miércoles, 27 de julio de 2011

EL PRECIO DEL AMOR - CAPÍTULO 19

Hemos regresado, esperamos que disfrutéis de este nuevo capítulo


El amanecer la sorprendió entre montones de papeles y trastos a su alrededor, consciente que no conseguiría dormir y desechando la idea de telefonear a cualquiera de sus amigos —ya que no sería capaz de decirles la verdad sin que pensaran que estaba loca de atar—, se dispuso a rebuscar una vez más. Recuerdos, cosas sin valor, incluso unas llaves que creyó extraviadas fueron apareciendo y acumulándose a su lado, pero ningún sobre marrón, nada parecido a la amenazadora demanda. Frunciendo el ceño miró en derredor, las estanterías vacías, cajones volcados y libres de su contenido, le cundió la noche en vela y ahora se presentaba un largo día para acomodar otra vez sus cosas en el lugar correspondiente, o mejor otra larga noche pues en breve debía ducharse y arreglarse para ir a la floristería. Exhaló cansinamente, se levantó y fue a la cocina, la tetera aún reposaba sobre los fogones, alargó el brazo y acarició el metálico recipiente. Charlie. Evocó la figura que unas horas antes la acurrucó contra su pecho y su cuerpo tembló ante el recuerdo de los fornidos músculos, del calor masculino calentándola, dándole consuelo. Sacudió la cabeza, se acabó, él ya pertenecía al pasado, había tomado una decisión y continuaría a cabo con ella, ahora seria el tiempo de Theo, se lo debía a él y a si misma. Sí, era Theodore el que la haría feliz y ella por una vez merecía serlo, deseaba serlo y se aferraría al blondo policía y lo que quisiera ofrecerle con uñas y dientes.

óóóóó

La jornada estaba resultando un caos, miró el reloj, tan sólo había pasado un minuto desde la última vez que lo hiciera, se sentía atrapado entre el papeleo, los chismes y la falta de acción, para colmo de males la perenne sonrisa de Lewis lo estaba sacando de quicio. Necesitaba moverse, hacer algo y sobre todo dejar de ver la felicidad en el feo rostro de su colega. Lo mejor sería que saliera a que le diera el aíre y de paso tomar un buen un chute de cafeína, sí, sin duda le vendría bien. Incorporándose de su incómodo asiento agarró la chaqueta del respaldo y comenzó a ponérsela cuando el tocapelotas de Theo apareció ante él.

—¿Escaqueándote?
—Voy a estirar las piernas y a tomar un café —respondió sin mirarle—, ¿algún problema?
—Vaya ¿un mal día?
—¿A ti que te importa?
—Sólo trataba de ser amable —contestó encogiéndose de hombros.
—Pues no te molestes —terminando de abotonarse comprobó que llevaba todo—, ahora vuelvo.
—Deberías sonreír más Charlie, la vida es bonita si le das oportunidad.

Se detuvo en seco, una idea maliciosa pasó por su cabeza, se giró sobre sus talones y le dedicó una fría mirada.

—Por cierto, ¿cómo está Rae? —vio como el otro fruncía el ceño—, anoche estuve en su casa y parecía nerviosa.

Una gran satisfacción lo invadió al ver como la curvatura de los labios masculinos se tornaba en una delgada línea de desagrado ante lo que acababa de anunciar.

—¿No te lo dijo? —demandó dando un paso hacia él clavando la vista en su cara—, no ya veo que no—, fue su turno de reír—, me contó que estáis juntos, pero la verdad es que se alegró mucho de verme.
—¿De qué hablas?
—Apenas abrió la puerta se lanzó a mis brazos.
—Eso no es cierto —inquirió Lewis apretando los puños.
—Bueno si no me crees es tu problema —se revolvió hacia la salida mirando por encima del hombro añadió—. Ah y Amanda te envía recuerdos.

Observó como desaparecía mientras las uñas se clavaban en sus palmas, respiró hondo tratando de calmar la furia que comenzaba a surgir en su interior. Maldiciendo se encaminó tras su compañero, aún no había llegado a la puerta cuando lo alcanzó, lo agarró del hombro obligándolo a mirarlo.

