viernes, 28 de enero de 2011

CONQUISTADO POR UN SUEÑO CAPÍTULO 40 (1ª parte)



Sentada al borde del lecho Liana mantenía los nervios a raya como buenamente podía. Le fastidiaba estar con el estómago lleno de mariposas que no hacían más que joderla con el revolotear de sus alas y más con lo bien que había ido todo hasta el momento. El sueño la acompañó hasta que Aldair decidió sacarla abruptamente de la cama para la sorpresa que Niall preparó a Brianna, había sido tan emotivo ver a ese grandullón a los pies de su dama que sólo cuando su hombre le recordó que en breve también sería una mujer casada la realidad empezó a hacer mella en ella y la luz hizo presencia al llegar al atestado salón donde los sirvientes se apuraban con los preparativos para que todo saliera a pedir de boca, esmerándose para complacer a su señor pero sobre todo a ella. Apretó los ojos con fuerza, cielo santo hoy era el día de su boda y estaba muerta de miedo.

Tan pronto como Aldair se despidió de ella para ocuparse de sus asuntos y con el fin de controlar la inquietud que la recorría se encerró en su cuarto, sin preocuparse de lo que pudieran pensar al ver que la novia no se molestaba en interesarse en su desposorio. Justo cuando soledad de su habitación estaba consiguiendo atemperar su desazón varias mujeres irrumpieron acompañadas de algunos hombres, dos de ellos portaban un enorme balde que depositaron cerca de la chimenea, el resto cubos de humeante agua que vertieron con rapidez en la cuba, cuando hubieron acabado su tarea y con un ligero gesto abandonaron el lugar dejándola a solas con las risueñas damas, que presurosas se prestaron a ayudarla en el aseo. Para su vergüenza la desnudaron, la sumergieron en el templado líquido y la frotaron con ganas dejando su piel sonrosada y perfumada con el intenso olor de la lavanda. Con la misma rapidez con que habían llegado la abandonaron entre risitas y miradas cómplices, dejándola envuelta en unas de las pieles que cubrían el tálamo. De nuevo sola, se quedó esperando algo sin saber el qué.

 Una extraña congoja se apoderó de ella, sintió como una furtiva lágrima abrasaba la dermis de sus pómulos, sin poder poner nombre a lo que le sucedía la apartó de un manotazo, se puso en pie y fue hacia el vestido que había elegido para tan señalado evento. El traje de color azul, que se estiraba en el respaldo de una de las sillas, no era especialmente bonito, no tenía excesivos adornos ni otras parafernalias, pero había decidido que entre los pocos que poseía era el más adecuado, seguro no estaba bien visto que acudiera al altar con un tosco traje marrón, o ataviada de rojo y desde luego quedaban descartados los vaqueros.

El suave golpeteo en la puerta la hizo girarse y agarrar con más fuerza el trozo de piel que tapaba su cuerpo desnudo, tras otorgar el permiso, esta se abrió dando paso a una sonriente y luminosa Brianna que portaba algo entre sus brazos y que dejó encima de la cama antes de encaminarse a su lado.

Brianna había ido a ayudar a Liana a prepararse para su inminente boda, a diferencia de lo que esperaba no se encontró frente a una novia radiante sino más bien a una mujer triste y abatida. Fijándose en los negros orbes se percató de que estos estaban cuajados de humedad, un tanto preocupada y temerosa que algo malo le sucediera tomó una de las frías manos entre las suyas.

—Liana querida, ¿Qué os ocurre?
—No lo sé —respondió incapaz de mentir a su amiga—, es algo…, yo…
—Venid sentaos y contadme —terció la joven pelirroja al ver los labios temblorosos y las gotas saladas acoplarse en las largas pestañas—, decidme Liana ¿que os tiene así?
—Me siento sola —musitó dejándose guiar—, un día tan importante y no hay nadie que me acompañe, echo de menos a los míos —sollozó— y tengo miedo.
—¿Qué os atemoriza? —demandó la muchacha haciéndola sentarse en la silla libre arrodillándose a su lado.
—Una vez más me reconcome la idea de no ser buena para Aldair —respondió sin mirarla—, es tan noble, tan responsable de sus obligaciones y yo, bueno yo soy tan malhablada, tan diferente…
—Él sabe como sois y os ama con todos vuestros defectos o quizá por ellos —comentó sonriendo— y aunque lo describáis tan virtuoso no es perfecto, nadie lo es.
—Sí pero…
—No hay peros que valgan —manifestó levantándose—. ¿Vos lo amáis?
—Más que a mi vida –respondió sin vacilar un tanto sorprendida por esa pregunta.
—Entonces todo está bien, él también os ama con fervor, jamás he visto un hombre tan enamorado de una mujer.
—Yo sí —afirmó pasando la yema por la sedosa cinta que aun rodeaba la muñeca de Brianna.
—Ahora secad esas lágrimas y olvidar esas tonterías que ocupan vuestra cabeza —ordenó un poco sonrojada— es hora de que empecéis a prepararos.
—De acuerdo —obedeció y con el dorso de la mano secó las gotas que salpicaban sus mejillas antes de incorporarse.

