jueves, 20 de agosto de 2009

MUERTOS Y VIVOS

Queremos agradecer a FRANK que nos haya cedido una de sus increibles historias para publicarla en nuestro blog. Leanla y descubriran una historia diferente, llena de emoción y misterio que no les dejará indiferentes, disfruten con ella y con el talento de este genial maestro del suspense. GRACIAS FRANK es un placer y un orgullo tenerte por aqui.



Nombre de la historia: Muertos Y Vivos.
Autor: Frank307.
Género: Acción Paranormal.
Protagonistas: Sally y Esteban Freeman.

Sipnosis:

Sally Freeman es una brillante estudiante de medicina cuyo pasado esconde un legado poco habitual. Sally pertenece a un grupo llamado "Los Descendientes de Aaron el Blanco", ella no lo sabe. Su vida va perfectamente, tiene una carrera, una pareja y un futuro prometedor; todo eso lo ha logrado sin la ayuda de su "legado poco habitual" y sin las "tonterías mágicas" que su abuelo ha intentado mostrarle. Pero cuando un suceso esperado en medio de la milenaria batalla entre bien y el mal se anuncie ante Sally, su vida tomará un giro inesperado quedando atrapada en una odisea escalofriante que la enfrentara con su destino.

Aquí tenéis el link correcto:

http://www.mediafire.com/?sharekey=41ab86df15f15f3e41446e35a78dc463e04e75f6e8ebb871

