sábado, 20 de noviembre de 2010

CONQUISTADO POR UN SUEÑO CAPÍTULO 33 (2ª PARTE)



Oculto en el lindero del bosque Donald había observado el paso de la comitiva camino al castillo, apenas había tenido unos minutos desde que oyó los cascos de los caballos para esconderse él y su montura, pues estos estuvieron a su altura en un santiamén. Desde su escondite apreció como un par de carretas custodiadas por unos pocos hombres y encabezados por el Laird de los McInroy junto su bella esposa pelirroja le dejaban atrás. ¿Por qué habrían regresado?
Cuando el copioso grupo pasó de largo suspiró aliviado al ver que no se habían percatado de su presencia. Tomó las riendas de su montura y de un salto subió a ella, volteó la vista fijándola en la nube de polvo que los visitantes dejaban tras ellos y espoleó a su equino para dirigirse a la ribera del río.

Desmontó tan pronto estuvo junto a la pedregosa orilla, dejó a la bestia pastar tranquilamente y se sentó sobre una de las rocas a esperar, había regresado con la esperanza de ver aparecer a la señora de Edimburgo, aunque sabía que desde que retozó como una ramera en brazos del bastardo de Aldair su espera sería en vano. Golpeó su rodilla con saña, la paciencia le había abandonado a la vez que los celos le roían el corazón y la cólera hacía su aparición al recordar la impudicia de la dama que él creía inocente, y como si despertara de un encantamiento se percató que el amor que rebosaba en su interior había disminuido dejando un enorme vacío que el odio iba ocupando, haciendo que los colores que antes veía por doquier se volviesen de un gris oscuro. Clavó los ojos más allá de la línea del horizonte y un atisbo de maldad brilló en ellos. Liana sería suya quisiera o no, era una pena que esa fabulosa hembra no se hubiese dado cuenta con anterioridad, pues ahora el calvario formaría en breve parte de su vida. Con una sonrisa maquiavélica curvando sus labios se puso en pie y por encima del hombro dirigió la mirada hacia las torres del castillo. Era hora de cambiar de táctica y dejar de comportarse honorablemente. <<Tranquilo, apenas unos días más y todo será tuyo>> se dijo restregándose el rostro para calmar sus acelerados pensamientos. Lo más importante ya estaba en su poder, lo demás ya vendría y gozaría con ello plenamente. Sin más dilación montó en su cabalgadura y se marchó hacia su escondite para fraguar el plan definitivo.


Aldair golpeó la puerta y sin esperar respuesta alguna entró, se paró en seco cuando se encontró con Brianna, que recostada en el lecho le observaba con un gesto de sorpresa.

—Aldair, ¿deseabais algo? —preguntó incorporándose.
—Yo... —carraspeó para quitarse la vergüenza de encima—, ¿Liana no está con vos?
—Aún no la vi.
—En ese caso, con vuestro permiso me retiro.
—Esperad —pidió acercándose a él—, no tenéis buena cara, ¿qué sucedió?
—Eso es justo lo que pienso averiguar.
—Si necesitáis mi ayuda...
—Sois muy amable —musitó acariciándole la mejilla—, pero debo hacerlo solo. Por consideración hacia vos, os hago partícipe que quien si la requiere es vuestro esposo—, informó dándose la vuelta y cerrando tras de si.

Molesto al no encontrarla con Brianna se dirigió a su aposento. En unas pocas zancadas se plantó frente a la gruesa madera y posó la palma sobre la labrada cubierta, aspiró profundamente para sosegarse, si entraba y la encontraba con su característica altivez era capaz de estrangularla por el desaire, aunque el que no hubiese ido a ver a su amiga no era buena señal, arrugó el entrecejo al imaginarla llorosa y sin pensarlo abrió, descubriendo a la mujer que amaba yendo y viniendo de un extremo a otro del cuarto con el ceño fruncido, la desazón y la preocupación eran patentes en su hermoso semblante.

