viernes, 1 de octubre de 2010

CONQUISTADO POR UN SUEÑO (CAPÍTULO 26)




Abrió levemente los párpados en medio de una gran neblina llena de sonidos extraños, poco a poco la densidad fue desapareciendo y la cruda realidad se hizo evidente. Descubrió que su visión borrosa se debía a la indecente cantidad de cerveza que bebió tras dejar la compañía de Liana y regresar al salón, los insólitos ruidos no eran otra cosa que los ronquidos de sus compañeros de borrachera, que como él, cayeron abotargados presas de las garras del licor. Las vetas de la madera sobre la que había dormido se le habían clavado en la mejilla, emitió un lastimero gemido cuando al tratar de alzar la cabeza sus vértebras crujieron de forma espeluznante debido a la incómoda postura. Colocó las manos a ambos lados sujetándose las sienes tratando de aplacar el terrorífico dolor que palpitaba a un ritmo acelerado. A pesar que se incorporó despacio, la estancia giró un par de veces a su alrededor y se tuvo que sujetar firmemente a la mesa hasta lograr estabilizarse. Algo le decía que ese iba a ser un día muy largo. Sin fuerzas y arrastrando los pies salió de la sala, encontrándose con Niall que en esos momentos bajaba por las escaleras

-Amigo mío –saludó eufórico al verle ya levantado.
-Santo Dios –jadeó Aldair tapándose los oídos-, ¿os importaría no alzar tanto la voz?
-¿Así os parece mejor? –preguntó susurrando acercándose más a él.
-Perfecto –le contestó con el mismo tono.
-¿Qué os sucede hermano?  —se paró a pocos pasos de él tapándose la nariz—, uff oléis como si os hubieseis caído dentro de un gran tonel de cerveza.
-No me caí, mas por como me siento juraría que me lo bebí entero.
—No sólo vuestra fetidez lo confirma, el espantoso aspecto que lucís lo atestigua –aseguró sonriendo.
-¿Tan mal se me ve? -interrogó con una mueca.
-Diría que si en estos momentos vuestra amada os viese –soltó una estruendosa carcajada-, saldría corriendo en dirección contraria.
—Ni la nombréis siquiera —masculló encogiéndose al vibrarle el cerebro —pues por su culpa estoy así—, confirmó pasando por su lado.
-¿A dónde vais? –demandó Niall elevando una ceja.
-A mis aposentos a intentar dormir algo.
-Descansaréis más tarde –le sujetó del brazo arrastrándole hacia el exterior-. No estoy dispuesto a que me dejéis viudo.
—¿De qué habláis? No pienso matar a Brianna –curvó el entrecejo—, mis ganas de acabar con su vida están aplacadas— comentó por lo bajo.
—¿Cómo decís? —preguntó Niall y al obtener sólo un severo encogimiento de hombros continuó hablando—. En menos de una hora partimos hacia Dà Teintean  y no quiero que asfixiéis a mi mujercita con vuestro tufo cuando os acerquéis a ella para despediros —ondeó en el aire con la mano libre—. Así que asearos lo mejor posible.
-Tenéis razón, es que la batahola en el interior de mi cabeza no me deja pensar.
-Para eso estoy yo aquí, soy como... ¿cómo me dijo que se llamaba el bicho ese? –se golpeó la barbilla repetidamente con el dedo índice.
-¿Quién? ¿Qué bicho?
-Liana me contó una historia de un grillo que era la conciencia de un muñeco con una enorme nariz y no recuerdo su nombre.
-¿Bimbo?
-No.
-¿Pumbo?
-No.
-¿Tambor?
-No.

Aldair abrió la boca para decir otro nombre cuando se dio cuenta de lo ridículo de la situación. ¿Qué le importaba a él como se llamaba la alimaña esa? Tenía que bañarse para quitarse ese hedor de encima y ver si se le refrescaban de paso las ideas.

