martes, 30 de marzo de 2010

AHORA Y SIEMPRE. CAPÍTULO 18

Bob golpeó insistentemente la puerta de la casa de Megan, hacía un par de días había hablado con ella por teléfono y le indicó que estaba bien, sabía por Nicky y por María que no deseaba ver a nadie, que prefería pasar sus horas sola. No compartía su decisión, pero la respetó justo hasta el momento en que lo llamaron del hospital para indicarle que se saltó la consulta que tenía prevista para el día anterior. Ahora estaba irritado, Megan nunca se comportó de manera tan irresponsable. Si hubiese sido otra cosa quizá lo hubiese pasado por alto, pero no iba a permitirle que jugara de ese modo con su salud. Volvió a aporrear la madera, esta vez con más fuerza.

Megan permanecía tumbada en el sofá envuelta en una raída manta, se sobresaltó al escuchar los golpes contra su puerta, pero no se inmutó, cualquiera que fuera ya se cansaría y se iría. Se recostó de nuevo y se cubrió hasta la barbilla.

-Megan, sé que estas ahí, abre la maldita puerta de una vez–, la enfurecida voz de Spencer le llegó del otro lado–, no me hagas echarla abajo de una patada.
-Está abierto –logró decir después de sentarse, no quería ver a nadie pero sabía que Bob cumpliría su amenaza–, entra de una vez y deja de armar escándalo.

Robert giró el picaporte y se coló dentro, se detuvo ante la imagen de derrota de la mujer que se encogía en el sillón. Con grandes pasos se acercó a ella y se le cayó el alma a los pies, con el cabello enmarañado, la misma ropa que el día que salió del hospital, con los ojos hinchados y unas oscuras ojeras que le llegaban hasta los pómulos, Megan parecía una muerta en vida. Maldijo en silencio y le apartó la manta de un tirón.

-Dios Santo mujer –exclamó echándole una ojeada y arrugando la nariz–, ¿hace cuanto que no te miras a un espejo?, y ¿desde cuando no te duchas?
-Gracias –contestó mirándolo desde abajo–, sé que no tengo buen aspecto y no necesito que nadie venga a decírmelo.
-No he venido para eso –murmuró agachándose a su lado–, aunque lo cierto es que apestas.
-Genial –apartó las manos del hombre cuando intentó tocarla–, ya me has alegrado el día, puedes irte cuando quieras.
-¿Para qué sigas lamentándote? –preguntó poniéndose en pie-, ¿no te das cuenta que hay gente que se preocupa por ti? ¿Por qué no fuiste a la consulta del médico?
-Se me olvidó –se levantó y volvió a sentarse un tanto mareada–, ya iré.
-¿Te encuentras mal? –trató de ayudarla a incorporarse, pero se paró al verla negar.
-No es nada, debe ser por que no comí nada.
-¿Desde cuándo? –su tono era una mezcla de molestia e inquietud.
-No sé –con esfuerzo consiguió incorporarse, se olió la axila e hizo un mohín de asco–, creo que tienes razón, no huelo muy bien, voy a tomar un baño.
-De acuerdo, mientras prepararé algo de comer –asintió él–, y luego hablaremos.
-No es necesario que te molestes.
-Megan, mueve tu patético trasero hasta la ducha –ordenó señalando la puerta con un dedo–, y no discutas, estaré aquí con algo caliente y sabroso cuando vuelvas.
-Está bien –asintió sin ganas de pelear y se dirigió hacia el baño.
-Megan.
-¿Sí? –se giró justo bajo el marco.
-No escatimes en jabón –rió guiñándole un ojo.
-Idiota –le mostró el dedo corazón de su mano derecha, pero por primera vez en varios días sonrió de verdad.

La ducha le sentó de maravilla, el agua caliente le destensó los músculos y le mitigó un poco el cansancio. Lo cierto era que Bob tenía toda la razón del mundo, parecía haber pasado horas y horas rebuscando en el basurero, pero estaba tan sumida en su propia pena que no se percató del hedor que despedía su cuerpo. Mientras se enjuagaba, observó como el agua se colaba por el desagüe arrastrando la espuma, ojalá pudiera llevarse también parte de su pesar.
Envuelta en un albornoz se sentó frente al lavabo y comenzó a desenredar la maraña de nudos que era su cabello y que ahora tenía mejor aspecto. Frunció el ceño al recordar que había necesitado usar el champú hasta cinco veces para que quedara completamente limpio. Después de ponerse el pijama y la bata abandonó el dormitorio. Guiada por el delicioso aroma de la carne frita, se encaminó a la cocina. Se detuvo en seco cuando vio a Robert con el delantal negro canturreando mientras daba la vuelta a los filetes. La familiar imagen de Colt preparando la cena para ella se le dibujó en el cerebro y se le encharcaron los ojos. Parpadeó para apartar las lágrimas y los pensamientos y carraspeó para hacerse notar.

