jueves, 3 de febrero de 2011

CONQUISTADO POR UN SUEÑO CAPÍTULO 40 (2ª parte)


En los aposentos de Baldulf un inquieto Aldair aguantaba como buenamente podía las bromas de su padre y del Lobo. Ya se había colocado la camisa y enrollado en las caderas los metros y metros de plaid que conformaban el kilt ajustándolo con la correa y la hebilla de plata, sus pies estaban cubiertos por las abarcas del ghillie, apenas le faltaba un par de complementos y estaría listo para ir a la capilla a esperar la aparición de su señora.

—Parecéis ansioso —comentó Niall al ver la celeridad con que se vestía—, pensadlo bien aun estáis a tiempo de huir.
—Bastardo
—Umm —sonrió al ver como los nervios iban haciendo presa de su amigo— quizá la dama sea más prudente y haya decidido salir corriendo hacia las montañas.
—Padre, hacedlo callad de una vez —pidió tomando su dubli sgian para colocarla en su lugar, a la vez que dejaba en su sitio la escarcela.
—¿Por qué iba a hacer algo así? —interrogó aguantándose la risa mientras se giraba para que no le viese la expresión—, el matrimonio es algo muy serio hijo mío, debéis pensarlo bien.
—Por Dios bendito —exclamó Aldair exasperado poniendo el broche en su kilt
—¿Habéis blasfemado adrede? —preguntó su amigo con gesto serio—, una excusa perfecta si queréis que el padre Kevin se niegue a casaros.
—Os juro que os odio con todas mis fuerzas, a ambos.
—Sí, sí ya lo sabemos —afirmó Niall alargándole un ramillete de brezo blanco para que lo prendiera a la camisa—, pero lo hacemos por vuestro bien, una vez estéis casado no deberéis mirar con lascivia a ninguna mujer más que a la vuestra, todos los encantos femeninos os serán vedados.
—Jamás ha habido hembra alguna en mi lecho desde que conocí a Liana —afirmó con vehemencia ante la jocosa mirada de ambos hombres—, ni tengo intención de que la haya, ella satisface todas mis expectativas…
—Ah si eso está muy bien —continuó Niall sin poder ocultar el divertimento—, pero ¿qué me decís de las borracheras? Estas se terminaron.
—Su belleza es suficiente licor para mis labios.
—Mas luego vienen los hijos y ahí las complicaciones —continuó intentando contener la risa—, ya no tienen tiempo para el marido, todas las horas y minutos son para esos pequeños mocosos y llorones.
—Los hijos… —musitó soñador—, los deseo con tanto anhelo, nada me complacerá más que sostener a los vástagos que engendremos entre mis brazos.
—Por no hablar de lo posesivas y mandonas que se vuelven a partir del día siguiente de la celebración —prosiguió como si nada.
—Características innatas en mi Liana y eso hace que la ame aún más.
—Bueno, que no se diga que no lo intentamos —encogiéndose de hombros palmoteó al ahora carcajeante anciano—, vayamos pues hacia la ermita.
—Padre debéis…
—Lo sé, lo sé no seáis impaciente, id y esperadnos allí —sonrió con beneplácito—, en unos minutos iré a por vuestra novia para conducirla hacia vos.
—Esperemos que la muchacha haya sido más lista y haya huido como alma que lleva el diablo —rió Niall ya en el dintel lo que le valió un doloroso golpe en el hombro por parte de su amigo.

Cuando hubieron salido, Baldulf alzó la vista hacia el tapiz que presidía su estancia, los ónices se le llenaron de agua al encontrarse con el hermoso rostro que le devolvía una verdosa mirada.

—¿Lo habéis visto Ariehn? —preguntó con voz rota—, nuestro hijo va a contraer esponsales, me hubiese gustado tanto que estuvieras aquí junto a nosotros —tragó saliva sonoramente—, es una buena mujer la que ha escogido, alegre, amable, de buenos sentimientos…, sé que te hubiese complacido la que eligió para gobernar su  corazón y a los McRea —alargando la mano rozó el bordado lentamente—. Serán felices mo grádh, tanto como lo fuimos nosotros.