Brianna contempló una vez más a su buena amiga, sin duda estaba profundamente enamorada, pero la alegría aun no había regresado a sus iris cuando se irguió y le dio la espalda, quizá no era la más indicada para consolarla, eran tan distintas, pero comprendía los sentimientos de nostalgia que la atenazaban.

—Yo también estuve sola el día de mi enlace con Niall —murmuró clavando la vista en el suelo—, las circunstancias fueron diferentes por supuesto, mi matrimonio fue concertado, apenas me escoltaron unos pocos hombres que partieron al día siguiente.

Liana se giró ante la diatriba de la señora McInroy, abrió la boca para replicar pero la cerró sin decir nada cuando el melodioso tono continuó.

—Mi madre falleció cuando era una niña, mi padre enfermo no podía viajar y mi hermano…, bueno él no pudo acompañarme —se retorció las palmas—, a diferencia de vos no conocía a mi futuro esposo, nunca antes lo había visto y lo cierto es que no me recibió de buena gana, él tenía a otra mujer y…
—¿Niall?
—Sí —asintió alzando la vista—, por otra parte la gente de mi marido no estuvo muy satisfecha con la elección de su señora, al menos algunos, e instigados por almas oscuras me hicieron la vida imposible en más de una ocasión, acusándome de atrocidades y vilezas que sonrojarían al mismo demonio.
—Te ruego que no continúes, no te hace bien.
—Oh no, te aseguro que el dolor que sentí en aquel tiempo está borrado y olvidado —curvando los labios y con un destello verdoso que indicaba su sinceridad dio un paso hacia ella—, sabed que estaría dispuesta a revivir cada momento de pesar si supiera que la recompensa iba a ser la misma, cada afrenta, cada lágrima que derramé merecieron la pena y han sido suplidas con creces por una felicidad que jamás soñé. Lloré mucho pero hoy tengo a un hombre amoroso que se desvive por hacerme dichosa, no cambiaria ni un ápice el pasado porque gracias a él tengo a Niall y a mi adorado y grandullón hijo en el presente.
—¿A pesar de que te mando azotar? —las esmeraldas que coronaban el hermoso rostro perdieron un tanto su brillo y ella se arrepintió de haber dicho eso—, lo siento no debí...
— Niall no ordenó que me fustigaran.
—Pero Liam aseguró —sintió el calor de la vergüenza invadirla.
—Como ya os dije no tuvo nada que ver, ese vil mentiroso utilizó el látigo por voluntad propia —repitió con firmeza— que la marca que cruza mi espalda fue hecha a manos de un desalmado, rencoroso y sin alma. Esa señal que me acompañara el resto de mis días es la que empaña un poco mi felicidad, ya que mi marido se siente tan culpable que no hay nada que diga o haga para que su corazón deje de sangrar.
—Discúlpame —dijo contrita—, además no hay dudas del amor que te profesa Niall, es tan verdadero que parece hasta irreal.
—Olvidadlo —susurró con dulzura—, os he contado parte de mi historia por que quiero haceros ver que vos no estáis sola, a diferencia de mi os espera un hombre que os venera, seréis la señora de un pueblo que ya os quiere y os respeta…, quizá no sean sangre de vuestra sangre pero os protegerán y os ayudaran, son vuestra familia y vos la de ellos.

Sintiendo que el nudo de melancolía comenzaba a deshacerse, asintió ante las palabras de Brianna, la pelirroja tenía razón, aquellas personas la aceptaron como si hubiera nacido entre ellos.