Bob se revolvió al oírla, la miró de arriba abajo y asintió satisfecho. Aunque aún había tristeza en sus ojos, su piel continuaba pálida y las ojeras daban miedo, su aspecto había mejorado y mucho. Sonrió y le indicó que se sentara.

Megan obedeció sin rechistar, llevaba varios días sin probar bocado y el olor de la comida hizo rugir su estómago, hasta ese momento no se percató de lo hambrienta que estaba. Una ensalada de lechuga, tomate, atún y aceitunas estaba depositada en un bol de cristal en el centro de la mesa, un vaso rebosante de jugo y el brick a su lado. Sin dejar de sonreír, el hombre plantó delante de sus narices un plato con dos filetes de ternera enormes, luego se sentó a su lado.

-Come.
-¿Y tú? –preguntó cortando un pedazo.
-Come –insistió él–, yo ya lo hice.
-Es demasiado –cerró los ojos deleitándose con el placer de la carne–, no voy a poder con todo esto.
-Tienes que recuperar fuerzas –se recostó en la silla y la observó comer con fruición.

Media hora después, tras acabar con los dos bistecs, media ensalada y una enorme manzana, Robert se acercó con dos tazas de humeante café, le tendió una y dio un largo sorbo al suyo.

-Te agradezco tu visita –comentó saboreando su bebida–, siempre has hecho un café impresionante.
-No está mal.
-¿Qué tal te va con María? –preguntó un poco incómoda al ver como la miraba–, es una chica estupenda.
-Sí, lo es y me va muy bien –dejó la taza–, pero no he venido aquí para hablar de ella, sino de ti-, le agarró la mano que tenía libre–, de ti y de tus estupideces.
-No –tironeó y se soltó–, no quiero hablar.
-Pues no hables, pero me vas a escuchar –se cruzó de brazos y alzó la cabeza autoritariamente-. ¿Qué crees que estás haciendo? ¿Cuánto más piensas seguir así?
-¿Qué quieres decir?
-Mírate Megan –se puso en pie bruscamente–, maldita sea, pareces un alma en pena desde que ese capullo se marchó, te apartaste de tus amigos, de la gente que te aprecia y quiere para lamerte las heridas, ni siquiera nos dijiste que estabas embarazada.
-Yo… –sollozó–, no es fácil aceptar que el hombre que amas te ha abandonado, que se ha marchado sin darte una explicación..
-No debe serlo –aseguró palmeando la mesa enfadado–, joder, claro que no debe serlo, pero en vez de compartir tu situación con los demás te escondiste en tu caparazón.
-No quería molestaros con mis penas –replicó apartándose las lágrimas con el dorso de la mano–, no quise que nadie me tuviese pena.
-¿Pena? –gritó malhumorado–, los amigos no se tienen pena, los amigos están ahí para cuando se necesitan,.
-No me grites por favor –agachó la cabeza para no ver la furia en los ojos de Spencer.
-Debería darte una somanta de palos por imbécil – se incorporó y dejó la taza en el fregadero-. ¿Por qué no acudiste a mí?
-Ya te dije que no…
-Sí ya –interrumpió levantando una mano–, joder no tenías por que pasar por todo eso sola.
-Me siento tan desdichada, tan vacía –enterró el rostro entre las manos , soy despreciable, me dediqué a lamentar mi mala suerte y no me cuidé lo suficiente. Por mi culpa mi bebé está muerto.
-Maldita sea –se acercó, la alzó por los brazos y la rodeó estrechándola contra su cuerpo–, no vuelvas a decir eso nunca más. No fue culpa tuya que tuvieras ese aborto, son cosas que pasan, me he informado y ocurre más veces de lo que supones.
-¿En qué me equivoqué? –demandó empapando con su llanto la camisa del hombre-. ¿Qué hice tan mal para que mi marido huyera de mí sin volver la vista atrás?
-Nada Megan, no hiciste nada mal –le deslizó las manos por la espalda para tranquilizarla–, no sé los motivos que tuvo ese bastardo para tratarte como lo hizo y te juro que si lo tuviera cerca, le rompería todos los huesos a ese hijo de puta.
-Si al menos me hubiese dado un porqué –murmuró sobre su pecho.
-Nos engañó a todos Megan –la apartó un poco para verle la cara–, yo hubiese jurado sobre la misma Biblia que era sincero, hubiese apostado todo lo que tengo por que lo vuestro era de verdad, parecíais tan felices juntos.
-Al parecer Colt no lo era tanto –se dio la vuelta y se cruzó de brazos–, debí haberme dado cuenta cuando fuimos a Nueva York, cuando lo vi en su ambiente rodeado de sus verdaderos amigos.
-Estabas enamorada –dijo él apoyando las manos sobre sus hombros.
-¿Sabes lo peor? –se encogió de hombros–, soy tan gilipollas que a pesar de todo lo sigo amando.
-Tienes que olvidarlo Megan –se separó un poco de ella–, tienes que continuar tu camino, tu vida sin él.
-Lo sé –se revolvió para mirarlo de frente–, pero no puedo evitar que duela.
-Y seguirá haciéndolo durante un tiempo –aseveró Bob–, pero irá pasando, ahora debes aparcar el dolor y tomar las riendas de tu vida. Vuelve a tu trabajo en cuanto estés mejor, levanta la cabeza y saca el orgullo, busca una nueva meta y ve a por ella. Lucha, no dejes que esto acabe contigo.

