viernes, 17 de septiembre de 2010

CONQUISTADO POR UN SUEÑO CAPÍTULO 24 (1ª PARTE)



Dejó deslizar los labios por la suave piel de su cuello, bufó cuando el violento latido de su vena vibró al lamer la zona. Bajó la mano, enganchó la falda para subirla e introdujo la palma hasta dejarla descansar en el interior de su muslo.

—Me volvéis loco –susurró roncamente al tiempo que enredaba los dedos en el ensortijado vello.

Apresó con su boca el profundo sollozo que ella dejó escapar al introducir uno de los dedos en su estrecho y rociado canal.

—Kai..., no debemos hacerlo –protestó sin apenas resuello, separando sus labios de los de él.
—No me rechacéis, mi dulce Nerys –murmuró alzando su kilt y levantándole la pierna se la colocó alrededor de su cadera, rozándoles con la embravecida verga su monte de Venus.
—No penséis eso, pero es que... –el largo gemido que brotó de su reseca garganta le impidió seguir hablando.
—Es que este es la ocasión perfecta –se frotó contra ella empapándose de su esencia.
—Yo...
—Shh, disfrutad del momento, mi amor –posicionó la cabeza de su miembro en la entrada al paraíso.
—Soy virgen –soltó de pronto antes de que la pasión le nublase el sentido.
—¿Cómo decís? –preguntó sin apenas voz y frenando el ansiado avance.
—Lo siento, debí decíroslo antes –confesó avergonzada—, pero creí que podría hacerlo, que mi amor por vos me ayudaría a superar la férrea disciplina de mis padres.
—Pero no podéis, ni yo tampoco. ¡Maldita sea! –increpó separándose de ella.
—Perdonadme –suplicó al verle enfadado.

Sujetó su cara con ambas manos y se perdió en los grandes y apenados ojos.
Había estado a punto de hacer el amor a una virgen —una doncella cautivadora como ninguna otra—, algo que por principios se tenía terminantemente prohibido.

—No tengo nada que disculparos –le acarició la tersa mejilla con el pulgar—.
Me alegro que hayáis tenido el valor de detenerme antes de que hubiese hecho algo irreparable, porque nos hubiésemos sentido culpable los dos.
—Entonces ¿no estáis disgustado conmigo? –una chispa de esperanza iluminó su limpia mirada.
—¿Por desear mantener intacta vuestra honradez? Jamás –atrapó su boca deslizando la lengua entre los sonrosados labios, pero se separó inmediatamente al notar como resurgía la brasa de la pasión—. Retiraos antes de que pierda el escaso dominio que me resta.

Nerys asintió, se acomodó el vestido y se pasó las manos por la cabellera intentando adecentar el alborotado pelo. Cuando estuvo lista le miró con tristeza.

—Mañana partiremos hacia Dà Teintean.
—Lo sé.
—Quizá no nos volvamos a ver nunca.
—No digáis eso –ordenó aprisionándola entre sus brazos—. Regresaréis y pronto.
—Pero...
—No –puso un dedo sobre sus labios—, sé que lo haréis. Los dioses están de nuestro lado y harán que en breve nos reunamos para siempre.
-Como me gustaría tener vuestra seguridad –trató de sonreír en vano-, ojalá pudiera hurtaros un poco.
-Mi dulce Nerys,  ¿cómo decís algo así cuando ya me habéis robado el corazón? –agachó la cabeza, mas se separó de ella antes de rozar la apetecible boca, la volteó y la empujó ligeramente hacia adelante—. Ahora marchaos antes de que me arrepienta y os haga mía.

Nerys se levantó un poco las faldas y echó a correr aguantándose las ganas de reír, de pronto se giró y sin dejar de moverse le gritó:

—¿Estaréis por la mañana para despediros?
—No lo dudéis ni por un instante.

Su corazón se encogió al verla desaparecer. Aunque sospechaba lo que le pasaba le costaba trabajo admitirlo y más cuando se trataba de la primera vez que ese sentimiento arraigaba en él. Se frotó la cara intentado despejarse de las dudas y miró con pesadumbre hacia abajo. La dolorosa erección empujaba el kilt levantándolo. Llevó su mano hacia ella, pero antes de llegar a tocarla un ruido le obligó a bajarla velozmente y se giró para ver quien era.

