domingo, 6 de septiembre de 2009

EL GUERRERO DE MIS SUEÑOS (CAPITULO 1)

Khons caminó hasta el despacho de su superior bastante cabreado, estaba de vacaciones, 15 días libres para hacer lo que le viniera en gana sin preocuparse de nada, era las primeras de las que disfrutaba en muchísimos años y las tenía muy bien planeadas, dormir y relajarse de día y por la noche, disfrutar de buen sexo con alguna hembra dispuesta de la que se alimentaria, sin más compromiso que el hacer que lo olvidara dos segundos después. No se preocuparía de nada más. Y ahora el bueno de Eleazar, su superior directo, lo había llamado a su despacho, presentía que todas sus buenas ideas se irían, junto con sus vacaciones, directamente a la mierda.

Se detuvo cuando llegó frente a las grandes puertas de caoba y entró sin avisar, Eleazar se volvió hacia él, Khons lo estudió detenidamente, su jefe era un hombre alto, su 1,98 cm imponía, bastante atractivo que no aparentaba más de 32 años, o quizás alguno más, pero desde luego no los cientos que acarreaba sobre sus espaldas, siempre vestido elegantemente y a la moda, con trajes que le confeccionaban a medida, en los talleres de Milán de Armani, sin duda Giorgio estaba haciendo un gran negocio con él, con el cabello castaño recortado a la última y unos ojos azules grandes y brillantes, sí, desde luego todo un caballero para cualquiera que lo viera y no lo conociera, pero él si que lo conocía, sin duda detrás de aquella apariencia tranquila y de aquella encantadora sonrisa se ocultaba un ser muy diferente. Desde hacía un tiempo parecía cansado, como si llevara una gran carga en sus hombros, como si algo le fuese minando el ánimo.

- Siéntate -le dijo Eleazar cuando lo vio entrar-, y quita esa cara de perro.
- Prefiero quedarme de pie -le contestó-, y esta cara es la única que tengo.

Eleazar miró fijamente al hombre que tenía delante, eran amigos desde siempre, podía confiar ciegamente en él sin miedo a que lo traicionara, era fiero, duro, no confiaba jamás en nadie, infundía miedo a su paso, tanto a humanos como a vampiros, más de un hombre hecho y derecho se había meado literalmente en los pantalones con una sola mirada suya, y no le temblaba la mano a la hora de matar si se veía obligado a ello, sabía que no le iba a gustar el nuevo “encarguito”, pero por lo visto él era el elegido, la única y última oportunidad para salvar a Mariella, o al menos eso pensaba.

- Tengo un trabajo para ti -le dijo Eleazar.
- Ni hablar, estoy de vacaciones -contestó sentándose al fin.
- Te daré un mes entero después de esto.
- No quiero un mes, me conformo con mis 15 días -se repantigó en la silla y estiró las piernas.
- Pues olvida estos 15 días, lo que te tengo que encomendar es importante -Eleazar se inclinó un poco hacia delante -muy importante.
- Está bien -Khons clavó sus verdes ojos en los de su superior y le mantuvo la mirada-, habla.
- Tienes que proteger a alguien -tamborileó los dedos largos sobre la mesa- a una muchacha para ser exactos.
- ¡No! -se puso en pie-, soy un soldado no una niñera.
- Lo sé, y por eso te he elegido a ti, esa chica corre peligro, eres el único al que puedo confiársela -replicó.
- ¡No me jodas Eleazar! -gritó-, no voy a acompañar a ninguna muchachita toda la noche para que se divierta.
- No, desde luego que no -sonrió, a Khons no le gustó nada aquella sonrisa- la vas a llevar contigo, a tú casa.
- ¡Y una mierda!, mi casa es un lugar privado, nadie va a ella si yo no quiero -dio un puñetazo en la mesa-, y no quiero.
-¡Es una orden joder! -Eleazar mostró sus colmillos-, no te estoy preguntando, ni quiero saber tu opinión ni me importa, te estaba informando eso es todo.
- Pues cuídala tú -gritó Khons mostrando también sus largos colmillos amenazantes, aunque ambos sabían que ninguno los utilizaría en contra del otro.
- Eso he estado haciendo hasta ahora -la voz de Eleazar era más calmada, incluso tenía algún matiz de tristeza que desapareció al segundo-, tu debes de seguir con mi tarea en este momento.
- ¿Por qué?
- Por que así ha de ser -dijo Eleazar enigmático.