domingo, 16 de agosto de 2009

EL SUEÑO



Tercer capítulo

En silencio llegaron a su casa y en silencio entraron en ella dirigiéndose al salón.
Se quitaron los abrigos.
-¿Quieres tomar algo? -le preguntó mientras se giraba para mirarle, encontrándole justo a su lado.
Sus pupilas se dilataron, su respiración se volvió espesa y sus labios se abrieron para poder capturar algo de aire.
Los ojos de Alexander bajaron hasta ellos, se inclinó hacia adelante, tirando de ella hacia él y cubrió sus labios con los suyos. No pudo evitar soltar un largo gemido, la necesitaba con tanta intensidad que dolía. Nunca había encontrado una mujer que hiciese arder su sangre como lo hacia ella.
Y pensar que ese hombre se la podría haber quitado para siempre, pero ya no haría daño a ninguna mujer, nunca más.
Sus brazos se deslizaron hacia abajo por su espalda y sus manos se posaron sobre la curva de sus nalgas amoldándola a su cuerpo.
Introdujo la lengua más profundamente en su boca. Sabía tan bien como olía.
Gimió cuando él comenzó a restregarse contra ella, subió sus manos enterrándolas en su suave y negro pelo, acercándolo más y haciendo que el beso se volviese más posesivo.
Necesitaba tocar su piel, así que comenzó a sacar su camisa del interior de su pantalón y a desabrochar los botones, pero le temblaban tanto las manos que fue incapaz de hacerlo. Él no perdió tiempo y tiró de ella haciendo que los botones saltasen por todos lados, quitándosela de golpe.
No pudo evitar soltar una carcajada, él estaba tan desesperado como ella y eso le gustaba.
Su boca fue apresada de nuevo con un beso hambriento y sus lenguas se enzarzaron en una lucha.
Deslizó las manos a lo largo de sus esculturales brazos, volviendo a subir por ellos, tocó sus anchos hombros, su firme y fuerte espalda, su musculoso pecho y cuando rozó su duro abdomen, él se separó de ella, con el pecho subiendo y bajando rápidamente y sus verdes ojos reluciendo de pura pasión, y se acabó de desnudar a gran velocidad.
Ella observó con mirada hambrienta su cuerpo, le recorrió lentamente, quería guardar en sus retinas cada pulgada de ese hermoso y espectacular cuerpo, dejó para último lugar su... "¡Jesús! ya lo creo que es un dios, y de los grandes", quiso seguir mirando, pero él se acercó a ella y empezó a empujar su jersey hacia arriba, acariciando la piel que destapada, enviando ondas eléctricas por todo su cuerpo y haciéndola temblar.
Cuando su sujetador amarillo desapareció y él atrapó sus pezones pellizcándolos, su cabeza cayó hacia atrás soltando un profundo gemido.
Oír ese gemido de placer le despertó una fuerte lujuría que hizo temblar su cuerpo. Ardía en la necesidad de enterrarse en ella.Tenía que marcarla, esa mujer le pertenecía y todos tenían que saberlo.
Jurando suavemente la puso sobre el sofá, separando sus piernas y colocándose entre ellas.
Su espalda se arqueó cuando la boca de él aferró uno de sus pezones comenzando a succionarlo y a lamerlo.
Necesitaba más de él y todavía había demasiada ropa de por medio. Agradeciendo que sus pantalones sólo tuviese un botón de clip y cremallera, se la bajó, al mismo tiempo que rozaba con los nudillos su carne cálida y firme.
Él se incorporó con rapidez, le quitó las botas, los calcetines y tiró de sus pantalones con brusquedad.
Sus fuertes y grandes manos se deslizaron con suavidad por sus piernas y sus dedos rozaron la zona interior de sus muslos, volviendo a bajar de nuevo y subiendo lentamente, haciéndola padecer una dulce y lenta agonía.
El olor de su feminidad saturó sus fosas nasales y sin previo aviso, rompió su tanga y la tocó, introduciendo un dedo a través de sus rizos, un gruñido ronco salió de su garganta al encontrarla húmeda y preparada para él.
Los gemidos de ella y su dulce olor le estaban volviendo loco, haciéndole perder el control de su cuerpo y provocando que sus colmillos afloraran en todo su explendor.
Su corazón empezó a cabalgar como un caballo desbocado y no tanto por el placer que estaba sintiendo, sino por el miedo a perderla cuando ella se diese cuenta.
Estaba a punto de llegar a la cumbre, pero sintió que algo iba mal y abrió los ojos quedándose paralizada.
No podía creer lo que estaba viendo... colmillos, de la boca de Alexander salían unos enormes colmillos.
-No te haré daño -le dijo él con apenas un susurro,- jamás podría hacértelo.
Le miró a los ojos, no sólo había un desgarrador deseo en ellos, había tanto amor, que sólo importó una cosa, él, y daba igual que fuese vampiro, porque en todo caso, era su vampiro.
Acercó la boca a la de él y con la respiración entrecortada por la pasión todavía latente, simplemente le dijo -Ámame.
Sintió que su corazón le daba un vuelco al oirle decir eso. El miedo que antes había en sus ojos, había sido reemplazado por otro sentimiento igual de fuerte, pero maravilloso y especial.
Siglos de soledad se acababan de evaporar por una simple y poderosa palabra.
Hizo desaparecer el milímetro que separaba su boca de la de ella, introduciendo su lengua profundamente y explorándola con pasión.
Se deslizó en su interior lentamente, mirándose ambos a los ojos. Ella se arqueó y él, con un profundo gruñido, empujó con una fuerte embestida.
Ella jadeó siguiendo el ritmo de las embastidas de él.
Su cuerpo comenzó a estremecerse y entonces, entre la niebla de la pasión, la oyó.
-Hazlo -le dijo con voz áspera y débil.
La miró y supo que no era un sueño, ella giró la cabeza para darle total acceso.
Acercó la cabeza rozando con la lengua el lugar donde su pulso latía fuertemente, sus colmillos se abrieron paso a través de su piel y un fuerte y largo gemido arrasó su garganta.
La explosión de energía y deseo que sintió le hizo gritar el nombre de él y su cuerpo se convulsionó al alcanzar el mayor orgasmo de su vida.
Él sintió sus temblores, llegando al climax justo cuando separó la boca de su cuello.
Ella era su sueño hecho realidad.
Ella era suya.
Recordó lo que le había dicho antes, "Ámame", y por supuesto que lo haría, consagraría su vida a amarla.
Fin.

De verdad que espero que os haya gustado esta pequeña historia, sobre todo a mi Mariola linda, por cierto, siento no haberte entregado el regalo envuelto y con lazo, pero sé que ya se lo pondrás tú, incluso me imagino donde se lo pondrás, jeje.



