miércoles, 15 de junio de 2011

EL PRECIO DEL AMOR. CAPÍTULO 14




          
Unas semanas después


Mientras decoraba el escaparate con nuevas y coloridas plantas se dio cuenta de lo rápido que habían pasado los días y como el dolor que había permanecido pegado a ella como una lapa, oprimiéndola el pecho con tanta saña que a veces el solo hecho de respirar le suponía una tortura, prácticamente había desaparecido.

Fijó la vista en la fina capa blanca que empezaba a cubrir la grisácea calle y sonrió amargamente, esa nieve era ahora como sentía su corazón, en la distancia pura, pero al tacto fría, tanto, que tenía la sensación que ni el potente sol del verano lograría derretir la escarcha que lo revestía. Un movimiento en la distancia llamó su atención, bueno, quizá el hielo podría llegar a derretirse. Elevó la curvatura de los labios ante la vista del rubio policía. Theo resultó una gran y encantadora sorpresa, ¿quién le iba a decir que a sus años tendría un paladín para ella sola? Hacía tiempo que dejaron de defenderla y lo último que esperaba es que un simple conocido se alzase en su auxilio y salvaguardara su honor. Si, definitivamente resultó agradable sentirse protegida, aunque más grato hubiese sido no haber necesitado ningún tipo de ayuda. Chasqueó la lengua enfadada consigo misma al retornar de nuevo con el cruel pensamiento, si quería volver a oxigenar sus pulmones sin sufrir ningún pinchazo por el esfuerzo debía olvidarle, ya nada le unía a él, ni siquiera esa vergonzosa foto que desapareció de Internet pocas horas después de su publicación. Blasfemó en alto cuando la punción arremetió fuerte al verle bajar los escalones de la comisaría, sin duda todavía le quedaba mucho terreno por recorrer, pero como que se apellidaba Adams lo lograría.

Bajó la vista dispuesta a continuar con su trabajo, aunque antes de posarla en el rosado ciclamen la elevó de nuevo. La sangre corrió rauda a través de sus venas cuando en la distancia sus ojos chocaron con los de Charlie. Sujetó el borde de la maceta con fuerza intentando darse valor con ese simple gesto y no caer en el desatino de desplomarse como una damisela enamorada. No, ella no era ni una cosa ni la otra, pero maldita sea si contemplar a ese hombre que la observaba, quieto como una estatua y con los brazos cruzados, no hacía que le temblasen las piernas como si de un par de delgados alambres se tratasen. Tragando saliva dolorosamente se forzó a volver con sus flores, en ese pequeño mundo oloroso y plagado de color no tenía cabida esa persona, ni ahí ni en ningún lugar al lado de ella.

Cerró los parpados al escuchar el timbre del teléfono. Desde hacía un tiempo ese sonido —daba igual donde lo escuchase— le revolvía el estómago, amedrentándola como si fuese una niña. Se incorporó y volteándose fue hacia el aparato, se negaba que quien estuviese al otro lado de la línea se saliese con la suya. Sujetando el auricular se obligó a descolgarlo, aunque antes de llevárselo al oído supo habían colgado. Soltando un aliviado suspiro lo dejó en su sitio, para acto seguido pegar un respingo por el molesto repiqueteo. Lo volvió a recuperar con la ayuda de ambas manos.

—Floristería la Inspiración de RAE.
—Hola pequeña ¿cómo va la búsqueda?
—Ya te he dicho mil veces que no tengo nada que buscar, déjame en paz —rogó con un hilo de voz.
—¿Cómo puedes hablarle así a tu amigo? —preguntó tristemente.
—Mi único amigo se encuentra a unas pocas manzanas de aquí ¿quieres que le llame? Es policía.
—Ni toda la jefatura al completo evitará tu muerte si no me das lo que llevo pidiéndote desde hace mucho —advirtió chirriando los dientes.
—¿Cuántas veces tengo que decirte que no tengo ningún sobre marrón?
—No quiero que me lo digas, quiero que me lo entregues o ¿acaso quieres que practique en tu rostro lo que le hice a tus sosos delantales?

Cubrió su boca para evitar que el sollozo que sin querer dejó escapar al recordar esa jornada , llegase a los oídos de ese sujeto. Un estremecimiento recorrió todo su ser al evocar el instante en que abrió la portezuela donde guardaba sus enseres para la labor del día a día y se encontró con los mandiles destrozados salvajemente.

—Fuiste tu...
—Sigues haciéndome daño con tu indiferencia, mira que no pensar en mi con el magnífico diseño que hice —aseveró desconsolado.
—¿Por qué la tienes tomada conmigo? ¿Qué te hice?
—Una pregunta estúpida mi querida Rach. El tic tac cada vez se escucha más débil —sentenció duramente cortando la comunicación.