-Con vuestro permiso, os dejo a vos y a vuestra conciencia.
-Yo voy a los establos a prepararlo todo –se encaminó hacia allí con largas zancadas-. Maldita sea ¡no logro acordarme!-, farfulló enrabietado.

Sin querer sus labios se curvaron hacia arriba, sabía que en todo momento estaría intentando recordarlo y lo primero que haría en cuanto viese a su mujer sería preguntárselo. Su mujer..., no aquella hembra que se veía a si misma como una meretriz, -agitó la cabeza para borrar las crudas palabras que habían salido de su boca-, ¿como pudo pensar que él la veía de ese modo? Aun le pesaba en el alma la tristeza no sólo por negarle un hijo sino por el castigo innecesario que le había infligido al mostrar tan escasa consideración hacia ambos. ¿Es que no se percataba del intenso amor que lo consumía por ella? Se detuvo un instante y apretó los parpados con fuerza, ¿se habría cansado Liana de él? ¿Se estarían apagando esos sentimientos que le proclamó al viento jurándole su amor? Un ligero temblor lo sacudió, sí quizá ahí estaba la respuesta a su conducta, ya no lo amaba, por eso estaba dispuesta a envenenarse con ese maldito brebaje antes que darle un vástago, un bebé sangre de su sangre, que lo ataría a él para siempre.

Con ese mortífero pensamiento abriéndose paso entre la barahúnda que golpeaba su cerebro arribó a la orilla del río, de un tirón se quitó la ropa y sin pensarlo se zambulló en las gélidas aguas con la esperanza no solo de alejar el hediondo aroma que lo impregnaba sino el pesar que lo subyugaba. Nadó hasta el agotamiento en el límpido líquido intentando purificar su piel y su alma, más su desesperado intento no logró atildar esto ultimo. Con el raciocinio más despejado supo que la agonía que sufría en estos momentos no sería nada en comparación con al abatimiento que le sobrecogería si tuviera que dejarla marchar, Liana era suya, haría lo posible y lo imposible por retenerla a su lado.

Salió del río dándose cuenta de la descabellada promesa que había salido de sus labios antes de abandonar la habitación, cuan difícil se haría no volver a atraer hacia sí su atrayente figura y acariciar su satinada piel, pero era un McRea y ni aunque el mismo deamham (*) le torturase con sus ardientes llamas dejaría de llevar a buen término su juramento no le pondría un solo dedo encima hasta que dejara de tomar esas malditas hierbas o hasta convertirla en su legitima esposa. Se detuvo un instante al percatarse de su ultima elucubración, matrimonio, lástima que no fuera una tarea fácil.
Fuera como fuese encontraría la manera de controlar su deseo. Tomó el kilt de entre las hierbas y lo enrolló a su cintura sujetándolo con el cinturón, se giró un momento hacia la cristalina corriente y suspiró estaba seguro que no tardaría en volver allí para aplacar sus ardores, se sacudió el cabello desperdigando miles de gotitas a su alrededor y se encaminó hacia el castillo, en breve sus amigos abandonarían su hogar rumbo a sus tierras, era hora de despedirse y afrontar su nueva realidad.

Liana mecía en sus brazos al pequeño Aidan, que dormía placidamente y cuanto más miraba la sonrosada carita, la idea de que podría estar acunando a su propio hijo se hacía más tenaz, una desconocida alegría la embargó dejándole una rara sensación en la boca del estomago “Te has vuelto loca Liana, ¿acaso no eras tú la que defendía a capa y espada el disfrutar de la relación antes de ser mamá?”