sábado, 15 de agosto de 2009

EL SUEÑO



Segundo capítulo

Respiró aún más fuerte para poder captar un poco más de su exquisito olor y fue entonces cuando lo notó, estaba asustada y había alguien más con ella, con no muy buenas intenciones.
Notando como afloraba con una fuerza sobrecogedora su instinto de protección, se lanzó hacia donde estaban y rápidamente cogió al hombre, justo cuando se abalanzaba sobre ella, y desapareció con él.
Mariola no supo que había pasado, parpadeó varias veces mirando a su alrededor dando vueltas sobre sí misma.
-¿Pero qué...? -dijo con apenas un susurro.
Ese hombre estaba ahí hacía un segundo y ya no estaba, ¿se estaría volviendo loca?, sea como sea, no pensaba quedarse ahí, obligó a sus pies a ponerse en marcha, y sin apenas darse cuenta, se había puesto a correr, llegando al metro sofocada y en la mitad del tiempo habitual.
Subió al vagón y al haber poco gente, pudo elegir donde sentarse.
Cerró los ojos tapándoselos con una mano, no quería pensar en lo ocurrido, se negaba a ello, porque no había explicación ninguna.
El vagón dio una sacudida y se paró.
"Genial, lo que faltaba ahora" pensó retirando la mano y abriendo los ojos para encontrarse con otros de un verde intenso.
Dejó de respirar.
Era el hombre más atractivo que había visto en su vida, y la estaba mirando a ella, sí, a ella, y de una manera tan intensa que su piel se incendió, notando como su cara enrojecía sin poderlo evitar.
Logró salir del trance cuando el tren volvió a ponerse en marcha con otra fuerte sacudida.
Movió la cabeza varias veces para quitarse de encima ese estupor y como la siguiente estación era la suya, se levantó, pero sus piernas estaban débiles y cuando fue a dar el primer paso, se doblaron, pero él fue rápido y la sujetó acercándola a su cuerpo.
Sus miradas volvieron a quedar atrapadas y su corazón por unos segundos dejó de latir, para volver a recuperarlos con fuertes y rápidos rebobles.
No supo como, pero de repente estaban fuera y el frío de la calle logró despejarla un poco la mente.
-Gracias - dijo con un susurro.
-Fue un placer -dijo él con una voz ronca y cargada de sensualidad, haciendo que su corazón, de nuevo, dejase de latir.
"Dios, este hombre me va a provocar un infarto" pensó mientras tragaba ruidosamente.
No pudo evitar sonreir cuando le oyó pensar eso. Ella era perfecta, era mucho mejor que en sus sueños, su olor era sublime y cuando le miraba de esa manera, como si sólo existiese él, le volvía loco. No sabía si podría dejarla marchar sin marcarla como suya.
-Me llamo Alexander
-Alexander -repitió ella saboreando su nombre en la boca.- Yo me llamo Mariola.
-Encantado de conocerte Mariola -dijo con el pulso acelerado por el modo en que ella había dicho su nombre, como si lo estuviese paladeando y no pudo evitar imaginar sondear la boca de ella con su lengua para saborearla de igual manera.
-Lo mismo digo -dijo suspirando, haciendo que él volviese a sonreir y que ella volviese a quedar ensimismada.
-Déjame acompañarte a casa.
Ella sólo pudo asentir con la cabeza, porque su boca se había quedado seca y no podía hablar.
No entendía que le estaba pasando, era algo surrealista y más viniendo de ella, que nunca se dejaba subyugar por ningún hombre y menos hasta esos extremos.
Le miró de reojo mientras iban caminando, era un hombre realmente grande, pura fuerza masculina arropada por un largo abrigo de cuero, sus verdes ojos estaban realzados por unas espesas y negras pestañas, sus labios eran gruesos, perfectos para ser besados y mordisqueados. Un aura de peligrosidad emanaba de ese enorme cuerpo, pero curiosamente no se sentía en peligro al caminar a su lado, al contrario, se sentía protegida, segura, quizás por que había algo en él que le era familiar, pero no lograba recordar de qué le conocía.
-¡Cuidado! -dijo él mientras la sujetaba con fuerza por un brazo e impedía que un coche se la llevase por delante.
-Vaya, gracias otra vez -dijo con voz avergonzada, se sentía tonta por estar tan despistada, y todo, por estar caminando al lado de un dios.
"Seguro que si hubiese sido Johnny Deep no me hubiese afectado tanto" pensó con una sonrisa ladeada mientras se ponía de nuevo en marcha, asegurándose esta vez, que el semáforo estaba en verde.



Creative Commons License
El Sueño by Adela is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.

viernes, 14 de agosto de 2009

EL SUEÑO

Tras la presión a la que fui sometida antes de marcharme de vacaciones (no mires para otro lado que sabes que fuiste tú), y tras una iluminación que sufrí de repente mientras leía, me acordé del cumpleaños de mi querida amiga Mariola y de que al estar incomunicada no podía felicitarla a tiempo, así que decidí escribir esta pequeña historia (son sólo tres capítulos) como su regalo de cumpleaños.
Pido compresión, porque es la primera vez que escribo, pero que conste que lo hice con mucho cariño.



