viernes, 26 de febrero de 2010

AHORA Y SIEMPRE (CAPÍTULO 10)



Si la felicidad tenía rostro era el de Megan, sonreía continuamente, sus ojos brillaban con una nueva luz y apenas si rozaba el suelo cuando caminaba, y todo ese encantamiento se lo debía a Colt, desde aquella noche, que se coló en su casa, siempre lo encontraba esperándola en el porche, a pesar de tener llave. Regresar del trabajo, sin dudas era el mejor momento de la jornada, verlo ponerse en pie y abrirle los brazos, ella corría hacia él para que la rodeara y la besara con toda la pasión del mundo antes entrar. Siempre se quedaba a cenar, a veces hacían el amor hasta que ninguno de los dos podía más, otras simplemente charlaban mientras la acurrucaba junto a su pecho hasta que comenzaba a bostezar y como si fuera una niña pequeña la mandaba a la cama. De lunes a jueves, que tenía que trabajar nunca se quedaba a dormir, pero los fines de semana se iban a la cabaña y pasaban juntos cada minuto. Colt era el hombre más increíble que había conocido, amable, tierno, viril y fogoso…, además de guapo, era perfecto, y estaba completamente enamorada de él, ¿Cómo no iba a estarlo si la hacía sentirse la mujer más deseada del mundo, la más bella? Colt no le pidió que fuera su novia, su pareja o lo que diablos fueran, simple y llanamente estaba ahí día tras día, ocupando su casa, su vida y su corazón. Nunca hablaron de amor, él no era consciente de sus profundos sentimientos, no quiso pronunciar las palabras por temor a que se marchara si lo presionaba, y ella, bueno ella no tenía ni idea que era lo que Colt sentía, tal vez deseo, tal vez nada, se encogió de hombros y pegó la cabeza a la ventanilla del autobús, le daba absolutamente igual, estaba con ella y la hacia feliz, eso era lo único que le importaba, quizá algún día tuviera el valor de confesarle que lo amaba, quizá él aprendiera a quererla o quizá el embrujo se rompiera y cayera de su nube y se estampara contra el suelo, destrozándole el alma para siempre, pero no se agobiaría con los quizás o los tal vez, iba a disfrutar el presente ya tendría tiempo de preocuparse por el futuro.

Hacia un buen rato que había oscurecido cuando llegó al pueblo, bajó sonriente y se despidió hasta el lunes de los pocos niños que viajaban de regreso con ella. Por fin era viernes, comenzó a caminar pensando en el largo fin de semana que acababa de comenzar para disfrutar con su amante, se estremeció de placer ante la idea de pasar esas dos noches en brazos de Colt, su sonrisa se ensanchó al saber que en pocos minutos lo vería aguardándola como de costumbre, sentado en los escalones, con las piernas estiradas y la mirada impaciente, le encantaba que la mirara así como si no pudiera esperar un segundo más sin verla, como si no hubiera nadie más en el mundo. Estuvo a punto de ponerse a correr para llegar antes, pero tampoco era plan de parecer tan ansiosa, llevaba todo el día sin verlo, bien podía aguantar unos minutos más. Apenas anduvo unos metros cuando oyó que alguien la llamaba, sin perder la sonrisa se giró. Robert Spencer se acercaba con largos pasos hacia ella.