Ojeando una última vez el retrato de su difunta esposa, con paso firme dejó la habitación para dirigirse a la de Liana de Edimburgo.

Tras ponerse la escueta ropa interior de raso azul que había elegido para la ocasión, color que como tributo a las novias de su época había decidido llevar, Brianna la ayudó a colocarse el vestido que le encajó como un guante, la tela era como una caricia en la piel y se le ajustaba al busto y a la cintura de tal modo que parecía que Vitorio y Lucchino le habían tomado medidas. Su gente valía su peso en oro. Apenas la prenda de deslizó por su figura la puerta de la cámara se abrió, un grupo de mujeres encabezado por Kirsty entró sin esperar permiso, lanzando grititos gozosos.

—Estáis muy hermosa —dijo una—, nuestro Señor se desmayará al veros.
—Espero que no —rió.
—Tened —sollozó otra entregándole un pequeño ramo de flores blancas—, puse un ramillete de brezo entre ellas, para que os acompañe la fortuna.
—Gracias sois muy amables.
—Aún falta una última cosa —indicó Kirsty prendiendo un trozo de tartán McRea en su hombro derecho con un brillante alfiler dorado—, es la tradición.

A partir de ese instante todo fue un caos, las damas le aconsejaban, le apretaban, le estiraban de la falda hasta una tuvo la osadía de subirse a una de las sillas para peinar el encrespado cabello que parecía tener vida propia, al final con mucho esmero y paciencia quedó recogido bajo una delicada corona de florecillas albinas y violetas de la que salían tres níveas cintas que caían por su nuca y que no supo quien había traído. Cuando ya creía que el martirio tocaba a su fin, la más joven se acercó con una pieza de plaid.

—Es un arisaid señora —musitó tímidamente colocándoselo en la cintura— más tarde refrescará y podréis aliviar el frío con él.

Sumamente agradecida por las muestras de cariño, aunque un tanto agobiada se llevó la mano a la boca para no explotar cuando sonó un nuevo golpe en la madera, tras el permiso de rigor —que raras veces se esperaban a obtener—, la hoja se abrió sobre sus goznes dando paso a un emocionado y perfumado Baldulf. Orgulloso y ágil se acercó recorriéndola de arriba abajo.

—Por los dioses ¿estáis segura que deseáis casaros con ese haragán que tengo por hijo en vez de conmigo?
—Umm, pues ahora que te veo no lo tengo tan claro —replicó siguiendo la broma.
—Os juro que lo envidio —tomó los nudillos y deposito un tierno beso—, hermosa e inteligente. ¿Estáis dispuesta para irnos?
—Cuando quieras.
—Vayamos pues —le ofreció el brazo.

Ya estaba en el dintel cuando algo la detuvo, pidiéndole que la esperara un minuto corrió hacia sus pertenencias y rebuscó entre ellas hasta encontrar la pulsera repleta de amuletos que una vez perteneció a su tía y se la colocó en la muñeca rozando los diminutos colgantes.

—Me hubiese gustado tanto que estuvieras conmigo hoy —una suave brisa le acarició las mejillas sorprendiéndola y haciéndola sonreír—, gracias tía Henrietta.

La pequeña ermita ahora limpia y adornada para la ocasión estaba a rebosar, nadie había querido perderse el evento luciendo sus mejores galas, hasta el más humilde de sus paisanos estaba allí, unos dentro de la capilla, otros aposentados a las afueras, los primeros bancos ocupados por algunos jefes de otros clanes amigos y sus esposas, así como los druidas y algunos miembros más destacados del suyo propio. Ya había remirado a todos tantas veces que algunos le sonreían por inercia, se restregó las sudorosas palmas por enésima vez en el kilt sin dejar de otear la entrada ¿dónde diablos estaba Liana?. El resonar de la gaita le aceleró el corazón.

Del brazo de su suegro caminó a paso calmado hacia el templo, no encontraron a nadie en el corto sendero y al ver el agolpamiento de personas que la esperaban junto a este supo por qué. Los vellos se le pusieron de punta al oír las dulces notas del bello instrumento esparcirse por el aire, se estremeció por la emoción que comenzaba a hacer presa en ella.

