miércoles, 17 de noviembre de 2010

CONQUISTADO POR UN SUEÑO - CAPÍTULO 33 (1ª PARTE)




Incómoda pero “decentemente” vestida Liana descendió las escaleras despacio, a pesar de la urgencia por bajar a la carrera para conocer a los recién llegados, pero si se había tomado tanto tiempo en arreglarse no iba a echar a por tierra su finura, pues sabía que por el bien de Aldair debía comportarse como una dama <<Liana, a ver como coño haces para no soltar tantas palabrotas>>, ese pensamiento casi la hace echarse a reír, que diferentes eran los tiempos que a ambos les tocó vivir.

Ya en el salón, se percató de la presencia de varios hombres, Aldair charlaba amigablemente con un robusto y panzón señor, ataviado como uno de esos frailes antiguos, cuyas parduscas sayas parecían raídas, gastadas por el tiempo y el uso, justo a su lado —dándole la espalda—se encontraba un guerrero de elevada estatura y nervuda complexión, sonrió al ver el cabello oscuro descender por la ancha espalda junto los colores del kilt que portaba. Niall “El Lobo” McInroy. Manteniendo la curvatura de sus labios continuó caminando hacia ellos. Fue el desconocido el primero que reparó en su presencia afianzando sus curiosos ojos en ella estudiándola, consiguiendo con su falta de atención hacia los dos highlanders que lo acompañaban que estos se girasen para ver que era lo que con tanto embeleso miraba el buen señor.

Una genuina sonrisa se instaló en el armonioso rostro de Niall, que con los brazos extendidos y recorriéndola de arriba abajo llegó raudo a su lado.

—Estáis espléndida —murmuró rodeándola y atrayéndola hacia él con cariño—, cada día que pasa vuestra belleza se acentúa.
—Eres muy amable —contestó devolviéndole el saludo—, aunque al parecer estás perdiendo visión.
—Mi vista se conserva perfectamente, señora mía —afirmó separándola de su cuerpo para depositar un cálido beso en la mejilla—, y mis cumplidos sinceros.
—Dios me libre de llevar la contraria a un buenorro como tú —respondió coqueta—, así que continua, no te cortes.

Un carraspeo tras ellos hizo que ambos dejaran la amena conversación y se volvieran hacia Aldair que con los brazos cruzados sobre el pecho los vigilaba con el ceño fruncido.

—Si habéis acabado de alabaros uno a otro —refunfuñó—, me placería hacer las presentaciones pertinentes.
—Disculpadme hermano, pero ya me conocéis —bromeó Niall—, nunca he podido resistirme a los encantos de una radiante hembra.
—¿Y vos? —demandó molesto dirigiéndose a Liana.
—No, jamás me he sentido tentada por una mujer —contestó tomando la mano que Aldair le ofrecía y mirándolo con burla—, pero un hombre guapo siempre ha sido mi perdición, así que imagínate dos.

Aguantando las ganas de reír, pero satisfecho por la respuesta y el amor que reflejaban los oscuros orbes, Aldair asintió y enlazándola por el talle la llevó frente al extraño —que sin perderse detalle— observaba la escena junto a la chimenea. El señor debía rozar la cincuentena, su blanquecina piel estaba surcada de arrugas que se acentuaban alrededor de los redondos ojillos de castaña y apacible mirada y en la comisura de unos finos labios que se curvaban hacia arriba. El cabello brillaba por su ausencia en esa cabeza coronada por grandes orejas, estaba por aportar que si se empinaba un poco se vería reflejada en la satinada coronilla. Había que admitir que en conjunto la criatura dejaba mucho que desear y más si una intentaba averiguar si tenía o no cuello bajo esa  gran papada.

—Dejadme que os presente al padre Kevin —terció Aldair cuando estuvieron a su lado.
—Mi señora —hizo una leve inclinación a modo de saludo—, es un placer conoceros por fin después de oír hablar tanto de vos.
—Encantada, espero que haya sido todo bueno —comentó inclinándose a su vez.
—Sin duda —aseguró el hombre examinándola con atención—, la señora Brianna se deshizo en halagos hacia vos, os tiene en alta estima.
—El sentimiento es mutuo —replicó nerviosa ante el desmedido estudio al que estaba siendo sometida—, ahora deseará refrescarse y aliviar el cansancio del viaje.
—Y la sed y el hambre —dijo pasando sus regordetes dedos por la hinchada barriga.
—Por supuesto —sonrió asintiendo—, supongo que nuestro señor no le ha ofrecido nada aún.
—Vuestro señor —recalcó Aldair acercándola más a él—, ya dio órdenes para que preparasen una suculenta cena con la que agasajar a nuestros invitados, así como un confortable aposento donde pueda reposar el tiempo que dure su visita.
—¿Y permaneceréis con nosotros muchos días? —interrogó mirando a Niall.
—Eso depende de vos —fue Kevin el que respondió—, ¿cuántos necesitáis para preparar vuestros esponsales?
—¿Mis qué? —demandó sorprendida a Aldair.
—En efecto, el padre ha venido hasta aquí para celebrar nuestro matrimonio —replicó con orgullo al ver el asombro en su rostro.