-Hola Bob –saludó alzando una mano.
-Hola Megan –dijo cuando estuvo a su lado- eres cara de ver, hace días que estas perdida.
-Bueno, ya sabes liada con el trabajo. –le explicó sin dejar de sonreir.
-Si, claro -le ofreció el brazo que ella aceptó y continuaron caminando-, y con ese indio.
-Robert –exclamó con la voz más alta de lo que pretendía-, ese indio tiene un nombre y es Colt.
-De acuerdo, perdona –se disculpó -, Colt, no hace falta que te pongas así.
-No me pongo de ninguna manera –soltándose de su brazo se paró en seco-, simplemente te lo hago notar, no me gustó el tono que utilizaste para pronunciar la palabra “indio”.
-Vaya con que ganas lo defiendes –dijo con burla –ni que fuera algo tuyo.
-Defendería a cualquiera si hubieses utilizado su raza con ese desprecio –aclaró.
-¿De veras? –posó una mano sobre la suya –por que me da que no te creo.
-Cree lo que te de la gana –contestó sin ocultar ya su furia –es problema tuyo.
-¿Estás enamorada de él? –demandó mirándola fijamente.
-Y si así fuera ¿a ti que te importa? -le contestó desafiante.
-Claro que me importa, te elegí para que fueras mi esposa, la madre de mis hijos -dijo entre dientes, clavando sus ojos azules en ella.
-¿Qué me elegiste? –preguntó con incredulidad al ver que hablaba en serio -, Dios mío Bob, eso no se elige, uno se casa por amor, por interés o por lo que sea, pero es cosa de dos, no puedes imponerle a nadie que haga lo que tú quieras.
-Tú sabias que estaba interesado en que fueras…
-Sí – lo interrumpió -Yo nunca te di esperanzas, siempre te quise como a un amigo nada más…
- Megan –la tomó por la barbilla y le levantó la cabeza para que lo mirara -ese salvaje no apreciará tu dulzura, tu encanto, jamás te dará tu lugar, ¿Qué puede ofrecerte? Piénsalo, conmigo tendrás todo lo que quieras, todo lo que sueñes, podrás comprarte todo lo que necesites, lo que te guste o te apetezca...
-No lo llames salvaje, maldita sea -gritó enfurecida dando un paso atrás -, puede que Colt no tenga tanto dinero, ni un rancho, pero te aseguro que es mil veces más hombre que tú.
-Megan no quise insultarlo, lo siento –dijo avergonzado por aquel apelativo –es sólo que me preocupo por ti.
-Pues no lo hagas, métete en tus asuntos y déjame en paz- dándole la espalda apretó el paso y se perdió en la oscuridad.


Robert se quedó parado en medio de la calle viéndola alejarse, aún permaneció allí unos minutos cuando ya había desaparecido, apretó los puños, apreciaba mucho a Megan, ya desde niños se convirtió en su protector cuando los demás se burlaban de ella y de sus dientes llenos de alambres, no soportaba verla llorar en un rincón rodeada por los otros niños que se reían, sin hacer nada y aguantando las bromas pesadas. Cuando creció y la ortodoncia desapareció de su boca, el mal estaba hecho, se había convertido en una chica insegura, tímida y reservada, a pesar de tener siempre una sonrisa, una palabra de apoyo y la mano tendida para quien lo necesitara, Megan era una mujer solitaria y necesitada de afecto. Él no la amaba, aunque no sabía por que siempre se sintió con la obligación de protegerla, por eso le propuso matrimonio, a su lado estaría segura y sabía que podrían ser felices, se profesaban un cariño verdadero, eran los mejores amigos y se conocían bien, ninguno necesitaba mucho, ambos adoraban la tranquilidad y el campo, compensarían la falta de amor con ternura, Megan era una mujer bonita y deseable, no le supondría ningún sacrificio ser su marido con todas las consecuencias y si algún día llegaban los hijos, sería un buen padre. Era cierto que lo rechazo todas y cada una de las veces que se lo propuso, pero en su interior no perdía las esperanzas que tal vez cambiara de parecer algún día, que se diera cuenta que con él tendría todo lo que necesitaba, o tal vez no, recordó su cara de felicidad de los últimos días, su furia genuina al defender a Colt, estaba enamorada de ese indio y si algo tenía claro era que no se podía luchar contra los sentimientos, él lo sabía bien, al fin y al cabo llevaba años enamorado sin ser correspondido. Sólo esperaba que Elliot sintiera al menos la mitad de lo mismo, que no le hiciera daño, que la valorara como se merecía y supiera hacerla mínimamente feliz.

Colt estaba sentado en el porche de la casa de Megan, aunque podía esperarla dentro, llevaba las llaves en el bolsillo, la temperatura era buena para estar a mediados de septiembre y le gustaba mucho verla aparecer por la calle, con sus andares tranquilos y sexys. Megan era una mujer muy sexy que no se daba cuenta de su propia sensualidad, pero él si que lo había hecho y tanto que estaba loco por ella. Sonrió al recordar sus primeras intenciones, saciarse de aquel bonito cuerpo y pasar pagina, al principio lo tuvo tan claro y le pareció tan fácil que ahora le parecía ridículo. La única verdad es que aquella mujer se le había metido bajo la piel, no supo ni cuando, ni como tomó posesión y se instaló cómodamente en su corazón, convirtiéndose en la dueña y señora de su vida y lo más gracioso es que estaba encantado; tanto que no quería seguir separado de ella ni un solo día más, ya no le bastaba con aguardarla por las noches a que regresara, no era suficiente compartir la cena o una charla divertida, ni hacer el amor de vez en cuando, no, la quería en su casa, en su cama y en su vida todos los minutos, todas las horas y todos los días del resto de su existencia. Se puso en pie en cuanto la vio doblar la esquina, con el corazón latiendo como el de un adolescente en su primera cita, ella lo miró y le sonrió, sin esperar más caminó a su encuentro, la estrechó en sus brazos y la besó.