—Anuncian vuestra llegada —aclaró Baldulf.

Pudo sentir las miradas de todos fijos en ella mientras caminaba hacia el altar, pero era el intenso fuego que refulgía en las esmeraldas esferas de Aldair lo que la tenía hipnotizada, si no fuera del brazo del anciano Laird de todos modos y como una autómata hubiese ido al encuentro de aquel hombre que la contemplaba con tanto amor. Haciendo uso de la fuerza de voluntad —que en esos momentos era escasa— logró desprenderse del verde magnetismo para continuar el recorrido a lo largo del glorioso cuerpo, la mandíbula se le cayó ante la imagen que tenía ante ella, aun tras las formales vestimentas podía sentir el poder que emanaba su futuro esposo. Clavó con saña los dedos en el antebrazo de su suegro llevándose una mirada condenatoria por su parte, pero era eso o lanzarse a correr para ser rodeada por sus brazos.

Tuvo que hacer acopio de valor para no mandarlo todo al diablo, correr por el pasillo, agarrar a Liana y sacarla de allí para hacerla suya. El corazón se le hinchió de pasión al verla tan hermosa y el orgullo regó cada célula de su ser al apreciar sus colores en la exquisita indumentaria. Una vez estuvo a su lado y sin poder dejar de contemplarla enlazó los dedos con los de ella depositando un largo beso en sus nudillos. Tras dejarla junto al acelerado pecho, ambos se giraron hacia el padre Kevin, que con un leve gesto de aprobación ante la muestra de cariño, dio comienzo a la ceremonia.
El largo discurso del sacerdote pasó a segundo lugar mientras que ellos se perdían entre sus amorosas y ardientes miradas. Las olorosas flores de las Highlands que engalanaban la sacristía, las numerosas personas que se apiñaban intentando no perderse nada, las llamas de las múltiples velas que titilaban alumbrando el espacio, todo desapareció, sólo existían ellos. Los ojos acariciando sus rostros, los dedos rozando sus manos, los labios entreabiertos clamando por ser besados.
El exagerado carraspeo de un sonriente Niall los trajo a la realidad, provocando una carcajada en Aldair y el calor de la vergüenza en Liana que dejó de mirar embelesada a su guerrero para fijar la vista en el orondo cura, que un tanto confuso ante el letargo que parecía haberles poseído, repitió la pregunta.

Con voz solemne y cargada de emoción reafirmaron su amor e intercambiaron los anillos, confirmando ante Dios lo que desde hacía meses ellos ya sabían, que eran el uno del otro y que más allá de la muerte seguirían perteneciéndose. Para deleite de los presentes y sin esperar a que el buen padre finalizara, Aldair enlazó a Liana por la cintura y cubrió su boca con un apasionado beso, generando algunos suspiros entre las mujeres, risas entre los hombres y una mirada de desaprobación por parte del pesado presbítero.

Una vez bendecida su unión, los vítores reverberaron entre los viejos muros. Sin dilación se vieron rodeados por unos pocos invitados deseosos de felicitarlos personalmente. Aldair meneó la cabeza sin sorprenderse en absoluto por quienes pretendían robarle a su esposa. Sólo su padre, Niall y los sinvergüenzas de Kai y Mervin tenían la desfachatez suficiente. Fue a poner orden cuando su lugarteniente le dejó paralizado, el serio Keith sostenía entre sus brazos a su señora y sin respeto alguno por él la besaba en los labios.

Oyó los jubilosos gritos de los que desde ese mismo instante eran su nueva familia y se giró hacia los congregados que se iban acercando, se disponía a agradecer los buenos augurios cuando se vio arrastrada lejos de Aldair por unos fornidos brazos, alzó la cabeza y sonrió al hombre que era la mano derecha de su esposo,  cuando este sin previo aviso bajó la testa y cubrió su boca con un apretado beso.  Pestañeó cuando el enorme guerrero la soltó y con una ligera sonrisa la felicitó, sin tiempo a replicar se vio junto a otro ancho cuerpo, esta vez en sus ojos brilló la diversión al ver que Kai se disponía a repetir el ritual que segundos antes llevara a cabo Keith, sin embargo su gozo se quedó en un pozo cuando una gran mano se interpuso entre ambas bocas. Divertida al examinar el furibundo rostro de su recién estrenado maridito y como el joven se echaba para atrás, decidió hacer uso de sus derechos como novia. Poniendo su mejor cara de niña buena, posó la palma en su tórax.