*Deamham: Demonio en gaélico

—¿Y qué relación? —se preguntó a si misma en voz alta sin darse cuenta.
—¿Cómo decíais? —Brianna se sentó a su lado.
—La vida es un asco —la miró con los ojos vidriosos—. ¿Sabes que anoche Aldair descubrió las hierbas y se enfadó por ello? Nunca antes le había visto tan furioso ni tan apenado—, apoyó la cabeza en su hombro—. Metí la pata, Brianna y bien a fondo.
—¿Le dijisteis toda la verdad? —interrogó acariciándole la espalda en un intento por consolarla.
—Apenas me dejó hablar —admitió—, sé que lo herí al soltar por esta bocaza que tengo tantas cosas horribles pero ni se molestó en comprenderme.
—Quizá debisteis explicaros mejor, Aldair os ama y seguro que entenderá vuestras razones —murmuró Brianna quedamente.
—Lo dudo mucho, me dejó claro que quiere un bebé a toda costa.
—Liana, no sabéis cuan importante es un hijo para nosotros y más si es el del jefe del clan. En ese bebé se depositaran esperanzas y sueños de un futuro mejor, colmará vuestra dicha y el corazón de su padre y si lo educáis en el valor y la lealtad se convertirá en el orgullo de su pueblo cuando con el paso de los años ocupe el lugar que le corresponde. —comentó con voz soñadora, sonrió al ver el semblante de Liana—, sé lo que estáis pensando al creer que di por hecho que sería un varón, pero sabed mi buena amiga, que el pueblo de las Highlands no sólo se siente orgulloso de sus guerreros, sus hembras son su tesoro.
-Lo sé, pero...
-No hay peros Liana, es la realidad y por cruda que os parezca es la que conocemos y con la que vivimos –apartó la mirada—, no estáis en vuestro mundo y si tanto decís amar a Aldair debéis adaptaros a nuestras costumbres o sufriréis los dos.
-Sé muy bien donde estoy, así como también sé que le quiero, pero las costumbres pueden cambiar –afirmó incorporándose—. Que todavía no se me pasó el arroz, joder.
-¿Qué arroz?
-Lo siento –dijo riéndose al ver su cara de confusión-. Quise decir que aún soy joven, que estoy sana y que por ahora me niego a quedarme embarazada.
-Es vuestra manera de pensar y la respeto, ahora sólo debéis lograr que Aldair lo entienda.
-Tu comprensión, significa mucho para mi, gracias.
-No debéis agradecer nada –le tomó las manos- pero permitidme que sea sincera con vos, es cierto que no sois una anciana aunque tampoco sois ya una muchacha, no dejéis escapar la oportunidad mientras seáis fértil o él os detestará el resto de vuestra vida.
-Tu alucinarías en el siglo XXI al ver la cantidad de madres que hay con 40 años, pero capto lo que me dices y tomo buena nota.

En ese momento llamaron a la puerta.

—Aunque este hombre mío antes debe hacer el esfuerzo de avenirse –aseguró dirigiéndose hacia ella—, aunque tenga que atarle para obligarle a escucharme-, dijo antes de abrirla haciendo que Brianna soltase una carcajada al imaginarse la escena.
-Buenos días señora -saludaron un par de altos guerreros que estaban  en el pasillo antes de dirigirse a Brianna- milady vuestro esposo nos ha enviado para trasladar los baúles a la carreta.
-Pasad por favor.

Aldair había regresado a su cuarto temiendo coincidir con Liana y al encontrarlo desocupado la desazón que lo dominaba desapareció. Sabía que se estaba comportando como un cobarde, mas no se veía por ahora con el suficiente valor para afrontarla, aunque tendría que encontrar el coraje pues en breve se uniría con ella en el patio para despedir a sus amigos. Con un kilt limpio alrededor de su cadera se acercó a la puerta para enfrentarse a ella, mas según la entreabrió la volvió a cerrar sigilosamente. Allí estaba Liana junto con Brianna. Apoyó la frente en la madera y contó mentalmente hasta cien. Exhaló el aire retenido en los pulmones y salió dispuesto a llevar a cabo su cometido.


Abajo todo estaba listo. Los hombres esperaban encima de sus monturas preparados para partir en cuanto su señor diese la señal.