—Eres un cabrón mentiroso.
—Puedes preguntarles a ellas si no me crees —deslizó los ojos hacia la mano que lo sujetaba—, ahora si me disculpas.
—Déjala en paz Charlie.
—¿A quien, Amanda o Rachelle? —demandó con socarronería—, oh vamos no me digas que vas a jugar con ambas—, soltó una falsa carcajada—,  ¿el correcto Theodore Lewis, agente de la ley y el orden comportándose como un niño malo?
—Escúchame imbécil —plantando la palma sobre el pecho le empujó contra la pared—, no te acerques a ellas, ambas te vienen grandes.
—¿Me lo vas a impedir tu?
—Si es necesario.
—No me amenaces gilipollas —se echó hacia delante—, no te metas en mis asuntos, si quiero ir a por Rae lo haré y Amy, bueno..., no me había fijado demasiado en ella, pero lo cierto es que tiene un buen polvo y la chica no parece ser muy...
—¡Cállate!

Sin mediar más palabras y sintiéndose victorioso abandonó las dependencias policiales. Sí, puede que su actuación hubiese sido la de un cabrón sin escrúpulos pero a cambio tenía una información bastante interesante. Estaba visto que Amanda Taylor continuaba tocando la fibra del soplagaitas de Lewis.

óóóóó

Tras despedir al último cliente que se marchó satisfecho con un enorme ramo de flores para su prometida, pensó en tomarse un pequeño descanso y se dirigió a la trastienda, necesitaba un rato de soledad para poner sus pensamientos en orden. Por una parte estaba el asunto de la amenaza, la idea de contárselo a alguien le rondaba continuamente, descartó decírselo a Amy estaba segura que su amiga pondría el grito en el cielo por estas semanas de silencio y por otro lado si quien la acosaba hablaba en serio podía ponerla en peligro. Quedaban Charlie y Theo, cualquiera de los dos la ayudaría eso después de una soberana bronca, sacudió la cabeza. Para más inri la pequeña mentira de la noche anterior a O’Sullivan le roía por dentro, Lewis y ella no eran pareja y después de su metedura de pata lo mismo jamás lo serían. Aún no se había sentado cuando el timbre del teléfono la sobresaltó, regresó sobre sus pasos y miró el aparato indecisa, mientras un extraño escalofrío le recorría la espalda alargó el brazo para tomar el auricular, <<quizá es un comprador para hacer un encargo>> se dijo animándose a si misma.

—Floristería “La Inspiración de RAE”.
—Hola pequeña —apretó los párpados al escuchar la voz ronca—, ¿tienes lo que te pedí?
—No tengo nada parecido a lo que me indicaste —dijo en tono tembloroso—, deja de jugar conmigo, déjame en paz.
—Búscalo —ordenaron desde el otro lado—, y date prisa mi paciencia ha tocado fondo.
—Yo no...
—Se acabó tu tiempo Rachelle —interrumpió con irritación—, no me obligues a hacerte daño, es lo último que quiero—, una leve exhalación—. Un día más, si mañana a estas horas no tengo ese sobre en mi poder desearás...
—Voy a llamar a la policía.
—Hazlo, no te servirá de nada avisar a tus amigos —ahora el tono sonó socarrón casi divertido—, hasta mañana.

Cuando la comunicación se cortó temblaba como una hoja, el pánico le atenazaba la garganta y todos los nervios de su cuerpo vibraban de puro terror, sin poderlo evitar soltó un chillido cuando la puerta del establecimiento se abrió.

óóóóó

No tenía intención de ir a visitarla a aquellas horas, debía estar ocupada, pero las palabras de Charlie habían hecho mella en él. Se sentía raro y molesto al mismo tiempo e incluso confuso. Odiaba que el gilipollas de su compañero hubiese insinuado que Rachelle había sucumbido a sus encantos, una punzada de celos lo recorrió, pero la sensación se intensificó cuando nombró a Amanda, joder ya no sentía nada por la guapa morena, ahora era otra la que comenzaba a colarse en su corazón y ¿entonces por qué no podía apartarla de su cabeza? Al llegar a la floristería sacudió la testa desechando los molestos pensamientos, necesitaba hablar y aclarar que de verdad había en lo que aquel cabrón le dijo. Abrió y se quedó inmóvil ante la imagen que apareció ante sus ojos. Una mujer completamente temblorosa, con el rostro níveo y desencajado por el miedo. Sin dudar corrió hacia ella y la tomó por los antebrazos, la mirada perdida con que lo obsequió le golpeó como si de un bate se tratase, la abrazó mas no reaccionó, era como sostener una viga, una fría barra de hierro.