Colt deslizó los dedos por el cabello de una cansada y satisfecha Megan acurrucada entre sus brazos, desde que la besara en la calle, apenas si habían tenido tiempo de abrir la puerta y subir al dormitorio, suspiró cuando las manos delicadas de ella le acariciaron el torso desnudo, giró la cabeza y le besó la frente. Iba a poner las cartas sobre la mesa y que Dios le ayudara.

-Megan
-Ummm... -ronroneó como un gatito satisfecho.
-En K-uma-rke -murmuró.
-Me gusta como suena - lo miró con los ojos sonrientes-, sabes, algún día tendrás que decirme lo que significa. ¿No me estarás insultando verdad?
-Te he dicho que te amo - la giró y la puso encima para verle la cara-, En K-uma-rke, te amo.
-¿Cómo?- abrió los ojos como platos.- ¿lo dices en serio?
-Cásate conmigo -le dio un beso rápido.
-Colt yo... yo no sé que decir -sentía el corazón latirle a toda velocidad dentro del pecho, ¿Colt la amaba y quería casarse con ella?
-¿Me quieres Megan?
-Oh Colt, te amo con todo mi alma –contestó sin dudar.
-Entonces di que sí, preciosa -añadió-, sólo di sí y tendrás bajo tu cuerpo al hombre más feliz sobre la faz de la tierra.
-¿Cómo se dice mujer en tu lengua? –preguntó.
-Megan, ¿me escuchaste?-asintió al ver su impaciencia- está bien si quieres saberlo se dice Upiab.
-Sí Colt, sí, sí, sí, seré tu Upiab –gritó cubriéndole la cara de besos.
-No -él le tomó el rostro entre las manos con los ojos brillantes de dicha, se giró y la dejó debajo, antes de besarla susurró-, serás Ne Kuur, Megan, mi esposa.

Megan se despertó horas después, seguía entre los brazos de Colt que dormía placidamente, lo observó sin poder creerse que le hubiese pedido que fuese su esposa, cerró los ojos para seguir durmiendo; de pronto un millón de preguntas y dudas asaltaron su cerebro, Dios había aceptado sin pensar, sin conversar…, se removió inquieta, él abrió los ojos y sonrió, pero tan pronto vio su cara preocupada la sonrisa desapareció de los labios.

