la lámpara mágica de Carman, se le había incrustado con saña y no lograba quitársela de encima.

Necesitada de consuelo y de hablar con alguien  que la quisiese de verdad para poder descargar el cabreo que tenía encima, buscó en su bolso, sacó el móvil y llamó a Carlos.



Aldair deambulaba por el apartamento nervioso, Liana se había marchado enfadada, dolida y ofendida, lo mejor sería salir de aquel edificio y de su vida para siempre, pero no podía hacerlo, no era tan fácil. Necesitaba una tercera negación, esperaría a su regreso, se lo pediría una vez más y todo habría acabado, él regresaría con las manos vacías, con un nuevo fracaso a sus espaldas y con un dolor que jamás sanaría, porque podría esperar hasta que alguien volviera a encontrar la joya y lo llamara, pero nunca encontraría a nadie como Liana por muchos siglos que pasaran. Se colocó su kilt y fue al salón a esperar su regreso, apenas la viera aparecer la besaría para atesorar su recuerdo como lo más preciado que iba a poseer y después haría la fatídica pregunta, antes de desaparecer para siempre de su vida.



Tal como aseguró vio aparecer a Carlos a los pocos minutos, vestido con traje de chaqueta oscura, camisa blanca y corbata gris, llevaba su maletín en la mano y no venía solo, Pam lo acompañaba, no le gustaba mucho esa chica tan extravagante, pero eso no era asunto suyo, Carlos ya era mayorcito para elegir sus amistades y sus amantes. Fijó la vista en la Fuente Ross, siempre le había gustado aquel monumento de hierro dorado con sus sirenas y las cuatro mujeres representando la ciencia, las artes, la poesía y la industria. Apartó la vista del agua y sonrió a los recién llegados que se sentaron a su lado.

Tan pronto llegó a su lado Carlos se percató de que algo le ocurría a Liana, aunque sonreía la alegría no llegaba a sus ojos, estos estaban apagados y profundamente tristes, se acercó a ella y la abrazó cariñosamente, percatándose del temblor que la sacudía.
Algo terrible debía preocuparla, decidió al ver como se aferraba a él.

—¿Qué pasa? –la separó un poco para verle la cara.
—Mi vida es un caos.
—Vamos no será para tanto –le dio una palmadita tranquilizadora–, cuéntame.
—¿Recuerdas a Aldair?
—Como para olvidarle, ese hombre sabe como dejar huella. ¿Todavía sigue en tu casa? –preguntó con el ceño fruncido.
—Sí, pero supongo que por poco tiempo –contestó encogiéndose de hombros.
—¿Te ha hecho daño? –inquirió enfadado.

En cuanto vio la expresión de su rostro, supo que había cometido un error al llamarlo, era su mejor amigo, pero ¿cómo explicarle la verdad sobre el hombre que estaba en su apartamento sin que se echase a reír y luego llamase a los loqueros? Si hasta a ella le había costado creerlo teniendo las pruebas delante de sus narices.

—Liana –insistió preocupado ante su silencio—, ¿te ha hecho daño?
—No, claro que no –dudó si seguir hablando–, es que... acaba de confesarme que me ama.
—¿Qué?
—Y además me ha pedido que me vaya con él.
—No habrás aceptado ¿verdad? —demandó sujetándola por los antebrazos–, es una locura ¿qué sabes de él?
—En realidad nada –mintió.
—Exacto –exclamó–, no puedes dejar a tus amigos, tu vida por un desconocido. Piensa que dentro de unos días terminarán tus vacaciones y volverás a trabajar en ese puesto en el banco que tanto te costó conseguir, ¿echarás por la borda todos tus sacrificios?
—Todo eso lo sé.
—¿Entonces cuáles son tus dudas? –preguntó mirándola a los ojos—, ¿te has acostado con él?—, vio colorearse sus mejillas y la verdad se hizo evidente—, Liana, ¿acaso te has enamorado?

Bajó la vista tratando de ocultarle la verdad, porque sabía que aunque su boca dijera no, su corazón palpitaba de amor por aquel hombre rudo, terco y hermoso que había abandonado para salir huyendo.

—No se han podido acostar –declaró Pam inmiscuyéndose en la conversación–, es gay.
—¿Gay? –Liana sonrió a su pesar.
—Ajá –afirmó–, lo comprobé en el pub, ni se inmutó cuando...—, se detuvo al ver la cara de escepticismo de Liana, ignorando la irritada de Carlos—, ¿no lo es?
—No, no lo es.
—Vaya, está claro que prefiere los envases pequeños —espetó mirándola el pecho.
—Así es, sobre todo si son de calidad.
—¿Y te gusta? –preguntó fingiendo no haberla escuchado.
—Sí, me gusta mucho.
—¿Y tú a él?