—¿Qué hacéis aquí tan sólo, primo? –mientras se acercaba, los ojos de Mervin fueron atraídos irremediablemente hacia la parte que sobresalía de forma escandalosa—. Perdonadme, no me di cuenta de la compañía tan... enorme que tenéis—, dijo riéndose.

Kai soltó una maldición, de todas las personas que habitaban en el castillo tenía que ser justo él quien le descubriese, ahora tendría que sobrellevar durante horas sus bromas, claro que siendo sincero, en su caso él haría lo mismo.

—Estaba a punto de deshacerme de ella, pero como siempre aparecéis en el peor momento –admitió mascullando.
—Os voy a dar otro de mis consejos y no sólo por el aprecio que os tengo al ser mi pariente, si no por tener más experiencia ya que soy 1 año mayor que vos –observó como Kai ponía los ojos en blanco—, para deshaceros de esas visitas tan... notables e inoportunas, lo mejor es buscaros la ayuda de una bella muchacha, os aseguro que se irá rápidamente y os dejará con una sonrisa en ese rostro tan agrio que lucís.
-Idos al diablo vos y vuestras recomendaciones, ¿quien creéis que fue la causante de esta indisposición sino una bella muchacha? -exclamó exasperado señalando la zona en cuestión.
—Una mujer lista esa Nerys, sabe muy bien como levantaros... el ánimo –aseguró con la voz impregnada de diversión-, ahora entiendo su apresuramiento y el rubor de su bonita faz cuando me la encontré por el corredor-, indicó cruzándose de brazos-, os voy a dar otra de mis excelentes indicaciones... ante una delicada hembra no volváis jamás a desenvainar tan rápido vuestra "espada".
-¿y que sabréis vos que lo más parecido a una hembra que habéis tenido en vuestras manos fue aquella vieja mula desdentada?

Sin darle tiempo a replicar, Kai pasó por su lado soltando un sonoro bufido y le empujó con el hombro haciendo que se cayese sobre sus posaderas, pero su felicidad al ver el rostro de sorpresa de su primo apenas duró un segundo, pues para su desazón lo único que provocó con su proceder fue que las carcajadas de Mervin se agudizaran de tal manera, que acabó tumbándose doblado sujetándose con ambas manos la tripa.
Para aplacar su rabia y su ardor, la única solución que le quedaba era bañarse en las heladas aguas del río y hacia allí se dirigió con la esperanza de no encontrarse a nadie por el camino porque con un comediante en su vida ya tenía más que suficiente. Apuró el paso para llegar cuanto antes a los fríos brazos del afluente y que estos le sosegasen lo más pronto posible, o su “cerebro” estallaría en mil pedazos.



Frente al espejo se observó detenidamente. Nunca fue una mujer vanidosa, pero tenía que reconocer que su aspecto era inmejorable, quizá fuera por el aire libre, por la alimentación sana o por las increíbles sesiones de sexo salvaje a las que la sometía Aldair, lo cierto era que la piel le resplandecía como si acabase de salir de la esteticista y le hubiese realizado el mejor peeling y masaje del mundo; los ojos parecían más negros y destellaban como si el sol estuviese atrapado en ellos y su pelo, bueno, aunque le brillaba más que nunca ahora mismo era como cuando un cachorro de Deerhound escocés crecía y su cuerpo lo hacía sin ninguna lógica, justo así sentía su cabello, era un descontrol total y absoluto, le salían greñas por todos lados y por más que se lo cepillaba y mojaba, era incapaz de hacerse con él.
Recordó el día que Aldair la descubrió con las tijeras en una mano y uno de los mechones en la otra, en un segundo había llegado a su lado y se las había quitado fulminándola con la mirada. Ella le había agradecido con una ladina sonrisa que se ofreciese a cortárselo porque como no tenía experiencia seguro que se habría hecho trasquilones y eso le valió una extensa charla sobre lo mucho que le gustaba su pelo, que su belleza se acentuaría con una abundante melena, lo agradecida que estaría la gente al verla como una de ellos y que si ahora disfrutaba enredando los dedos entre sus cortos cabellos, cuando lo tuviese largo y lo liase alrededor de su puño para acercarla más a él sería el hombre más feliz de toda Escocia. Ella le miró arqueando una ceja y le preguntó si con eso quería decir que ahora no era feliz. Aldair tiró las tijeras al suelo, la estrechó contra su enardecido cuerpo y procedió a demostrarle lo dichoso que era.
¿Y ahora haber como se lo cortaba cuando el pobre sólo pedía tan poca cosa para estar contento?