—Gracias —biseó abrazándose a su amiga.
—Pues ahora que ya estáis mejor y puesto que supongo que por fortuna para mi no tendré que pasar por el engorroso momento de explicaros que sucede la noche de bodas —rió ante la carcajada de Liana—, es hora que comencéis a prepararos.


Olvidando por completo toda la desazón que minutos antes la había poseído y contagiada por el buen humor que parecía haber regresado a Brianna, asintió y se dirigió hacia la silla donde estaba el traje elegido, con cuidado de no arrugarlo lo tomó para depositarlo sobre la colcha.

—¿Qué es esto? –interrogó Brianna arrebatándoselo de las manos.
—¿Mi vestido? —respondió burlona el ceño ante el gesto de desagrado de la otra mujer al examinar la prenda azul—, no es muy bonito lo sé.
—Es horrible —sin cuidado alguno y ante la mirada desconcertada de Liana lo dejó caer al suelo—, venid.

Sin poder dejar de observar el montón de tejido que descansaba amontonado sobre la fría piedra, siguió o más bien se vio obligada a seguir a aquella “bruja” hacia el lecho. Una vez junto a él, le indicó un trozo de plaid con los colores McRea que ocupaba buena parte de la cama.

—Abridlo.
—¿Qué es?
—Dejad de hacer preguntas —señaló impaciente—, y abridlo de una vez.

Con los nervios a flor de piel separó las dos partes del tartan y se llevó las manos a la boca al ver la prenda que apareció ante sus ojos, un precioso vestido de color blanco, tanto el escote redondo como las  mangas acampanadas estaban rematadas con una pequeña puntilla con los colores del clan cosida en pequeños pliegues, estos también resaltaban en el lazo de la cintura y el dobladillo. Alargó los dedos y con lentitud acarició la delicada tela, era sencilla pero tan hermosa que no necesitaba nada más.

—Es precioso —balbuceó emocionada—, no sé como agradecerte.
—Las mujeres del clan lo hicieron para vos —contó una encandilada Brianna al ver que habían acertado con el presente—, y aunque no soy muy virtuosa con la aguja y quise colaborar dando algunas puntadas y guardándolo en mí cuarto, es a ellas a quienes tienes que darle las gracias, aunque estoy segura que se sentirán gratificadas al veros lucirlo.

Continuará...


Feliz 
Fin de Semana



10 comentarios:

Rosana Martí dijo...

Tenéis unos premios en mi mundo de letras, pásaros cuando podáis. Con todo mi cariño


Besos mágicos e inmenso abrazo.

Citu dijo...

Uy chicas que inteligente y sabia es Briana . Pobre Liana espero que su vida con Aldair sea feliz. Les mando un beso y feliz fin de semana las quiero

AKASHA BOWMAN. dijo...

¡Cuánto me ha gustado acompañar a Liana en los prolegómenos rituales de una novia en su desposorio! Me ha encantado ver cómo la sumergían en las tinas humeantes y frotaban su piel hasta dejarla sonrosada, perfumándola con... ¡lavanda, of course!

Me ha gustado mucho la conversación entre las dos amigas, y el doloroso del pasado de Brianna se compensa con el eterno e inconmensurable amor que en el presente le profesa su esposo. Liana no está sola, su esposo la adora, su suegro la venera, su pueblo la idolatra...


"Por fortuna para mí no tendré que pasar por el engorroso momento de explicaros qué sucede la noche de bodas..." Jajjajajaja creo que mi carcajada fue mayor que la de Liana ;)

Y aunque el azul estoy segura que le sentaría genial al cabello bruno de Liana no puedo menos que felicitar a las mujeres del clan por tan bello y hermoso obsequio-homenaje (y ahora debo felicitaros a vos, mis queridas diosas de la pluma, por haber "dibujado" en mi mente la imagen de ese vestido. Sabéis que soy muy minuciosa y que me encantan los detalles y que aunque yo misma adolezco a menudo por excederme con la retórica y el detallismo siempre busco en una historia el poder "ver" a través de las palabras. Con vosotras lo consigo SIEMPRE.)

Espero ansiosa la boda... ¡por favor no lo pospongáis mássssss! ¡que se casen, quiero estar presente en el ritual, oír las palabras del sacerdote, ver las miradas arrobadas de los enamorados y las bromas de mis primitos favoritos!

