viernes, 12 de marzo de 2010

AHORA Y SIEMPRE. CAPÍTULO 14 (1ª parte)

Megan bajó del autobús cansada pero feliz, se arrebujó en el abrigo y se agarró con fuerza al bolso, en él llevaba algo muy importante y estaba deseando llegar a casa para compartir su alegría con Colt, seguro que se mostraría tan contento como ella. Caminó con paso firme por las solitarias calles sin dejar de sonreír, imaginando la cara de su marido cuando le diera la noticia y planificando su nuevo futuro. Apretó el paso tan pronto la casa apareció ante ella, las luces estaban encendidas y un escalofrío de placer la recorrió de arriba abajo al pensar que en pocos minutos estaría rodeada por unos fuertes brazos y acurrucada contra un cuerpo duro y cálido.
Entró, se quitó el abrigo y fue a la cocina, se detuvo en seco al oír maldecir a Colt que llevaba un cazo al fregadero y abría el grifo, una densa humareda y un horrible olor a quemado llenó la estancia.

-¿Qué ocurre? -preguntó acercándose.
-Nada, maldita sea -gritó soltando los cacharros en el fregadero-, he estropeado la cena.
-¿Te has quemado? -lo vio negar–, entonces no importa, podemos comer cualquier cosa.
-Claro que importa -se revolvió furioso.
-¡Colt! -dio un paso atrás, al ver la ira que reflejaba su rostro–, es sólo comida.
-Estoy harto Megan –bufó yendo hacia ella–, cansado de tener que hacerte la cena, estoy harto de que nunca estés en casa cuando vuelvo.
-Ya lo hablamos antes de casarnos -dijo cogiéndolo por el brazo-, no te importó que siguiera con mi trabajo, tenemos las noches y los fines de semana para nosotros.
-¡Pues ahora sí me importa! -exclamó apartándole la mano-. Me casé para tener a una mujer, una familia, no unas noches, eso ya lo tenía antes.
-Por favor, cálmate –contestó dolida con sus palabras–, siéntate y hablemos.
-¿Hablar? –se pasó las manos por el pelo nervioso-, ¿de qué?
-De lo que te tiene tan enfadado, seguro que es una tontería –fue hasta un armario y sacó un paquete de sopa–, prepararé algo y cenaremos.
-No tengo ganas de discutir –masculló al verla encender el fuego y verter agua en una olla–, cena tú si quieres, me voy a dar una vuelta.
-Colt espera –chilló al verlo salir de la cocina y se sobresaltó al oir el portazo que anunciaba su marcha.

Retiró la cacerola del hornillo y apagó el fuego, ella tampoco tenía apetito. Fue hasta su cuarto, se sentó en la cama, tomó el bolso y sacó la prueba de embarazo, la apretó contra su pecho, había pasado toda la tarde deseando mostrársela a Colt, sabía que se pondría muy contento al saber que para el verano nacería su primer hijo o hija. Dobló el papel con cuidado y lo guardó de nuevo.
Tal vez había tenido un mal día, pensó poniéndose en pie y yendo al baño, en cuanto tomara un poco el aire y se relajara volvería y entonces le diría que iba a ser padre. Se duchó y se acostó para esperarlo, no supo a la hora que era cuando regresó aunque supuso que tarde, la última vez que miró el reloj eran las 12:30 de la madrugada, parpadeó al sentir el colchón hundirse, cuando él se sentó en el borde.

-¿Colt? –murmuró soñolienta.
-Vuelve a dormir Megan –comentó dándole la espalda.

Colt regresó pasadas las dos a su casa, continuaba furioso, con Megan, con él mismo, con el mundo entero. Vio a su mujer dormida y sintió pena por ella, se sentó en la cama y se desnudó, ella lo llamó adormilada pero se dio la vuelta y siguió durmiendo, se tumbó y se cubrió con las sábanas, no iba a conciliar el sueño, no podría.
Clavó la vista en el techo y pensó en la llamada que un par de días antes recibió de Nueva York, giró la cabeza hacia su esposa, que se abrazaba a la almohada ajena a todo, pobre Megan, había pagado su ira con ella, había borrado su sonrisa con un par de maldiciones.
¿Por qué la vida era tan asquerosa? Paz y tranquilidad era lo único que deseaba, un hogar, una familia y cuando pensó que ya lo tenía… ¡Maldita llamada! Pero debía tomar una decisión y esa misma semana a más tardar. Suspiró y se frotó los ojos, en realidad no había nada que decidir, sólo encontrar el momento adecuado para contarle a Megan que se iba.