Sin saber que decir boqueó como pez fuera del agua mirando a uno y a otro repetidas veces, el calor de la rabia comenzó a surgir en ella y se agarró las faldas, aprisionando con fuerza la morada tela entre sus puños para evitar que estos golpeasen con saña a Aldair por hacerla pasar por semejante sofoco sin ponerla sobre aviso, en la vida se había sentido más tonta como en aquellos momentos con esos tres hombres observándola sin parpadear.

Niall rompió el tenso silencio al ver la confusión que se dibujó en su rostro y el pesar en el de su amigo ante el mutismo de la mujer que amaba.

—Quizá os apetezca ver a Brianna, está arriba ocupándose de nuestro hijo.

Liana giró despacio la cabeza hacia él y tras un breve instante de desconcierto, los músculos faciales se relajaron al asimilar las palabras, hablar con su amiga era justo lo que necesitaba para ganar un poco de tiempo y librarse del calor que notaba en su interior.

—¿Brianna ha venido? —preguntó al tiempo que se daba la media vuelta y echaba a andar—, si me disculpáis iré a visitarla.
—Liana —reclamó Aldair al verla alejarse.
—Ahora no, por favor —suplicó saliendo del salón.


Sin pensar si actuaba bien o mal y sin dar lugar a que ninguno pudiera retenerla, subió las escaleras con el corazón galopando en su pecho y cuando llegó a lo alto se recostó contra el muro respiró hondo tratando de calmar los nervios y encajar lo dicho por Aldair. Una vez su agitado aliento volvió a su ser y sin haber conseguido sin resultado alguno con lo último, decidió ir a su habitación y dejar la charla con su amiga para más tarde. Ahora le urgía algo de paz para poder reflexionar sobre lo acontecido.


Agradecía que los señores McInroy le hubiesen hablado de Liana de Edimburgo, mas cuando ella apareció con su espigada alzada y sus voluptuosos andares, reconoció que se habían quedado algo cortos en su descripción. Elevó una silenciosa plegaria pidiendo perdón por sus inquietos pensamientos, pero le fue imposible quedar inmune hacia sus encantos.
Intentando aliviar su mente de dicha carga, examinó su indumentaria y aunque iba ataviada según el uso, su forma de hablar y la familiaridad con la que trataba a los varones le pareció un tanto extraña. Quizá fuera, pensó restándole importancia y recordando lo que le contó la señora Brianna, que a pesar de haber nacido en Edimburgo venía de un lejano lugar, fuera como fuese las Sagradas Escrituras dejaban bien claro que no se debía juzgar a nadie sino se quería ser juzgado y aquella joven –tal y como le indicara Niall McInroy— necesitaba formalizar la relación de concubinato en la que vivía. Al parecer ni siquiera habían celebrado el Handfasting, esa costumbre pagana por la durante un año y un día cohabitaban para ver si realmente eran almas gemelas, cosa que satisfizo, porque aunque era respetuoso con las tradiciones no compartía que una pareja viviera en pecado a los ojos de Dios. Así que no dudó un instante en acompañar al Laird y a su dulce esposa cuando estos, al regreso de su viaje, le expusieron la terrible situación en la que se hallaban. Como hombre consagrado al Señor, era su obligación unir en sagrado matrimonio a Aldair y a Liana.

Durante su estancia haría todo lo que estuviera en sus manos para convencer a Aldair McRea en que incorporarse a su clan a un nuevo abate, pues su gente llevaba mucho sin disfrutar de la fe cristiana.
El joven Laird, que le parecía un hombre inteligente, estaría de acuerdo con él, así mismo no cabía duda de lo enamorado que estaba de su futura esposa, desde que se lo habían presentado no cejaba en alabar y exaltar sus cualidades, también al verle tratarla con tanta delicadeza y sin ofuscarse ante la actitud de ella para con su amigo, se lo acabó por confirmar, así como el pesar que se apoderó de él cuando le dio la buena nueva y esta fue rechazada, cosa que le desconcertó, pues habría jurado que los ojos de la joven destilaban un amor puro y verdadero por el escocés que la reclamaba como su consorte.