Megan observó al hombre que tenía frente a ella, su amigo, su hermano…, él nunca le había fallado ni una sola vez en la vida. Hubiese sido tan fácil vivir a su lado, ¿por qué no pudo enamorarse de él? Era tan sencillo quererlo. María era una mujer afortunada por tener un chico como Robert a su lado.

-Recuéstate un rato –dijo Bob al ver su semblante serio y cansado–, voy a recoger los cacharros antes de irme.
-No hace falta –fue hacia él y le quitó el platillo que sujetaba–, ahora lo haré yo.
-Pareces cansada –comentó él–, y a mí no me importa.
-Estoy bien –aseguró ella–, de hecho voy a salir un rato, creo que me vendrá bien el aire fresco.
-Tengo una cita en 10 minutos –dijo mirando su reloj–, pero si quieres que te acerque a algún sitio.
-Me vendrá bien pasear –negó su ofrecimiento, se acercó y besó su mejilla–. Gracias por venir, gracias por hacerme sentir mejor.
-Estoy a tu entera disposición –sonrió devolviéndole el beso-, cualquier cosa que necesites lo que sea, sólo tienes que llamarme a cualquier hora, sin problemas.
-Lo sé y te lo agradezco –lo acompañó hasta la salida.
-Ah, una cosa más, mañana vendrán Nicky y María para acompañarte al médico –dejó caer sin darle importancia, ella frunció el ceño–, insistieron, así que no tienes opción.
-Puedo ir sola –protestó y le vio alzar las cejas–, vale, supongo que no me viene mal un poco de compañía femenina.

Tan pronto como Bob abandonó su casa fue a su cuarto, ya limpiaría la cocina a su regreso. Sacó ropa limpia para cambiarse y una muda, al sacar el sujetador el liguero de su noche de bodas cayó al suelo enredado con otra prenda, se agachó y lo recogió, no pudo evitar recordar la pasión vivida entre ellos aquel día y suspiró soñadora, se enfureció consigo misma por ser tan débil, lanzó la prenda con rabia al cajón y lo cerró.
Aún enfadada se vistió, tomó su bicicleta y pedaleó hacia la cabaña, no sabía por qué se diririgió allí, tal vez por que en ese lugar había vivido los momentos más felices de su vida. Llevaba las llaves en el bolsillo, pero no iba a entrar en ella, eran muchos los recuerdos y no estaba lista para enfrentarse a ellos, todavía no. Dejó la bici sobre un tronco y se deslizó pendiente abajo hacia el río.
Se sentó en una roca y recorrió con la vista el lugar, aún quedaban rastros de nieve bajo los árboles que el tibio sol de marzo no había logrado derretir, pero las plantas ya comenzaban a verdear anunciando la inminente primavera, su playa era ahora más grande y las cristalinas aguas estaban sucias, marrones como chocolate debido al deshielo que ya comenzaba a producirse montañas arriba. La calma que caracterizaba ese lugar, se veía interrumpida por la fuerte corriente y la crecida del río. Observó durante un rato el fluir de estas, fuertes, imparables camino del mar. Se levantó de un salto. La vida continuaba su curso a pesar del fracaso, del dolor, de la muerte. Y ella había detenido la suya sufriendo, culpándose y esperando a un hombre que no la quería, pero era hora de seguir viviendo, de seguir avanzando.
En cuanto regresó a su casa, sin siquiera descolgar el bolso de su hombro, tomó el teléfono y marcó el número del rancho de Spencer, en cuanto le contestaron pidió hablar con él, apenas tuvo que esperar unos segundos cuando oyó la familiar voz de su amigo.

