martes, 20 de julio de 2010

-CONQUISTADO POR UN SUEÑO — CAPÍTULO 13 (2ª parte)-




Caminaba de un lugar a otro como león enjaulado preso del nerviosismo y la angustia, pero sabía que si se detenía comenzaría a dar gritos o aullar a la luna llena que en ese momento lo contemplaba silenciosa, no es que le preocupara mucho que alguien lo pudiera oír, después de todo a sus acompañantes hacía años que dejaron de perturbarle cualquier cosa, mas por la santidad y el respeto que le merecía el sitio más le valía que tratara de calmarse.
Aún así no pudo dejar de gruñir al percatarse que se le agotaba el tiempo y ella, tal y como le aseguró, no iba a aparecer.

—No dejéis que parta solo, Liana... –murmuró con voz temblorosa—. Os necesito.

Maldita sea, no debió marcharse sin ella, tenía que haberla insistido y no abandonarla hasta convencerla de su amor, porque sin Liana él no era nada, era su otra mitad, el centro de su universo. ¿Lograría sobrevivir sin ella, sería capaz alguna vez de volver a sentir un amor como el que lo consumía? Sabía que no, que moriría sin hallarlo.

Apenas hacia unas horas que no estaba a su lado y ya añoraba hasta la desesperación su risa y el genio que lo irritaba y lo placía a partes iguales, adoraba ese modo tan peculiar suyo de hacerse notar, su hermosa Liana no estaba subyugada a su poder, era su semejante. No podía ser que ya nunca más volviese a acariciar su dorada y sutil piel, que jamás volviese a enterrarse en su suntuosa cremosidad, ni derramarse en ella con frenesí oyéndola gritar su nombre mientras llegaban al clímax enredado entre sus largas piernas.

—¡No! –clamó a la noche olvidando donde se encontraba, golpeando con furia el enorme obelisco—. ¡Debéis venir, Liana! ¿Me escucháis?—, se dejó caer de rodillas cuando la única respuesta que recibió fue un ensordecedor silencio, apoyó el hombro contra la columna dejando descansar la cabeza en ella totalmente derrotado.

Pausadamente y con temor alzó la vista hacia el estrellado cielo, unos minutos más y tendría que empezar con el ensalmo y una vez comenzase sería imposible parar. Debía resignarse a dejar esta época solo y abandonar su corazón aquí.



En la vida había pasado tanto miedo como hasta ahora, la oscuridad la envolvía con un manto tenebroso, sólo alumbrado de vez en cuando por los débiles rayos de la luna; tanto silencio la estaba agobiando, aunque no sabía que era peor, porque cuando de repente oía un mínimo ruido todo su ser se sacudía como una hoja en otoño atrapada por el viento.

—Juro que cuando te encuentre Aldair, te mataré –masculló mientras seguía caminando—, y muuuy len-ta-men-te.

Con la de sitios que podía haber elegido, pero claro, el Mr. Laird tenía que optar por el lugar más lúgubre de todos, por lo menos por la noche, ya que durante el día era una de las mejores zonas para visitar, lástima que ahora no pudiese disfrutar de las maravillas que plagaban la colina, como el Monumento de Nelson donde a sus pies esperaba encontrar al hombre de sus sueños, sonrió al recordar cuando casi logró dejarle sin aliento al conseguir llegar arriba tras subir la infinita escalera de caracol, y de nuevo prometió vengarse, cosa que cumplió como todas sus juramentos; el Monumento Nacional, más conocido como La locura de Edimburgo; sus observatorios y su Monumento Stewart Dugald.
Al llegar a la cima corrió hacia la estatua del laureado almirante, pero allí no había nadie.

—¡Aldair! —le llamó a voz en grito sin obtener respuesta—, vamos deja de esconderte.

Al no oír la ansiada réplica a su llamado pateó el suelo frustrada y miró el reloj presa del pánico.

Las agujas marcaban las doce menos diez, golpeó el cristal varias veces con la punta del dedo índice para comprobar que seguía funcionando.
El nuevo día aun no había comenzado ¿era posible que él se hubiese marchado antes? Podía ser, después de todo ya poseía el medallón. No, se negaba a creerlo, sus palabras y lo que reflejaba su verde mirada habían sido sinceras.
Con la respiración alterada pues el miedo al no encontrarle estaba haciendo presa en ella, giró en su propio eje varias veces y de repente lo vio, sí, ahí estaba la punta que señalaba el cielo, el imponente obelisco que presidía el Cementerio de Old Calton.