—¿Qué sucede Rachelle? —preguntó tras un segundo, pero ella no dijo nada, se limitaba a mirarle sin verle, la zarandeó con fuerza.

Notando las sacudidas que alguien le propinaba fue poco a poco volviendo a la realidad, pestañeando observó los verdes orbes de Theo oscurecidos por la preocupación y entre la neblina de pavor que se instalara en su cerebro le llegaron como en lontananza sus demandas.

—¿Qué te tiene así?
—No puedo más —susurró dejándose caer sobre el fornido tórax.
—¿Qué ocurre? —dedicando lánguidas caricias sobre la columna fue notando como poco a poco se iba relajando.
—Alguien me está amenazando —soltó incapaz de seguir ocultando aquello por un minuto más.
—¿Cómo dices? —la separó de su cuerpo para poder ver sus iris.
—Me llama por teléfono y me... —tragó saliva y las lágrimas que empujaban por derramarse—, tengo miedo.

Sorprendido por la declaración la guió a una silla y la sentó, una vez acomodada se postró ante ella.

—Cuéntamelo todo.

Dando rienda suelta a la congoja y dejando que el llanto tomara libre posesión de ella comenzó a hablar, a contarle prácticamente todo el calvario que llevaba sufriendo desde semanas antes, así como lo infructuoso de su búsqueda. Se mordió la lengua para no contarle que el insurrecto había estado en su casa cuando vio como Lewis abría y cerraba los puños conforme avanzaba el monólogo, y tampoco le dijo que apenas unos minutos antes de que llegara él la amenazó con hacerle daño.

—¿Cuándo pensabas decírmelo? —demandó furioso poniéndose en pie.
—Pensé que era una broma.
—Maldita sea —bufó alzando el tono—, llevas días, semanas recibiendo las llamadas—, se dio media vuelta para no verla—,  ¿alguien más lo sabe?
—No, nadie ni siquiera Amy —confesó retorciéndose los dedos—, ya te dije creí que era una idiotez y no quise preocuparos con esto.

Se giró hacia ella y la contempló, era sincera, pero aún así en ese instante la consideró una tonta por callarse aquello. Pero no iba a machacarla más de lo que estaba. Acortó la distancia y volvió a arrodillarse.

—Mira deja de preocuparte, vamos a ir a comisaría y cursar una denuncia, moveré los hilos para que hoy mismo intervengan el teléfono y poder localizar quien y desde donde te llaman —acunó el delicado rostro entre las palmas—, ese cabrón va a pagar por cada una de estas que te hizo verter—, añadió arrastrando el pulgar por el pálido y húmedo pómulo.
—Theo.
—Shhhh ya no estás sola —pegó la frente a la de ella, besó la punta de la chata nariz y la miró fijamente a los labios—, yo estoy contigo.

Se aferró a la camisa cuando la masculina boca se posó en la suya, un leve roce nada más, pero que le sirvió de bálsamo para su acongojada alma. Cuando él se separó y la miró lo atrajo nuevamente hacia ella, deseosa de más, de mucho más. Entreabrió los labios invitándolo a que la invadiera. Gimió al percibir como la lengua entraba en su cavidad buscando la suya que sin poner la mínima resistencia salió a su encuentro para unirse desesperadamente a la erótica danza.