-¿Qué ocurre? -preguntó acariciando su brazo desnudo.
-Colt yo... -volvió a moverse intranquila-, creo que deberíamos hablar.
-¿Hablar de qué? -la soltó y se sentó en la cama.
-De tu proposición -ella también se sentó y cubrió su desnudez con la sábana-, yo... bueno, estábamos haciendo... no sé si...
-Sé lo que estábamos haciendo –dijo molesto al verla ocultarse de él -, no ha sido una declaración en un momento de pasión Megan, lo he pensado mucho, llevaba días queriendo pedírtelo.
-Tengo dudas -lo miró y vio como fruncía el ceño.
-Tienes dudas -se pasó la mano por el pelo nervioso-, ¿no quieres casarte conmigo?
-No, no me malinterpretes -se subió más la sábana-, yo te quiero, pero apenas nos conocemos.
-Yo creo que nos conocemos bien, muy bien- contestó deslizando la vista por su cuerpo.
-Hablo en serio –se tapó hasta la barbilla. – Esto ha sido muy rápido ¿Dónde vamos a vivir?, ¿y de qué? No quiero dejar mi trabajo.
-Megan -respiró aliviado, temía que ella no lo quisiera lo suficiente como para comenzar una vida a su lado-he invertido mis ahorros en bolsa y me ha ido muy bien, no soy millonario pero puedo vivir de los intereses cómodamente y mantenerte sin problemas, y en cuanto donde viviremos-, se encogió de hombros-, podemos vivir aquí, en la cabaña, aunque preferiría en el rancho, siempre he querido tener uno donde criar buenos caballos.
-¿El rancho? -preguntó atónita.
-Sí -él clavó sus ojos en ella- , el que hay a las afueras del pueblo, el de los ancianos Malloy, estaba en venta, así que me decidí y lo adquirí, me gusta mucho, habrá que hacer unas cuantas reformas, pero es un buen sitio, espacioso, luminoso, tranquilo...
-Ah -se sentó al borde de la cama y comenzó a vestirse-, podías habérmelo dicho.
-Quería darte una sorpresa -Colt acarició su espalda desnuda-. ¿Dónde vas?
-A hacer el desayuno -contestó mirándolo por encima del hombro. –, debes estar hambriento.
-No, no tengo hambre, quiero una respuesta -Colt se arrodilló y comenzó a besarle la nuca-, quiero saber si vas a ser mi esposa.
-Colt -se estremeció al sentir sus labios sobre su piel-, quiero seguir trabajando y no quiero vender mi casa.
-Ummm -lamió la base de su cuello-, no tienes porque vender la casa, es tuya.
-¿Y mi trabajo? –soltó la ropa y se apoyó contra él que la sujetaba por la cintura.
-Si es lo que quieres, no lo necesitarás, pero no me importa que trabajes -la tumbó en la cama y se puso sobre ella-, por lo menos hasta que tengamos nuestro primer hijo.
-¿Nuestro primer hijo? -cerró los ojos cuando él volvió a lamerle el cuello.
-Sí, me gustan los niños, me gustaría que tuviéramos 3 ó 4 hijos y que se críen con sus padres, nada de niñeras, o vecinas haciéndose cargo de ellos -dijo con voz ronca, pasando la punta de la lengua por su clavícula, adoraba el sabor de aquella piel-. Quiero verlos corretear y reír, que te enfaden con sus travesuras, ver como los bañas y los arropas por las noches, quiero subirlos a hombros y jugar con ellos, enseñarles a montar, ver como crecen y se hacen hombres y mujeres sanos y felices.
-Yo…
-Sé que me amas Megan, me lo has dicho y además puedo verlo en tus ojos, sentirlo en tu cuerpo –la vio asentir -¿entonces de que tienes miedo?
-¿Y si no es suficiente? ¿Y si esto es un espejismo y te das cuenta mañana que no me quieres? –rodeó los hombros de Colt con sus brazos-, tengo miedo de estar soñando, de despertar y ver que nada de esto es real, de sufrir y de que descubras que no soy lo que esperas.
-Será suficiente, por que te amo como nunca lo hice antes, te querré siempre, créeme si te digo que esto no es un sueño y no sufrirás por que yo estaré contigo protegiéndote cada día de tu vida y por supuesto que no eres lo que espero, mi dulce, hermosa e insegura Megan, eres mucho más de lo que jamás pude desear –afirmó sobre sus labios-, ahora que contesté a todas tus preguntas, ¿serás mi esposa?

Era lo que más deseaba en el mundo, estar para siempre a su lado, vivir el resto de su vida junto a él hasta que los años y la muerte los separara. Se imaginó como sería tener su propia familia y vio a sus hijos al lado de su padre, el hombre al que amaba por encima de todas las cosas. Era lo que quería y podía tenerlo, con dejar atrás sus temores e inseguridades, con ser valiente por una vez en la vida, con pronunciar una sola palabra. Colt seguía repitiéndole la pregunta mientras le regalaba besos y caricias, alzó la pierna y la enredó en su cintura.

-Sí -contestó dejándose envolver por el placer que le estaba provocado con sus manos y su boca -, seré tu esposa.


Continuará...

12 comentarios:

Ade dijo...

Por fin estrenaremos la pamela, Mariola, ¡¡yujuuuuuuu!!

Que bonita declaración de amor, las dos, la del antes y la del después.
Era imposible que Megan, a pesar de sus inseguridades, no cayese rendida.

Este capítulo me gustó especialmente, mira que yo en la vida real no soy nada tierna, bueno, a veces lo soy, pero en puntuales circunstancias, y sin embargo cuando leo capis como este me enternezco, soy algo así como Mimosín.