óóóóó

Chocar contra una pared andante no entraba dentro de sus planes, pero comprobar que dicho muro era nada más y nada menos que Lewis le produjo un escalofrío que, junto con el empujón, casi le hace caer al suelo, suerte que sus fuertes manos la habían sujetado por los brazos en cuanto se topó con ella.
Se zambulló en las verdes lagunas, dejando que una intensa y extraña emoción se apoderara de ella.

—¿Estás bien? —preguntó Theo con la preocupación reflejada en su voz.
—¿Mmm?
—Amanda, ¿Te he hecho daño?
—¿Ahh?

Una contundente y exasperante carcajada logró sacarla del estupor en el se encontraba, mandando a tomar viento fresco el inaudito sentimiento que le había empezado corretear por la piel como si de miles de hormigas se tratasen. Puñetero O´Sullivan siempre jodiéndolo todo, aunque pensándolo mejor quizá esta vez hizo bien, porque ella ya no tenía nada que hacer.
Bajando la vista dio un par de pasos hacia atrás provocando que el electrificante agarre desapareciese.

—He... —carraspeó sonoramente intentando tragar el nudo que le oprimía la garganta—, he quedado con Rachelle, llego tarde.
—Salúdala de mi parte y recuérdale nuestra cita.
—¿Cita? —demandaron Charlie y ella a la vez, lo que hizo que se mirasen durante unos segundos con el entrecejo fruncido.
—Si, a ti no te tengo por qué contar nada —aclaró a su compañero secamente—, y a ti...—, de pronto no supo que decirle, esa mujer copó durante mucho tiempo sus sueños nocturnos y aunque ahora no aparecía en ellos sus oscuros ojos continuaban impresionándolo con su belleza,  haciéndolo sentir como un adolescente en su primera vez.
—Se lo recordaré, no te preocupes —dijo aceleradamente echando a andar—. Adiós.
—Adiós Amy.

Se quedó observando el oscilante balanceo de la larga melena decorada con pequeños copos de nieve.

—Así que te sigue gustando ¿eh? —como respuesta recibió una fulminante mirada y una nada atrayente vista de su espalda cuando empezó a caminar dejándole atrás—. ¿Por qué no te lanzas de una vez y le confiesas tus sentimientos?
—¿Y qué coño se supone que siento? —interrogó sin detenerse.
—Eso sólo lo sabes tú, aunque eres como un libro abierto en cuanto la ves.
—No sabía que supieras leer.
—Lo hago de puta madre.
—Pues yo que tu iría a un oculista porque no ves tres en un burro, el título de la obra que estoy leyendo empieza por una letra muy distinta a la A de Amanda.

Apretó las manos a ambos lados de su cuerpo, para evitar rodear el cuello del gilipollas y cometer un asesinato, clavándose las uñas en las palmas, pero fue incapaz de ocultar el bajo gruñido que brotó por los oprimidos labios.

—¿Molesto? —inquirió irónicamente al escuchar el rabioso quejido.
—No me jodas con ese tema, Theo.
—No te pongas y así no te joderé, Charlie —espetó parándose en seco para plantarle cara.
—Si le haces daño yo...
—Voy a dejar claras dos cosas, primero —recalcó golpeándole el pecho con el índice—, después de lo tuyo dudo mucho que exista algo que la pueda dañar tanto, segundo—, volvió a pegarle dejando la yema sobre el esternón—, tú ya no pintas nada, lo que suceda entre Rachelle y yo sólo nos incumbe a nosotros.

Con un rápido e improvisado movimiento atrapó la cargante falange entre su firme puño.

—Todo lo que rodee a Rae siempre me concernirá —aseveró retorciéndole el dedo y disfrutando al verle rechinar los dientes—, ¿has entendido capullo?

Lewis le agarró de la solapa de la chaqueta con su mano libre para acercarle a él y abrió la boca para replicarle, pero lo que fuera a decirle quedó silenciado ante el auxilio de una mujer mayor que les llamaba presa de los nervios. Ambos giraron las cabezas hacia la señora y sin perder el tiempo echaron a correr hacia ella.