Liana se paseaba como león enjaulado por la habitación tratando de aplacar los nervios y la rabia. ¿Quién se creía ese hombre que era, una dócil damita que acataría sus órdenes sin más? Apretó los puños, <<arrogante machista, soberbio neardenthal>>, bonita manera de plantearle matrimonio <<yo Tarzán, cura casarnos>> ¡Mierda para él! Que se case con la mona Chita, seguro que a ella le da igual el romanticismo y que la dejasen en ridículo delante de Niall y del orondo sacerdote que no le quitaba los ojos de encima. ¿Como podía ser tan burro?
Detuvo su caminata cuando oyó el chasquido de la puerta, alzó la vista y se encontró con la impresionante figura de Aldair que la miraba desde el umbral. Lanzando un gruñido de disgusto continuó su incesante ir y venir.

Suspiró al hallarla en ese estado de excitación, cerró a su espalda y se encaminó hacia ella, cuando estuvo a su altura la tomó por los hombros y la obligó a mirarle.

—Liana —parpadeó al ver dolor, además de la irritación, en sus negras esferas—. ¿Qué os sucede?
—¿Cuándo pensabas decírmelo? —demandó sin apartar la vista.
—Quise daros una sorpresa —explicó atónito ante su reacción.
—Pues lo has conseguido —exclamó retorciéndose para que la soltara—, he tenido que parecer una estúpida delante de ese religioso.
—Estabais preciosa como siempre —dijo deslizando las manos sobre sus brazos.
—Déjate de carantoñas —advirtió dando un paso atrás para evitar su contacto—, debiste informarme de tus intenciones.
—Ya os dije que quería sorprenderos —alargó los dedos hacia su mejilla, mas su desplante al apartarse rápidamente provocó que algo se rompiera en él—, aunque no os agradó en demasía.

Al oír su atribulada voz, Liana volteó el rostro hacia él y escudriñó el suyo surcado por el pesar, tragó saliva sonoramente y se quedó sin respiración. Quizá se había pasado un poco con su actitud y le había echo daño, pero es que él no había tenido tacto ninguno, sin embargo ver esas verdes lagunas que la volvían loca evidenciando tanta aflicción le hacían dudar. Que jodidamente guapo que era. Ni hablar, puede que fuese un adonis, pero uno muy primitivo. <<Jesús Liana>> se regañó, <<eres una redomada idiota, el chico lo hizo con buena intención>> le advirtió su parte más noble.

—Lo siento —masculló sin moverse del sitio—, yo...
—No importa, olvidadlo —se giró para encaminarse hacia la salida.
—¡Espera! —lo detuvo agarrándolo del brazo—, discúlpame por favor, me agobié cuando ese hombre me dijo lo de los esponsales, me pilló desprevenida, si al menos me hubieses contado...
—Ya os dije...
—Lo sé —miró al suelo avergonzada—, sé que no me comporté bien, pero ya te dije no me esperaba una cosa así—, volvió a retarle con la mirada—, de todas maneras das muchas cosas por sentado.
—¿Cómo decís?
—A veces eres bien obtuso, a ver ¿cuando me has pedido que me case contigo?
—Antes no era posible, sabéis que este clan no cuenta con un sacerdote entre sus miembros, le pedí a Niall durante su anterior visita que regresara tan pronto pudiese con el padre Kevin para formalizar nuestra situación —explicó estudiando su reacción—, preferí callar porque no estaba seguro cuanto tiempo podría necesitar para arreglarlo todo, no quería que os ilusionarais y que pasara una estación tras otra y acabarais desalentada.
—Entiendo —murmuró alzando una ceja—, pero eso no contesta mi pregunta.
—¿No?
—Me has dado muy buenas razones, aunque ninguna proposición.