Sonrojado ante tal despliegue de emociones por parte de los dueños del castillo y sintiéndose como el intruso que era, bajó la vista al suelo y se mantuvo inmóvil junto al hogar hasta que la muchacha abandonó la estancia.

Aldair se debatía entre el disgusto y la confusión, esperaba que la buena noticia sobre su inminente matrimonio la llenara de alborozo y a su rostro de dulces besos, incluso no le habría resultado raro un instante de sobresalto, pero que ella se quedara impasible y muda le pilló desprevenido.  
Exhaló fuertemente y apartando la vista de la puerta por donde había desaparecido como alma que lleva el diablo, la dirigió hacia el pobre cura que parecía encogerse en el sitio.

—Será mejor que os indique donde está vuestra alcoba —sugirió llamando con un gesto a una de las sirvientas que en ese momento accedía al salón.

Con un leve asentimiento acompañó a la moza guardándose la curiosidad y las ganas de preguntar sobre el extraño comportamiento de la dama, después de todo no estaba bien visto que un sacerdote fuera un chismoso. Aunque Dios bien conocía su debilidad y de seguro le perdonaría cuando intentase sonsacarle a la señora Brianna.

Cuando el padre Kevin se hubo marchado se volteó hacia su gran amigo, que se había acomodado en una de las sillas con las piernas estiradas y lo observaba con una divertida mueca.

—¿Qué os hace tanta gracia? —demandó molesto al ver los esfuerzos que hacia Niall por no soltar una carcajada.
—En mi vida he visto a una mujer con menos cara de felicidad que a vuestra dama al anunciarle vuestros esponsales —dijo sin poder contener por más tiempo la risotada—. Por Morrigan, derramaba puro terror.

Como si no fuera suficiente con el desaire de su compañera, lo último que necesitaba eran las bromas pesadas de ese bastardo, sin poder contenerse le lanzó un puñetazo que lo dejó tendido en el suelo. Ver como se acariciaba la barbilla el que se hacía llamar su hermano le alivió parte de la rabia, pero aún requería mitigar parte de la furia obteniendo respuestas y para ello debía encontrar a la pérfida de Liana.
Sin más dilación y obviando las soeces palabras que salían por la boca de Niall, abandonó el salón y fue en busca de su mujer.

Continuará...


11 comentarios:

irene dijo...

Pues hombre nose, si Liana esta enfadada por no haberselo dicho a ella antes, lo entiendo, aunque ese tipo de desplante ante tal noticia, que por otro lado el pobre hombre supongo que lo esta haciendo como en sus costumbres hacen, el no sabra que de donde ella viene estas cosas se les comunica antes a la interesada, que al resto del mundo, jajajajajaj
bueno espero que no discutan mucho, ya que es una muy muy buena noticia

espera
espera

espero que no se haya comportado asi con el porque todavia no quiera ser su esposa, porque mira que la mato muerta

bueno como siempre, tendre que aguantarme las ganas y esperar al proximo capitulo que promete ser muy muy intenso

besos mis almejillas
siempre por aqui, y al parece siemrpe la primera, que estoy con el culo encogido hasta ver que habeis publicado, jajaajajajaj

Irene Comendador

veronik dijo...

Un poquito tarde pero aki estoy pasando lista mis niñas....Adoro estas 2 parejas¡¡¡¡¡ y me encanta la reaccion de Liana porq eso significa pelea¡¡¡¡ y y y luego reconciliacion¡¡¡ jejjee bueno espero ¬¬
bueno mis niñas por este lado del mundo ya es de madrugada asi q les deseo buen y provechoso dia por aya ;) un bezaso nenas.....

AKASHA BOWMAN. dijo...

Bueno, algo de razón tenía yo, que contaba que la sorpresa fuera un obsequio para el futuro enlace de la pareja y no me equivoqué mucho: el "obsequio" venía en forma de monje barrigudo con largas sayas raídas que anhelaba para reponerse del viaje un buen cerdo asado y una jarra de cerveza jajajajajjaajja

Quizás sea discordante con tod@s al mostrar mi opinión, pero no entiendo que Liana se enojara tantísimo al no ser informada de los planes de Aldair. Haber sí, que debió contar con ella y más sabiendo que tiene un genio de mil demonios pero al fin y al cabo ¿no era lo que Liana quería? Cuando discutían muchas veces ella le acahacaba que él no quería casarse con ella y la obligaba a vivir en concubinato, haciéndole ser el centro de las burlas y escarnios de Cronwell en su momento. Ahora que él da el primer paso para celebrar los esponsales ya ¡de inmediato! ella reacciona tan desmesuradamente... si cabe una ligera molestia, pero tanta ira...