Primer capítulo

Llevaba varios días soñando con ella, lo cual era extraño, porque él, no podía soñar.
Pero ahí estaba otra vez, con sus andares sinuantes y su brillante pelo castaño moviéndose a su alrededor debido al viento. De repente se paró, lentamente se dio la vuelta, y como si le hubiera visto, le sonrió.
Su corazón empezó a latir con fuerza, su respiración se aceleró salvajemente y sus párpados se abrieron de golpe dejando ver unos hermosos ojos verdes, y fue en ese momento, al recordar esa maravillosa sonrisa, cuando lo supo con nítida claridad, ella sería suya.

-¿Se puede saber qué haces ahí parada Mariola? -le preguntó su amiga.
La aludida se dio la vuelta mirándola sorprendida y con una gran sonrisa en la boca.
-Yo... no lo sé, pero es que... sentí... ¡bah! olvídalo -dijo haciendo un gesto con la mano para quitarle importancia,- vamos o llegaremos tarde al trabajo.
Durante todo el trayecto apenas habló, durante las horas de trabajo apenas pudo concentrarse en lo que hacía, pero es que no podía quitarse de encima esa extraña sensación que no dejaba de inquietarla. Llevaba días soñando con... ¿con quién?, maldita sea, que frustrante era no saberlo, ni siquiera era capaz de ponerle cara, sólo sabía que cuando aparecía, sólo existía él, no importaba que cara tenía, no importaba apenas distinguir su cuerpo, sólo importaban sus manos tocando su cuerpo y sus labios tocando sus labios.
-¡Mariola! -le gritó su jefe,- mira, ya no puedo más, llevo horas detrás de ti corrigiendo todo lo que estás haciendo hoy mal, así que por mi salud mental, vete-a-casa.
-Pero...
-No hay peros que valga, estas dos horas ya las recuperarás, ahora, largo -dijo señalando la puerta con una sonrisa.
-De acuerdo, no me haré de rogar -dijo guiñándole un ojo.
Recogió sus cosas, se despidió de su amiga, ya que el trayecto de vuelta lo hacían también juntas, y se marchó.
Nada más salir, una bocanada de aire frío le vino encima, se subió las solapas del abrigo, maldiciéndose por haberse dejado la bufanda en casa.
Empezó a andar deprisa para entrar algo en calor, y también para llegar cuanto antes al metro, porque las calles brillaban por la ausencia de gente, y aunque se decía a sí misma que no pasaba nada, lo cierto es que tanto silencio, y de noche, no le gustaba nada, aunque peor sería que de pronto apareciese alguien, ya que no podría evitar pensar mal, sólo ella y un desconocido.
No pudo evitar un escalofrío cuando de repente le vio aparecer, estaba ahí parado, en la esquina, observándola.
"No pasa nada" se animó a sí misma, "tú sigue adelante". Y eso hizo, acelerando sus pasos, pero tuvo que parar de golpe, cuando el hombre se puso delante de ella, obligándola a detenerse.

Respiró con fuerza y sus pulmones se llenaron de su olor.
"Es ella" pensó mientras su pulso se aceleraba y sus labios se curvaban hacia arriba.


Creative Commons License
El Sueño by Adela is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.

domingo, 9 de agosto de 2009

AMOR COBARDE



Te conocí con 15 primaveras, viva, fresca, libre, alzando el vuelo con la inocencia de quien empieza a vivir, de quien desconoce la maldad y el odio y me enamoré de tus ojos de cielo, de tu piel de porcelana, de tus labios de cereza, de tu cuerpo de seda.

Te amé con 20 veranos, con el sol bañando tu cuerpo llenando de oro tu piel, con la mirada brillante y la inocencia perdida por el camino de la impetuosa juventud, fuiste mía un atardecer a la orilla del mar, mientras el agua bañaba nuestros cuerpos enroscados abandonándonos a la pasión, y allí con el agua besando tu cuerpo te deje para siempre.

Hoy que el otoño ya ha llegado a tu vida, sigues llenando mi corazón de anhelo, y me pregunto ¿por dónde andarás? ¿Qué tal te trató la vida? ¿Alguna vez te acordarás de mí? Espero que seas feliz estés donde estés, que alguien haya sido capaz de darte lo que yo te negué.

Y yo con mis muchos inviernos a las espaldas, sigo siendo incapaz de olvidarte, diste aire fresco a mi otoño y un poco de calor a mi triste corazón, y el mío fue un amor cobarde lo sé, por que no supe ni pude pronunciar las palabras que tanto deseabas oír, eras tan joven y yo ya no tanto que tuve miedo a que te burlaras de mi. Pero hoy que ya sé que me tengo que ir, quiero gritarle al silencio, que te amé, que te amo y que a través del tiempo te amaré.

jueves, 6 de agosto de 2009

TRISTEZA

Buenos días tristeza, hoy has sido tú la que ha abierto mi ventana de par en par y te has colado dentro sin pedir permiso, llenando todo mi cuerpo con tu agridulce y gris presencia.