-¿Qué sucede Megan? –lo oyó preguntar con un timbre nervioso–, ¿estás bien?
-Sí, perfectamente –respondió–, me gustaría pedirte un favor.
-Claro, lo que sea –contestó más tranquilo.
-¿Conoces a algún abogado que no sea muy caro?
-Bueno, conozco alguno, si –afirmó.
-Estupendo, necesito los servicios de uno –exclamó agitada-. Lo más pronto posible.
-Ok, pero…
-Tenias razón, no puedo seguir así –explicó casi riendo–, he tomado una decisión.
-¿Qué decisión? –durante unos largos segundos no se oía nada al otro lado–. ¿Megan, estas ahí?
-Voy a divorciarme de Colt Elliot –contestó secamente.

Continuará...

14 comentarios:

Ade dijo...

¿No os parece que Bob es adorable?
Eso si es un amigo y lo demás es tontería. Si no llega a ser por él nuestra Megan se nos hunde y bien hundida.

Pero ahí la tenemos de nuevo, fresca como una lechuga y limpita (hay que ver como me reí cuando le dijo guiñándole un ojo que no escatimara en jabón, si que tenía que oler mal la pobre, jajajaja).

Se animó a dar el paso definitivo, ahora no le quedará más remedio que verle, ummmm ¿qué pasará cuando eso ocurra?

P.D PARA LAS DOS PRESIDENTAS:
como una me va a acojonar a Colt con tantas amenazas y la otra me le va a encoger con tanta defensa, he decidido por el bien de todas quedarme con él, así que no os preocupeis, que me encargaré de educarle adecuadamente y siempre con mucho tacto.
Siempre lo he dicho y siempre lo diré: soy todo corazón.

Iris dijo...

Bien, por fin reacciona y hace algo sensato, a ver que piensa ahora Colt, cuando reciba las noticias del divorcio, ya estoy deseando el siguiente. Como me gustaría darle a Colt, aaaaaaaaaaaaa.

Besos

Sandra dijo...

Me alegra que por fin Megan reaccione y quiera seguir con su vida. Creo que el divorcio es una buena idea pues Colt no se la merece.

Pero ahora estoy pensando que no se si Colt querrá divorciarse tan fácil, no se yo si todavía sigue pensando en ella será por algo, no?

En fin chicas que me teneis hecha un autentico lio. Esperaré con ansias el siguiente capi.

Buenas fiestas de semana santa y que os lo paseis bien todas, yo me voy a hacer un viajecito.

Ade dijo...

Pasateló muy bien Sandra.
Nos leemos a tu regreso.
Besos

Perséfoneluz dijo...

¡¡PERFECTO!! Ahora esperemos que no se ablande y que siga adelante, y que Colt se humille por su perdón.

Bueno, espero que me entiendan. Pero creo que deberia humillarse, por lo que le hizo a Megan, uff todavia me acuerdo la parte del telefono, el riendose con la otra y ella pobre super mal. Cuanto más escribo más me enoja jaja

Asi que lo dejo y espero el próximo. Creo que para el viernes :( se me va a hacer eterno.

Besotes chicas.

Perséfoneluz dijo...

Ahora que me descargue en el mensaje, lei sus comentarios, y tenia que escribir de nuevo para decir que estoy como Eva, con ganas de darle a Colt jajajaja ¡Me hiciste reir! Del enojo a la risa, es que todas estamos con una bronca. Ya veremos si hay alguna explicación razonable para su comportamiento, aunque de todas formas yo no le perdonaria nada. Esperemos que Megan le de un poco de su propia medicina, y comience a salir con alguien...

Ahora si amigas, me retiro. Besitos.

Sabry Sandal (Presidenta del Club, Odio a Colt, cerdo bastardo, pagarás!) dijo...

Tomá esa, Colt, bastardo hdp! Mataría por ver su rostro cuando le lleguen los papeles de divorcio!!! (risa frenética y descontrolada, jajajajaja)

Ade, no podíamos esperar menos de vos... cuando nuestro club agarre a Colt va a quedar hecho un trapo y va a necesitar cuidados intensivos, te lo juro! (o lo q quede de él)

Genial por Megan, genial capitulo, genial, me voy a quedar sin dedos y uñas de aca al viernes, muchas gracias, Mariola!

Besitos a todas, niñas, felices Pascuas :3 , ojo con lo q hacen, eh?

