domingo, 24 de octubre de 2010

EL SECRETO DEL DESEO




Completamente vestida me revuelvo a mirar al hombre que permanece tumbado entre las sábanas revueltas y que con los ojos llenos de amor me contempla ensimismado. Le sonrío cuando alarga una mano hacia mi, sin dudarlo ni un instante me acerco a él y dejo que me envuelva en la calidez de su abrazo, en el ardor del intenso beso que hace que mi piel se erice y todo mi cuerpo palpite una vez más por el deseo, que apenas unos minutos antes ya ha sido saciado.

Toda yo se muere por volver a hacer el amor con ese hombre que tanto amo, por sentirme colmada una y otra vez, por permanecer arropada por sus caricias y sus besos eternamente, por estallar en llamas con toda su pasión. Con frustración me aparto de esa boca que ahora desciende por mi garganta encendiendo cada centímetro de mí, me pongo en pie con un gruñido y aliso la falda, enrollada a la cintura, de mi recatado vestido. Él me muestra su desencanto frunciendo el ceño mas no dice una palabra, sabe que aunque con desgana debo marcharme.

Bajo su atenta mirada me remiro al espejo, arreglo con los dedos mi sencillo peinado y pinto mis labios con el tono rosado que tanto le gusta, pongo unas gotas de perfume tras las orejas, tomo las llaves, el abrigo y mi bolso, antes de salir me vuelvo hacia él que ya incorporado y mientras sube la cremallera de sus pantalones,  me regala una sonrisa que hace temblar mi alma al tiempo que se lleva las manos al corazón, sobre el que hace un par de meses se hizo grabar mi nombre, y cierra el puño como señal que me pertenece. Yo también sonrío con una muda despedida hasta el jueves siguiente  y sin más dilación salgo a toda velocidad del apartamento.

El aire frío del mes de Diciembre me golpea de lleno al salir a la calle, me subo las solapas y me ajusto bien la bufanda, antes de enfundarme los guantes ojeo el reloj de oro que descansa en mi muñeca —un regalo por mi décimo aniversario de casada— son las 19:30, a sabiendas que ya no llego a tiempo echo a correr acera arriba, esquivando a la gente que atiborra las calles y se acumula frente a los escaparates enloquecidos con las últimas compras navideñas. Sin hacer caso a la señora que me increpa por mis prisas, cruzo entre los coches sin respetar el semáforo, lo que me acarrea algunos bocinazos e insultos.

Casi sin resuello y con el sonido de mis tacones repiqueteando sobre el pavimento doblo la esquina y enfilo la hilera de casas de la tranquila zona donde habito. Me detengo y tomo aire una y otra vez hasta que me sosiego. Con andares calmados rebusco entre mis cosas el manojo de llaves, elijo la correcta y la meto en la cerradura de la coqueta puerta acristalada que preside mi vivienda, entro y me despojo de las prendas que ya no son necesarias dentro del calor del hogar. No se escucha nada, con suerte aún no habrá vuelto del trabajo, quizá una reunión de última hora, o él tráfico lo tenga retenido en algún atasco, en estas fechas todo el mundo coge el coche.

Con un suspiro de alivio enfilo las escaleras que me llevan al dormitorio para cambiar mi bonito traje de amante,  por uno más cómodo y más acorde al del ama de casa que vuelvo a ser, cuando una fotografía llama mi atención. Allí desde detrás del cristal mi familia me sonríe. Mi hija con su impertérrito gesto de disgusto, mi hijo mostrando el dedo corazón y mi marido me mira con esos enormes ojos azules que me enamoraron, paso un dedo por el vidrio y exhalando levemente dejo a un lado la atávica imagen y continúo mi ascensión, aún no he acabado de subir cuando la puerta se abre, me giro y allí está él, el hombre con el que hace más de veinticinco años decidí compartir mi vida.
Como cada día y con movimientos metódicos deja su maletín junto al perchero, se saca el gabán y lo cuelga pulcramente, luego alisa la imaginaria arruga hasta que queda perfecto, sólo entonces eleva la vista hacia mí. Lo estudio con la cabeza ladeada y me doy cuenta lo predecible que es, lo rutinaria en que se ha convertido nuestra vida. Desde hace décadas siempre es lo mismo, la casa, los niños y esperar que regrese del trabajo para ponerle la cena, ver la televisión en silencio y acostarnos dándonos la espalda hasta la mañana siguiente y así día tras día, año a año.

Él continúa clavado en el mismo lugar, impecable con su traje de marca, la corbata con el nudo perfecto y el cabello —ahora salpicado con algunas hebras blancas— como recién peinado. Sí, a pesar de que ya no es el jovencito impaciente y ambicioso que me cautivó sigue siendo muy guapo, quizá mucho más que antes ahora que ha alcanzado una tranquila madurez.

Paseando sus añiles retinas por mi cuerpo castigado por la edad y los partos, curva sus carnosos labios y tiende una mano hacia mí. Con las rodillas temblando deshago lentamente el camino y voy a su lado. Con suavidad me acaricia la mejilla con los nudillos antes de depositar un tierno beso en mi frente.

—Hola amor —murmura con voz grave.

Yo no digo nada, aparto la vista de su cara y la clavo en la punta de sus zapatos italianos último modelo. Enreda los dedos entre los míos y tira de mí hacia el salón, sin más palabras entre ambos se sienta en el sillón de piel oscura que tanto le gusta y me acomoda en su regazo. Con toda la sensibilidad que siempre le ha caracterizado desliza la palma por mi espalda, mientras con la otra mano aparta un mechón de pelo y lo coloca tras mi oreja, antes de acariciarme con el pulgar el labio inferior.