Aldair se quedó perplejo ante sus palabras, ¡por los cuernos de Cernnunos! Su dama tenía razón. Había dado por hecho que como ella no quería tener hijos sin estar desposados, anhelaba el matrimonio y que con conseguírselo sería suficiente. Maldita fuera su ceguera, Liana era una hembra como cualquier otra, vinieran de donde vinieran o pasaran las centurias que pasaran quería verse cortejada, halagada... y él no había hecho nada de lo que esperaba, se había limitado a suponer. El temor se apoderó de él, ¿y si por su insensatez y falta de delicadeza era rechazado? No, eso nunca. Con una mano que jamás tembló para segar la vida del enemigo y que ahora lo hacía sin ningún pudor, sujetó la de ella e hincó la rodilla en el suelo.

—¿Qué..., qué haces? —interrogó abriendo los ojos como platos.
—Os amo Liana, por eso os traje conmigo para haceros mi esposa, para formar una familia con vos —acarició la palma con la yema de su anular—, para que me ayudarais a gobernar a mi pueblo, para que fuerais no sólo mi amante, sino mi amiga y mi compañera hasta que Morrigan nos mandase llamar.
—Aldair –musitó emocionada.
—Sé que me equivoqué al no advertiros de mis planes, pero os juro que mis intenciones fueron nobles —acercó los nudillos y depositó un cálido beso—, os adoro, os venero, vos sois mi fortaleza, el hogar al que anhelo regresar cada noche tras un duro día, cada latido de mi corazón os pertenece y sólo palpita gracias a vos, creedme cuando os digo que mi vida no tiene sentido si no os tengo cerca pues el aire se hace irrespirable sin vuestro olor envolviéndome—, exhaló lentamente—. Y ahora que ya sabéis mis sentimientos hacia vos, humildemente os pregunto ¿aceptaríais ser la esposa de este vuestro cautivo escocés?

Liana tragó ostensiblemente, pero el dichoso nudo se negaba a desaparecer y en su lugar emanaron unas abundantes gotas que resbalaron sobre las sonrosadas mejillas. Lo contempló ahí postrado ante ella y todo su ser vibró. Dios Santo, ese highlander había tocado su alma tan profundamente que percibía como ésta florecía, colmándola de una radiante luz.
Incapaz de contener el llanto que la desbordaba se arrodilló frente a él que la observaba con desconcierto.

—Liana, mo gràdh, no quise haceros daños con mis palabras —murmuró atormentado.
—Calla bobo –sollozó entre risas al ver a su fiero tigre asustado como un ratoncillo—, mi llorera es de felicidad. Te amo Aldair y pasar el resto de mis días junto a ti es lo único que deseo.
—¿Eso es un sí?
—Si es lo que realmente quieres, sí me casaré contigo.
—No, no lo quiero, exijo que sea así —ordenó sonriendo—, ¿o acaso pensabais que continuaríais como mi concubina eternamente?—, todo su ser se agitó al ver la duda en sus ojos—, ¿os conformabais con eso?
—Ay Aldair —rozó trémulamente sus pómulos—, abandoné mi casa, a mis amigos, todo lo que conocía por seguirte, por estar a tu lado. Me conformaría con cualquier cosa que me dieras con tal de tenerte.
—Soy vuestro desde el instante en que posé mis ojos sobre vos y los vuestros atravesaron mi corazón —confesó atrapando los húmedos labios entre los suyos, paladeando las saladas lágrimas.

Liana gimió cuando la juguetona lengua se enredó con la suya y los acogedores brazos la rodearon atrayéndola al duro pecho.
Quiso obviar la duda, que como un repelente insecto le aguijoneó la piel envenenándola, y continuar deleitándose con el placer que Aldair despertaba en ella, pero no pudo y con presteza se separó de él.

Sonrió orgulloso al pensar que Liana necesitaba tomar aire tras el ardoroso beso, pero estaba tan hambriento que no le iba a dar tregua, con avaricia buscó de nuevo su boca y se petrificó cuando le volvió la cara.