Duele, pero también tienes derecho a acomodarte de vez en cuando en los corazones, a hacerlos tuyos por un tiempo, tristeza, lo más extraño es que no me molestas, sino que por el contrario has llenado de una delicada paz este atormentado corazón que late desesperado en el centro de mi pecho.

Buenas tardes tristeza, sigues acompañándome silenciosamente rebuscando en el fondo de mi mente esos recuerdos de mi niñez, de mi juventud junto a él que me hicieron feliz y que tanto añoro, esos momentos que están tan cercanos y tan lejanos a la vez que atesoro como si me fuera la vida en ello.

Y miró por la ventana, perdiendo mis ojos en las blancas nubes que pasan silenciosas e ignorantes de mi dolor y sé que no estas sola, has invitado a tu amiga soledad que como tú sin hacer mucho ruido ha ido ocupando su espacio en mi alma.

Ahora me embargáis por completo y os odio por lo que me hacéis sentir, pero os amo por lo que me traéis a manos llenas, y no os quiero en mi vida, pero os busco desesperada, agarrándome a vosotras para no perder los últimos vestigios de mi humanidad, por ayudarme a recordar como se llora, por no dejar que la frialdad y la indiferencia sea la única piel de mi cuerpo.

Buenas noches tristeza, mañana será otro día, quizás vuelvas a abrir mi ventana y colarte dentro de mí de nuevo, quizás ni siquiera te hayas ido, ¿o quien sabe?, quizás mañana pases de largo por mi vida y no vuelvas en mucho tiempo, sea lo que sea lo que decidas hacer, te esperaré viendo pasar la vida tras el cristal de está blanca habitación, y no temas si por casualidad es la felicidad la que ocupa mi vida, la alegría la que llena mi corazón, no sufras tristeza amiga, siempre serás bien recibida, por que gracias a ti él permanecerá vivo para siempre en mi desolada alma.

domingo, 2 de agosto de 2009

2º Libro de la saga JUGANDO.

BannerFans.com



Derek Holtz es feliz ahora que las cosas han vuelto a su cauce, liberado de su responsabilidad al frente de la organización, disfruta de los placeres de la vida libre y sin compromisos. Sólo amó a una mujer durante su larga existencia, la madre humana de su hija, y cerró su corazón al amor hasta que descubre que bajo la frialdad de su insignificante secretaria se esconde una mujer que enciende su deseo y algo que creía olvidado.

Adéle Anderson, fría y cortante, vive enamorada en secreto de su guapo y sexy jefe, llenando sus solitarios días soñando como sería estar entre los brazos de ese hombre y disfrutar del placer de ese cuerpo hecho para el pecado.

Gracias a Elisa, Adéle ha encontrado en su trabajo el escondite perfecto para ocultarse de los que la persiguen, sabe que si la encuentran acabaran con su vida o algo mucho peor.

Derek y Adéle se verán envueltos en una trama de deseo, mentiras y dolor, que los pondrá a prueba a ambos una y otra vez ¿Será Adéle capaz de seducir a Derek? ¿Confiará él lo suficientemente en ella para luchar por lo que está comenzando a sentir? ¿Qué precio hay que pagar? Descúbrelo en JUGANDO CON EL AMOR.

jugandoconelamor.doc

Creative Commons License
Jugando con el Amor by Mariola is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.

PREMIO ÁNGEL DORADO



Creado especialmente por nosotras para dárselo a los 5 blogs que más brillan con fuerza
Aunque queremos aclarar que todos, absolutamnete todos, brillan con luz propia y con fuerza, pero es que no queremos atosigar a la gente y obligarles a dárselo a un montón de blogs, creemos que con 5 basta, pq al final todas acabaremos teniendo el premio.

Condiciones:
- Agradecer a quien os dio el premio
- Dar a 5 blogs que brillen con fuerza

Aquí las elegidas:
1- Yrex
2- Sabry y Kar
3- Lea
4- Candy
5- Firiel

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO BELLAS Y BESTIAS CON "EL BESO DE LA MUERTE"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

DIPLOMA CONCURSO EL BIEN Y EL MAL CON "EL ROSTRO DE LA INOCENCIA"

PREMIOS LITERARIOS

PREMIOS LITERARIOS
 
SokAly - © 2007 Template feito por Templates para Você