martes, 27 de octubre de 2009

CONQUISTADO POR LA PASIÓN (CAPÍTULO1)




Niall se levantó del lecho, tomó su copa con cerveza y le dio un largo trago, alzó la piel que cubría la ventana con pereza y deslizó la mirada por el exterior cansadamente.
Todo lo que abarcaba su vista, esas extensas praderas plagadas de brezos que las salpicaban con su variedad de colores, esas casas de techos de paja en la que habitaban familias que eran como su familia, el ahora tranquilo río, el lago que brillaba como un espejo y el hogar que le vio crecer, todo eso, ahora era suyo.

Apenas unos meses antes perteneció a su desafortunado hermano mayor, Aidan el Laird del clan McInroy, pero había fallecido debido a una trágica caída del caballo. Sonaba ridículo, por que su hermano aprendió a cabalgar casi antes que andar, pero el destino quiso que muriese de aquel modo, un semental desbocado, una piedra contra su cabeza que lo tuvo postrado entre los dos mundos durante unos días, era su sino y no pudieron hacer nada por salvarle.

El Laird Niall McInroy, ese era él ahora. Un hombre duro y frío que no se dejaba doblegar por nadie, excepto quizá por ella. La viuda de su hermano, Muriel. La mujer que hubiese querido convertir en su esposa, si no fuese, de nuevo, cosa del destino un sueño imposible. Sólo ella era capaz de calmar a Niall "El Lobo" como se le conocía entre amigos y enemigos, un lobo en las batallas y un lobo por su mal genio, que despertaba con facilidad si veía alguna injusticia o no se cumplía su voluntad, su aspecto también ayudaba, sus 1.90 venían acompañados de un gran y poderoso cuerpo, listo para aplastar a quien se le pusiera por delante, sin siquiera pestañear. Su mejilla estaba surcada por una terrible cicatriz, que no lograba disminuir la belleza de su rostro, por el contrario la acentuaba, dándole un aspecto misterioso, la mandíbula poderosa, los labios carnosos y unos ojos azules como el cielo en un día despejado, que se tornaban violetas cuando era poseído por un fuerte sentimiento, como el que sentía en aquel momento, cuando estaba al lado de Muriel.


Niall MacInroy se recostó en la cama, y revolvió entre sus manos la rubia cabellera de la mujer que estaba tumbada a su lado, ella se removió y apoyó la cabeza contra el pecho duro de él, enredó sus finos dedos en el vello oscuro y jugueteó con los ásperos rizos, luego levantó la cabeza y clavó sus azules ojos en él.

-Oh Niall -sollozó-. ¿Qué voy a hacer ahora?
-No os preocupéis cariño -contestó acariciando la espalda desnuda de la mujer-, no va a cambiar nada.
-Pero ella será vuestra esposa -musitó, besando el pecho del hombre-, y yo…
-Sí -dijo vagamente tumbándose sobre el cuerpo femenino-, ella será mi esposa ante todos, pero vos, vos seréis mi mujer a todos los efectos, es a vos a quien quiero Muriel, es con vos con la que deseo pasar mis días y mis noches.
-¿De verdad? -preguntó agarrándose al fuerte cuello del hombre que la miraba con los ojos brillantes.
-No lo dudéis Muriel, no lo dudéis -dijo besándola con violencia y enterrándose en ella.

Brianna bajó del caballo ayudada por uno de sus hombres, recorrió con la mirada al grupo de gente que se había congregado a su alrededor, el clan McInroy al completo estaba frente a ella, los hombres habían dejado sus labores en el campo, a sus animales o su entrenamiento, las mujeres las cocinas, los telares y los niños sus juegos…, todos la miraban sin disimulo murmurando en voz baja, algunos niños escondidos tras las faldas de sus madres asomaban sus cabecitas para echarle un vistazo, ella también los miró. Los hombres -casi todos ataviados con su kilt de elaborado tartán en los que predominaban el rojo, el verde y el morado- eran altos, de fuertes brazos y anchos hombros, las mujeres robustas, con la piel tostada por horas bajo el sol y la lluvia, la mayoría de anchas caderas debido a los numerosos partos, los niños parecían sanos, aquella gente estaba bien alimentada y se alegraba de ello, al menos su futuro esposo se cuidaba de proveer alimentos a su pueblo. Entre el clan McInroy predominaban los ojos azules, casi todos los tenían de ese color, variando del más claro al más intenso, y el cabello de un rubio bastante oscuro. Inconscientemente llevó la mano a su toga sintiéndose extrañamente incómoda.