óóóóó

Miró el reloj y sonrió feliz al comprobar como las horas habían pasado velozmente. Nada como tener unos pocos clientes y la visita de su amiga para que el tiempo volase.
Se quitó el delantal y tras guardarlo se dirigió a la trastienda a recoger sus cosas, se detuvo un segundo ante el pequeño espejo que colgaba, casi oculto por los tiestos, en el  muro el pulido cristal le devolvió una sonriente cara un poco más delgada de lo que era habitual, la dieta estaba dando resultados, de repente el rostro de Amy se dibujó en la superficie, frunció los labios recordando el velo de tristeza que revestían sus bonitos ojos y la apatía que vibraba en su normalmente risueña voz, aunque por más que le insistió en que le contase que le pasaba no hubo forma de que soltase prenda. Quizá sufría mal de amores, pero en ese caso ¿por qué no decirlo? Sus pensamientos se vieron interrumpidos con el sonido del teléfono. Exhaló lentamente mientras protegía su cuello con una suave bufanda y se ponía el abrigo abrochándoselo hasta arriba. Debía de hacer algo al respecto, ya no parecía tratarse sólo de una escabrosa broma, ese individuo se había metido en su vida y estaba empezando a minarla poco a poco. La figura de Charlie emergió en su mente, si lo supiera seguro que terminaba con esa locura en unos pocos minutos. <<¿Te has vuelto loca? Él ya no es nadie>> se regañó golpeándose la frente. Lo mejor sería hablar con Theo, seguro que la ayudaría.

Contenta con su decisión aunque sin saber muy bien como se lo plantearía, menuda charla le echaría por no haber denunciado la intrusión en su tienda, asió su bolso, conectó la nueva alarma, apagó las luces y cerró. Tenía que ducharse y arreglarse para su cita.

óóóóó

Le dolían los pies, las sienes le latían amenazando con explotar y el carácter se le agriaba conforme el tiempo iba pasando con desesperante lentitud.
Siempre había adorado su trabajo, luchó por él con ganas haciendo que su sueño infantil se hiciese realidad, sin embargo últimamente no lo estaba disfrutando, era algo así como un martirio gracias al torturador con el que le obligaban a compartir la jornada. Chirriando silenciosamente los dientes le miró de reojo. Dios sus oídos hubiesen gozado escuchando el crujir de los delicados huesos de su dedo y sin duda lo habría roto si no llega a ser por los chillidos de esa loca histérica, joder la buena señora había alertado con sus gritos a todo el vecindario como si le fueran a quitar la vida y todo por que un chiquillo de cuatro años había aplastado con su triciclo unas ridículas begonias.
Chasqueó la lengua ante el incipiente instinto criminal que comenzaba a crecer en sus entrañas, debería hablar seriamente con el capitán y exigirle un cambio de compañero antes de que la cosa se le escapase de las manos y cometiera un delito de sangre y vaya si lo perpetraría.

Por décima quinta vez miró el reloj sin disimulo alguno, una aliviada sonrisa apareció en su cara y la jaqueca por fin decidió darle un respiro. Unos pocos minutos más y sería libre.
Levantó la vista más animado y esta se posó en la dorada melena de la mujer que esperaba tranquilamente a que el semáforo se abriese. Sólo la separaban de ella unos escasos pasos, sin embargo la distancia parecía abismal. Mascullando una blasfemia por su estupidez al dejarla escapar y por la cobardía que le serpenteaba como una díscola víbora cada vez que la veía impidiéndole acercarse a ella para intentar recuperarla, fue aminorando la marcha hasta frenar.

—Si me dices ahora que estás apenado porque por fin hoy dejaremos de vernos, no me lo creeré —dijo Theo parándose delante de él al percatarse que no estaba a su lado.
—¿Qué?
—Si que estás afectado —barbulló elevando una ceja.
—No lo sabes tu bien —musitó deslizando los ojos por la figura que comenzaba a cruzar la carretera.
—Pues supéralo tío, porque yo me largo —indicó volteándose para descubrir lo que había embelesado a O´Sullivan.

El pesado día de repente se volvió ligero ante la imagen de Rachelle. Esa chica resultó ser una agradable sorpresa y como si de un regalo se tratase se encontró deseando desenvolver el paquete para descubrirla del todo. Le gustaba y mucho. Animado por su pensamiento la llamó y cuando se dio la vuelta y le sonrío supo sin ninguna duda que quería algo más que su amistad. 

El que esa sincera sonrisa no fuese dirigida a él le repateó el intestino y le hizo añorar todos los momentos vividos antes del desastroso día. Echaba de menos su risa, su confiada mirada, la timidez que coloreaba sus tersas mejillas y que le incitaba a descubrir si la rojez se había asentado en otras partes de su cuerpo, deseaba encerrar el bello rostro entre sus manos y devorar la curvatura de los plenos labios. Quería marcarla delante de Lewis y de quien hiciera falta. Meneó la cabeza ante los disparatados derroteros que estaba tomando su cerebro, estaba perdiendo el juicio, esa era la única explicación ante tamañas ideas.