Se separó del espejo —pensando que ya crecería y dejaría de parecer un puercoespín— justo cuando llamaron a la puerta. Apenas le dio tiempo a articular palabra cuando la hoja se abrió, Moira con un puñado de sábanas acomodadas en su brazo se quedó parada en el umbral mirándola fijamente. Sin decir nada hizo una mueca de disgusto y entró cerrando tras ella, ignorándola por completo se encaminó al lecho y comenzó a quitar los lienzos usados.

-Hola ¿qué tal va todo? -preguntó a la sirvienta recibiendo a cambio un seco gruñido-, ya veo que las cosas marchan bien, para variar.

Se acercó a ella dispuesta a fastidiarla un poco, porque si pensaba que con su despectiva actitud iba a molestarla estaba muy equivocada.

-Y dime ¿te hizo mucho daño?
-¿Perdonad?
-¡Qué susto! -se llevó una mano al pecho-, si tienes voz.
-Siempre la he tenido, señora.
-Seguro que si, pero hubiese apostado que el gato te había comido la lengua, de ahí mi pregunta de antes.
-Quizá no tuviera nada que hablar con vos -replicó dándole la espalda.
-Una mujer ahorradora en saliva, eso está bien.
-No sé que ve mi gente en vos -espetó mirándola despreciativamente.
-Ahora es mi turno de decir un ¿perdón?
-Mi pueblo está ciego y sordo, pues se niegan a escuchar las sabias palabras del druida Cromwell.
-Vaya por Dios éramos pocos y parió la abuela -exclamó al oír el odioso nombre-, ¿y qué dice ese viejo baboso de mí?
-¿Acaso no os lo comentó en varias ocasiones?
-Sí, para mi desgracia tuve el ingrato placer de escuchar sus arremetidas contra mi persona, pero dime ¿por qué piensas tú lo mismo que ese individuo?
-¿No es evidente, señora? -demandó escupiendo la última palabra-. Sois una forastera venida de otro mundo muy distinto al nuestro que nada bueno nos puede traer.
-Joder, pero ¿por qué os empeñáis en decir que os traeré el gafe? El que nunca me tocase la lotería no quiere decir que lo sea, así que explícate mejor, si no te importa gastar algo de esa apreciada saliva tuya conmigo.

Liana se percató como la mujer se envalentonaba y alzaba la cara mirándola con desafío y maldad.

-Desde el primer día que pusisteis un pie en esta tierra la desgracia que traéis pintada en vuestro rostro hizo acto de presencia -añadió poniendo los puños en las caderas-, nuestro Laird tuvo que salir en vuestra búsqueda arriesgando hombres y animales.
-¿Cómo?
-Después nuestro amado Baldulf cayó presa de una terrible enfermedad -terció haciendo un extraño gesto al cielo-, habéis enfrentado a los hombres sabios que rigen nuestro camino con el hombre que debe gobernarnos.
-Nada de eso es culpa mía, si me separé de Aldair en el extraño viaje para retroceder al pasado, créeme que no lo hice adrede -afirmó levantando el pulgar-, Baldulf cayó enfermo porque ya es mayor y por desgracia esas cosas suceden, pero está curándose y eso es lo que importa-, aseveró alzando una segunda falange-, y por último-, increpó subiendo el dedo corazón-, si los sabios se enfrentaron con su señor no fue por la falta de bondad y justicia de Aldair, quizá se debiera a la escasez de miras de Cromwell, claro, lo mismo soy también culpable de su estupidez.
-No sois más que una desvergonzada que no sabéis lo que es el respeto -graznó Moira echando chispas por los ojos-, pero hacedme caso partid hacia vuestro mundo antes que sea tarde.
-¿De qué hablas loca del demonio? -preguntó ya enfadada.
-Mirad -metiéndose la mano en el bolsillo del amplio delantal le mostró unas pequeñas piedras pulidas con extraños símbolos grabados en su superficie-, las runas hablan, ved lo que dicen.
-Pues tradúceme -conminó cruzándose de brazos-, el guijarro no es un idioma que domine.
-Ellas no mienten -sonriendo con malicia hizo un seña para que observara su palma-, seréis infeliz, vuestro pesar será tan grande que rogareis estar muerta. No seáis necia Liana de Edimburgo, pedid a nuestro Laird que os devuelva allá de donde nunca debisteis salir.
-Sal de mi habitación inmediatamente antes de que pierda la poca paciencia que tengo y te deje calva para los restos -espetó roja por la ira que la poseía-. Y reza a tus piedrecitas para que no le cuente nada de esto a Aldair.
-Me marcho como ordenáis -afirmó encaminándose hacia la puerta-, pero no olvidéis mis palabras.
-Lo que voy a hacer es relegar de tu presencia, toma nota "querida Moira", nunca jamás vuelvas a cruzarte en mi camino.