óóóóó

El mundo se le cayó a los pies cuando desde la cristalera observó la imagen que se desarrollaba en el interior. Su mejor amiga enlazaba los brazos alrededor del cuello de Theo que a su vez la sujetaba con fuerza contra él fundidos en un apasionado beso. Quiso salir corriendo, pero como si de un imán se tratara no podía apartar la vista de la pareja. Con un último vistazo tras la cortina acuosa que ahora cubría sus orbes bajó la cabeza y caminó por la acera, con el sabor amargo de la derrota en el paladar. Todo era culpa suya, el jodido orgullo, el maldito creerse más que él. Mierda, había desdeñado tantas veces el cariño tímido y tranquilo que Lewis le ofrecía a manos llenas para acabar profundamente enamorada de él, y el saber que lo echó todo por la borda la sumía en una tristeza mayor, porque si fuese otra su rival no dudaría en  luchar con todo lo que tuviese a mano, pero era Rachelle la que tenía las llaves del corazón de su hombre y si de algo era consciente es que jamás traicionaría la confianza de su hermana del alma. Por ella continuaría siendo Amanda Taylor una descocada  mujer con la cabeza llena de pájaros que sólo pensaba en divertirse, ella más que nadie que conociera merecía ser feliz. Sí, apagaría con su llanto el fuego que sentía al mirarle, mataría con su pena el amor que sentía por él y tras una sonrisa quedaría guardado su gran secreto.

óóóóó

Con un presentimiento extraño bailando en su estómago, se separó unos centímetros de Rachelle para contemplar el grisáceo exterior. No había nada fuera, sin embargo no podía desdeñar la sensación que se paseaba por todo su ser.

—¿Sucede algo?
—No, tonterías mías —aclaró sin creerse sus propias palabras.

Volvió a apoderarse de la deliciosa boca con la esperanza que su dulzor extinguiera el extraño vacío que por un instante se adueñó de él. 

Continuará...



11 comentarios:

MariCari♥♥♥♥♥ dijo...

Por fín se pondrá remedio a tanta cabezonería de la niña!! Pero claro... el asunto se ha complicado más... me tenéis estresada... sí, Theo me gusta... pero... Charli... y además... podemos arreglar a 4 pájaros de 1 tiro, ja ,ja... ufff qué miedo me da la voz ronca... pero es apasionante ir leyendo capítulo a capítulo la historia... Gracias amigas... Bss...

Daniela dijo...

Wow chicas!!! esto se pone cada vez mejor, pero ahora me da pesar por Amy y Charlie, que sin saberlo llevaron a las dos personas que aman a estar juntas. Pero el verdadero amor triunfará al final, al menos eso espero.

Para Amy y Theo veo bastantes posibilidades, porque él aún está enamorado de ella. Ahora, para Charlie y Rae la cosa está un poco más difícil... él tendrá que ganarse una segunda oportunidad con mucho esfuerzo y no meter la pata nuevamente.

Chicas, que gran episodio, no saben lo eternas que me resultaron estas dos semanas...

Un beso grande!!

Noelle Belikov dijo...

Adoro esta historia. Estas parejitas me tienen al borde de un ataque de stres jaja.
Quien sera el de voz misteriosa??
Ye quiero ver como reacciona Charlie cuando sepa que amenazan a Rae.
Amy tambien me da un poco de pena. Pero como dicen por ahi: uno no aprecia algo hasta que lo pierde.
Besos chicas y ya cuento los dias para el proximo capitulo!!

Emilia dijo...

¡Aaahhhh! chicas, espero que el descanso y la recarga de pilas no signifique dilatar mucho más el momento en el que todo vuelva a su lugar, al menos el que yo creo que es, ¿Estoy muy equivocada si pienso que la pareja de Rae es Charlie y la de Amy Theo...? Lo se, soy muy impaciente, cuando una historia me gusta, me seduce, me envuelve, no paro hasta saber el final y esto de leer por capítulos me enerva, me parece que llevo una eternidad esperando que estos chicos arreglen sus diferencias.
Para colmo ahora me toca descansar a mi, intentaré como sea leer los próximos capítulos, no es bueno empezar una vacaciones sin tener ni un atisbo de lo que puede pasar, y yo por si todavía no lo han notado estoy ansiosa. Más bien yo diria que estoy enganchada, hasta la vuelta.

Laura dijo...