—Que hermosa estás —susurra acercando su rostro al mío—, siempre lo has sido, pero cada jueves pareces resplandecer.

Tragando saliva llevo mis trémulas falanges hacia las solapas de la elegante chaqueta, y la deslizo por sus anchos hombros, él sin soltarme me ayuda a deshacerme de ella, sigo con el nudo y tiro la corbata lejos. Ansioso suelta los botones de mi vestido mientras yo ataco sin dilación la hebilla de su cinturón y tiro de los faldones de la impoluta camisa, cuando siento su aliento recorrer la columna de mi cuello y el calor de su piel en mis brazos ahora libres de la tela que los aprisionaban.

—Cuanto te amo —musita regando de besos mi pecho—, eres mi luz, mi vida, la única mujer que gobierna mi corazón.
—Lo sé —respondo con tono ronco por el deseo que va naciendo en mi.

Con los ojos brillantes de lujuria, se incorpora y sin contemplaciones me desnuda totalmente antes de tumbarse en el sillón y arrástrame con él que, con mi colaboración, se ha liberado de todos sus ropajes. Tocándome como si fuese de cristal y con toda la lentitud del mundo, como otras tantas veces me hace suya.

—¿Eres feliz a mi lado? —demanda aún en mi interior.
—Sí —contesto mordiéndome los labios.

Se detiene un instante y en las profundidades de los celestes lagos veo un intenso dolor, sé lo que está pensando y avergonzada aparto la vista, pero me obliga a fijar la vista en él, a aguantarle la mirada.

—Lo siento tanto mi vida —sisea tomando mi cara entre las manos elevando las caderas.

Cierro los párpados para no continuar viendo en sus orbes ahora oscurecidos por la pasión el pesar que lo atormenta, el miedo a que un día diga que no puedo más y lo abandone para siempre, ha estado tan cerca. Pero no puedo hacerlo, sinceramente nunca he podido, cada día que me he sentido sola, triste y lastimada he buscado una excusa para quedarme a su lado porque sé que me quiere y yo…, yo lo amo.

Con los ojos empañados en lágrimas y mi cuerpo convulsionándose por el clímax dejo mi cabeza reposar sobre su pecho sintiendo en el centro de mismo de mí ser todo el amor que me profesa y me aferro a él con garras y dientes dando gracias por haber sabido poner la chispa que faltaba en nuestra vida. No sé si fue él o fui yo, me da igual lo único importante es que supimos encontrarla, lanzar lejos el aburrimiento y volver a ser felices.

Acurrucada entre sus brazos deslizo mi mano por su tórax al tiempo que mi boca besa mi propio nombre, un par de meses antes tatuado sobre su acelerado corazón.

 FIN

Mariola

Aviso: este relato lo encontró Mariola en su baúl de los recuerdos y con él hemos querido volver a los orígenes del blog.

8 comentarios:

Nenina dijo...

ahhhh!! siiiiiiii! lo sabía lo sabía! está... excelente! me encantó!
wow Mariola! me dejaste con la boca seca ajajajaja

que bueno que encontraron este en el baúl;) rebusquen rebusquen mas, mira que soy nueva y no los he leído:D
un besote a mis dos bombas talentosas!

Zeta dijo...

OH! Sin palabras. Es genial, precioso, inimaginable, perfecto...
Me encanta de verdad.
Besos^^

irene dijo...

Como todo lo que escribis, me encanto, y me da igualque haya sido algo que scribisteis hace unos dias meses o millones de años, porque todo lo que de vuestra tinta sale me fascina, sois lo mejor, mariola espero cariño mio que estes bien ya con tu manita y que mi Ade tenga las cosas mas tranquilas con la family
un beso mis chicas que os quiero con locura
siempre aqui
Irene

Citu dijo...

Bello mis chicas. No se que otra palabra decir

Silvia dijo...

Me uno al resto de las comentaristas en todas sus palabras.
Ese baul debe tener verdaderos tesoros.
Gracias por subirlo.

Emilia dijo...

Increible, muy bueno y muy cierto, a veces se pierde esa chispa de la que hablas, pero cuando la encuentras es como volver a renacer, como me encanta que alguien encuentre las palabras justas para expresar esos sentimientos que los simples mortales sentimos y algunos privilegiados sois capaces de expresar. GRACIAS

KaRoL ScAnDiu dijo...

La madre del cordero de todos los cabritos... me habéis echo llorar. No os podéis imaginar ni cuanto.

Ha sido hermoso, profundo, contundente y duro. Cuanta realidad, pena, a la par que pasión...

lo adoré de principio al fin, y Mariola, sigue rebuscando en el baúl, porque si hay más joyas como estas, no pueden estar guardadas, bajo ningun concepto;D


os kiero;D

GRacias por vuestra preocupación y palabras, sois las mejores;D


kissess

Ade dijo...

No podía dejar de pasar por aquí por dos razones:
1º-Tu eres capaz de dejarme fuera llegado el momento y por ahí no paso primi, jajaja.
2º-¿De verdad pensabas que no iba a dejar constancia de lo muchísimo que me gustó? Algo tan guya merece los mejores halagos, porque no es tan fácil hacer ver los sentimientos y tu nos mostraste la monotonía, el amor, el miedo y las ganas de superar lo malo en pocas páginas y muy elegantemente, además de que en un momento dado lograste cabrearme para acabar transformando mi huraño gesto en uno de sorpresa, por ese final tan inesperado y que me hizo sonreír como una boba.

Te adoro primi, sigue jugando con las palabras como sólo tú sabes y alegrándonos con ello.

¡Viva el baúl de los recuerdos! ¡Vivaaa!

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você