—¿Qué os sucede? ¿Acaso hice algo que os ofendió?
—Tengo miedo cariño —gimió enterrando su rostro en el fornido tórax.
—Contadme que os aterra, dadme con ello el poder para extinguir el mal que os aflige —susurró acariciándole la espalda intentando con el gesto aquietar su abatimiento.
—Temo no ser lo que tu gente y tú necesitáis, no sé si sabré estar a la altura.
—Por los dioses Liana —la rodeó en un fuerte abrazo y descansó la mejilla sobre su coronilla—, os aseguro que sois más de lo que un día soñé, sois todo lo que deseo.
—Pero han pasado tantas cosas —respiró profundamente absorbiendo el olor almizclado a hombre y a ella misma que aún conservaba la piel—, ¿y si más adelante te das cuenta que yo no...?
—Seguiré pensando lo mismo mañana, pasado mañana y dentro de cien años —la separó de él y secó con sus labios las rociadas mejillas—, no tengo duda alguna de que sois mi otra mitad, la mujer con la que he soñado compartir todo lo que soy, todo lo que tengo.
—¿Y si no soy digna de vuestro pueblo? ¿Si no me quieren?
—¿Acaso no habéis observado el respeto y el cariño con el que os tratan? Mi gente es vuestra gente y darían su vida por vos sin pensarlo un solo instante.
—Pero...
—¿Me amáis Liana? —curvó los labios al verla asentir—, entonces no hay nada que temer, nuestro amor será invencible.
—Que tiemblen los X—Men —rió suavemente al notar desaparecer su desasosiego.
—Que hagan lo que les plazca esos men —afirmó repasando su columna—, lo único que me importa es que en unas pocas jornadas seréis mi esposa ante Dios y los hombres, os convertiré en una mujer decente, mi impúdica manceba.
—Eres un capullo —dijo haciendo un mohín mientras le golpeaba el bíceps.
—Y seréis dulce y paciente, aplacareis ese soberbio genio y esa lengua mordaz que poseéis —comenzó a incorporarse llevándola con él—, dejareis de ser un diablo disertador y os convertiréis en un ángel obediente pendiente de las necesidades de vuestro apasionado señor—, la alzó en volandas.
—Ah —contestó agarrándose a su cuello y recreándose con los tiernos cabellos de su nuca—, veo que me queréis tal y como soy.
—Y así os quiero —murmuró tumbándola sobre la cama—, aunque ahora mismo lo cierto es que os prefiero desnuda bajo mi cuerpo.
—Aldair —protestó sin convicción cuando se tendió sobre ella y comenzó a lamer su garganta—, tenemos invitados ¿qué pensarán de su anfitrión?
—Ummm —aflojó la cinta de su corpiño y tiró de él con fuerza liberando los dorados senos—, seguro que discernirán que después de vuestra actitud tan arisca os estoy azotando como castigo por tan osado desafío.
—¿Cómo puedes ser tan gilipollas? —gimió cuando los dedos largos y ágiles de su guerrero le recorrieron las piernas bajo la falda.
—Os lo suplico mi señora —resolló con los ojos burlones y plenos de deseo al descubrir como sus yemas no encontraban la satinada tela que debería recubrir el monte de Venus—, por una vez en la vida callad, abrid la boca sólo para mis besos—, acarició los suaves rizos deslizando dos falanges hacia el húmedo canal-, para emborrachad mis sentidos con vuestros deleitosos jadeos mientras os hago el amor.

Continuará...


12 comentarios:

AKASHA BOWMAN. dijo...

¡Mis queridas amigas, he estado en la gloria bendita con este capítulo de hoy! ¡Madre mía si no he llorado ha sido porque Dios no quiso, Viva el Romanticismo!

Pero vayamos por partes, como dijo el sr. Jack...

No voy a decir que me alegre de la frustracción de Donald, porque luego le acontece cualquier calamidad y tengo remordimientos (aún me acuerdo de Cronwell jejejje) el caso es que el enamoramiento vivaz de antaño (¡veía colores y todo jijiji!)ha dado paso al desengaño, la desilusión y el odio. Está convirtiéndose en un peligroso enemigo para la pareja de amantes, pues aparte de la terrible ambición que lo mueve ahora también existe algo más: deseo mezclado con despecho. Terrible mezcla.