Unos golpes en la puerta cortó la discusión, una mujer de unos 28 ó 29 años la abrió con cara asustada, y se paró en el umbral, Eleazar alzó la vista y le dedicó una magnifica sonrisa, Khons lo miró sorprendido, nunca lo había visto sonreír así.

- Pasa Mariella -tendió una mano-, ven, te presentaré a alguien.

Ella dio unos pasos hasta la mano que Eleazar le tendía y la tomó, miró detenidamente al hombre que tenía frente a ella, era alto, muy alto incluso más que Eleazar, sus labios eran carnosos, sus mejillas estaban cubiertas por una oscura barba de un par de días, tenía el pelo negro, tan negro como una noche sin luna, algo largo pero no sabia cuanto, pues lo llevaba atrapado entre la chaqueta de piel negra, las piernas largas, fuertes y musculosas iban enfundadas en unos ajustados pantalones negros, también de piel, y remataba el vestuario con unas botas del mismo color, con la puntera de metal plateado, debía tener poco más o menos la edad de Eleazar y todo él emanaba un aura muy oscura, pero al mismo tiempo muy atrayente. Por último, ella lo miró a los ojos y se le cortó la respiración, eran increíblemente verdes de un tono muy claro y despedían furia, sintió como si la traspasaran.

- ¡Tú! -dijo ella abriendo los ojos por la sorpresa-. ¡Eres tú!
- ¿Cómo dices? -preguntó él, estaba seguro que jamás había visto o hablado con aquella mujer.
- Yo te conozco -dijo ella entrecerrando los ojos.
- Este es Khons -dijo Eleazar tratando de encauzar la conversación, lo último que quería era que el hombre se enfadará un poco más de lo que ya estaba.
- Hola -ella tendió una mano hacia él, pero no la aceptó, simplemente se limitó a mirarla de arriba abajo.
- Él te cuidará a partir de ahora, debes ir con él -comentó Eleazar-, ve a preparar tus cosas.
- Pero… -miró sorprendida a ambos hombres-. Eleazar no.
- Ve -insistió empujándola levemente para que saliera-, estaremos esperando aquí.


Mariella salió arrastrando los pies, era consciente que tarde o temprano tendría que abandonar aquella casa, aunque pensaba que sería de otra manera, le gustaba aquel sitio. Entró en su cuarto, agarró la única maleta de la que disponía y metió unas pocas cosas, cuando acabó, recorrió con la mirada la habitación de la que saldría para no volver. Era consciente que su hora se acercaba, pero quería disfrutar de todo aquello el poco tiempo que le quedaba.

Eleazar le sirvió a Khons un whisky, mientras esperaban el regreso de Mariella, que este bebió de un trago antes de volver a sentarse.

- Al menos podías haberla saludado -le espetó Eleazar-, ya está bastante asustada.
- ¡No me toques los cojones! -gritó-, viene conmigo porque tú lo has impuesto, pero no quieras además que sea un techado de simpatía.
- Se quedaría conmigo si pudiera, te lo dije -la voz de Eleazar era un poco triste-, pero no puede ser.
- ¿Quién es?, ¿qué es ella para ti? -preguntó-. ¿De qué o de quién la tengo que proteger?
- Sólo te diré que es una de los nuestros, no tendrás que disimular u ocultar tus colmillos, no puede salir de día al igual que tú, ya te iré dando instrucciones y no te equivoques Khons -le espetó-, va contigo porque es la única solución, pero te advierto…
- No me amenaces -le señaló con el dedo- ni lo intentes.

La puerta de nuevo se abrió, la chica volvió a aparecer con la maleta en la mano, Khons la recorrió con la mirada, normalita, no muy alta, llevaba un vestido floreado bastante ancho, el pelo recogido en una coleta alta, labios besables, aunque para él todos los labios femeninos era besables , los ojos grandes y de color pardo en el que predominaba el verde y que por lo visto cambiaban con la luz, antes eran más claros y sorprendidos, ahora más oscuros y tristes, estaba claro que aquella chica no parecía lo que se decía encantada de acompañarlo, joder maldita fuera su suerte, cientos de años luchando a muerte para acabar de niñera.