—¡Guya! –chilló eufórica mientras echaba a correr colina abajo.

Sin prestar atención donde ponía el pie, bajó como si de una carrera se tratase desprendiendo alegría por todos los poros de su piel. Sólo una pequeña distancia le separaba de Aldair. No veía la hora de caer entre sus brazos, apretarle fuerte contra sí y no dejarle escapar nunca más.

Se paró en seco al llegar a la entrada del camposanto, no pudo evitar que su mente se pusiese en marcha e imaginase que los Williams aparecían de pronto para asesinarla y vender su cadáver al doctor Knox para practicar con él, o que la tierra se abría y numerosas y putrefactas manos escarbaban en ella para salir al exterior y alimentarse con su cuerpo, se colocó las palmas sobre el corazón para intentar calmar los abrumadores latidos, justo en ese instante la luna iluminó con nítida claridad las numerosas lápidas, parecía una broma de mal gusto, en todo el trayecto apenas si le dejó ver el camino y ahora ahí estaba, riéndose de ella, ¿o tal vez no? Quizá le estaba echando una mano ayudándole a ver que todo era producto de su bulliciosa imaginación y de paso poder localizar a Aldair más fácilmente.
Inspiró profundamente y echó a andar de nuevo, fue dejando atrás las distintas losas —muchas de ellas adornadas con calaveras, claro signo de que allí fue enterrado un fallecido por la peste que asoló la ciudad hace siglos—, acercándose poco a poco al obelisco.

—¿Aldair? ¿Estás ahí? –preguntó en un murmullo, pasó la lengua por los resecos labios—. Más vale que me digas que sí o juro que te mataré... dos veces—, amenazó elevando el tono.



Había llegado la hora y no había aparecido, todos sus sueños llegaban a su final, bueno no todos, se obligó a recordar, su gente volverían a ser de nuevo personas libres. Apretó los ojos aceptando la realidad. Agitó la cabeza cuando la suave brisa le llevó la voz de Liana entre las frías tumbas, encogiéndole más el alma. De nuevo escuchó su inconfundible sonido, esta vez más fuerte, más claro, más cerca..., apartó la frente de la piedra y con una risa nerviosa salió tras la columna.
Parada frente a él estaba la mujer que amaba, su mujer.

—¡Liana! –gritó emocionado, abriendo los brazos cuando la vio correr hacia él. La aupó y con las piernas alrededor de su cintura y riendo felices, giró sin parar. Poco a poco fue deteniéndose, la depositó en el suelo y le ahuecó la cara entre sus grandes manos apoyando la frente en la de ella—. No puedo creer que estéis aquí, decidme que no estoy soñando. ¡Auu! ¿Por qué me pegáis?
—¿Y todavía te atreves a preguntarlo? ¿Tienes idea de por lo que me has hecho pasar? –volvió a pegarle en el brazo—. Casi muero y ¿todo para qué?
Para que me tengas esperando como una tonta a que me beses.
—Dios, como os eché de menos –atrapó entre los dientes su labio inferior succionándolo y cuando Liana dejó escapar un pequeño gemido, lo atrapó con su boca besándola con avidez, enredó los dedos en el sedoso pelo y la acercó  hacia su cuerpo. La besó una y otra vez sin terminar de saciarse de su sabor, todavía le costaba creer que estuviese ahí, que iría con él y que nunca se separarían. Con las manos apoyadas en las nalgas la atrajo más a él, fue ascendiendo lentamente cuando tropezó con un enorme bulto, dio un paso atrás extrañado.
—¿Qué lleváis ahí? –preguntó señalando la mochila.
—Nada, cosas sin importancia –contestó gesticulando para confirmar sus palabras.
—Si carecen de interés, no es necesario que os la llevéis.
—Ni hablar, Aldair, donde yo voy vienen conmigo.
—Habéis logrado despertar mi curiosidad –arqueó una ceja—. Mostradme–, la giró antes de que ella se resistiera abriendo la bolsa con presteza, sonrió divertido cuando con la punta de los dedos sacó una delicada prenda blanca y con encajes—. No pondré impedimento alguno en que os llevéis estas ropas con vos—, se llevó el pequeño tanga a la nariz intentando captar algo de su aroma, el tenue olor a su colonia de lilas y el pensar que en breve se lo vería puesto en su espléndida figura, hizo que su miembro cobrase vida con sólo imaginárselo.
—Quería que fuera una sorpresa –protestó torciendo el gesto y cruzándose de brazos.

Aldair cogió su barbilla y le giró el rostro para que le mirase.