Con la congoja estrujándole el pecho Liana se despidió de Brianna antes de fundirse en un largo abrazo con el Laird McInroy, apenas habían permanecido unos días con ellos mas en ese poco tiempo aprendió a admirar y a querer a aquellos dos seres que se disponían a regresar a su hogar.

Aldair depositó un suave ósculo en la punta de los dedos de Brianna antes de tomarla por la cintura y ayudarla a ascender al carromato, una vez estuvo dispuesta se  volteó hacia Niall que se disponía a subir a su semental.

-Os deseo un buen viaje, amigo mío -dijo acercándose con la mano tendida- que los dioses os acompañen y os guíen.
-Que así sea -argumentó Niall aceptando el saludo.
-No olvidéis vuestra promesa -le recordó Aldair dando un paso atrás.
-No lo haré hermano -contestó asiendo las riendas y mirando al cielo- y ahora será mejor que nos pongamos en marcha o nos pillará la noche al raso.

Nerys acomodada en uno de los carros con Aidan en brazos no podía dejar de mirar a Kai, ni este podía desprender la vista de ella.
Tenía una de sus pequeñas manos entrelazada entre las suyas, haciendo un gran esfuerzo para no tirar de ella y llevársela lejos de allí. Eso tenía que ser amor, ¿qué otra cosa haría posible que un desmesurado pesar le presionara en el pecho al saber que en breve no la volvería a ver más?
-No os olvidéis de mí, Kai.
-Jamás.
-Yo no lo haré de vos –murmuró con los ojos llenos de humedad.
-Nerys...

La grave voz de Niall ordenando la puesta en marcha y el movimiento de la carreta le interrumpió lo que iba a decir. Dejó que su mano se desprendiera de las suyas y cuando estas quedaron vacías y sin su calor, lo supo. Si ella no regresaba, entonces sería él quien la buscase.

La comitiva desapareció lentamente de la vista y la gente allí reunida fue regresando a sus quehaceres quedando en el amplio solario -uno al lado del otro- Aldair y Liana. Ninguno se atrevía a hablar ni a moverse y de soslayo se miraban disimuladamente. De repente él se giró hacia ella y los ojos de Liana brillaron por la expectación.

-Señora –murmuró Aldair con un leve gesto de la cabeza antes de darse media vuelta y marcharse.

Un nudo le aprisionó la garganta, pero se forzó a tragarlo.

-¿Señora? ¿Y ya está? –le gritó obligándole a parar.
-Anoche dejé bien claro que lo sois.
-No me refiero a eso, cabezota –avanzó hacia él-, quiero decir que si sólo me vas a decir eso.
-No tengo nada que departir con vos.
-Yo si tengo que hablar contigo.
-¿Quemareis esas hierbas? –preguntó esperanzado.
-No.
-En ese caso disculpadme, mis obligaciones me reclaman.

Emprendió su camino y no se detuvo a pesar que ella continuaba pronunciando su nombre con una mezcla entre desesperación y rencor. Ojala le hubiese dicho que se desharía de esa pócima y que se arrepentía de lo que le dijo ayer. Se moría por abrazarla y hacerla suya una vez más. Elevó los ojos al cielo rezando para que la resistencia que tan fácil veía junto al río, no le abandonase ahora.

Una sonrisa de triunfo iluminó su rugosa cara. La pareja que hasta hace unos días desprendían una repugnante felicidad por todos sus poros, ahora exhalaban todo lo contrario. Con un poco de fortuna, su señor se percataría de la clase de hembra que lo acompañó a su regreso y la devolvería a su tiempo, los dioses por fin parecían escuchar sus suplicas en breve esa mujer desaparecería de sus vidas y esta volvería a ser tal cual fue antes de la aparición de la intrusa. Vio como se dirigía -con la cara roja por la furia- a grandes pasos hacia las cuadras, con esos ridículos pantalones que siempre se ponía por las mañanas para montar a horcajadas en su yegua como si de un abyecto inglés se tratase. Ella no pertenecía ahí, debía marcharse y de una manera o de otra la eliminaría, sin duda prefería que atendiera a razones y abandonara sus tierras mas si persistía con su terquedad tendría que ir tomando en cuenta los consejos de la buena de Moira.