—Cariño, aquí tal vez no se estile, pero en mi época es normal ser besada por los invitados —parpadeó coqueta—, ¿y tú no querrás hacerme ese feo?
—Yo no veo ningún feo por aquí. —clamó Niall que sin darle tiempo a contestar a Aldair, la atrajo hacia él y ante la estupefacción de su amigo hizo realidad el deseo de Liana.
—¡Basta! —gruñó Aldair arrancándosela de los brazos— ¿que demonios creéis que estáis haciendo?
—Sólo le daba la bienvenida a la familia —aclaró el Lobo guiñándole un ojo a Liana.
—¿Y desde cuando pertenecéis vos ella? —barruntó colocándola a su lado.
—"Hermano" —palmeó el hombro repetidas veces— fuisteis vos quien comenzó a usar ese apelativo si mal no recuerdo.
—Yo...
—Como alguna que otra vez expresó mi ahora querida cuñada —señaló con la cabeza a la sonriente aludida—, Rita Rita lo que se da no se quita, por lo tanto, bienvenida a la familia Liana.
—Sólo os diré una cosa, si queréis conservar vuestra… Rita —indicó mirándole por debajo de la cintura intentando no soltar la carcajada y deslizando la mano por la esbelta cintura de su dama pegándola a él—, evitaréis besuquear a mí hembra y caballeros—, miró a los hombres que estaban al lado del amenazado—, la advertencia es para todos.

Los amonestados dieron un paso atrás a la vez lanzando frustrados suspiros y con una leve inclinación se alejaron de la pareja.
Libre al fin de los "saqueadores" Aldair la giró hacia él, sin poder reprimirse bajó la cabeza y rozó los tiernos labios.

—Sois una casquivana —susurró resbalando los nudillos por la columna dorada de su cuello.
—Y tú eres un aguafiestas —respondió conteniendo la emoción y el deseo—, pero te quiero igualmente.
—No más de lo que os quiero yo a vos —llevó los dedos al trozo de plaid que descansaba sobre su hombro y lo soltó— y esto, de ahora en adelante lo llevareis aquí —dijo prendiéndolo a la diestra—, sois la esposa de un Laird, mí esposa.
—Por siempre —aseguró acaparando la sonriente boca y atrapando el sí que él biseó.

Ante los atronadores silbidos y el griterío sin par, el fogoso matrimonio se separó y procedieron a salir atravesando las muestras de jolgorio y los múltiples pétalos de flores que les lanzaban a su paso, precedidos por un gaitero que arrancaba alegres notas al instrumento, mientras se encaminaban hacia el castillo para comenzar el festejo. Tras ellos Baldulf y Brianna, Niall y Nerys con el pequeño Aidan en brazos, justo detrás un embobado Kai había tomado posición, aguantando estoico las bromas sobre su futuro enlace y cerrando la comitiva el resto de la concurrencia.

En el exterior de la fortaleza se habían dispuesto largas mesas que rebosaban repletas de ricos manjares, carnes de caza y aves, dulces y frutas, que los serviles criados se afanaban por colocar, una vez posicionados en la cabecera, Aldair llenó una copa de licor y se la ofreció a Liana que tras cogerla agradecida, se quedó perpleja al verse observada por el resto de comensales como si esperasen algo de ella.

—Bebed de ella y pasadla a vuestro esposo —musitó Baldulf—, es una muestra del afecto que sentís hacia vuestro pueblo.