Mil besos para vosotras, queridas

Lighling dijo...

Hola mis niñas!!!! Briana es mi modelo a seguir -^^- es genial!!!
sois malas eh?? me pasa como a Citu k Liana me da pena!!! sk se siente tan solita y tienes los temores d no ser lo suficientemente buena, pobrecita, ojala Aldair le quite todos sus temosres!!
una vez mas os habeis superado chicas! k tengais un buen fin de semana!!

pepis dijo...

HELLO , HELLO COMO LES VA ? MIS MUSAS . ME HA GUSTADO MUCHO EL CAPI . Y NO ME HA EXTRAñADO QUE LIANA SE SINTIERA TAN SOLA , POBRECILLA . QUE DETALLE TAN LINDO EL DE BRIANNA DE AYUDARLA Y ACONSEJARLA ,ES UNA BUENA AMIGA . AUNQUE LA CONVERSACION ERA NECESAARIA ,AYYYYYYYYYYYYY TODAVIA ME DAN GANAS DE PATEARLE EL LINDO TRASERO A NIALL , POR HABER HECHO SUFRIR TANTO HA BRIANNA UFFFFFFFFFFFFFFFFFFF PERO EN FIN HAY QUE SABER PERDONAR COMO BRIANNA JIJI. LEs DIGO QUE HE LEIDO LA NOVELA DE BRIANNA Y NIALL COMO 4 VECES Y ES UNA DE MIS FAVORITAS .
COMO SIEMPRE chikkkas ustedes se botan escribiendo , SON UNA JODIENDA ESRIBIENDO ... :) , ME IMAGINO A LIANNA CON SU TRAJE DE NOVIA ,OHHHHHHHHHHHHHHHH , QUE ROMANTICO UFFFFFFFF VOY A LLORARRRRRRRRRRRRRR. bueno creo que voy a ser la primera en leer el capi . la proxima semana y creooooooo que sentire que estoy presente en la boda y claro chequiando al novio y al lobazo de Niall ,a pero en buena honda solo para darme un taco de ojo jiji. BUENO CHIQUILLAS SE CUIDAN BESITOS XOXOXOX. HASTA PROXIMO CAPI .

Wendy dijo...

Diría que estamos cerca del final.
Es normal que las novias puedan sentirse inseguras en los momentos prévios al énlace, me estoy recordando a mí mísma, pase un par de horas llorando y llorando sin parar encerrada en el baño para el desconcierto de mi família que no sabían que pensar, no era capaz de decir nada, tan solo lloraba y lloraba
La preséncia de Briana es un bálsamo para su amiga, le ha dado el cariño y la comprensión que necesitaba en tan delicados momento y ya está dispuesta para apreciar su felicidad.
Besos.

irene dijo...

Oh por favor , las dudas antes de la boda, creo que a todos nos atacan en algun momento, momentos que alparecer nudan las gargantas
Este capitulo me ha encantado chicas , es tan emotivo, esas revelaciones de Brianna y ver que la aprecian tanto que todo el mundo colaboro para hacerle el vestido, ha sido un maravilla
Un besazo chicas que ya estoy aqui preparada con la pasmina y la pamela para el gran evento, asi que a ver si esta novia no se retrasa mucho y llega ya la ansiada boda, que tambien me gustaria saber como pasa estos momentos previos al bodorrio el pobre de Aladair

Un besazo enorme mis chias

KaRoL ScAnDiu dijo...

Joooo.... qué verguenza me daría a mi que me desnudasen y lavasen... menos mal que Lianna estaba algo ida si no dudo que las hubiese dejado, jeje:D

Pobre Brianna... todo lo que tuvo que sufrir. Entiendo de todos modos la sensación de vacío de Lianna, pero se pasará, lo hará porque no hay nada como la medicina Aldy para curarlo to, to y to... jaja:D

El capi genial reinas mías. Espero con más que ganas el siguiente..

Os kiero, sois lo mejor:D

kissess

Anna ( blog princesa) dijo...

Me ha encantado este capi, sobre todo el momento del regalo.
ha sido precioso.

Besitos chicas

Silvia dijo...

Estoy en el trabajo asique tengo que ir rapido.
No estoy casada pero comprendi los nervios y las dudas de Liana, que suerte tiene de tener a Brianna como amiga. Al vestido no le faltan detalles, me la imaginé con el y esta preciosa.

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você