—Y lo fue, no lo dudéis ni por un instante —acercó la boca a la suya e inspiró absorbiendo su embriagador olor—, pero la mejor sorpresa y a la que jamás renunciaría es a la de teneros aquí ahora, junto a mí—, recorrió con la lengua sus labios, antes de perderse en las profundidades de su boca.

Liana se volteó sin romper el beso enredando su lengua con la de él,  necesitaba sentirle cerca, enlazó los brazos alrededor de su cuello apretando los pechos contra su torso. Frotó las caderas contra la evidente erección y deslizó una mano para acariciar el endurecido miembro.

Aldair inspiró profundamente, apartándole la mano.

—Diablos, por desgracia no hay tiempo para esto ahora –sonrió guiñándole un ojo—, pero acordaros de donde lo hemos dejado, porque en cuanto retornemos junto a mi clan exigiré que continuemos con ello, y esto –dijo enrollándose el tanga en la muñeca—, quiero verlo en vos una vez estemos en mi alcoba.

Liana se echó a reír.

—Estoy segura que lo que llevo ahora puesto no te defraudará.
—No lo dudo, amor —le cerró la mochila y la cogió de la mano, besándosela—. Es tiempo de regresar, ¿estáis segura?

Liana echó un vistazo por última vez a la hora, sólo faltaba un minuto para la medianoche, le miró a los ojos y el corazón redobló su latir al leer las esperanzas, el miedo y el amor en sus verdes profundidades.

—Si es contigo, estoy lista para lo que sea –le sonrió, recibiendo un apasionado beso a cambio.

Aldair se sacó el medallón que llevaba en el cuello y de entre los pliegues del kilt extrajo una pequeña navaja, con la cual se hizo una raja en la palma.

—¿Qué haces? ¿Te has vuelto loco?
—Tranquilizaos, mi amor –pidió con tono calmado, esquivándola para poder guardar el arma—, con la sangre del Laird y el conjuro que tiene escrito, regresaremos—. Frotó el rojo líquido contra el rubí, lo sujetó con la mano herida y con la otra enlazó a Liana por la cintura acercándola a él—. Suceda lo que suceda no os separéis de mí.

Asintió asustada y le abrazó, quedó embelesada con el ronco sonido de su voz al leer en un desconocido idioma los extraños signos que rodeaban la joya. Cuando terminó de hablar se quedaron mirándose, perdiéndose cada uno en los iris del otro y entonces fue cuando Liana se acordó.

—Te quiero, Aldair.

Le vio abrir la boca, pero lo que fuese que llegó a salir por ella fue encubierto tras una envolvente explosión carmesí, apretó fuerte los párpados, mas la irradiación siguió siendo igual de insoldable.
El intenso silencio que de pronto la circundó, en vez de proporcionarle paz le produjo un enorme desasosiego.
Quiso llamarle y de su garganta no salió sonido alguno, quiso sujetarse férreamente a él y su cuerpo no le respondió, era como un elástico que se estiraba y encogía.
La luz le dañó las córneas cuando abrió los ojos para buscarle y sólo pudo ver un rojo profundo y luminoso.
La oscuridad llegó de improviso, el volver a escuchar, la sensación de tener de nuevo cuerpo y visión la llenó de alegría, tenía los nervios a flor de piel con los pulmones trabajando a mil por hora, así que se obligó a serenarse, cuando al fin logró sosegarse percibió el vacío, alzó la cabeza buscando la causa.
Estaba sola.

—¿Aldair? –le llamó asustada—. ¡Aldair!

 Continuará...

GRACIAS POR LEERNOS Y COMENTAR


21 comentarios:

AKASHA BOWMAN. dijo...

Ouccchhhhh, el dichoso CONTINUARÁ esta vez me ha chafado y bien de plano. Estaba leyendo a una velocidad vertiginosa, jejje, inconsciente de todo, y de pronto me encuentro con el fin del capítulo. Me morderé las uñas hasta viernes.

Me ha encantado todo, la descripción de lugares, las sensaciones que acusaba Aldair de terrible deseperación ante la idea de tener que regresar solo, la imagen que él mismo tiene de Liana, con un carácter que lo encoleriza y lo atrae a un tiempo ( Ade, yo también conozco a una dama victoriana igual de resuelta y pullera jejejejej) y la misma Liana desesperada ante la idea de perderlo por siempre. Necesitaba sentir su desesperación, en serio, es algo que echaba de menos, porque de los dos el más sincero con respecto a los sentimientos ha sido siempre él.
Una de las muchas cosas que hacen grandes vuestros relatos es el tratamiento del detalle, imprescindible en una buena obra, y por ello me ha gustado cómo mencionábais la calavera en las lápidas, vestigios de la peste.
En fin, que nada más, que toca esperar y saciar esa curiosidad de por qué se encuentra sola tras el conjuro.