Liana hizo lo que su suegro le había indicado, una vez que Aldair tomó un sorbo y pasó el cáliz hacia su derecha para que todos pudieran asimismo saborear el néctar, la fiesta dio comienzo. Las exquisitas viandas saciaron los paladares más exigentes y las gargantas más resecas se vieron humedecidas por la de cerveza, que para deleite de propios y extraños corrió como un río. Los niños se vieron recompensados con dulces, que por orden de Balduf la cocinera había elaborado con doble ración de piñones. Estaba tomando el segundo de los ricos postres cuando Aldair, echando su silla hacia atrás, se puso en pie y tendió una mano hacia ella. Negó sutilmente, mas él con la más cautivadora de sus sonrisas agitó la palma con insistencia. Dejando sobre el platillo el pastelillo, asió los largos dedos y se incorporó. Una sarta de aplausos estalló en el ambiente cuando con paso decidido la condujo hasta la pequeña explanada y con un gesto indicó que comenzara la música, apenas la primera nota cortó el aire la enlazó por el talle, la apestilló a su cuerpo y fundiéndose en la noche de sus ojos comenzó a girar. Después de unos minutos fueron muchas las parejas que se animaron a acompañarlos en la danza.

Horas más tarde y tras haber bebido, comido y bailado con todos los que se lo pidieron estaba rebosante de felicidad pero completamente exhausta. Bajo la mesa buscó el muslo de Aldair y deslizó los dedos por él, para llamar su atención, cosa que obtuvo al instante, pues dejó a su lugarteniente con la palabra en la boca y se revolvió hacia ella con las verdosas retinas llenas de ardientes promesas.

—Estoy agotada.
—Esperad un poco más —aconsejó con ternura—, os prometo que os llevaré a la intimidad de nuestro cuarto —bajó la voz hasta apenas un susurro—, estoy tan ansioso como vos por comenzar nuestra noche de bodas, —clavó la vista en los montículos de sus senos que el escote dejaba al descubierto y repasó su labio superior con lascivia— de arrancaros ese vestido y poseeros hasta la saciedad.

Con la respiración acelerada, la temperatura de su cuerpo con unos cuantos grados de más y sonrojada como la grana, no percibió la presencia de la anciana hasta que ésta, arrodillada a su lado, le alzó la falda hasta la pantorrilla y la despojó de sus zapatos, iba a ordenarle que se incorporarse cuando la melodiosa voz la dejó sin habla.

—Mi señora —dijo tomando el empeine e introduciendo la extremidad en el balde lleno de agua fría—, es para mi un honor como la mujer casada de mayor edad lavar vuestro pie para que la fortuna, la salud y la prosperidad os acompañen en esta nueva vida que acabáis de empezar entre nosotros. Sed bienvenida.

Sin saber que decir y algo aturullada se dejó hacer hasta que tras secarlo delicadamente volvió a introducirlo en el zapato.

Las estrellas ya titilaban en el firmamento cuando Aldair se puso en pie y para deleite de damas y guerreros la besó vorazmente.

—Mi adorable esposa está cansada y necesita reposo —afirmó entre risas—, es hora de que la acompañe a nuestros aposentos.
—Serás golfo…
—Seguid comiendo y bebiendo hasta que vuestros huesos aguanten —continuó obviándola—, brindad a nuestra salud.

Las atronadoras carcajadas los envolvieron cuando sin previo aviso la asió y la colocó sobre su hombro, fueron muchos los que, envalentonados por los vapores del alcohol, emitieron palabras explicitas sobre lo que debía hacer, incluso alguna dama se unió a la petición. Dándole una palmada en el trasero, lo que subió el tono de las risas y con la firme promesa que haría lo que fuera menester para que pronto un pequeño McRea viniera al mundo, abandonó con su preciosa carga el banquete.



Continuará…


11 comentarios:

USAGUI dijo...

o///o pero cada vez esta mas genial aver que pasara estoy impaciente por saber arigato chics por el nuevo capitulo ^^

Lighling dijo...

Hola mis dos soles! mis niñas preciosas!! genial cap de verdad me encanto como Aldair habla al prrincipio con su padre y lobo, es una escena muy muy divertida, como le dicen k no habra mas mujeres, ni borracheras, k los niños dan faena jajaj es k es la bomba!!!

tb me gusta como le dice el suegro a ella k si esta segura k kiere casarse con aldair en vez de con el jajaj

sk tiene unos toques de humos muy muy buenos!

tb me gusta cuando se pone posesivo con su mujer cuando el lobo le da la bienvenida a la familia y aldair le dice k ¿desde cualdo pertenece? jaja mortal!!

la ceremonia es preciosa, me encanta como esta descrita, como se sienten los personajes, es muy emocionante, uff genial xikas! es muy bonita y me emocione!!

bueno xikas!! geniales y mil felicitaciones!! quedo genial!! un gran beso!! os quiero!!! un beso mis niñas pfreciosas!!! cuidaros!!