Mariola (presidenta del club Colt cuenta conmigo, yo te amo a pesar de los pesares y tranqui cariño no hagas caso a estas malvadas yo te defenderé hasta el final de mis dias) dijo...

Hola chicas, aquí estoy medio dormida y arrastrandome por los rincones, llorando por que aún me quedan 4 horas de trabajo, pero no podía dejar de pasar a daros las gracias por vuestros comentarios.

Ade buen intento, muy bueno... y aunque sé que eres todo corazón, aunque no desvelaré de que tipo, mi respuesta es NO, NO y NO.

Iris, así que pensabas que me iba a ablandar anoche despues de llamarme malvada, bruja y otras lindezas? Pues si pensé en no subir hoy capi para que me lo dijerais con razones jajaja, es mentira.

Sandra, que envidia me das un viajecito ummm, bueno yo esperaré hasta Julio para hacer el mio. Pasalo muy bien y diviertete por ti y por las que nos quedamos. Aquí estaremos esperandote a tu regreso. Besos.

Perséfoneluz jajaja, menos mal que no tienes a mi adorado cerca, o me hubieses dejado sin prota jajaja, pero digo yo a las que tanto os meteis con él. Ella tambien tendrá algo de culpa, que es una llorona, en vez de tanta lagrimita podría haber luchado por su hombre no? Que pavita es.

Sabry tranquilizate o te va a dar algo. Me alegro que te gustara el capi y gracias por?

En cuanto a estas fiestas pues hablo por mí pero seguro que Ade me secunda, haremos lo que podamos jajaja, Dios mío yo empecé ya anoche jajaja.

Un besazo para todas, pasenlo fenomenal. Ayyyy me voy a trabajar, que horror jajaja. Besssoooosssss.

Maria dijo...

Pero q bueno es ese Bob,pq tiene a Maria,y si le pasara"algo" a Maria y unieras a ese caxo de pan con Megan???

Siiii,siiii,tengo razon,es q si no hubiera sido por él,Megan se seguiria hundiendo en ese pozo q no tenia final.....Reconozco q lo de Megan fue muy fuerte,el abandono del innombrable(quedatelo toito pa' ti Ade,q despues de q lo cojamos Sabry y yo,poco que quedara de él,es q le tengo un %%¿¿!!!!!%%%!!!!Argh!!! mejor no hablar de él,me pongo mala(aqui podrian poner un emoticono vomitivo).Me alegro q Bob la haya"despertado" y q sea de nuevo la Megan q todas conocemos,y q al gilipuertas de innombrable,tenga la cara q me estoy imaginando cuando vea los papeles del divorcio¡¡¡Bravo Megan!!!

.Sabry,Ade y las demas chiquillas,no saben lo bien q lo paso y las carcajadas q suelto leyendo vuestros comentarios.....No,no,Mariola,ese club q formaste no tiene solucion...No hay por donde coger al innombrable,no merece ni una pequeña muestra de tu deseo de querer q sea un hombre bueno y valiente.

Un besote

Citu dijo...

Megan lo va dejar Colt se lo merece pero igual me da pena

MARIJO87 dijo...

dios... pero como iba a luchar por el si el tipo se desaparecio del mapa sin mas ni mas!!!!!!!!!!!!

Amy dijo...

Cada vez me gusta más Bob, con amigos así hasta yo...
Es bueno saber que Megan sale de su depresión, así somos las chicas fuertes.
Saludos con mucho sol.

Sandra dijo...

Pues yo creo que Mariola tiene razón. Lo normal es que cuando Colt la abandonó, Megan hubiese querido respuestas, no? Pues que vaya ella a buscarlas. Yo personalmente me plantaba en la casa de Barbara y le cantaba las cuarenta a Colt y si despues de eso seguía sin querer a Megan pues... él se lo pierde, el divorcio y a otra cosa mariposa.

Dios como voy a echar de menos no tener el viernes un portatil a mano (aqui hay un emoticon triste) pero así el próximo martes tengo doble lectura. Miedo me da pensar que me voy a perder el viernes jajajaja

Hasta el martes chicas. Besitos

Yelania Sammet dijo...

Muy bien por Megan, dale su merecido a ese HDP... (risa histérica)

Sabry! Excelente, cuenta conmigo para la tortura, estaré en primera fila y puedo unirme con un par de instrumentos de tortura que tengo guardados en mi armario (risa macabra).

Muerte a Colt!!! (un par de golpes a la computadora pensando que es Colt)

Marioly, presidenta del club Nombrehiperlargo y es la única que ama a Colt: Cómo nos haces esto eh? por qué nos traicionas de esta manera, protegiendo a ese HDP? Es el colmo!!

Excelente capítulo.

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você