¡Ainsssss y ahora vamos al meollo! Me alegra que Liana no haya seguido con su obstinación, pues en este caso no puedo darle la razón. Sé que voy contra mi propio sexo con esta opinión, pero es que Aldair albergaba buenas intenciones. Deseaba sorprenderla, hacerla feliz... de acuerdo que en ocasiones es un "poco" obtuso y machista, pero Liana es demasiado... ¡explosiva! Debería controlar sus emociones y arranques impulsivos.

¡Y la escena del hincamiento-de-rodilla-en-el-suelo! ¡Me ha matadoooooooo! Ay ese guerrero de las highlands inclinándose, rodilla a tierra, vista alzada hacia su amor y tomándole de la mano le recita esas bellas palabras... (me leí su "discurso" tres veces, tres). No me lo puedo creer... maravilloso, si solo le falta el cravat para ser perfecto jajajajajajajajaja

Ay mis niñas queridas qué bien que me habéis dado una buena dosis de romanticismo mezclada con esa escena del final, preámbulo de la luna de miel que se avecina. Gracias por estar en todo y conjugar tan sutilmente el amor con la pasión. Es un HONOR leeros, y no lo digo por halagar vuestra vanidad.

Besitos y hasta Martes, que tengáis buen finde.

PD. Antes de leeros ya me había acordado de vosotras pues en CUATRO TV echaron una peli que me gusta mucho (TIMELINE) de un grupo de investigadores que usaron una máquina del tiempo y se fueron a una época medieval. Viendo aquellos guerreros me acordé de la ambientación, de Aldair, del castillo...

Besos

Florcita De Pura Flor dijo...

ohh chicas que capitulo,,, ya estaba pensando que le diria nuevamente que no... ha estado precioso..
la declaracion ohh Dios mio,, yo quiero un Highlander como Aldair o tan siquiera uno parecido...
estaremos esperando la voda con impaciencia...
hecha fuego este capitulo..

que tengan un tranquilo fin de semana chiquitas...

un gran abrazo

KaRoL ScAnDiu dijo...

AHHHHHHHHHHHHHHH...¡¡Que se me declare así que me mojo las bragas y me voy al pasado a vivir sin geles de duche ni mi Paul Gautier (el perfume, por si las dudas), y vamos, abandono el "internete" sin pensarloooooo, jajaja, joe, que borrica (como dice la Irene) que estoy yo hoy..

pero es que, QUE PEDAZO DE PETICIÓN DE MANOOO:D

Y ahora, despues de mi momento Aldair, el Donald de las narices aun dará mucho por saco, y estoy que me muero de miedo...
Y que malas que sois, mira que dejarnos así sin "presenciar el amor" que venía.. joooo..

con ganas y reganas que me quedo esperando el siguiente:D

os kieroo, sois lo mejor d elo mejor:D

Citu dijo...

Jja me hizo reir el principio si Aldair no tiene nada de tacto pero es un lindo . aunque tenga el romnaticismo de una oruga.

Ame como termino el capitulo muy belo. les quiero y les mando un beso mis chicas feliz fin de semana

irene dijo...

Madre mia, este hombre es el hombre de mis sueños, pero que cosa mas romantico, mas adorable y mas, uuuufffff
Madre mia
es que casi, que digo, no, es que me moje las bragas con tales palabras (ya sabeis lo borrica que soy, ahora vais a sorpresnderos?)
Es la proposicion mas bonita que jamas e escuchado, yo quierooooooo
y necesito saber como lo van a celebrar, asi que nada de bombas, llamadas a la puerta, contratiempos, y yo que se que mas que se os pueda ocurrir, necesito esa celebracion mas que el comer, asi que nada de sorpresitas, a no ser que la sorpresa es ver que este hombre no lleva ropa interior bajo su kilt
jajajajajajajaj
besos mis diosas del deseo y la lujuria, y que paseis un fin de semana maravilloso reinas mias
os adoro
todvia estoy cuestionandome para poder saber como coño podeis escribir tan jodidamente bien, y si, hoy me levante con la boca algo suelta, tengo esos dias de vez en caundo, y para no decir mas gilipolleces varias, me voy
me fui

Ana Catalina dijo...