AKASHA BOWMAN. dijo...

Antes de nada permitidme que os felicite por cuidar tanto los detalles (cosa que sabéis que adoro en toda novela que se precie). La mención de las abarcas del ghillie, el dubli sgian, la escarcela... confieso que alguno he tenido que mirármelo en la wikipedia jejejejej pero me encanta que una lectura sea didáctica siempre y muy cuidada. Una buena obra requiere trabajo y esfuerzo, por ello ¡Bravo!

Ahora paso al meollo de la cuestión jeje.

¡Qué perversos Niall y el viejo Bandulf provocando y excitando aposta los nervios de Aldair! Y qué firme él en sus respuestas: "Su belleza es suficiente licor para mis labios." "Características innatas en mi Liana y eso hace que la ame aún más".

Momento tierno el de Bandulf ante el retrato de su esposa, debo confesar que habéis tocado las fibras de mi corazoncito de Regencia.

¡Me encantan los preparativos de la novia! Ese vestido cenido al busto, con amplia falda y mangas seguramente cosidas en corte desigual. Esa corona de florecillas con sus cintas cayendo sobre la nuca, ese ramito con brezo (¿rosa? adoro el brezo rosado) y ese tartán del clan prendido al hombro... ¡si la veo perfectamente ante mí y está radiante!

¡OOOOOOOOOhhhhhh y hay gaita! Por el amor de Dios que voy a llorar y todo...
No me extraña que se le erice el vello porque yo los tengo ya como escarpias, me encanta el sonido vibrante de las gaitas, tan típicas también en mi tierra biológica jeje

Jjajajajajaj el momento beso-sucesivo-sin fin me ha encantado, aunque como de costumbre el gozo de Kai se ahogara en el pozo que Aldair recién cavara para él.

¿Sabéis? EL "Por siempre" de Liana me ha fascinado y me ha recordado una escena de cierta saga vampírica que me trae loca ;)

¡Y qué decir del gesto de subirla al hombro y marcharse así con ella de la reunión! Para algunas puede que sea primitivo, rudo... a mí particularmente me fascina... y lo sabéis.

¡Bravo, ha sido un capítulo FORMIDABLE!

Un beso y nos leemos

Citu dijo...

Oh que tienrno Matrimonio Ay Aldair es tan bello que una le salen suspiros un beso mis bellas

Patricia :D dijo...

Y bueno chicas, por fin pude actualizarme con todas vuestras historias y he de decir: Me encantaron. Tienen su parte de amor, accion, erotismo.. mm X.X.X xD

En fin, respecto a este capítulo, pues me hizo bastante gracia cuando se quedaron embobados y tuvo que repetir la pregunta xD

Resumiendo, esperaré con muchas ansias el próximo capítulo!:)
Besoos!

pepis dijo...

Hello , Hello mis diosas , musas que capitulo tan chulito , me encanto . les quedo genial . me emociana que no solo a las mujeres nos dan nervios antes de la boda sino que tambien los hombres les sucede algo parecido , pero son tan machitos que no saben como expresarlo . Que lindo Aldhi con esos nervios weeeeeeeeeeeee el amorrrrrrrrrrr y los otros dos fastidiandolo jiji que bien , estuvo chistosillo.
y como siempre que ponen a Baldhi a mi me da un bum, bum en mi corazoncillo con ese viejito hermoso. Muy tierna la parte de Baldhi hablando con su esposa. lindo , lindo , lindo... hubieron muchos detalles y uno de los que me gusto mas o llamo la atencion fue cuando lavaron los pies de Lianna.
muy bonita la boda lleno y mas todas mis expectativas me rei , casi llore y hasta me emocione les puedo decirrrrrrrrrrrrrr wao ................................... precioso el capitulo muchas gracias chuiquilinas , besitos hasta el proximo capitulo.