No puedo marcharme sin decir a voz en grito:

¡¡YO TAMBIÉN EN K-UMA-RKE COLT!!

Enamorada de las letras dijo...

Es tan lindo Colt y si tienes razon la declaración fue genial.

Maria dijo...

Pero..pero..pero que preciosidad!!!!! que romantico!!!!!

Nunca me cansare de alabar la novela romantica adulta,aunque nos llames romanticonas,pastelosas,me da igual.
Por estas declaraciones de amor,es por lo que yo grito¡¡¡¡¡ME GUSTA LA ROMANTICA ADULTA!!!!!

Mariola,no puedo decir mas nada sin volver a repetirme,pero me da igual¡¡¡eres genial!!!!

Un beso a ti,y otro pa' Ade y que pasen un feliz fin de semana!!!

Lara Dark dijo...

Hermoso capitulo y hermosa declaracion...
quiero un colt asi!

buen finde chicas!


besos

Saludos

Maribel dijo...

No voy a decirlo porque sé la respuesta... buahhhh.... que bonito, que tierno...
Pero me preocupa la inseguridad de Megan y sabiendo que la lagartona andara cerca de Colt, espero que nuestra chica no se imagine cosas que no son...

Encantada de conocerte, Mimosin... jejeje...

Besos guapas...

Ade dijo...

jajajajaja, igualmente, "Golpeadora con botellas de plástico a la cabeza del marido" ufff, todo esto lo escribí y lo dije de un tirón, casi me ahogo.

Mariola dijo...

Hola, feliz fin de semana y Gracias por sus comentarios.

Síiiii, Ade estrenaremos la pamela por fín, si ya te dije que era una buena inversión jajaja. Tú Mimosin? no empecemos que es muy temprano para que suelte las risas y vi la indirecta, pero nada por mucha declaración olvidate jajaja, ya me conoces. Besos.

Citu, sí que es tierno Colt y romantico en el fondo. Gracias por tu coment, besos.

Hola María, a mi tambien me gusta la romantica adulta (suspiro) y como dices que me llamen lo que quieran, que como dice el refrán yendo yo caliente.... Me alegro que te haya gustado la declaración y muchas gracias por tus animos, se hace lo que se puede. Un besazo enorme para tí tambien y feliz fin de semana.

Lara guapa, ¿quien no quiere un hombre así se llame como se llame? Ayyyssss. Un beso y gracias por pasarte.

Jajaja Maribel linda, veo que ya vas aprendiendo y no pides cosas raras. Veremos como reacciona Megan, pero la verdad que es demasiado insegura, aunque parece que con Colt se espabila bastante, claro que lo entiendo perfectamente.
No sabes como me reí con lo del botellazo a Juan, te juro que me imaginé la imagen, pobre. Pero oye no me estaras maltratando a Norman verdad? No me gustaría tener que ponerte una orden de alejamiento jajajaja. Un besazo y cuidate.

Un saludo y un besazo para todos, para las que comentais y para los que leen sin dejar rastro, gracias por pasar y dedicar unos minutos de vuestro tiempo a esta historia.

Sabry Sandal dijo...

Snif, se suponía q yo había comentado el viernes!! Maldito sea mi internet!!

Pero bueno, me sirvió para reeler este súper fantástico capítulo!!

Me encanta la hora de las confesiones y declaraciones en todas las historias que leo, y desde ya, te digo, Mariolys, esta entra entre mis cinco favoritas!!

Aunque me rompió un poquito el corazón este chico Rob... sabes que se me ocurre? Rob y Nicky, que me dicen, eh, eh, EH?! Alguién me apoya?... alguién?...Sí? No?

Será q estamos palpitando el final? Ojalá q nop!!

Cariños, corazones!

Vane!! dijo...

So Sweet!
Una declaración muy linda^^
Esperando el proximo capi pronto!!!

Andy dijo...

Guauuu termine recien de leer cuatro capítulos juntos exelente!!! estoy de acuerdo con Sabry Sandal para mi Nicki y Bob estan enamorados!!!

Yelania Sammet dijo...

Qué bonita declaración de amor!!

Me has estrujado el corazón Marioly...

Besos

Ani dijo...

Oooohhh!q bonito....estan tan enamorados....q bonito es el amor
xD

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você