Asintió levemente.

—No estoy segura si dijo la verdad –acabó confesando.
—Pues averígualo –terció–, y si es así salta sobre él, enlázale fuertemente entre tus brazos y piernas y no le sueltes nunca, un macho como ese no se encuentra todos los días.
—No hagas caso a esta loca y a ti gracias por lo que me toca –terció Carlos, dejándole claro con la mirada que ya hablarían más tarde–, aunque ese tipo parece legal, no puedes irte con un desconocido sin más, has luchado mucho para lograr lo que tienes, no lo eches a perder por un momento de debilidad.
—Gracias por escucharme –comentó poniéndose en pie–, creo que es hora de volver a casa.
—Liana, no hagas ninguna tontería –Carlos le dio un beso en las mejillas a modo de despedida–, piensa bien las cosas.
—No te preocupes –alargó la mano para saludar a Pam–, creo que sé lo que debo hacer, gracias otra vez.

Liana regresó con las ideas claras, iba a hacer lo que su cabeza le dictaba y pensaba que era lo correcto, ya no dudaba, era una mujer moderna e independiente, se repitió una y otra vez “eres una mujer moderna e independiente, Liana” se repetía una y otra vez mientras subía a su apartamento, “una mujer segura y preparada”, metió la llave y abrió la puerta, se detuvo en el umbral cuando lo vio de espaldas a ella, con su irresistible vestimenta y el cabello cayendo por los hombros, le temblaron las rodillas y toda su seguridad se fue al traste. Aldair se giró y en dos zancadas estuvo a su lado, sin decir una palabra la sujetó por la cintura atrayéndola a él y la besó.

Los suaves labios de ella se abrieron bajo los duros de él dejando que la invadiera y la paladeara a placer, movió su propia lengua buscándolo y enlazándola en una danza de pasión, se aferró a sus brazos para no caer cuando el deseo comenzó a llenarla, jadeó incontroladamente cuando Aldair aprisionó su labio inferior y succionó con calma antes de terminar el beso.

—Aldair –suspiró apoyando la cara en su torso desnudo.
—Mi señora –posó los labios en su coronilla.
—Ven –entrelazó los dedos con los suyos y lo llevó al sofá.

Tan pronto estuvieron sentados él trató de abrazarla y besarla de nuevo, pero ella lo detuvo.

—No –elevó las manos hacia su nuca y soltó el cierre del colgante–, he estado pensando mucho y como sé que me has dicho la verdad no es justo que yo lo tenga—, le tendió la joya—, así que toma, es todo tuyo.
—Os lo agradezco profundamente –tan pronto la tuvo en su poder cerró el puño mientras sus latidos se desbocaban por la satisfacción y la incertidumbre.
—No tienes por qué, te pertenece a ti y a tu clan –acababa de hacer lo correcto y lo sabía, pero no pudo evitar sentir un gran vacío en el pecho.
—¿Vendréis conmigo? –preguntó esperanzado.
—No puedo –bajó los párpados para evitar las lágrimas–, no puedo abandonarlo todo para seguirte, mi vida esta aquí.
—La mía está con vos –susurró—, os amo.
—No digas tonterías –sollozó–, ya tienes lo que buscabas.
—Pero...
—No –no alzó la cabeza–, es hora de que te vayas.
—No puedo dejaros –masculló sin apenas aliento.
—Por favor, no lo hagas más difícil –gimoteó sin poder evitarlo—. Lo siento, esta es la despedida.
—Liana.
—Ha sido un placer conocerte Aldair McRea –levantó los ojos cuajados de lágrimas hacia él–, jamás he conocido a nadie como tú y sé que nunca encontraré a nadie parecido.
—Si estáis segura de eso, venid conmigo –dijo tendiéndole la mano–, no tenéis nada que temer, os protegeré con mi vida, sé que os gustaría mi aldea, sé que podríamos ser felices juntos.
—Míranos Aldair –se puso en pie–, somos totalmente diferentes, no entiendes nada de mi mundo y yo no encajaría en el tuyo, es inútil.
—Liana no penséis así –dijo levantándose también –si sentís la mitad de lo que yo siento, todo es posible.
—Vete ya por favor –lo estudió memorizando cada rasgo de su rostro y de su cuerpo–, ya tienes la joya, se supone que debes desaparecer.
—Mi amor –la rodeó con sus brazos—, venid conmigo, os lo suplico.
—Dios Aldair –comenzó a llorar–, ¿no te das cuenta cuanto me está costando aceptar que te vas para siempre? Porque no te volveré a ver nunca más ¿verdad?
—No –la apretó más a él–, pero os llevaré siempre en mi corazón, vos seréis la única que lo ocupará el resto de mis días.
—Vete –se apartó de su cuerpo dándole la espalda, pues de otra manera no se veía capaz de seguir resistiendo.
—Escuchadme mi señora –le rodeó la cintura para acercarla a él–, si decidierais cambiar de opinión—, murmuró junto a su oído—, no me iré del todo hasta que el día toque a su fin y nazca uno nuevo, sólo entonces mi presencia en este mundo habrá terminado para regresar a donde vengo, os esperaré hasta esa hora junto a la punta que señala al cielo, allí donde las brujas perecían en llamas como pago a sus pecados.