Un movimiento a lo lejos llamó su atención acelerándole el corazón. Echó a correr con todas sus fuerzas notando como la sangre se le congelaba y los latidos repicaban salvajemente ensordeciéndole.

—¡Rae!


Continuará…


16 comentarios:

AKASHA BOWMAN. dijo...

Me encanta cómo habéis utilizado el recurso de la climatología para describir el estado de ánimo y el propio corazón de Rae: puro al tacto y sin embrago gélido y recubierto de una fina capa de escarcha que lo mantiene aterido e insensible a la calidez de los rayos del sol. Precioso.

Entiendo el desasosiego de Rae nada más escuchar el timbre del teléfono, a mi me pasa lo mismo pero por otras circunstancias, a Dios gracias.

¿Y quien es ese misterioso acosador? ¡Madre mía que me tiene en ascuas! Debe ser alguien cercano para tener acceso al local de la joven y a sus enseres y a su vez alguien que la conoce para hablarle con semejante familiaridad (que sepáis que las intrigas no son lo mío, resulto una pésima Jessica Fletcher jejejejejje).

Me ha hecho sonreír la confusión y el estupor surgidos entre Amy y Charlie por la confesión de Theo, y a su vez me ha resultado muy familiar la reacción de Amy al comprobar de forma certera que su tren ya había salido de la estación. Suele suceder que cuando creemos un juguete seguro no solemos hacerle caso y no es hasta que otro niño lo reclama que desearíamos tenerlo para nosotros solos. Quizás, con el tiempo...

Eeeeeeey, ¿y qué es eso de cortar el relato justo cuando amenaza con suceder algo intrigante? ¿Qué fue ese movimiento repentino que captó la atención de Charlie en lo que concierne a Rae? Varias opciones baraja mi mente y ninguna de ellas buena; quizás, sin embargo, la única opción de Charlie de mejorar a los ojos de Rae sería que esta lo viera de repente como un héroe... ¿me acerco? jejejjejeje

Besitos, mis niñas lindas.

Emilia dijo...

Parece que todos tienen su parte de sufrimiento, RAE además considera que su corazón se está helando, y solo cruzar su mirada con Charlie la convierte en un volcán. Decirme que ese final es Charlie salvando a RAE de ese maldito acosador, permitirá RAE después que la proteja... Hasta el miércoles chicas muy bueno el capítulo

Daniela Agrafojo dijo...

Wow chicas, cada vez me dejan más, pero que muchísimo más intrigada!! Ayy y ahora con ese triángulo entre Theo, Rae y Charlie, pero solo hay un dueño para el corazón de ella, y sabemos quien es.

Ay, pero chicas, cómo me van a dejar el capítulo así??? solo espero que no le suceda nada a Rae, y que por supuesto el sexy poli de ojos oscuros sea su salvador.

Un beso chicas, aquí me tendrán el próximo miércoles.

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

¡¡Madre mía!! Y ahora qué pasa??? ¡¡las petunias aplastadas nuevamente???? Por favor que no pase nada!!!
Creo que la cosa se ha puesto muy interesante!!!
Espero gozarlo... bss.. amigas.

Cristel dijo...

hola..guau ke paso porke el grito?? a xikas me stan matando sta historia sta buenisima, obiamente muxisimas gracias por kompartir su talento kon nosotras, m nkanta el blog...=) seguire sperando el siguiente kapituloooo!!! xD

Irene Comendador dijo...

Que sufrimiento por favor, esta chica terminara con una aneurisma, y el pobre Theo que no se da cuenta de que solo se pretende engañar, a ver si al final las cosas vuelven a asu cauce y auqnue a Charlie le den una buena patada en los cojones (que se la merece) todos puedan ver la claridad de sus sentimientos, que vaya lio estais montando
Por cierto que coño es ese sobre marrón?
joder que intriga, me teneis con el alma en un puño, y si no el susto cuando ha dicho lo de los delantales, será cabrón, que hasta yo he dado un respingo, jejejej
A ver, que habrá que esperar a que pongais otro capi para ver quien es la que grita, que ya hasta con sorpresas finales, que malas sois, jejeje
Besazos mis reinas


MUAC!!!!!!!

Susan dijo...

Gran Capítulo Chicas, me dejan con ganas de más...

Un Beso! hasta la próxima ;)

Eleanor Atwood dijo...