Soltando una sonora carcajada que a Liana le pareció el mismísimo grito del diablo, la mujer abandonó el cuarto sin volver la vista atrás.

Continuará...







FELIZ FIN DE SEMANA



12 comentarios:

AKASHA BOWMAN. dijo...

Dios, ha sido un capítulo sublime. Y sobre todo, me habéis hecho reír quizás tanto como lo hiciera Mervin, y creedme que unas sonrisitas no me vienen nada mal.

¡Menuda sorpresa al arrancar el capítulo de hoy con semejante estímulo erótico-pasional, y lo que menos esperaba era que uno de sus protagonistas fuera el simpático de Kai! Yo pensaba en Aldair, por supuesto, o en Niall, pero ver a Kai en semejante "estado" me ha encantado. (De hecho anteriormente os pedí que mostrárais mas de la relación de esa parejita, gracias por complacerme).

¡Y menuda sangre fría la del muchacho para frenar en seco su arranque apasionado, desde luego hay que tener aguante y querer mucho a Nerys!

¡Lo que me reí cuando dijo: ..."lo más parecido a una hembra fue aquella vieja mula desdentada". jajajjajajajajajajajajajajjajaja

Me ha parecido sublime la imagen de Aldair enredando su puño alrededor de la ansiada melena de Liana para atraerla hacia sí. Me encantan esos gestos, siempre lo digo y siempre será así. Un poco de vigor masculino es deseable, ¿cierto?

En cuanto al asunto Moira...¡qué mujer grrrrrrr! ¿Visteis cómo defiende a Cromwell? ¡Si están hechos el uno para el otro! Vieja alimaña...
menos mal que Liana no se cortó un pelo (jajjajajaja qué sutileza)y la supo poner en su sitio (lo del gato es digno de apuntar...).

Con respecto a las runas... espero que solamente Aldair tenga el poder de enviar a Liana a su tiempo, pues si no estoy temiéndome un complot.

¿Puedo ser mala malísima? Ojalá y Liana le dé las quejas a Aldair de esta vieja harpía y él se comporte con ella como se merece.No estaría mal que la agarrara de los pelos (o de la cofia) la arrastrara escaleras abajo y la arrojara fuera del castillo. ¿Adonde iría entonces? ¿A la guarida de alguna vieja comadreja con capa de druída?

(Dios, me he emocionado, debo contenerme antes de que sirvan la cena en mi pequeño cotagge, pues me temo que se me han subido los colores)

Besos siempre, mis escritoras

Liz dijo...

Unas grandes chicas! Me han hecho emocionar xD

KaRoL ScAnDiu dijo...