Hola chicas q bueno q volvieron y espero q allan disfrutado sus vacaciones,el capi quedo muy bueno y me alegro q Rae le dijera a Lewis sobre las amenasas ojala todo se arregle con ese asunto! saludos bye...

Citu dijo...

Ojala ya se entiendan, les mando un beso y haber que sucede.

Eleanor Atwood dijo...

Sinceramente, estoy muy molesta con Rae. No me creo en absoluto ese amor que dice tener por Charlie.
Veo que da igual quien la bese o toque, si Theo o Charles, ella va a sentir lo mismo. No logro captar la diferencia de sus afectos por ambos.
Amy, por otra parte, parece muy dolida por lo que ve. Espero que no intente consolarse con Charlie, porque eso ya sería el colmo.
Nunca me he creído eso de que un clavo quita a otro, y me enerva ver el comportamiento de ambos "tortolitos", cuando se pasan todo el santo día gritando a los cuatro vientos que están enamoradísimos de otras personas.
Ahora que Rae ha confesado que está siendo amenazada, veremos cómo reaccionará Charlie cuando se entere. Tengo una curiosidad bárbara por saber qué contiene ese sobre marrón.

Besos.

Vanesa dijo...

Como estan? He estado tres dias sin luz y por fin hoy vino.Asi que me alegre de ver que habia un nuevo capitulo.

Aunque estoy confundida.Primero parecia que Theo y Rae iban a ser pareja,que él la quería y ahora parece que él quiere a Amanda.

Entonces supongo que ahora Rae vueleve con Charlie.

Disculpen mi confusión,pero ya me perdí.
No estoy criticando,es solo una opinion.
IGUAL ESCRIBEN MUY BIEN!!!!!

SIGAN ASI

AKASHA BOWMAN. dijo...

Comparto la desesperación de Rae buscando con ahínco algo que no es capaz de encontrar, sabiendo que el objeto de su búsqueda es la causa de semejantes amenazas. No me atrevo a suponer el contenido del sobrecito marrón, porque mi mente fácilmente impresionable empezaría a conjeturar asuntos que ni los del C.S.I. jajajajajjjajaja

Charlie y Theo parecen dos críos de parvulario, siempre a la gresca, lo cierto es que más que procurar ganarse el afecto de Rachelle semeja que los machitos pretenden aniquilar al otro en una dura competencia. ¿Será alguna especie de prueba que todo ánimo viril precisa para reafirmarse? Mmmmmmmm, y luego dicen que las complicadas somos nosotras...

Estoy intrigada de veras con el asunto de las amenazas, haber si ahora con denuncia incluída y una vez alertado el acosador se esclarece un poquito el tema.

Besos y buen fin de semana, Ade querida, siento que te toque currar, ánimo.

princesa jazmin dijo...

Hola chicas, qué bueno que ya volvieron. Nos tenían en vilo con la historia :)
Qué bueno que al fin Rae decidió contarle lo de las amenazas a alguien, aunque creo que el remedio será peor que la enfermedad, pero al menos ya no sufrirá sola.
Amy se está dando cuenta lo equivocada que estaba al rechazar al Theo, este amor en silencio tal vez la haga madurar un poco.
Espero hayan pasado lindo sus vacaciones. Y felicidades por esos hermosos dos añitos del blog!!
Un beso.
Jazmín.

Irene Comendador dijo...

A ver si ya de una vez me pongo al dia, que tenía muy abandonados a mis pobres Rae y Charlie
Lo del sobre marrón me ha creado un conflicto, ya quiero saber qué es, aaaa, me tiro de los pelos, por otro lado que cuente lo que la está pasando es algo bueno, a ver si de esta manera tiene donde apoyarse.
Pero os juro que con tanta intriga de con quien se quedará me vais a causar una apoplejia, que parece un partido de pinpon, de todos modos, estos hombres no se enteran de la misa la media, menuda manera de conquistar a una mujer, peleandose siempre, aaaaa, me voy a por el siguiente, es lo unico bueno de estar una temporada perdida, que puedes consumir una dosis mas grande :DDDD
Un beso mis niñas, espero esteis bien, os echaba de menos MUAKA!!!

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você