Megan se levantó a las 7 como cada mañana, fue al baño, se vistió y salió de la casa sin hacer ruido, Colt dormía y no quería despertarlo. Caminó hasta la parada del autobús donde ya había varios niños esperándola, les sonrió, bromeando con ellos al subir al vehículo, como siempre.
Pasó la mañana enfrascada en su trabajo y a la hora de comer lo telefoneó pero no logró localizarlo, seguro estaba ocupado con los trabajos del rancho. Por la tarde estuvo tan ocupada que ni lo intentó.
Bajó la primera del autocar y corrió hacia su casa, estaba deseando abrazarle y decirle que estaba embarazada, la besaría y le haría el amor durante toda la noche. Sin aliento abrió la puerta, tiró el bolso y se quitó el abrigo que no se molestó en colgar; lo llamó buscándolo en todas las habitaciones, pero no recibió respuesta, Colt no estaba en casa.
Se dejó caer en el sofá y esperó su vuelta, una hora después se levantó y cenó sola, se duchó y se puso el pijama, regresó al salón y encendió la tele, apagándola de inmediato, miró su reloj que marcaba las 23:00, y comenzó a inquietarse, descolgó el teléfono y lo colgó de nuevo. ¿A quien iba a llamar? Echó otra ojeada al reloj y comenzó a pasearse por el salón, se sobresaltó cuando escuchó que alguien golpeaba la puerta.
Casi a la carrera fue hacia ella y abrió. Robert Spencer estaba en el umbral, sujetaba con esfuerzo a un ebrio Colt que no se mantenía en pie, se apartó y los dejó entrar, ayudando a su amigo a acostarle en el sofá.

-Está desde temprano en el Lloyds sin parar de beber –explicó Bob cuando consiguió zafarse del brazo que Colt insistía en pasarle por el hombro-, he tratado de convencerlo que no tomara más, pero me mandó al diablo, lo he traído a casa cuando se derrumbó en el suelo.
-Gracias.
-No tiene importancia –dijo caminando hacia la puerta.
-Para mi la tiene –susurró acompañándolo–, te agradezco que no lo hayas dejado solo.
-¿Estás bien? –preguntó preocupado al ver las lágrimas en sus ojos.
-Sí, no te preocupes, gracias otra vez.
-No hay de qué, para eso están los amigos -ya en el umbral se volvió y achicó los ojos poco convencido–. Megan, cualquier cosa no tienes más que avisarme.

En cuanto Bob se marchó, regresó junto a Colt que balbuceaba incoherencias intentando incorporarse, tirando de sus brazos consiguió que se irguiera, él alzó la vista y la miró, sus ojos despedían un brillo vidrioso, velado y peligroso, una mueca burlona curvó sus labios. Megan dio un paso atrás cuando alzó una mano y le apretó un pecho.

-Vaya, mi mujer blanca me rechaza –dijo con voz pastosa.
-Colt estás borracho, será mejor que vayas a la cama –contestó con calma.
-Ufff -se puso en pie tambaleándose–, pobre princesa, tienes un marido indio y borracho.
-Anda ve a acostarte –lo sujetó por la cintura para encaminarlo al cuarto.
-Debiste pensártelo mucho mejor antes de casarte conmigo –trató de besarla, ella apartó la cara, los ojos de Colt se endurecieron–, y yo jamás pedirte que lo hicieras.
-Colt, por favor –tragó sonoramente al escuchar sus palabras–, acuéstate, mañana estarás mejor.
-Déjame en paz –la apartó de su lado de un empujón–, no necesito tu ayuda, maldita sea, soy capaz de ir solo hasta la jodida cama.

Megan permaneció inmóvil mientras lo veía alejarse tropezando con los muebles, gruñendo y maldiciendo. Se abrazó a si misma cuando lo perdió de vista y dejó que las lágrimas contenidas fluyeran con total libertad bañando sus mejillas. Limpiándose el rostro fue al dormitorio. Vestido, tumbado a lo ancho de la cama, Colt dormía la borrachera, sacó dos mantas del armario, lo tapó con una y con la otra en los brazos arrastró los pies hasta la sala, se acostó en el sofá y se cubrió con ella, cerró los ojos y suspiró, ¿qué le estaba pasando a Colt? ¿Por qué le había dicho aquellas crueles palabras? ¿Ya no la amaba? Las preguntas le llenaron la cabeza y tuvo miedo de saber las respuestas.

Cuando Colt se despertó y estiró el brazo, se dio cuenta que su mujer no estaba a su lado, se levantó gimiendo cuando el cerebro le chocó contra el cráneo, llevó los pulgares a las sienes y las masajeó tratando de aliviar en vano el fuerte dolor que sentía. Tenía la boca seca y le costaba horrores mantener los ojos abiertos debido a la luz del sol que bañaba el cuarto.
Casi a rastras, se obligó a salir para buscar una pastilla y un vaso de agua, al pasar por el salón se fijó en la manta junto al sillón, encima, pulcramente doblado estaba el camisón de su esposa. Sacudió la cabeza tratando de entender, cosa de la que se arrepintió de inmediato cuando una punzada de dolor lo atravesó. Llegó a la cocina, llenó un vaso con agua y sacó un par de aspirinas de un cajón y se las tomó.
Sentado con la cabeza apoyada en la mesa, pensó en la noche anterior, no recordaba mucho, había ido al Lloyd’s para ahogar sus penas en el alcohol, o mejor para dejar de pensar en lo que iba a hacer, y bebió hasta casi perder el sentido. Alguien tuvo que llevarlo a casa o quizá fue por su propio pie, no se acordaba de nada y por más que se esforzaba no era capaz de mucho más con el terrible tormento que le taladraba la cabeza.
A pesar de eso, era incapaz de dejar de darle vueltas el por qué Megan había dormido lejos de él. Escudriñó su mente a pesar del dolor y retazos de una discusión tomaron forma, su esposa trataba de ayudarlo y él la había empujado quitándosela de encima. Se pasó las manos por el rostro y el cabello nerviosamente ¿le habría hecho daño? ¿Había agredido a Megan?, se desesperó y se angustió ante la sola idea de haberle puesto una mano encima. No, él no era violento, no era capaz de pegar a una mujer y mucho menos a la suya, mas aunque se iba convenciendo a sí mismo, la duda no dejaba de roerle el alma.