Besos a las dos

Iris dijo...

Que malasssssss, como nos dejáis así. Que ha pasado, donde está Aldair, donde está Liana, ay que estresssssss.

Espero el siguiente con ansias.

Feliz día de la amistad.

Besos

SABRY SANDAL dijo...

FELIZ DÍA DE LA AMISTAD, CHIKIS!!!

OMG... tanto que les costó encontrarse para que ustedes me digan que Liana esta sola... SOLA?!

Y para colmo, lo rematan con un CONTINUARÁ!? Naaaahhh, no me pueden hacer esto, fea la actitud, fea la actitud!!

Me mató Aldie con su fijación por la ropa interior de Liana... es un chico malo, malo...

Cariñitos, nenus!!

Mientras Lees dijo...

Pero que emocionante quedó al final! Sabéis cortar en el mejor momento eh?? xDD

Un beso!

-Da-

Citu dijo...

Genial capitulo pero me quede picada al final les mando un beso

Andy dijo...

nooooooo dios no puede terminar asi que paso?? que salio mal por favor que alguien me cuente!!!! FELIZ DIA DE LA AMISTAD espero con desesperacion el proximo capitulo


besos!!!

Anónimo dijo...

Miren perrillas jajajaj espero que la Liana se encuentre en algún lugar de La antigua Escocia. Por un momento hasta pensé que iban a echar un polvetillo rápido. Y todas aquí preguntándonos ahora ¿Que habrá pasado para que la Liana se soltara y no encuentre a su amado? Besos mis almejillas
Macu Marrero

veronik dijo...

hooo primero hacen que me de un ataque de nervios al principio del capitulo, luego casi lloro de emocion cuando avanzaba y ahora me muero de la impaciencia porque llegue el viernes¡¡¡¡¡ chicas ustedes si que saben jugar con las emociones jejeje un beso¡¡

PD. pasando lista y haaa por cierto FELIZ DIA DE LA AMISTAD...

krlitalabeba dijo...

Diossssss que bello es Aldair de verdad que andooo babiadaaa por ese hombreee =)... y ahora que habra pasaod con aldair q no llego con liana espero q no sea nada grave porq ya pasaron por muchoooo hay chicas me dejan co ganas de mas hasta el viernes ser a ver q pasaaa gracias por todoooo


besos a las dosss ♥

Ade dijo...

Aquí estoy, sola ante el peligro porque mi querida amiga y socia prefirió irse una semana a buscar bellos vampiros en vez de quedarse aquí.
¿Visteis que lista me salió? Ayysss, que orgullosa estoy de ella.

-Akasha, no sé como lo haces, pero siempre eres la primera en leer y la primera en levantarnos el ánimo con esas bellas palabras que siempre tienes para nosotras.

-Iris, no somos malas, somos malíiisimas, jeje.

-Sabry, ¿viste como le gusta a Aldair la ropa interior de su Liana? Si es que le pone a cien.
Se siente lo del continuará, es sólo para darle emoción ;-)

-Da ¿tú leyendo nuestra historia? Sabes que es un placer tenerte por aquí y sobre todo haber arreglado "esos problemillas", si es que no hay nada como hablar.

-Citu, es bueno que te hayas quedado picada con el final, así te veremos el viernes, aunque tú siempre estás aquí, estés o no estés picada (igual que el resto de nuestr@s chic@s)

-Andy, siiiiiii, terminó así este capítulo, pero ya verás como sigue.

-Mi bella Macu que ahora está mortalmente infectada y de lo que me alegro una jartá.
¿Polvillo rápido? ¿Sólo uno? Con Aldair eso es imposible.

-Veronik, veo que somos buenas sacando a flote todos tus emociones, espero que el viernes te dejemos el mejor de todos y si no es así, perdón con antelación si te fastidiamos el finde.

-Krlita, lo del babeo me quedó claro porque hay que ver como me pones el cajetín de los comentarios cada vez que escribes, jajaja.

Besos enormes junto con un gran abrazo y nos leemos el viernes.
Se os quiere.

Lana Drown dijo...