Ohhhh... mis chicas;D ya estoy de vuelta;D

ante todo, gracias con todo mi corazón por vuestro apoyo, vuestro cariño, vuestras palabras... vuestra amistad.
Gracias por estar siempre presente, sois grandes amigas, y cada día me alegro y agradezco el haberos conocido;D

OS QUIEROOOO;D

ahora...

que pedazo capi;D adoré la escena de Kay, joooooo, ese chico es la leche, jajaja;D

Espero que Lianna le de a la Moira de los cojones lo que se merece. Arpia, mas mala que la leche agria... ojala se lo cuente a Aldair...

os quiero mis chicas;D

kisses y que tengáis un hermoso finde;D

INFECTADA X dijo...

Me encanta Kai. Yo le hubiese ayudado a bajarle los ánimos, pero claro, no soy dueña de mi cuerpo...
Ay!! la puta Moira... que parecía bobita y nada más hablar suelta por la lengua todo lo que puede envenenarla si se muerde. Que risa lo de dejarla calva por parte de Liana (yo cuando le tengo ganas a alguien digo lo mismo jajjajaj)Hoy se me hizo cortito y es porque cuando algo me encanta quiero seguir leyendo. Me quedo como kai, con más ganas jajjaja. Me encanta esta historia. Besos mis armejas desboscas que sois geniales.

Anna ( blog princesa) dijo...

Chicas un capitulo genial. Cada dia se pone mas interesante la historia.
Ay dios ¡ Y Kai me encanta! en el fondo me ha dado penita. Y esa Moira...ojala Liana le de su merecido

Silvia dijo...

Tampoco me importaria una relación como la de Kai. Es un caballero porque a pesar de las ganas supo resistirse.
Liana debió arrancarle el pelo a Moira y que el martes se lo cuente a Aldair.
Gracias por estos dos capitulos que tenia sin leer.

laqua dijo...

¡Niñas!
Llevo mucho sin comentar, pero no por ello sin leer. La vorágine me llevó consigo y todavía estoy tratando de escapar, por eso mis prolongadas ausencias.
Me tiene súper intrigada esta gente malvada (Moira y druida innombrable), a ver con qué se salen ahora. Encima, les juro que conozco a alguien en la vida real que es... tal cual la vieja!! De verdad!! Imposible no mirarla y pensar en vuestra historia.
Un abrazo fuertísimo, (sí, mandé mi participación en el concurso de Karol, jeje, no me pregunten como porque todavía no me explico cómo me animé) y nos estamos leyendo.
¡Se las quiere!

Angy dijo...

¡Hola! Tu blog es genial.¿afiliemos, te sigo y me sigues? Mi blog es en ingles pero ay traductores en el pagina. Si te animas avisame y me dejes el link de tu blog para poder encontrarte...

http://checktheseblueskiesout.blogspot.com/

Sabry Sandal dijo...

Awwwww, Kai!!

Alguien más siente el imperioso deseo de ofrecerle una mano, al pobre muchacho?? =P

No me gusta nada esta malvada Moira, arrrggghh!!! Y esa risa maléfica??

Un besito a todas, buen finde!!

veronik dijo...

Hola hermosas un poquito tarde pero por estos lados hay un tormenton q la luz va y viene pero me dio chance de entrar y leer(alias ponerle play)a la historia....y vaya q casi me pego a la pantalla con tan sublime pasion jejeje haaa vaya q han andado muy activas he....y que tramara la Moira y el viejo ese...en fin a esperar el martes haber q locuras traeran .... un besazo y excelente fin de semana

PD.pasando lista¡¡¡¡ solo un poquito tarde :)

krlitalabeba dijo...

Hay al fin Kai consigooo alguien jejee pobre lo dejaron con ganas xD y lo ams comico cuando llego el primo y lo vio jajajja si me rei chicas dios esa moira es una brujaa yo le pego mucho autocontrol tuvo liana ahora que va a tramar :S diosss chicas me dejaron con ganas d mass a ver que pasaa


BUENOOO SUPER LOS CPAITULOS COMO SIEMPRE USTEDES LA VERDAD QUE SON GENIALESSS


DALUDITOSSSS

Iris dijo...

Mira Kai, ya encontró su media naranja, haber en que para lo de estos dos. Nerys ya me ganó, me gustó mucho.

Moira, por fin soltó la lengua, y con ella su veneno. Seguro que Liana se lo calla y no le dice nada a Aldair.

Besos y que tengáis una feliz semana.

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você