Cuando oyó el ruido de la puerta al cerrarse, se dejó caer en el sofá y dio rienda suelta a su llanto, ella tampoco iba a olvidarlo nunca mientras tuviera un hálito de aliento.

Continuará...



GRACIAS POR LEERNOS Y COMENTAR

17 comentarios:

AKASHA BOWMAN. dijo...

Uffff tras esperarlo ansiosa todo el fin de semana me alegra ver que no me habéis decepcionado ( nunca lo hacéis, por descontado), me siento cada vez que os leo como si estuviera ante una gran pantalla de cine, incluso les he puesto rostro a Aldair y Liana,jejeje y soy capaz de visualizar cada escenario, cada situación.

Me ha gustado sentir la angustia interna de Liana, sí esos furiosos torbellinos debatiéndose en su interior, mientras ella bogaba en un mar de dudas. Me hace ver que no es tan dura como se muestra a veces, y que realmente "siente" por nuestro apuesto Laird.
Hubo un instante de humor, de manos de la estrafalaria Pam, que me hizo esbozar una sonrisa de satisfacción.
Luego la escena en que ella abre la puerta, lo ve de espaldas, siente flaquear sus piernas... y él sin mediar palabra se acerca a ella en dos zancadas y la besa apasionadamente, aferrándola por la cintura en ademán posesivo. Wooow, qué decir...
Aunque ese beso y sus palabras posteriores encerraban la tristeza de una despedida inmediata, esos rostros ocultos, abrazándose en silencio...
Un gesto generoso y sacrificado el de Liana entregándole su preciado colgante, espero que no sea tan terca y boba como para dejarlo ir y que se pierda irremediablemente en la noche de los tiempos. Nada merece un sacrificio tan grande y ella no tiene alma de mártir, o al menos así debiera ser.

GENIAL GENIAL GENIAL, no puedo menos que ofreceros una graciosa reverencia y aseguraros que permaneceré expectante hasta viernes.
Besos mis artistas

Anna ( blog princesa) dijo...

Sencillamente genial. Me ha encantado el capi y llevaba tiempo esperando ese momento, esa declaracion pura, emocional y ella...dividida y rota por el dolor... que emotivo niñas.

Besotes

Iris dijo...

Bueno, sabía que mis cálculos no fallaban y ya le había negado el medallon dos veces, menos mal que Liana, ha estado lista y se lo ha devuelto antes de la última y que se hubiera desvanecido sin tiempo para decirle esas cosas tan bonitas.

Por una vez me ha gustado Pam, el consejo que le dio a Liana, estuvo bien.


Besos

Citu dijo...

Qu e capitulo tan triste pobre Aidair, me dio pena Lina como me cae mal Carlos con lo antipatico y los consejos que da. Ay que no se separen

krlitalabeba dijo...

OMG!!!! DIOS PERO QUE KIERE MAS LIANA COMO PUDO DECIRLEEEE QUE NO NO PUEDO CON ECHA MUCHCACHA DIOS Y TANTO QUE ALDAIR LE DIJO QUE LA AMA QUE LA NECESITA Y ELLA SABIENDO Q ES SU VIDA NO SE VA CON EL NO PUEDOOOO DIOS KIERO EL OTRO CAPITULOOO A VER SI SE VA AUNQ YO LO HARIAAA ESPERO QUE SE VALLAN JUNTOS ADEMAS LO Q IMPORTA ES ESTAR CON EL HOMBRE DE SU VIDA =(



CHICASSS AMO CADA DIA MAS ESTA HISTORIAAA GRACIASS A LAS DOS POR BRINDARME ESTE RATO AGRADABLE A IMAGINAR =)


SALUDITOSS A LAS DOS ADE Y MARIOLA SE LES KIERE MUCHACHAS ♥

Lana Drown dijo...

Jajajaj, qué corte se llevó la Pam. Joo, entre que sólo he leído los últimos capítulos que habéis publicado(a ver si cuando esté menos estresada tengo tiempo para empezar por el principio), y mi memoria de mosquito, no tengo visión conjunta de la historia, pero de nuevo, enhorabuena por la escritura, es una pasada ;)

Un Viaje de Amor y Erotismo dijo...