Pasaron los minutos y los nervios se fueron apoderando de ella, por lo visto su prometido o no sabía que había llegado, o simplemente no tenía ganas de darle la bienvenida, de pronto el murmullo que la rodeaba se apagó, dejando paso a un silencio sepulcral. Brianna se giró y se le heló la sangre ante la impresionante figura que estaba a sus espaldas y la miraba con el ceño fruncido.

Con las piernas abiertas y los brazos sobre el pecho, Niall McInroy la recorría con la mirada, el cabello negro caía largo y brillante hasta sus hombros, las oscuras cejas rectas estaban levemente alzadas sobre unos ojos profundamente azules, como si el cielo que ahora los cubría hubiese quedado atrapado en ellos para siempre, la nariz aguileña, unos labios gruesos, el mentón cuadrado poblado por una barba de un par de días, su mejilla atravesada por una cicatriz que le daba a su rostro un aspecto enigmático, el fuerte cuello descansaba sobre unos anchos hombros, el torso desnudo dejaba ver el vello negro que se iba estrechando hasta desaparecer bajo el kilt y mostraba unos músculos impresionantes, en los brazos cruzados sobre éste se dibujaban unos bíceps marcados y trabajados por horas de entrenamiento con la espada, su vientre plano y bien formado daba paso a unas estrechas caderas. Volvió a subir la vista a sus ojos y tragó saliva, El Lobo, El León, El Tigre…, daba igual como lo llamaran, a Brianna le pareció que de un momento a otro iba a saltar sobre ella y a devorarla allí mismo.

Niall observó con detenimiento a la mujer que esperaba a que él apareciera, al principio apenas pudo vislumbrar su espalda, era menuda y se notaba tensa, al llegar a su lado la chica se dio la vuelta y él la pudo estudiar a placer, examinó el óvalo de su rostro, unos ojos grandes y verdes esmeralda lo miraban entre asombrados y asustados, la nariz era pequeña salpicada de algunas pecas, los labios rosados y algo entreabiertos, el cuello blanco, fino y esbelto, llevaba un vestido verde de un tono más oscuro que sus ojos, el escote cuadrado y ribeteado con una cinta verde más claro ocultaba por completo sus senos pero pudo vislumbrar su contorno apretado contra la tela, la cintura estrecha y las caderas redondeadas donde descansaba un pequeño cinturón del mismo tono que la cinta del escote y caía hasta sus pies, los brazos delgados también estaban ocultos y sólo las pequeñas manos de finos dedos asomaban entre las mangas acampanadas, unas manos que agarraban con fuerza la tela de su vestido, levantó los ojos y se fijó en sus cejas rojizas, dio un paso adelante, alzó la mano y arrancó el velo verde que ocultaba su cabello, una cascada de rizos rojos cayó sobre su espalda y sus hombros, un murmullo llenó el aire de nuevo. Brianna tembló, a aquel hombre sólo le faltaba abrirle la boca y mirarle los dientes como si fuera un caballo.

-Supongo que estaréis cansada del viaje -dijo de pronto con voz grave y ronca.
-Sí -apenas podía hablar.
-Bien, os daré media hora para que os aseéis y os cambiéis de ropa, luego iremos a la capilla, el padre Robert nos espera para celebrar nuestro enlace -añadió torciendo el gesto.
-¿Ahora? -preguntó sorprendida.
-¿Para qué vamos a esperar más?, no me gusta perder el tiempo dando rodeos contra lo inevitable -volvió a cruzar los brazos, ella se fijó en sus poderosos bíceps- cuanto antes acabemos con esto, mejor para todos.
-Sí, supongo -ella se retorció las manos.
-Preparaos -se dio la vuelta y tomó de la mano a una mujer rubia que había permanecido tras él todo el rato, Brianna no se percató de su presencia hasta ese momento y no se pudo fijar en su rostro, pero pudo ver su silueta esbelta cuando se dio la vuelta para acompañarlo-, os veré en un rato.


Todo ocurrió tan deprisa que apenas tuvo tiempo de darse cuenta.
Se lavó y cambió su vestido de viaje por el de color marfil, que con esmero cosieron para ella las mujeres de su clan para la ocasión, poco después alguien la había conducido hasta una sombría capilla donde él y algunas otras personas lo acompañaban, por unos segundos se fijó en la mujer que lloraba con la cabeza entre las manos, era la misma que lo acompañaba un rato antes. Niall ni se volvió a mirarla, con pasos vacilantes se acercó a su lado y se colocó junto a él.