Jajaja, qué mal pensada soy. Cuando leí lo de "tropezó con un enorme bulto" pensé directamente en otra cosa, jajajaja. Y es que la escena del beso ya había pervertido mi mente ;)

Me encanta le nombre de Liana, yo de pequeña tenia una Chabel o una Barbie (no me acuerdo bien) que se llamaba así ;)

¡Un besote chicas, y sigan escribiendo!

Anna ( blog princesa) dijo...

a este paso me matareis de un infarto ¡ como nos dejais con ese continuara...! esperando el proximo con impaciencia.

besos

LuZ dijo...

Hola!
¿No me digais que Aldair ha perdido a Liana por el camino? y eso que la tenía bien sujeta. Si ahora aparece ella sola en el pasado debe de ser un puntazo verla desenvolverse. Esperemos a ver qué nos depara el futuro, digoooo el pasado, jejeje!!
Besos!!

Ana Catalina dijo...

Hola, hola... Dios me acabe las uñas con este capi jajaja estuvo muy genial y espero con ansias el viernes jeje espero que Liana si halla llegado con Aldair... y feliz Dia de la Amistad!!! aunque en México es el 14 de Febrero...

Lara Dark dijo...

Primero: Feliz día del amigo! ^^ gracias por estar desde el principio y haber venido en mi rescate cuando yo era una simple ovejita inocente q no sabia ni hacer un boton de enlace.
Gracias por ser las primeras amigas bloggeras


segundo: Nnnnnnnooooooooooooo como me lo dejan asi??? ahora me quedo una duda... ella se quedo ahi o se transporto ella y Aldair se perdio en algun lado...o ..o...o no me lo dejen asi.


Besos chicas!!! nos seguimos leyendo! bye

Lara Dark dijo...

Tercero...: que tonta que soy...que apenas puedo pasarme por los blogs y se me olvido de firmar en la entrada anterior... ¡¡¡¡FELIZ PRIMER AÑO!!! asi que lo pongo aca.

Felicidades por este primer añito por darnos a conocer cada una de sus historia, por hacernos soñar con todos esos hombres y por cierto muy original me encanto la pequeña anedota / historia en la entrada correspondiente y la foto de todos sus chicos .

Espero que lo hayan festejado a lo grande.

un brindis por ustedes y por q cumplan mucho más.

Besotes!!! Espero que haya sobrado un pedacito de torta

Sandra dijo...

Ultimamente llego de las últimas a leer vuestros maravillosos y sexys capítulos, esto no puede ser. ¿¿¿¿¿¿¿¿Cómo nos dejáis así???????? Ay madre me imagino a la pobre chica perdida vete a saber dónde y vete a saber a quién se encuentra.....
Vada vez me encanta mas esta historia.

Angy dijo...

tienes un premio en mi blog
http;//wwwangysspot.blogspot.com

Maria dijo...

Bueno vamos a ver.......estaba cantado,pero cantado el de vivieron felices y compieron perdices,y vais y me soltais eso al final¿pero que quieren q me de un infarto?o q alguien q yo me se aparezca?.....esto me encanta...leer seguiditos dos cap,y despues como las malvadas q son quitarme la miel q ya tenia en los labios¡¡¡argh!!!

Un besito niñas mias(y a Mariola q se me triaga un vampirito pa'ca,q yo le hago culquier transferencia)y aunque tarde¡¡¡¡Felicidades de parte de una AMIGA,q no las olvida!!

Angy dijo...

aver tus caps siempre estan sexys. pero como me deanas dejas asi? tengo ganas pronanas de siguir leyendo pero,pero tengo q esperar. ojala q publicas pronto. me encanta siempre leer tus caps.

KaRoL ScAnDiu dijo...

¿QUE, QUE, QUEEEEE?
Un reencuentro memorable, un beso de quitar el hipo... todo perfectop, me sentía recorriendo cementerio al lado de Liana, y me dieron celos cuando llegamos a Aldair, y la besó a ella, jajajaja
Hasta ahi, perdonable, porque disfruté del capi como una loca
Pero... COMO SE OS OCURRE DEJARLA SOLA?? DONDE ESTA ALDAIR?? QUE PASOOOOO?? OS JURO QUE COMO TARDÉIS EN SUBIR UNA NUEVA ENTREGA DE ESTA HISTORIAS, SEÑORAS MIAS, DESENFUNDARÉ MI ESPALDA, Y OS OBLIGARÉ A ESCRIBIRLO HASTA QUE OS SANGREN LOS DEDOS... JAJAJAJAAJ

Maravilloso;D.. os kiero;D

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você