Hola, hola... que tal!!! ahhh que hermoso capitulo, les juro que no paraba de llorar de lo romántico que fue!!! me fascina cada vez más Aldair que hermosa proposición ahhh que envidia me da Liana yo quiero a un Aldair jajajaja en fin saludos y hasta el proximo capitulo... :)

veronik dijo...

HOOO que romantico el capi de hoy¡¡¡¡ Mis niñas creo q apartir de el lunes van a dar clases para los "caballeros" ..con ustedes aprenderian mucho sobre como tratar y sobre todo como pedirnos en matrimonio jejejje mis niñas ahora q si hubo amor por todo el blog ;) gueno ahora me voy a mimir porq por este lado del planeta (donde les mando besos) ya es entrada la madrugada asi q les deseo feliz inicio de semana......

PD. pasando lista un poco fuera de horario pero sin falta¡¡¡¡ besos

Dulce Cautiva dijo...

Hola Ade, he visto tus comentarios en mi blog, pero antes de darte mi mesenger, kiero comprobar k los comentarios tienes que verificarlos antes de publicarlos, para k tomes nota y luego lo borres y no lo hagas publico.

INFECTADA X dijo...

Os venero, sois mi fortaleza!!! a mi marido lo tengo repitiéndolo hasta que se lo aprenda de memoria.
¿Pero cómo me pueden dejar con la mano húmeda en el canal (de LIana, no en el mio)? por favor.
YO que estaba ya inspiradísima.
Que golpes más buenos con los de tarzán y los de X-men. Esta Liana tiene que hacerse un blog ya para seguirla.
Y otra cosa, mariposa ¿Qué es eso de mis chutes antifreno jajajajajaj?
Besos adoradas almejillas. Os venero, sois mi fortaleza, sois la corrupción de mi alma virginal e inocente ji ji ji ji
Vuestra chirli forever and ever.

pepis dijo...

hello mis musas de tan linda imaginacion .AYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY que capitulo tan lindo y romantico , Aldhair hasta se arrodillo por Dios que yo lo vivi jiji , pense que se acercaba una gran tormenta llamada Adair y Liana.
Ay caramba como me han hecho suspirar soy muy enamoradiza ,pero es por su culpa solo de ustedes jiji ... es que describen a esos hombres tan bien , que me dejan loca , babeada y sin idea yo quiero para esta navidad uno de estos , Tomen nota por favor Mis diosas , musas etc... les dejo aqui lo que deseo , necesito , anheloooooooooooooooo jiji.
1- un indiesito hermoso
2-un lobito ferozzzzzzzz
3-un Highlander que se le pierda una joya y la encuentre en mi casa.
Se que no soy nada exigente jiji.
Por Dios , que sufrimiento el mio jiji. buen capitulo , bueno se cuidan hasta el proximo cap. besitos.

Aria Dreamer dijo...

porque aladair es tan jodidmente tiernpo y sexy a la vez? Buuuuuaaaaaaa (llanto) yo quiero a aguien como el oh dios, oh dios, oh dios, es tan hermoso.

Donall esta mal de la cabeza aunque lo entiendo, despues de ver a la persona que mas quieres disfrutando en medio del agua con otro a vista de cualquiera que pase por ahi debe ser MUY doloroso,tengo miedo de su plan... que va a hacer ese desgraciado?!

Silvia dijo...

No me gustaron los pensamientos de Donald.
Temí que fuesen a pelearse de nuevo pero cuando no solo no ocurrio eso sino que Aldair le pidio la mano casi me desmayo, ese hombre es una maravilla, le quiero para mi.
Gracias por este capitulo tan romántico.

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você