Pronunció sus votos con voz temblorosa y guiada por el regordete, sonrosado y anciano sacerdote, Niall lo hizo con voz resignada, en cuanto acabaron, él la besó levemente casi sin posar los labios sobre los suyos.

-Os visitaré esta noche, ahora id y descansad -le había dicho secamente.

Subió sola a su habitación, estaba tan cansada que ni se molestó en desnudarse, sencillamente se dejó caer en la cama y se quedó dormida al instante, no supo cuanto tiempo había dormido, cuando unas manos grandes la sacudieron, abrió los ojos desconcertada y asustada y allí estaba él, borracho y excitado, rió y le ordenó que se despojara del vestido, estaba tan aterrorizada que no fue capaz de moverse, así que él se lo había arrancado casi a tirones, luego también se había quitado la ropa mostrando ante ella el vigor de su cuerpo desnudo, sin más se tumbó sobre ella que permanecía completamente rígida.

-Abrid las piernas -aquella orden la llenó de terror-. He dicho que abráis las piernas.

Lentamente y temblando de miedo hizo lo que él le había ordenado.
El dolor la traspasó cuando él entró brutalmente en ella, Brianna gritó creyendo que se iba a partir por la mitad, que la iba a matar, el dolor que la atravesó era horrible, cerró los ojos y lloró, mientras él con fuertes embestidas, alcanzó la liberación y se derramó dentro de ella. Apenas transcurrieron unos minutos, pero habían sido los más espantosos de su vida. Niall se levantó, se vistió sin mirarla y tambaleándose salió de su estancia, dejándola sola.


CONTINUARÁ...

11 comentarios:

Maria dijo...

babas y muchisimas babas,cuando lei su aspecto de Niall,¡¡esa cicatriz!!!!!pero se convirtieron en piedras cuando termine de leer este episodio...leñeeeeee Niall se merece q sufra,pero q sufra bastante por conseguir el amor de Brianna....pero les digo una cosilla?me encanto esa trama en el que èl cree q ama a su cuñada y cuando aparece Brianna,aparece el amor¿a q si?ainsss q novelera romanticona soy jajajajajjajajajaj
Quiero mas,chicas.

Un beso

pd:Ade,te conteste al comentario q me dejaste en el libro hambre de ti,pàsate y contesta a unas preguntillas q te deje,ya q me dejaste con ganas de saber muxo mas y mas y mas......jajajajaj..si,si que soy muy precipitada y quiero saber de los demas libros

bitter sweet simphony dijo...

babas por la descripciond e él fisicamente, pero ya sabía yo que sería un bruto de primera.. ahora a esperara a q sea domesticado...
y q sufra mucho eh

MARIBEL dijo...

Vaya, el dolor de muela (por cierto para deshidratarse babeabdo) resulta ser un bruto. Este chico va a tener que trabajar no solo con la espada (He dicho con la espada... que ya os veo...) para ganarse la simpatia.

Y sí Ade, me has descubierto, soy bastante despistada... jajaja

Esta historia promete.

Besos

mara dijo...

La leche!!!!! Pues si que empezamos bien.El es wapisimo....... ¿Esmirriado? ¬¬
Pero más bruto que un arado.

Me la va a traumar .Pobre Brianna su primera vez y de esa manera snif snif snfi Hayssssss como voy a sufrir.

El trio que propone Naill sera interesante¬¬ Veras cuando la pelirroja espabile.Me da que los va a poner marcando el paso.

De acuerdo con Bitter tiene que sufrir muchiiiisimo .Este Naill es un animal de bellota ^-^ pero no lo vamos a pasar de maravilla con él ja ja jaja

XOXO

virtualmar dijo...

Sin palabras... Me atrapó la historia... chicas quiero mas capítulos, jaja! y que Brianna lo haga sufrir mucho!!! Esta historia promete mucho!!!! Gracias!!!!

Lady Sandal / Kar dijo...

Méndigo escosés! Ni siquiera por ser un papacito musculoso... y alto... y es una bestia, me va a costar perdonarlo!!

Ojalá que Bri lo haga sufrir mucho, que lo haga arrastrarse y lo haga pagar, por %&·$&.!

En fin, chikis, me he super enganchado, pasaré por acá capi a capi, ya que ustedes no son tan crueles como yo y suben capis más seguido, jjuajua!!

Sabry Sandal
Besos, las quiero!!

judith dijo...

Nial es un salvaje pero que hombre. Veamos como conquista Briana

Chicas la historia promete

Yrex Dionisius dijo...