Espero que Brianna la apacigüe un poco.

Buena costumbre esa del Handfasting, muy moderna diría yo. Al fin y al cabo en un año y un día da tiempo de sobra de conocer a tu compañer@ y formalizar (o no) la relación.

Y también desmesurada la reación de Aldair, ¡pobre Lobo menudo puñetazo en su hermoso rostro!. Menos mal que son amigos-hermanos, que si no se declara una guerra entre clanes por menos de nada jejejej

Ahora sí que estoy deseando que llegue el viernes y, por dios, que Liana recapacite, que quiero ir de boda.

Besitos mis niñas lindas

Citu dijo...

Ay ese Aldair no pega una medio se hace de a buenas con ella para meter la pata de nuevo. Veamos que pasa uy cada vez esta mejor esta historia.

KaRoL ScAnDiu dijo...

Vaos a ver... ¿como que se casan y ella reacciona así? Bueno, lo entiendo, seguro que le hubiese gustado que se lo propusiera, la verdad sea dicha, el cura llegó y dijo que les casa, y ¡Alá!, como si no nada... no, entiendo a Lianna, y ya le costará a Aldair el calmarla...

y yo, vuelvo a lo mismo... ¡quiero un lobo para miiiii!

El capi genial mis reinas:D
Que os kiero mucho, sois lo mejó de los mejó:D

kisses

INFECTADA X dijo...

El cura tiene más tacto que un boxeador lanzando un derechazo. Joder, dejó Kao a Lianna. Por supuesto que ella quiere casarse, se lo ha dicho desde el principio, pero de esa manera... Ya Brianna le dará sus consejillos que entiende a los toscos y buenooooooorros hombres de esta época. Un beso, almejas. Vuestra chirli forever and ever.

Ana Catalina dijo...

Hola, hola... que tal!!! hace mucho que no comentaba pero esque he andado en trabajos finales de mis 5to. semestre de carrera y ando ocupadisisisima... pero ya me puse al corriente con la historia y la verdad esque me saca de onda la forma de pensar de Liana un dia andan bien y al siguiente mal!!! deberian sentarse a aclarar las cosas y yap... saludos :)

Ade dijo...

Diversidad de opiniones, así me gusta.
Seguro que en el próximo capítulo vuestras dudas serán aclaradas y si no, pues a seguir leyendo, jeje.

Irene, Veronik, Akasha, Citu, Karol, Infectada y Ana Catalina (se te echaba de menos, pero lo primero son los estudios), muchas gracias por leernos y comentar.

Besos enormes.

Aria Dreamer dijo...

Muy tarde pero vine!

& que se cree aldair pata fijar su union sin avisar y preguntar!, apoyo a Liana aunque creo que no debio irse y dejarlo mal parado, pero de todas formas que otra cosa podria hacer.

Aghhh... Vamos Liana! fuerza!

Cuidense chicas, buen fin de semana

Silvia dijo...

Coincido con Aria, Aldair no hizo bien pero Liana tampoco al actuar así. Espero que esto no vuelva a hacer que se peleen de nuevo.
¿No habia un cura más guapo? Que adefesio.
Me gusto leer tantos capitulos seguidos. Gracias.

pepis dijo...

Hello Mis Musas de tan interesante inspiracion jiji , les dije que pensaria en algun nombre lindo y Diosas me encanta , pero Musas esta chevere tambien . so ustedes deciden ,jaja ."""""JODER """"
pero que le pasa a Liana de Edimburgoooooooooooooooooooooooooooooooo ? no la entiendo caray ... que hay que meterla al lago de agua fria para que se le enfrie el enojo , parece una hoguera ardiendo ufffffff ,yo sabia que era una guerrera , pero enojarse de esa manera con mi Aldi no se vale , pobrecito ... se que ella se entero de lo del casamiento de ultimo , pero no justifico tanto alboroto de su parte y bueno Aldi veces es medio sopenco
(BOBO )pero que lindo el si esta preocupado por su situacion marital y la quiere como su esposa no como su amante . Yo llegue a pensar que no se queria comprometer o que no podia ...
ayyyyyyyyyyyyyy ojala que no se enojen y se forme la tangana de nuevo , por Dios que les encanta pelear .que bien jiji pues las recociliaciones son como de rayos y centellas entre ellos .
este lobo es hermoso pero como le gusta joder jiji ahora ay que sobarle su carita , pobrecito waoooooooooooooooooooo que derechazo le dieron jiji eso estuvo buenisimo eso es para que respete y no se ria de Aldi jiji. buenisimo , bueno mis Musas les quedo lindo el cap. se me cuidan muchos besos hasta el proximo cap. :)

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você