Liana llegó al establo enfadada y con ganas de matar o como mínimo pegar a alguien y debía llevarlo escrito en el rostro pues el mozo, nada más entregarle a Gràdh se retiró velozmente desapareciendo de su vista. En cualquier otro momento eso le hubiese hecho gracia, pero ahora mismo le apetecía cualquier cosa menos reír. Se subió a su bonita yegua tras abandonar la caballeriza y la puso al trote para salir de allí cuanto antes y descargar un poco de la ira que la poseía.

-El que faltaba, –farfulló al ver a Cromwell esperándola con los brazos extendidos obstaculizándole el paso— Éramos pocos y parió la abuela.

Le costó Dios y ayuda frenar, tuvo que echar mano de su parte más noble para no llevárselo por delante.

-¿Qué es lo que quieres ahora? –le espetó impaciente.
-Debéis iros muchacha y cuanto antes, mejor.
 -Y dale Perico al torno -bufó ante el manido discurso-, quizá eres tú el que debería irse si tanto te molesta mi presencia.
-Yo pertenezco a este lugar, así como perteneció mi padre y el padre de mi padre –bramó encolerizado.

Liana suspiró cansada.

-Hazte a la idea que por mucho que protestes no me pienso marchar. Mi lugar está junto a Aldair.
-¿Y creéis que él soportará mucho más tiempo vuestras banalidades? –un brillo malvado fluctuó en sus pequeños ojos-. Por lo que vi, me pareció que su paciencia está a punto de desaparecer.
-La de él no sé –obligó a Gràdh a avanzar para ponerse a su altura-, pero la mía está a punto de rebosar el vaso.

Espoleó a su montura para dejar atrás a ese viejo amargado y sus pesadas palabras.

Ocultos unos resplandecientes iris azules no perdieron detalle de la conversación entre el hombre y la mujer. Por fin algo a lo que llevarse a la boca. Tanto tiempo de espera y vigilancia parecía que darían sus frutos y por lo que escuchó serían grandes y jugosos. Ese anciano sería perfecto para sus planes, pues por su vestimenta y su forma seguro se trataba de alguien importante en el clan y que encima odiaba a su señora. Una idea cruzó su mente, curvando los labios se retorció las manos de placer ante su gran suerte.


Continuará...





 Feliz fin de semana


13 comentarios:

AKASHA BOWMAN. dijo...

Madre mía, al final me quedaré sin uñas y todo que morder...

Me hizo mucha gracia el despertar de Aldair, dolorido, en soledad, apestando a cerveza y con las astillas de la mesa marcadas en la cara... jajajja parecen un matrimonio y todo despues de su primera riña.

La mención a Pepito Grillo también sin desperdicio, me alegra que pese a toda la barahúnta que tortura a Aldair el recordar las expresiones de Liana en referencia a su siglo le reporten una mínima alegría, o al menos una liviana sonrisa.

Permitidme que os diga que el momento "baño- en- el- río" me ha transportado a otro instante muy memorable ( Ade imagino que sabrá a qué instante me refiero...jjejej) solo imaginarme ese torso y esa melena empapada saliendo de las frías aguas hace que a una se le alegre la vista (o las neuronas, en este caso, que son las que trabajan).

La mentalidad de Liana choca con la existencia de ese siglo y con las creencias de sus gentes, espero y sean capaces de solventar ese rudo obstáculo de una vez.