Silvia dijo...

Tenia que habermelo leido en mi casa, asi me hubiese reido agusto con Baldulf y Niall y con el momento beso despues de la boda, también os aseguro que hubiese llorado mientras les casaban, como se quieren esos dos, que miradas y que beso.
Son muchos los detalles y que cuando este en casa buscaré que significan.
Sois unas ESCRITORAS a lo grande.
Se me olvidaba, Aldair estaba guapísimo.
Gracias por este capitulo.

ana dijo...

hola e vuelto y os e estado medio siguiendo me encanta esta historia estoy ansiosa de que la trmineis para podr leerla del todo un beso

Lighling dijo...

hola Mariola! gracias x pasar de verdad, me alegro k las fotos de los chicos de redencion te gustaran, espero k a Ade tambien les guste jajaj me hizo gracia lo k te llego a gustar Gideon y sí! todo tuyo como presidenta k eres!!

gracias x los animos x lo de mi padre, acabams de llegar del hospital, todo heridas leves pero era mejor hacer un chequeo, tiene todo el cuerpo magullado y vendado, casi parece una momia jajja

gracias x los animos de corazon, eres una mujer maravillosa y de gran corazon, de verdad, estoy algo sensible pero sk me emocione con los comentarios de apoyo. gracias de corazon!

me despido hasta el martes!! gracias x pasar y veremos k le parece a ade Gideon jajajaj

k tengais buen fin de semana.
gracias

irene dijo...

Siento llegar tan tarde mis princesas, es que no se como en estos días me encuentro
Vale, el capi, que boda por favor, que nervios mientras que los pavos estos se burlaban del pobre Aladair, es que hay que ser, ahí cachondeandose de el, ya les vale, y ver a Lianna tan bella, uuuffff, que me he emocionado la verdad
Luego esa primera mirada en la iglesia, cuando los ojos de los novios se han cruzado, vaya, que intensidad
pero lo mas divertido ha sido cuando todos querían besar a la novia, y esta encantada, no si ya decía yo que si yo fuese ella, también me dejaba manosear un poco como despedida de soltera (ya casada por cierto) por tremendos hombres musculosos y fibrosos y ...(babas)
Bueno (espera que trago un poco) pues eso que luego (espera que vuelvo a tragar que me atraganto todavía) que por donde iba?
a si que luego la cena (joder que estoy con la mente en blanco con estos hombres pasando por mí .....piiiiiiiiiii...........................................................

ok ok, ya estoy aquí, creo
bueno que estaré expectante por saber que pasa en esa habitación de noche de bodas, porque no se que me da que Lianna ha dicho que quería descansar, pero no será eso justamente lo que pase
un besazo reinas mías, que creo que todavía no pienso con claridad, así que aquí dejo mi comentario, antes de poner alguna chorrada, que me ha quedado muy intelectual y sin salidas de tono de las mías, que formalita ¿a que si?
( ya te gustaría Irene ya)

Muac!!!!!!!!!

KaRoL ScAnDiu dijo...

Ahhhhhhhhh... ¡¡que bodaaaa!!

Ha sido, uf.... me habéis emocioando, cuanta devolción, cariño...
Pobre Baldi, cuanto echa de menos su mujer, estoy segura que a la suegra le encantaría su nuera:D

Como me reí con el Lobo, oyes que si me quiere besar así a traición no me importa, jajaja, y los listillos de los primos queriendo tomar ejemplo:D

Que maravilla de narración, mis reinas. Esa cultura que tratáis como vuestra, la claridad y la fluidez de escribir algo tan hermoso y tan cuidado... los detalles como la costumbre de lavar los pies de la mujer casada de mayor edad.... si es que valéis oro, toneladas de oro:D

Ahora sí... QUIERO LA NOCHE DE BODAS; YA¡¡¡!!!

Dios, que ansias de leer este pedazo noche, quiero menta, chocolate y mucha caféina... dios, no sé de donde saqué eso, pero ahí queda la petición:D

bsos mis reinas:D

kissess

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você