Primero me quedé con la boca abierta, casi casi derramando mi baba por el teclado de la laptop... después cuando terminé de leer y me imaginé (que me resulta imposible dado que no lo he vivido) el dolor tan grande que Brianna sintió me quedé tan sin palabras que tuve que dejar que mi mente se despabilara para poder dejar comentario...

DEBEN hacerlo sufrir, llorar lágrimas de sangre, si señor, que bien merecido se lo tiene ese hijo de su tal por cual, estoy decidida a que si ustedes no me lo castigan como se merece, haré un fanfic de esta historia donde lo someta a la tortura más escabrosa que se me ocurra, así que ya están advertidas...

Y aquí estaré leyendo como sufre este malnacido.

Besitos

Mariola dijo...

Gracias a todas por sus comentarios.

Ya empezamos a meternos con el pobre Niall, con lo guapisimo que es, no lo entiendo.

Maria, bueno no sé que decirte a Brianna se la han impuesto de mala manera, que harias tú si te eligieran el marido?

Ay Firiel, en el fondo te encantan los brutos no lo niegues.

Maribel, espada leí pero viniendo de tí, pues sí lo reconozco pensé mal, muy mal por cierto jajaja.

Ay Mara no te parece esmirriado? jajajaja, pobres ajos verdad? y ya veremos por donde nos salen la pelirroja y la rubia, Dios sabe lo que puede pasar en nuestras perversas mentes.

Virtualmar gracias chica, espero que sigas enganchada y te guste de principio a final.

Lady/Kar genial que se pasen a leer pero para mí que ustedes a lo que estan enganchadas son a los pecados y a los vecinitos, nos encanta tenerlas por aqui.

Judith, Niall es..., vale un poco bruto sí que es te doy la razón.

Yrex, Dios das miedo jajaja haremos lo que podamos con Niall, pero está visto que si lo dejamos en tus manos, no nos da tiempo a subir el siguiente capitulo, lo matas antes.

Gracias a todas de nuevo, y si tantas ganas tienen de ver sufrir a Niall creo que mejor me lo quedo yo y lo enseño a portarse mejor. El jueves nuevo capi, ojala les guste.

mara dijo...

Me engañaste Perversa mujer ja jajaja Desde luego es que conociendote no se por que te hago casa ¬¬ !!Seré credula¡¡ ja jaja

¿Cómo que ya nos estamos metiendo con Naill?? Yo me he metido poco para la impresión que me causó.
Ahora entiendo por que Adela t tú lo guardais con tanto anhelo......
Si lo dejarais no llegaría sano al final de la historia,no lo cargariamos antes ja jajaj a
besos a las mejores.Muak muak muak

Ade dijo...

Antes de contestaros a todas, tengo que agradeceros hasta el infinito que sigáis nuestra historia, no sabéis lo felices que eso nos hace, y leer vuestros comentarios, nos ayuda todavía más a agrandar esa felicidad.
También agradecer a la gente que la lee, pero que no se atreve o no le apetece comentar, a vosotras también, muchas gracias.


Mara, me alegro que por fin hayas comprendido el egoísmo de Mariola y mío al decirte todo el rato que Niall es nuestro. Pues más adelante, lo comprenderás más todavía, pero ya lo leerás, ya.
¿Esmirriado?, pero ¿de verdad te lo creiste? Hayyssss, parece mentira.

Mariola, yo tampoco entiendo pq se meten tanto con el pobre e inocente Niall, es incomprensible.

Yrex, si tú quieres que le hagamos sufrir, lo haremos, pero sin tortura china, ya que hay métodos muuuucho mejores ;-)

Judith, un poquito salvaje si que es, de lo contrario no sería tan interesante ¿verdad?

Sabry, ¿mendigo escocés?, que sútil eres, jajajaja. Me alegro que además de engancharte a los vecinitos y a los Pecados, también te hayas enganchado a nuestra historia.

Virtual, es un placer tenerte como lectora, espero verte por aquí en cada capítulo, ya verás lo interesante que se pone.

Maribel, ni aún advirtiéndonos, pude evitar pensar mal con lo de la espada, y más viniendo de ti, que eres tan perver como nosotras.
Por cierto, no te preocupes, ya somos 2 las despistadas.

Firiel, sabía que te gustaría Niall, y como dijo Mariola, confiesa que te gustan un poco los brutos, aunque sólo sea por el hecho de pensar en domesticarlos.

Maria, no sabes el morbazo que me provoca a mí esa cicatriz, además de otras cosas de su persona, jeje, pero... ¿de verdad piensas que él sólo cree que ama a su cuñada?, ¿estás segura?

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você