Continuará...

8 comentarios:

Ade dijo...

¿¿Se pede saber que le pasó a Colt??
No entiendo este cambio tan radical, ¿cómo es posible que de la noche al día, pase de ser un amor de hombre a ser un auténtico cavernícola? (aunque tengo muy claro que le llamaría otra cosa, pero podría herir la sensibilidad de algunas personas, jeje).
Esa llamada de teléfono fue le detonante, ¿quién le llamó? ¿Qué le dijeron?

¡Maldita sea! Y justo sucede esto, que Megan descubrió estar embarazada
MIERDA.

Ade dijo...

No quise decir: pede, si no puede, jajajaja.
Tengo que revisar lo escribo antes de darle a Publicar comentario.

Enamorada de las letras dijo...

Si Colt se porto como un imbecil, me intriga saber que lo tiene tan mal y Megan que embarazada que genial. Aunque yo creo que habra problemasSigue que esta muy interesante

Sandra dijo...

me pregunto que le tendrá tan mosqueado a Colt, se portó como un auténtico cerdo y pobre Megan con lo ilusionada que estaba por darle la noticia... Bueno esperemos al siguiente capi para ver como estos dos solucionan las cosas.

Johan dijo...

Rayos, Rayos, Rayos, me voy un par de dias, y ya me tratan a mi megan como si fuera un trapo sucio y podrido! siendo que ella es mas buena que el papa!!!!
Exijo que me lo entreguen de inmediato!, la setencia de los ultraidiotas tipo col, es rebanarlo en pedacitos con mi catherine y mil millones de dias bajo en mar muerto, amordazado y esposado de pies y manos! Clamando y rogando por megan! Por (tal y como lo llamo ade, que es el mejor apeleativo para estas situaciones) ser un cavernícola!!, es que de verdad que tiene este hombre en la cabeza!!, la chica es mas buena que el pan, es super inocente, y mas aun lo ama! por ser como el es >.<U, y el muy requete estupido se cobra todas las segun él "dificiles vueltas de la vida" con ella! Sin saber siquiera que esta embarazada!!! haciendola pasar malos ratos y llorar! Acaso no se merece lo peor?!! Uy, y todo por esa maldita llamada, no me saldras ahora mariola con que es la tal Bárbara Abbot, no estara ella tambien embarazada, o peor ya tiene un niño carita de col ya crecidito?! verdad? Porque ahi si me da un patatus-eterno!

Por cierto que pastillita te has tomado, dios chica! los ultimos caps practicamente sulfuran fuego cada ves que los lees!!, necesite varias (y no es broma) duchas super frias, para olvidar ligeramente toda esa pasion!, ya quisisera yo un hombre que se desgarrar los cazoncillos solo por querer estar conmigo! Me convierto en la johandurmiente jaja XD

Esperando la proxima como siempre! donde espero que al estupido le entren a funcionar las neuronas, aunque conociendote seguramente seguiras echandole leña al fuego hasta mas no poder XD, solo espero que despues en las cenizas, hagas que Col se arrastre de pies y manos por megan, la chica se lo merece!
Besotes, sigue escribiendo querida!

Mariola dijo...

Antes que nada y como siempre digo GRACIAS por vuestros comentarios.

Y ahora vayamos por partes, no me hagan preguntas raras que no sé contestar, No Sé que le pasó a Colt, NI IDEA. Tampoco sé quien le llamó, si realmente conozco tanto como vosotras de la historia.

Jajaja ay Johan que bueno que volviste, tú y tus máquinas supertorturantes jajaja. Por cierto no tomé ninguna pastillita, ni una sola jajajaja, son cosas que pasan y seguro que ese superhombre anda por alguna parte es cuestión de tener la mente abierta.

Bueno pues lo dicho muchas gracias por sus comentarios que animan mucho y por seguir esta historia. El martes más.

Besos. Mariola.

Sabry Sandal dijo...

Que maldito hdp, más vale q tenga una buena razón para hacerles esto a Meg y asu bebé. Como siempre el capi me encantó pero estoy super enojada con él.

Lo peor es que me tengo q aguantar hasta mañana, justo q trabajo todo el día, arrrgghh!!

Besitos, nenus!

Maria dijo...

pero PORQUE,PORQUE este cambio tan brusco en MI Colt??!!! No lo entiendo,de verdad...

Me parti el culo de risa con el comentario de Johan,y yo q me creia sanguinaria jajajajajajajajajaj

Me queda solo un cap.¡¡¡snif,sinf!!!

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você