Emmm, esa no puede ser la despedida, o si? Emmm, Liana, se te fugó una neurona? Emmm, Aldair, corazón, quieres venir a mi casa mientras ella decide si se va o se queda?? Tengo enanos cantores, café, una camita confortable... LO-QUE-SE-TE-OCURRA!!

Que golazo se comió la amiga Pan, jujuuju... y este Carlos, me intriga, no debería decirle que siga a su corazoncito?! Mmmmhhh, está bien, está bien... si hay algo que he aprendido con Uds es a no juzgar a los personajes antes de tiempo... Siempre tienen una sorpresa bajo la manga... jiji.

Besitos, nenas, hasta el viernes!! (L)

Sabry Sandal

Macu Marrero dijo...

Uy que floja ha sido la Liana con la Pam. Yo la cojo y le rompo la nariz con un cabezaso. Por favor, que se vaya con él. Adela y Mariola, que Liana cambie de opinión por favor o que se pierda el medallón y el no pueda irse. (Cada vez lo hacéis mejor artistas) Besos a mis almejillas. Muaaaac

KaRoL ScAnDiu dijo...

Dios... que pedazo capitulo... ¡¡QUE SE VAYA CON ÉL!! puede que ahí no hayan moviles, o internet, o la madre que la pario, pero tendrá a él, tendrá a Aldair, ¿que mas quiere? , por favor, que antes de que acabe el día ella diga que si, porque si no se me partira el alma... o puede que él pueda quedarse... no sé... pero es que no pueden separarse... nooooo,D.. os kiero y espero el siguiente comiendome la uñas, o lo que me quedan de los dedos jajaja;D... kisses

veronik dijo...

HOOOO y yo sin pañuelos a la mano (snif)el dia de hoy hasta abrace el monitor ...que bonito capitulo, muy tierno que bueno que soy niña porq este capitulo es especial para las niñas como nosotras jejeje bueno mis niñas (jijij) un besaso y espero con ansias el viernes como siempre.....

PD. pasando lista¡¡¡¡¡¡

Macu Marrero dijo...

Gracias chicas. Ya vosotras sois mi mejor regalo. Muaaaac

Ade dijo...

Me gusta cuando dais vuestras opiniones y nos hacéis ver lo que os produjo en capítulo.

De lo que no hay duda es que mí Aldi es un amor, más lindo, ayyysssss.

El viernes veréis que pasa, vamos a ver si Liana se decide a dar el paso.
¿Será valiente o preferirá seguir con su vida y sus enseres?

Besos guapísimas.

Maria dijo...

emocion,dolor,y una despedida(q no creo q sea muy larga)en este cap.ah y tb mucho odio......siii,pero q viene de mi parte al ver de nuevo al tal Carlos¡¡¡¡¡me cae realmente fatal ese chico!!!
Si en el anterior comentario dije q Liana deberia cambiar,ya q no me gustaba su forma de tratar a Aldair asi,en este cap.se redimio completamente y volvio a ser la compañera perfecta de ese hombre....
Ahora vendra lo importante¿dejara todo y se ira con él,que le dara todo lo q no es material y lo q es mas importante en la vida:el amor?

Un beso chicas

bamby dijo...

hola guapas, tengo problemas al recoger el premio, antes se veía y ha desaparecido jeje. se me escapó el angelito jeje. un beso

bamby dijo...

Por cierto teneis un premio en mi blog. (ahora que ya se hacerlo) jejej un besito.
http://bamby-literaturafantastica.blogspot.com/

Macu Marrero dijo...

Ade y Mariola perdonad que me descuidé al no deciros unas palabras. Ya he rectificado el post y lo que os digo lo digo de corazón. Lo que he dicho en el anterior comentario mas arriba, sois el mejor regalo. Os quiero almejillas.

laqua dijo...

Bien, bien, me alegro mucho de que Liana rectificara. Ahora sí, esta chica promete.
Pam estuvo genial, mucho mejor su consejo que el de Carlos. Toda la vida.
M-E E-N-C-A-N-T-A la documentación de la historia, el detalle que muestran. Es evidente que tienen un trabajo de estudio y ambientación espectacular. Mis más sinceras felicitaciones por eso. Todo está tan cuidado... es excelente.
Por lo demás, bueno... yo una vez hice caso a mi cabeza y él se fue. Otra vez seguí mi corazón y él se fue. La última hice un poco de tire y afloje entre cabeza y corazón y él se quedó. (Ahora de a ratos le pregunto si no quiere ir a dar una vuelta por ahi, jijiji). Es realmente difícil saber qué es lo que va a resultar en una situación así. Me gustó mucho que ella le dé el medallón. Se jugó el todo por el todo con esa entrega. A ver qué pasa ahora....

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você