- Vamos Mariella, no estés triste -le dijo Eleazar atrayéndola en un abrazo. La apartó un poco para poder hablar con ella a solas-. Escúchame, no me gusta que te vayas, lo sabes, eres lo que más quiero en el mundo, pero yo no puedo ayudarte, si lo que soñaste era cierto él es tu oportunidad, tu única oportunidad.
- Fue un sueño -dijo ella tristemente- uno de tantos.
- Puede ser -contestó abrazándola-, pero ¿y si él te puede ayudar? Además, prometo que pronto iré a visitarte.
- Está bien -no pudo evitar llorar, y se abrazó fuertemente a él, no quería irse, no quería separarse de Eleazar-, ¿lo prometes?
- Sí -contestó-, muy pronto.
- Eleazar -musitó- me gustaría…
- Llévatela Khons -dijo Eleazar separándola de él y dándose la vuelta evitando mirarla-, ahora.
- Vamos -dijo Khons que hasta ese momento permanecía callado y observando atentamente la escena, y echó a andar hacia la puerta, al llegar al umbral se detuvo a ver si lo seguía, la vio mirando fijamente la espalda de Eleazar-. Vamos muchacha.

Mariella se secó las lágrimas y cogió su maleta, sin decir una palabra más siguió al hombre que la precedía. La distancia desde el despacho hasta el garaje era grande, en realidad todo en aquella casa era demasiado grande, arrastraba la maleta que ya se le hacía pesada.

- ¿Podrías ayudarme? -preguntó.
- No -él siguió caminando sin volverse si quiera.
- Vale -arrastró la maleta dando saltitos tratando de seguir sus largos pasos- no puedo ir tan rápida como tu.
- Pues te esperaré en el coche -contestó-, no tengo prisa.
- ¡Imbécil! -murmuró y se exasperó, estaba claro que aquello iba a ser una perdida de tiempo. Lo mejor sería no salir de aquella casa.
- ¿Has dicho algo? -se volvió un poco frunciendo el ceño.
- No -contestó y siguió caminando tras él.

Cuando Eleazar la vio salir se le cayó el alma a los pies, Mariella era todo lo que tenía, todo lo que le quedaba, le hubiese gustado poder retenerla a su lado, pero sabía que era inútil, si se quedaba en la casa moriría irremediablemente, aunque tal vez acababa de lanzarla a los brazos de la muerte él mismo, Khons era salvaje, insociable y bastante irascible, la paciencia no era precisamente su principal virtud, y sus modales tampoco eran los más indicados, pero estaba desesperado, se agarraba a un clavo ardiendo, así que si era la solución, no le importaría quemarse las manos en el intento.

Al llegar al garaje se dirigió hacia un imponente Maserati MC 12 Corsa negro con los cristales tintados, sólo hay 12 como estos en el mundo recordó ella al ver el auto y costaban una fortuna, no entendía mucho de esas cosas, pero a Eleazar le gustaban y a veces le daba charlas que ella fingía comprender, abrió el maletero y le indicó que metiera la maleta, no sin poco esfuerzo lo consiguió, mientras él esperaba tranquilamente sentado tras el volante, sin duda aquel hombre no sabía como ser un caballero, todavía no se había marchado y ya echaba de menos los modales de Eleazar. Subió al coche y pasó la mano por la suave tapicería de cuero negro, sin duda aquel tipo le gustaban las cosas caras. Sin mirarla siquiera, tan pronto cerró la puerta, puso el motor en marcha y salió del garaje. Mariella cerró los ojos y suspiró, debería quedarse en casa y olvidarse de todo, pero si Eleazar pensaba que quizá pudiera tener una oportunidad, lo intentaría por él.

CONTINUARÁ...

6 comentarios:

Ade dijo...

Oye, Eleazar no está nada mal ¿eh?

Pero Knons es un poco HP ¿no te parece?, que poco caballeroso.

Un primer capítulo buenísimo.

bitter sweet simphony dijo...

me gusta ella...
ya me tienes toda intrigada...
Khons me gusta, aunq es bastante irritable grrr
espero el sgte capi

Mariola dijo...

Bueno Ade Elazar pues si supongo que está bien.

Sweet me alegro que te guste, y puede que Khons sea un poco borde, pero no os preocupeis, me lo quedo para mi.

besos.

Maria dijo...

hola chicas!!

La verdad q Khons es un cabroncete......pero me gustaaaaa.
Cada vez me gusta mas,espero q no cambie muxo jajaja...Eleazar tp esta nada mal,ese lado atormentado q parece q tiene...
Nada,q necesito un emoticonito de babas jaja

Un beso

JuanM. dijo...

Me gusta lo que has escrito hasta ahora, y prefiero no opinar de Khons, por que seguro que lo has hecho a tu gusto, como si no te conociera, cuando vas a subir más capitulos?

Besos y sigue así.

bitter sweet simphony dijo...

quiero más capi.. me he vuelto adicta a esta historia... mari.. no quiere que te cuide a khons, conmigo estaría bastante bn

jejejejej

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você