Me apena que Kai y Neris se separen, tendréis que hacer algo al respecto no? (tened compasión de mis pobres nervios...jejejej)

¡Y este energúmeno de Cronwell! Creí que estaría de vacaciones o algo así, que había tiempo que no se dejaba ver en escena, él y la "buena Moira" son un auténtico furúnculo en las "nalgas", cachisss la mar ojalá y Grádh pisara un poquito nada más esos odiosos pies de leperchaun arrgggg haber si se veía obligado a guardar cama una temporada.

Estoy temiendo lo que suceda a partir de ahora. Espero y Liana no sufra ningún infortunado accidente.

Besitos a ambas, se os quiere muuuucho.

Zeta dijo...

Antes tenía ganas de saber quien era el de los ojos azules, pero ahora como no se descubra le saco yo a patadas!
Mira que como le pase algo a Liana o a Aldair (aldair grrrrr...) no respondo!
Creo que Cronwel devería venirse a vivir al siglo XXI porque seguro que le daban mas de una patada, a ese bastardo, malhumorado, vil e infame viejo. VIEJO Y AMARGADO.
He descubierto que me cabrea hablar de los machistas asi que mejor paro ya o alguien acabara mal... :S
besitos ^^

Maria dijo...

Casi nada..o mas bien nada,puedo comentar de esta novela...lo q si es q yo vi"nacer" a Aldair y estas niñitas no lo soltaron ni bajo amenazas ni de chantaje..y ya veo q tuvieron razon al decir q Aldair es muxo Aldair.
Asi que solo me queda esperar a q lo terminen y poder descargarmelo y asi tener a Aldair pa' mi solita ¡¡¡¡muahaha(risa diabolica)!!!......si,como comprendereis "esa" de la risa no era yo (aqui una aureola de santo).
Me gustaria abrir de nuevo el blog con la reseña de esta gran historia q me estoy perdiendo por capitulos,pero q con paciencia lo tendre en el e-book...

Ade,Mariola,espero q esteis bien Ade,tu madre?,tu estomago?(o era Mariola la q estaba malita de él?)q sigais siendo esas niñas con un corazon q no les cabe en el pecho y la capacidad pa' darnos esas increibles historias esté al 200%.

Un besote muuuu grande de parte de las"dos"

Silvia dijo...

Reí con lo de Pepito grillo y con los demás personajes de Disney, sufrí con Aldair y sus pensamientos, tambien con la despedida de kai y su novia, me enfadé con ese druida y me puse en el lugar de Liana.
Gracias por este capitulo y feliz fin de semana.

Cäяιthσ カロル dijo...

chicas esta super el capitulo, pobre Liana no pega ninguna, primero no la entienden del por ke no kiere tener hijos y con el viejo verde ese diciendole cada rato ke regrese a su epoca es un fastidio...
deben entenderla dejo la comodidad del siglo xxI, para ir con el chamo ke kiere y ahora no la aceptan algunos del clan...

si ke la tiene dificil.

Gracias chicas por el capi
y ke pasen un feliz fin de semana besos

Citu dijo...

Pobre Liana ojala las cosas mejoren y por fin le diga a Aldair que es loq ue siente.
Les mando un beso bellas

KaRoL ScAnDiu dijo...

UIIIIIII;D

Hasta borracho y apestando, me lo pidooo, que quede claro. Dicho eso, jajaja,
El capí me ha encantado. No se cuanto mas podrán resisistirse en esta pelea, pero espero que se pase pronto.

Me ha encantado la conversación entre Niall y Aldair, sobre el nombre de la conciencia, jajaj.

Que penita mi Kay... ¿por que le hacéis de sufrir? jooo;D

El viejo este, que le den morcilla de burgos una tras otra, y no por la boca precisamente.

Necestio saber quien es el que se esconde tras las ramas, que trama, que pasa... me habéis dejado con la intriga, MALAAAASS;D

os quiero mis chicas, que disfrutéis el finde;D

kisses

Anna ( blog princesa) dijo...