Ay madre!
¿Y ahora qué? no me digas que le va a pasar algo a Rache!!!! Qué es, un loco al volante??¿?
Y Charlie viéndolo!!!
Cachis la mar........
Pues mira, la verdad es que Theo hace bien en pasar página con lo de Amy, la chica está más ciega que un topo. Puede que esos celos que comienza a sentir le hagan despertar...
Dudo que Theo esté enamorado de Rache, creo que está algo confundido entre su ansia de protegerla y su cariño hacia ella.
Y sí, sería buena idea que denunciara de una vez a su acosador...
Besos.

pepis dijo...

Hello Mis Diosas , como les va ? me da tristecita con Charlie a pesar de que su comportamiento a sido el de un totaly completo "Gillipollas" (las va tener que pagar ). Y bueno de Amy pues solo un chin de pena me da pues hasta ahora se da cuenta que existe el papacito de Theo.
Que santo "" merequetengue"" se trae el tipo (A) con el condenado sobre Marron ? Que hay $$$$$ adentro? o acaso son unas pruebas de que es un super HDP malo ,con fotos y todo ? OMG !!! que es lo que hay dentro del sobre ? que ? que ? que ? diganme jiji. Rae tiene que decirle ha Theo para que investigue quien es el acosador .
Me encanta que Rae se este preocupando por su apariencia ja ya tiene a varios babiandose por ella , me imagino que ahora se pondra mas dura la competencia.
miren que me va ha dar un sompocio por su culpa ,jiji como se atreven y tienen la osadia de dejarme asi ????? con !!!!capun !!!! "continuara ". Que es lo que le va pasar a mi pobre Rae ?? ??. Chikkkas muchas gracias . que la pasen lindo se cuidad besosssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss .

Citu dijo...

Uy y ahora que ocurrirá. Les mando un beso chicas y que tengan un buen fin de semana

Anna princesa dijo...

Quiero leer mas ¡como nos dejais con esta intriga!
Creo que de esta hecha me da un infarto.
Buen capi chicas.

Besos

Noelle Eclipse dijo...

Que pasara ahora??
Ya me muero por leer el proximo capitulo. quien sera el que realiza esas llamdas telefonicas misteriosas??

princesa jazmin dijo...

Miren que son malas,chicas, dejarnos con la intriga de qué pudo haber sucedido con Rae hasta la próxima entrega.
Me había imaginado que tanto dolor había cambiado un poco el aspecto de nuestra heroína, y además tener a Theo cerca es un gran estímulo.
Me gusta cómo Charlie sufre por ella, viéndola todos los días y sin poder hacer nada para conquistarla (por ahora)lo que antes hacía Rae ahora lo hace él.
Y el misterioso acosador? qué miedito, hasta ha irrumpido en el local, qué podrá querer?
Siempre excitante la lectura.
Un besito!
Jazmín.

Nenina dijo...

Pero porqué me lo dejan así?!!! no sean malas! me quedé con las ganas de saber que le va a pasar a Rae!!! y qué es lo que viene hacia ella?!!!

Me alegro de que ya esté mejor, de que no sufra tanto y se congele un poquito el dolor, pero hay que ver como tanto Rae como el amable poli Theo quieren estar juntos estando un poco ciegos... ambos aman a otro!!! ohhhh que pena!!
y es que Amy ya también está sintiendo la falta de afecto del polo hacia ella... yap así es, lo tienes y no lo quieres, te falta y lo extrañas (o algo así:P jaja)

Será el loco el que viene con arma en mano o algo así?? aaaahhh yaaaa otro capi pos!!!!

un besote chicas! me encantó el capi!!! besoootes!

y gracias Ade por tu participación el el concu Colados!!:D que amooor! muuaxxx

vampiresa dijo...

mis niñas pobre Rae. Que fuerteee!!!!

por fin se sabe que fue martinez el culpable. Ya le ha dicho charlie que como le toque un milisimo lo mata.

Y Cuando entra Charlie y le besa ella al lanzarse contra el eso es mucho mas fuerte porque a la vez estaba pensando en Theo.

bueno que ellos se quieren pero aman apersonas diferentes. bueno me habeis dejado con la intriga ahora a leer el otro capi que tengo de retraso.

me fascino y emociono el capi.

saludis vampi

KaRoL ScAnDiu dijo...

Joeee... menos mal que tengo el siguiente, que si no, seguro me da algo.

Me encanta como Theo empieza a pensar tanto en Rae dejando a un lado a Amanda. No es que me caiga mal, pero, no puedo evitarlo, la tengo tomado con Charlie... jajaja:D

Ahora, a saber qué vio él que le ha sobresaltado... a leer el siguiente, aprovechando la noche de imnsonio:D

kissess

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você