A mi me sigue dando penita Aldair, no se porque pienso que Liana es injusta con el. Hasta borracho como una cuba sigue teniendo su encanto ¡ Y si ella lo sigue rechazando para mi!

Besitos corazones

pepis dijo...

OOOOOOOOOOOOOOOOHHHHHHHHHHHHHHHH !!!! my God que capitulazo mis Diosas . ay pobrecito mi Aldi hasta apestocin le dijo el Lobo .Mira que le pasa de todo ha Aldi , hay que mandarlo ha hacerce un despojo jiji. ( yo me ofresco ha hacerselo )me vuelvo hasta bruja por Dios. Miren las cosas pecaminosas que me hacen pensar.
Ya me extranaba que el grano en el @#$%^&^& de Cronwell no hubiese aparecido ,mira que ese viejo es jodon .casenlo con la buena de Moira ( QUE de buena no tiene ni un pelo).HUM...
ESE FORASTERO PARECE QUE VA HA DAR PROBLEMAS ,pero Aldi lo va ha dejar como camote achicharau. Rayos !!!!! saquen los guantes que esos dos Aldi y Lianta hum se tienen unas ganas ... .
Yo creo que ya Lianita se esta ablandando con referente a lo del bebe , pero que no lo tenga hasta que se casen y ella se sienta mas tranquila. Pobre Aldi que muchos banos de agua fria se va tener que dar en el lago.jiji !!!por bocon!!.
bueno mis diosas que cap. tan bueno.mil gracias hasta el martes se cidan besitos.

INFECTADA X dijo...

Mi madre santa. Esos iris azules, de quién son? por Dios, chiquillas, que me voy a desesperar jajajaj. Y lo de llevarse algo a la boca, sería metafóricamente hablanco, no? Ay por favor, que emocionante. Que risa me ha dado lo de aquel intentando acordarse de Pumba y el otro ayudándole. Esperemos que el viejo de los cojones no intente nada mientras Aldair esté fuera. La Liana me cae cada vez mejor. Besos mis almejillas. Buen fin de semana y que disfrutéis. Muaaaaaaac
Pd: que risa el otro día con el comentario del de la operación de cráneo. No somos cabrones, somos joputas jajjajajaj

Iris dijo...

Otra vez nos quedamos sin saber de quien son los ojos azules. Y sigo sin entender porqué no se pueden casar.


Ade, espero que la operación de tu madre salga bien y que se reponga pronto y podáis llevarla a casa.
Y no pasa nada, ya leerás cuando puedas.

Mariola que te pasa? Espero que ya estés mejor.

Besos y feliz semana.

Un Viaje de Amor y Erotismo dijo...

Ese último es el MGG - Misterioso y Gallardo Guerrero - No???

AAAAAAHHHHH!!! Esto se pone cada vez mejor!!!!! Qué planea él con Liana?! Para que quiere al druida???

OMG, demasiada tensión!! oO

Vayan pensando en la la reconciliación, mis amigas, porque la verdad es que toda esa cosa tirante entre Liana y Aldie, me parte el alma, snif... Eso sí, me declaro completamente neutral, porque los dos tienen buenos motivos para estar enojados... (que risa si ella YA estuviera embarazada, jejeje... pero es impsoble, dado que ha estado tomando la píldora....)

Arrrggghhhh, me sale humo por las orejas, estoy pensando demasiado!!

Ahora me voy a mimar mis blogs, feliz domingo para todas!!

Adios!

Sabry Sandal

krlitalabeba dijo...

Hya que comico fue con la conciencia y ellaos recordando el nombre jajajajaj

Liana que agarre consejo elal esta en otra eposoca y el amor que le tiene Aldair es super grande :S

Hay ese viejo Cromwell que le va hacer me suena que liana va a tener que cuidarse mas porque el la va a sacar como sea

Buenos chicas excelente cpaitulos como siempreee esta cada vez mas interesante que lindo Kai apesr d elo gracioso es super bello con los sentimientos :)

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você